1 Reyes
מלנים א
"Dios reina sobre la nación"

1 de Reyes en varias versiones:  
 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22

 Tiempo de Lectura= 2:40 / Contiene 22 capítulos, 816 versículos.


1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Jeremías ?

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? Anterior a la destrucción del templo 586 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Israel / Universal

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? Israel


MÉTODO  HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO?   En el Antiguo Testamento hebreo, los dos libros de Reyes eran uno solo. Fue dividido por los traductores de la Septuaginta. Este relato abarca, en general: 1, el reino de Salmón; 2, la división del reino y la historia paralela de los dos reinos; 3, la historia posterior de Judá hasta el cautiverio. 1 Reyes comienza con la nación en su apogeo. 2 Reyes termina con la nación en ruinas. Los dos libros abarcan unos 400 años, más o menos de 1000-600 a.C.

Estos dos libros, también unidos en uno solo en la Biblia hebrea, continúa la historia del pueblo de Israel desde la coronación de Salomón, el hijo de David, como rey  hasta la deportación del pueblo en el cautiverio. Se registra aquí la muerte de David, el reinado de Salmón, y la revuelta de Jeroboan y sus diez tribus durante el reinado de Jeroboam, el hijo de Salmón. Desde esta época en adelante, la narración combina las historias de los dos reinos hasta el cautiverio de ambos.

2) ¿SÍ ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?
3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA? 
4) ¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? 

MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Narrativo /  Histórico / Cronológico.


MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO?

2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO?

PALABRAS CLAVE EN 1 REYES (RV1960) Capítulos 1-11: palabra de Jehová, corazón, orar (clamar, rogar, suplicar), pacto, sabiduría (sabio), mandar (mandamientos, estatutos), promesas (prometer), lugares altos, casa (cuando se refiere a la casa de Dios, el lugar donde el pueblo lo adoraba) y  pecado (pecar). Capítulos 12-22: (agrega estas a las anteriores)  Israel, según, conforme.

TEMAS: El Templo, el reino y el pacto, el surgimiento de los profetas.

COBERTURA HISTÓRICA: Desde la muerte de David (970 A.C.) hasta el exilio de Judá en el siglo VI (586 A.C.).

ÉNFASIS: La evaluación de la monarquía sobre la base de la lealtad al pacto; las fatídicas consecuencias nacionales de deslealtad a Jehová, que resultaron finalmente en la expulsión de la tierra; el cisma y las guerras civiles entre norte y el sur; el surgimiento de grandes potencias que, bajo la dirección de Dios, subyugaron a Israel y a Judá; el papel de los profetas que hablan por Dios en la vida nacional de Israel.     

 

 

 

Estructura de 1 y 2 de Reyes

Título: “Profetas amonestando Reyes”

Versículo Clave: II de Reyes: 17:13  “Jehová amonestó entonces a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y de todos los videntes, diciendo: Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos y mis ordenanzas, conforme a todas las leyes que yo prescribí a vuestros padres, y que os he enviado por medio de mis siervos los profetas”

 

1:1  David proclama a Salomón

 

2:1  Muerte David reino Salomón

 

3:1  Salmón y hija de faraón Sabiduría

 

5:1  Salmón, Hiaan templo

 

7:1  Edificios de Salomón

SALOMÓN

8:1  Arca al templo

 

9:1  Pacto  Dios Salomón

 

10:1  Reina de Saba

 

11:1  Apostasía y muerte de Salomón

 

12:1  Rebelión Israel Jeroboam

 

13:1  Profecía a Jeroboam

 

15:1 Abian, Asa, Nadab

 

15:33 Baasa, Ela, Zimri, Omri, Acam

 

17:1  Elías sequía

 

18:1  Elías y profetas de Baal

 

19:1  Elías llama a Elíseo

 

20:1  Acab derrota Sirios

REYES

21:1  Acab viña Nabot

DE

22:1  Micaías profetiza Acab Josafat Ocozías

ISRAEL

1:1  Muerte de Ocozías

Y

2:1  Elíseo sucede Elías

DE

3:1  Joram , Moab

JUDÁ

4:1  Elíseo viuda y sunamita 

 

5:1  Elíseo y Naamán

 

6:1  Elíseo Sirios Samaria

 

8:1  Hazael, Joram, Ocozias

 

9:1  Jehú, muerte Jezabel

 

10:1 Jehú, Acab, Baal

 

11:1  Atalia, Joas

 

13:1  Joacaz, Joas, muerte Elíseo

 

14:1  Amasias, Jeroboam II

 

15:1  Azarias

 

15:8  Zacarías, Salud, Manahen

 

15:32  Jotan, Acaz

 

17:1  Caída Samaria, cautiverio Israel

 

18:1  Ezequías, caída Samaria, Senaquerib

 

19:1  Judá librado de Senaquerib

CAÍDA

20:1  Enfermedad Ezequías muerte

Y

21:1  Manases, Amon

CAUTIVERIO

22:1  Josías reformas

 

23:36  Joacim, Joaquim, Sedequías

 

25:1  Caída Jerusalén, cautiverio Judá

 

 

 

Contexto Histórico de Reyes 

    Una distinción debe ser hecha entre el contexto de las fuentes de los libros y el del autor de de los libros. El material de las fuentes fue escrito por participantes y testigos oculares de los acontecimientos . Fue una información relevante, la cual era históricamente precisa  con respecto a los hijos de Israel, desde la muerte de David y la subida al trono de Salomón (971 a.C.) a la destrucción del templo y Jerusalén por los babilonios (586 a.C.). De esta manera, Reyes rastrea las historias de dos conjuntos de reyes y dos naciones de personas desobedientes, Israel y Judá, y ambas estaban volviéndose más y más indiferentes a la ley de Dios y sus profetas e iban camino a la cautividad. 

    El libro de Reyes no solo es historia precisa, sino historia interpretada. El autor, un exiliado en Babilonia, deseaba comunicar las lecciones de la historia de Israel a los exiliados. Específicamente, él le enseñó a la comunidad en el exilio la razón por la que el juicio del Señor había venido. El escritor estableció al principio de su narración que el Señor requería obediencia por parte de los reyes a la ley mosaica, si su reino iba a recibir su bendición; la desobediencia traería el exilio (1 R 9:3-9). La triste realidad que la historia reveló fue que todos los reyes de Israel y la mayoría de los reyes de Judá hicieron "lo malo ante los ojos de Jehová". Estos reyes eran apóstatas, que guiaron a su pueblo al pecado al no confrontar la idolatría, sino al apoyarla. Debido al fracaso de los reyes, el Señor envió a sus profetas para confrontar tanto a los monarcas como al pueblo con su pecado y su necesidad de regresar a Él. Debido a que el mensaje de los profetas fue rechazado, los profetas predijeron que la (s) nación (es) serían llevadas al exilio (2 R 17:13-23; 21:10-15). Al igual que toda profecía pronunciada por los profetas en Reyes, esta palabra del Señor se cumplió (2 R 17:5, 6; 25:1-11). Por lo tanto, Reyes interpretó la experiencia de exilio del pueblo y les ayudó a reconocer por que habían sufrido el castigo de Dios por la idolatría. También explicó que así como Dios había mostrado misericordia a Acab (1 R 22:27-29) y a Joaquín (2 R 25:27-30), así también estaba dispuesto a mostrarles misericordia.

    El contexto geográfico predominante de Reyes es la tierra de Israel desde Dan hasta Beerseba (1 R 4:25), incluso el Transjordán. Cuatro naciones invasoras jugaron un papel dominante en la vida de Israel y Judá desde el 971 al 561 a.C. En el décimo siglo a.C., Egipto impactó la historia de Israel durante los reinados de Salomón y Roboam (1 R 3:1; 1:14-22, 40; 12:2; 14:25-27). Siria (Aram) presentó una gran amenaza para la seguridad de Israel durante el siglo noveno a.C. 890-800 a.C. (1 R 15:9-22; 20:1-34; 22:1-4, 29-40; 2 R 6:8-7:20; 8:7-15; 10:32, 33; 12;17-18; 13:22-25). Los años desde 800-750 a.C. fueron medio siglo de paz y prosperidad para Israel y Judá, porque Asiria neutralizó al sur. Esto cambió durante el reinado de Tiglat-pileser III (2 R 15:19, 20, 29). Desde la mitad del siglo octavo hasta la última parte del siglo séptimo a.C., Asiria aterró a Palestina, conquistando finalmente y destruyendo a Israel (reino del norte) en el 722 a.C. (2 R 17:4-6) y sitió a Jerusalén en el 701 a.C. (2 R 18:17-19:37). Desde el 612 hasta el 539 a.C., Babilonia fue la potencia dominante en el mundo antiguo. Babilonia invadió a Judá (el reino del sur) tres veces, con las destrucción de Jerusalén y del templo ocurriendo en el 586 a.C. durante ese tercer ataque (2 R 24:1-25:21).   

           


Autor y fecha

    La tradición judía propuso que Jeremías escribió, Reyes, aunque esto es poco probable debido a que el acontecimiento final registrado en el libro (2 R 25:27-30) ocurrió en Babilonia en el 561 a.C. Jeremías nunca fue a Babilonia, sino a Egipto (Jer 43:1-7) y habría tenido por lo menos ochenta y seis años de edad en el 561 a.C. De hecho, la identidad del autor no nombrado permanece desconocida. Debido a que el ministerio de los profetas es enfatizado en Reyes, parece que el autor con mucha probabilidad era un profeta no mencionado quien vivió en el exilio con Israel en Babilonia.

    Reyes fue escrito entre el 561-538 a.C. Debido a que el último acontecimiento narrado en el libro (2 R 25:27-30) establece la fecha más temprana posible de término y debido a que no hay registro del fin de la cautividad babilónica en Reyes, la liberación del exilio (538 a.C.) identifica la fecha de escritura más tardía posible. Esta fecha es algunas veces retada a la luz de las afirmaciones "hasta hoy" en 1 R 8:8; 9:13, 20, 21; 10:12; 12:19; 2 R 2:22; 8:22; 10:27; 14:7; 16:6; 17:23, 34, 41; 21:15. No obstante, es mejor entender estas afirmaciones como aquellas de las fuentes usadas por el autor, en lugar de afirmaciones del autor mismo.  

    Es claro que el autor usó una variedad de fuentes al recolectar la información de este libro, incluso "el libro de los hechos de Salomón" (1 R 11:41), "las historias de los reyes de Israel" (1 R 14:19; 15:31; 16:5, 14, 20, 27; 22:39; 2 R 1:18; 10:34; 13:8, 12; 14:15, 28; 15:11, 15, 21, 26, 31), y "las crónicas de los reyes de Judá" (1 R14:29; 15:7, 23; 22:45; 2 R 8:23; 12:19; 14:18; 15:6, 38; 16:19; 20:20; 21:17, 25; 23:28; 24:5). Además, Isaías 36:1-39:8 proveyó información usada en 2 Reyes 18:9-20:19, y Jeremías 52:31-34 parece ser la fuente para 2 Reyes 25:27-29. Esta explicación presenta un solo autor inspirado, viviendo en Babilonia durante el exilio, usando estos materiales como fuente preexílicas que estaban a su disposición.       

 



Retos de Interpretación (1, 2)

 

  •  El principal reto de interpretación en Reyes tienes que ver con la cronología de los reyes de Israel y Judá. Aunque se presenta información cronológica abundante en el libro de Reyes, esta información es difícil de interpretar por dos razones.

 

  1. En primer lugar, parece haber inconsistencia interna en la información dada. Por ejemplo, 1 R. 16:23 afirma que Omri, rey de Israel, comenzó a reinar en el año 31 de Asa, rey de Judá, y que él reino doce años. Pero de acuerdo a 1 R. 16:29, Omri fue seguido por su hijo Acab en el año 38 de Asa, dándosele a Omri un reinado de solo siete años, no de doce.

 

  1. En segundo lugar, a partir de fuentes extrabíblicas (griegas, asirias y babilónicas), correlacionadas con información astronómica, una serie confiable de fechas puede ser calculada desde el 892 hasta el 566 a.C. Debido a que se cree que Acab y Jehú, reyes de Israel, son mencionados en registros Asirios, 853 a.C. puede ser fijado en el año de la muerte de Acab y 841 a.C. como el año en el que Jehú comenzó a reinar.  Con estas fechas fijadas, es posible ir hacia atrás y hacia adelante para determinar que la fecha de la división de Israel de Judá fue ca. 931 a.C., la caída de Samaria 722 a.C., y la caída de Jerusalén 586 a.C.

  • Pero cuando los años totales de reinados reales en Reyes son sumados, el número para Israel es doscientos cuarenta y un años (no los doscientos diez años del 931 al 722 a.C.) y Judá trescientos noventa y tres (no los trescientos cuarenta y seis años del 931 al 586 a.C). Es reconocido que en ambos reinos hubieron algunos correinados, esto es, un período de gobierno durante el cual dos reyes, normalmente padre e hijo, gobernaron al mismo tiempo, y así los años que empalmaron fueron contados dos veces en el total para ambos reyes. Además, diferentes métodos para contar los años del gobierno de un rey y aún diferentes calendarios fueron usados en diferentes ocasiones en los dos reinos, resultando en las aparentes inconsistencias internas. La precisión general de la cronología en Reyes puede ser demostrada y confirmada. 

 

  •  Un segundo importante reto de interpretación tiene que ver con la relación de Salomón con los pactos abrahámico y davídico. Primera de Reyes 4:20, 21 ha sido interpretado por algunos como el cumplimiento de las promesas dadas a Abraham (cp. Gn. 15.18-21; 22:17). no obstante, de acuerdo a Números 34:6, la frontera occidental de la Tierra Prometida a Abraham era el Mar Mediterráneo. En 1 R. 5:1ss, Hiram es visto como el rey independiente de Tiro (a lo largo del Mediterráneo), tratando con Salomón como un semejante. El imperio de Salomón no fue el cumplimiento de la promesa de la tierra dada a Abraham por parte del Señor, aunque una gran porción de esa tierra estuvo bajo el control de Salomón. Además, las afirmaciones de Salomón en 1 R 5:5 y 8:20 son sus declaración de ser la simiente prometida del pacto davídico (2 S 7:12-16).

 

  • El autor del Reyes sostiene la posibilidad de que el templo de Salomón fue el cumplimiento de la promesa del Señor hecha a David. No obstante, mientras que las condiciones para el cumplimiento de la promesa hecha a David son reiteradas a Salomón (1 R 6:12), es claro que Salomón no cumplió con estas condiciones (1 R 11:9-13). De hecho, ninguno de los reyes históricos en la casa de David  cumplió con la condición de obediencia completa que tenia que ser la señal del Prometido. De acuerdo a Reyes, el cumplimiento de los pactos abrahámicos y davídicos no se llevó a cabo en el pasado de Israel, y así establece el fundamento para los profetas que vendrían más tarde )Isaías, Jeremías, Ezequiel , y los doce) que apuntarían a Israel a una esperanza futura bajo el Mesías cuando los pactos fueran cumplidos (vea Is. 9:6, 7)             

 

 

Temas históricos y teológicos

 

  •  Reyes se concentra, entonces, en la historia de los hijos de Israel desde el 971 a.C. hasta el 561 a.C. Primero Reyes 1:1 - 11:43 se enfoca en la accesión y reinado de Salomón (971-931 a.C) Los dos reinos divididos de Israel y Judá (931-722 a.C.)son considerados en 1 R 12:1; 2 R 17:41. El autor ordenó el material de una manera distintiva al hacer que la narración siga a los reyes tanto en el norte como en el sur. Para cada rey descrito, está el siguiente marco literario.  Todo rey es presentado con:

  1. Su nombre y relación a su predecesor.

  2. Su fecha de accesión en relación al año del gobernante contemporáneo en el otro reino.

  3. Su edad al llegar al trono (únicamente para los reyes de Judá).

  4. La duración de su reinado.

  5. Su lugar de reinado.

  6. El nombre de su madre (únicamente para Judá).

  7. Evaluación espiritual de su reinado.

Esta introducción es seguida de una narración de los acontecimientos que ocurrieron durante el reinado de cada rey. Los detalles de su narración varía mucho. Cada reinado concluye con:

  1. Una cita de fuentes.

  2. Notas históricas adicionales.

  3. Noticia de muerte.

  4. Noticia de sepultura.

  5. El nombre del  sucesor.

  6. En unas pocas instancia, una posdata añadida (1 R 15:32; 2 R 10:36).

Segundo Reyes 18:1-25:21 se enfoca en el tiempo en el que Judá  sobrevivió por sí sola (722-586 a.C). Dos párrafos de conclusión hablan de acontecimientos después del exilio babilónico (2 R 25:22-26. 27-30).

  •  Tres temas teológicos con enfatizados en Reyes. En primer lugar, el Señor juzgó a Israel y a Judá debido a sus desobediencia a su ley (2 R 17:7-23). Esta infidelidad por parte del pueblo fue incrementada por la apostasía de los reyes malos que los guiaron a la idolatría (2 R 17:21, 22; 21:11), y entonces el Señor ejerció su ira en contra de su pueblo rebelde. En segundo lugar, la palabra de los verdaderos profetas se cumplió (1 R 13:2, 3; 22:15-28; 2 R 23:16; 24:2). Esto confirmó que el Señor guardaba su Palabra, aún sus advertencias de juicio. En tercer lugar, el Señor recordó su promesa para con David (1 R 11:12-13, 34-36; 15:4; 2 R 8:19). Aunque los reyes de la línea davídica probaron ser desobedientes al Señor. Él no llevó a la familia de David a un fin como lo hizo con las familias de Jeroboam 1, Omri y Jehú en Israel. Aún cuando el libro cierra, la línea de David aún existe (2 R25:27-30), entonces hay esperanza para la "simiente" venidera de David (2 S 7:12-176). El Señor es entonces visto como alguien fiel, y su Palabra es digna de confianza.  

 

 


Vista Panorámica de 1 Reyes


El período que 1 Reyes cubre incluye la “edad de oro de la literatura de sabiduría hebrea” porque fue durante estos años que Salomón escribió el Cantar de los Cantares, Proverbios y Eclesiastés. Internacionalmente, Israel tuvo la oportunidad de sobresalir porque éste fue un período de debilidad en Egipto y Mesopotamia. El libro describe el reinado de Salomón sobre la monarquía unida (Israel y Judá, 2:12–11:43); luego el libro narra las circunstancias del reino dividido. El escritor introduce cada uno de los reyes de Judá y de Israel, dando la edad del rey al ascender al trono, la duración del reinado, el nombre de la madre y hechos adicionales acerca del rey. Se hace una evaluación del reinado del rey y se recapitulan varios acontecimientos; al final de cada narrativa el escritor cita sus fuentes, dice donde fue sepultado el rey y quien reinó después de él.

Salomón comenzó su reinado eliminando la oposición. Después de consolidar su reino, dirigió a la gente a ofrecerle un gran sacrificio a Dios. Esa noche le fue otorgada su petición por sabiduría. Salomón construyó tres ciudades importantes donde almacenó carruajes militares para seguridad. Además él fortificó dos ciudades más para protegerse de las incursiones desde territorio filisteo. Se presentan asuntos administrativos del rey y su programa económico, como también cuestiones acerca de sus relaciones extranjeras. Se resumen las construcciones de Salomón, especialmente la construcción y dedicación del templo. Encontrándose en esta gloriosa situación, el pecado llevó a Salomón a la decadencia espiritual y al subsecuente castigo.

Al morir Salomón, su hijo Roboam fue visitado por Jeroboam y los representantes de las tribus del norte de Israel con la petición de que el gobierno fuera menos severo. Jeroboam era hijo de uno de los sirvientes de Salomón, y un profeta le había dicho que Dios lo había escogido para reinar sobre las tribus del norte. Roboam siguió un mal consejo y rehusó la petición; por eso el reino se dividió: Israel en el norte, con diez tribus con Roboam como rey y Judá en el sur, con dos tribus con Roboam como rey. Jeroboam comenzó su reinado rompiendo sus lazos religiosos con Jerusalén. Estableció nuevos lugares de adoración en Betel, en la parte sur de su dominio y en el norte en el territorio de Dan. También instaló un nuevo sacerdocio e instituyó otro calendario. Sin embargo, mucha gente del reino del norte permaneció fiel a la adoración del Señor. El profeta Elías luchó por la causa del Señor en contra de esta falsa religión de ritos paganos sexuales y violencia, y sus encuentros con Acab y Jezabel llenan muchas páginas del libro. Elías desafió a toda la nación a volver al Señor.

Por más de 50 años de la historia de la monarquía dividida, hubo conflicto entre Judá e Israel. Después de este tiempo de guerra, Acab y Josafat comenzaron un período de paz entre los reinos, que duró cerca de 40 años.

Cada rey es evaluado según él se conformaba a la ley de Dios. 1 Reyes demuestra que el pecado trae juicio y que la justicia concede la recompensa genuina.




Referencias Proféticas 


El templo de Jerusalén, don de el Espíritu de Dios habitaría en el lugar Santísimo, prefigura a los creyentes en Cristo en los cuales reside el Espíritu Santo desde el momento de nuestra salvación. Al igual que los israelitas que habían abandonado la idolatría, así también debemos apartarnos de cualquier cosa que nos separe de Dios. Somos Su pueblo, el templo mismo del Dios vivo. Segunda de Corintios 6:16 nos dice, “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.”

El profeta Elías fue el precursor de Cristo y los Apóstoles del Nuevo Testamento. Dios le permitió a Elías hacer cosas milagrosas a fin de probar que él realmente era un hombre de Dios. Él resucitó de la muerte al hijo de la viuda de Sarepta causando que ella exclamara – “Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra de Jehová es verdad en tu boca.” De la misma manera, son evidentes en el Nuevo Testamento los hombres de Dios que hablaron Sus palabras a través de Su poder. Jesús no solo levantó a Lázaro de entre los muertos, sino que también resucitó al hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:14-15) y a la hija de Jairo (Lucas 8:52-56). El apóstol Pedro resucitó a Dorcas (Hechos 9:40) y Pablo resucitó a Eutico (Hechos 20:9-12).




Importancia en la Biblia


    En Reyes se ve un fenómeno extraordinario: una preocupación por los datos históricos exactos, que hace que esta obra sea quizá la mejor historiografía de aquellos remotos tiempos. Los datos tienen un propósito didáctico: demostrar la acción de Dios en la historia y la relación que Dios tiene con su pueblo. El autor demuestra que el destino de la nación hebrea depende de su fidelidad a Dios y que todos los males que han venido sobre Israel y Judá son efecto de su infidelidad ( 2 R 23.27 ). Con un enfoque semejante al de Deuteronomio, enseña que el camino de la prosperidad y la bendición es la obediencia a la Ley de Jehová. Juzga a cada rey según su fidelidad a la Ley Mosaica y al 
culto en Jerusalén.

    El libro de Reyes es una interpretación teológica de la historia de Israel y Judá. El autor no intenta tocar las actividades políticas como tales, sino la función de la palabra de Dios en la historia. La historia del pueblo escogido consiste en una serie de profecías y su respectivo cumplimiento. La palabra de Dios es palabra de juicio y de salvación. Israel y Judá sufrieron castigo por su infidelidad al pacto de Jehová con Israel. Pero Dios no 
permitirá su aniquilación completa. Según el pacto davídico, la línea real seguirá ( → MESÍAS ). Habrá una salvación gloriosa, aunque en algunos pasajes esta esperanza reside en un remanente. (Esto se ve aun en las narraciones de Elías y Eliseo). Para disfrutar de 
esta salvación, Israel tiene que volver a Jehová.

    En la teología de Reyes hay la tensión dialéctica entre el juicio y la salvación, entre una visión pesimista y otra esperanzada de la historia. La única vía de salvación consistía en la aceptación de lo justo del castigo divino mediante el arrepentimiento de la nación. En definitiva, el énfasis sobre el arrepentimiento, como lo señala G. von Rad, es un índice para la esperanza del pueblo, al describirse cuarenta y cinco ejemplos de profecías cumplidas, basadas en promesas hechas a David y su descendencia.






Extras de 1 Reyes 



Hojas de trabajo de 1 Reyes


 Capítulos de 1 Reyes
 Los Reyes de Israel y de Judá



 Los libros de Reyes finalmente están contestando a la pregunta: "A la luz del pacto de Dios con Abraham (la tierra) y con David (un trono eterno), ¿cómo fue que nos sucedió todo esto a nosotros?". La respuesta: Dios no le ha fallado a su pueblo. Su pueblo, dirigido por sus reyes, le ha fallado a su Dios. Los pactos, después de todo, tienen la posibilidad de la fidelidad de Israel escrita en ellos. Pero el pacto también promete el regreso del exilio para los que se vuelven a Jehová 

(Deut 30:1-10).