Comentario de 2 Crónicas

El Reino de Salomón

El Templo

Judá Después de la Secesión de las Diez Tribus






    2 Crónicas recorre más o menos el mismo terreno que 1 y 2 Reyes, pero omite las narraciones acerca de los reyes de las Diez Tribus.


Capítulos 1 - 9. El Templo, y la Gloria del Reino de Salomón

Véase también 1 Reyes 1-11
    Durante 400 años Israel había tenido solamente una tienda como morada de Dios entre ellos, y parece que Dios estuvo satisfecho con tal arreglo (2 Sam 7:5-7). Sin embargo, cuando parecía conveniente que tuvieran un templo, Dios quiso tener voz acerca de qué clase de edificio había de ser, y dio a David planos de Su propia mano (1 Cr.28:19; Ex 25:19), acomodándose al deseo de ellos de que fuera "magnífica por excelencia, para nombre y honra en todas las tierras" (1 Cr 22:5).
    David había querido construir el Templo, pero le fue prohibido por cuanto era hombre de guerra ( 1 Cr 22:8). Dios había ayudado a David en sus guerras, pero parece que Él creía mejor que no construyera Su casa un guerrero, para que no sintiesen las naciones derrotadas amargura hacia el Dios de Israel; porque después de todo. el propósito de Dios en fundar la nación hebrea era por medio de ella atraer otras naciones a Sí mismo.
    El Templo se hizo de grandes piedras y de vigas y tablas de cedro recubiertas de oro (1 Reyes 6:14-22; 7:9-12). Los cálculos del oro, la plata y demás materiales usados en su construcción  (1 Cr. 22:14-16; 29:2-9) varían desde 2 hasta 5 billones de dólares; sin duda alguna el edificio más costoso y lujoso de su tiempo. La pompa y la grandeza del Templo pueden haber servido algún propósito, pero su oro despertó la codicia de otros reyes, y no tardó en traer dificultades.     
    Fue hecho según el plan general del Tabernáculo, pero duplicándose todas las dimensiones; es decir, 27.60 m. de largo, 9.20  de ancho, y 13.80 de alto (1 Reyes 6:2).
    Daba frente al este. El tercio occidental formaba el Lugar Santísimo u Oráculo y los dos tercios orientales el Lugar Santo (1 Reyes 6:16-20). Separaba a ambos un velo (2 Cr 3:14).
    En el Lugar Santísimo estaba el Arca, y sobre ella los dos querubines (1 Reyes 6:23-28). En el Lugar Santo, al centro y junto al velo, estaba el altar de oro para el incienso; 5 candeleros de oro al costado sur y 5 al norte, y 5 mesas con el pan de la proposición a cada costado (1 Reyes 7:48, 49; 2 Cr 4:8).
    Al frente, del lado este, había un pórtico de 4.60 m. a todo el ancho del edificio. En este pórtico había dos columnas de bronce, como de 8.30 m. de alto 1.80 de diámetro (1 Reyes 6:3; 7:15-21).
    Contra los muros norte, su y oeste del Templo había tres pisos de cámaras auxiliares para uso de los sacerdotes (1 Reyes 6:5-10).
    Enfrente del Templo estaba el gran altar de bronce de los holocaustos, de 9.20 m. en cuadro y 4.60 m. de alto (2 Cr 4:1). Se cree que haya estado sobre la roca en donde Abraham ofreció a Isaac, ahora llamada la Roca de la Cúpula, justamente debajo del centro  de la actual mezquita mahometana. Cerca de él, al sur, estaba el gran lavacro o "mar" de bronce, de 4.60 m. de diámetro y 2.30 m. de alto, fundido en una sola pieza, para depósito de aguas en que se lavaran los sacerdotes. Había también cinco lavacros más pequeños, portátiles, al norte, y cinco al sur, con agua para los sacrificios (1 Reyes 7:38, 39; 2 Cr 4:1-6).

    El Templo estaba rodeado de dos patios, el "atrio interior" y el "gran atrio" (1 Reyes 6:36; 7:12). No se sabe su tamaño. Se cree que el atrio mayor  puede haber abarcado también los edificios del palacio.
    El Templo fue construido por 30.000 israelitas y 150.000 cananeos (1 Reyes 5:13-16; 2 Cr 2:17, 18; 8:7-9) y tardó siete años en hacerse (1 Reyes 6:38). Cada parte se preparaba lejos del sitio, y se colocaba en su lugar sin sonido de martillo ni de herramienta alguna (1 Reyes 6:7).
    Jerusalén abarcaba cinco colinas . El muro de David rodeaba la del sureste. Se cree que el de Salomón haya incluido las del suroeste y del este central. El palacio de Salomón quedaba cuesta abajo, hacia el sur, desde el patio del Templo. Al oeste del palacio,la casa de la hija de Faraón; al sur del palacio, el salón del trono; y al sur de éste la casa del bosque del Líbano, que se cree haya sido armería (1 Reyes 7:2, 8). 
    El Templo de Salomón estuvo en pie unos 400 años, 970-586 a.C.; el de Zorobabel, unos 500 años, 520-20 a.C.; el de Herodes 90 años, 20 a.C.- 70 d.C.


Los Templos de Dios
  • EL Tabernáculo. Solamente una tienda. La morada de Dios en Israel durante 400 años, principalmente en Silo. Véase bajo Éxodo 25 al 40
  • El Templo de Salomón. Su gloria fue efímera. Fue saqueado 5 años después de la muerte de Salomón. Destruido por los babilonios, 586 A.C.
  • El Templo de Ezequiel, Ez 40-43. No un templo real, sino una visión de un futuro templo ideal restablecido.
  • Las Sinagogas. Originadas durante la cautividad. No eran templos, sino edificios de las comunidades judías dispersas, para reuniones locales.
  • Templo de Zorobabel. Construido después del regreso del cautiverio. Véase bajo Esdras y Nehemías. Duró 500 años, hasta que fue reemplazado por el de Herodes.  
  • El Templo de Herodes. Este es el que visitó Cristo. De magnificencia indescriptible; construido por Herodes el Grande, de mármol y oro. Destruido por los romanos en 70 d.C. Véase bajo Juan 2:13 y Mat 24. 
  • El Cuerpo de Cristo. Jesús llamó "templo" a SU cuerpo (Juan 2:19-21). En El, Dios vivía entre los hombres, Dijo Jesús que para adorar a Dios no eran necesarios los templos terrestres  (Juan 4:20-24).
  • La Iglesia. colectivamente es un templo de Dios, la morada de Dios en el mundo (1 Corintios 3:16-19).
  • Cada Cristiano individualmente es un templo de Dios (1 Cor 6:19), de que la grandeza del templo de Salomón puede haber sido tipo.
  • ¿Los Edificios de las iglesias locales? a veces se llaman templos de Dios, pero en ninguna parte de la Biblia se les da este trato. 
  • Templo en el Cielo. El Tabernáculo era un figura de algo en el cielo (Heb 9:11, 24). Juan vio un templo en el cielo (Apoc 11:29). Pero después, Dios y el Cordero eran el templo (Apoc 21:22).


Capítulos 10-12. Roboam rey de Judá 933-916 a.C.

    Hijo de Salomón; reinó 17 años. Véase también 1 Reyes 12-14. Un joven nació, bajo cuyo gobierno el reino glorioso de Salomón cayó como relámpago de su pináculo de gloria hasta la mayor ignominia e insignificancia. Diez de las doce tribus se rebelaron, y Sisac rey de Egipto saqueó Jerusalén (12:2-9)

    NOTA ARQUEOLÓGICA: 
    La invasión de Judá por Sisac. El relato de esta campaña por el propio Sisac se halla grabado en el muro sur del gran Templo a Amón en Karnac, en donde se le representa presentando a si dios Amón 156 ciudades de Palestina .
    Ha sido descubierta una capa de ceniza procedente de su incendio de Quiriat-sefer. También un fragmento de un monumento que erigió en Meguido.  La momia de Sisac fue hallada en 1939, en Tanis, en un sacófago de plata recubierto de oro macizo, posiblemente parte del oro de Salomón que había tomado de Jerusalén.  


Capítulo 13. Abdías rey de Judá, 915-913 a.C.

    Reinó tres años. Véase también 1 Reyes 15:1-8. Malvado como su padre, pero en una batalla contra Jeroboam "se apoyó en Jehová" y le derrotó y recobró algunas ciudades del norte.     


Capítulos 14-16. Asa, rey de Judá, 912-872 a.C.

    Reinó 41 años. Véase también 1 Reyes 15:9-24. Su largo reinado coincidió con los de 7 reyes de Israel, desde fines del reinado de Jeroboam hasta comienzos del del Acab. Fue un buen rey, sirviendo a Dios con gran celo. Una ola de reformas abarcó al país entero. Destruyó los altares extranjeros, lugares altos, columnas, imágenes del sol y de Asera ; abolió a los sodomitas (sacerdotes paganos prostitutos) y destronó a su propia madre por cuanto adoraba ídolos. Fue muy próspero. 



Capítulos 17-20. Josafat rey de Judá, 874-850 a.C.

    Reinó 25 años; véase también 1 Reyes 22:41-50. Muy piadoso; "buscó a Jehová en todo." Inauguró un sistema de instrucción pública, enviando sacerdotes y levitas en giras regulares con el "libro de la ley" para que enseñaran al pueblo. Fundó cortes de justicia en todo el país, con una sala de apelaciones en Jerusalén. Mantuvo un gran ejército, y prosperó grandemente.     



Capítulo 21. Joram, rey de Judá, 850-843 a.C.

    Reinó 8 años: véase también 2 Reyes 8:16-24. Hijo de un buen padre y buen abuelo, pero envilecido por su matrimonio con la malvada Aralia, hija de la infame Jezabel. Durante su reinado Jerusalén fue saqueada por árabes y filisteos. Murió de una enfermedad asquerosa; "se le salieron las entrañas" y "murió sin ser deseado."  



Capítulo 22:1-9. Ocozías, rey de Judá, 843 a.C.

Reinó un año; véase también 2 Reyes 8:25-29. Hijo de Atalia y nieto de Jezabel; un descendiente de la casa de David en malas compañías. Muy malvado. Fue muerto por Jehú. Su destrucción "venía de Dios".  



Capitulo 22:10-23:21. Atalia, reina de Judá, 843-837 a.C.

    Reinó 6 años; véase también 2 Reyes 11. Era hija de la infame Jezabel, y diabólica como su madre. Casó con Joram rey de Judá, y fue madre de Ocozías el rey siguiente. Fue, pues, reina 8 años, y reina madre 1 año; además de los 6 años en que reinó por sí  misma; 15 años por todo. Era baalista fanática. Asesinó a sus propios nietos, y usurpó el trono ella misma. 



Capítulo 24. Joás, rey de Judá, 843-803 a.C.

    Reinó 4a años (probablemente incluyendo los 6 años de Atalia); véase también 2 Reyes 12. Era  nieto de Atalia. Mientras ésta asesinaba a toda la simiente real, el niño Joás, hijo de Ocozías, fue secuestrado y escondido seis años en el Templo. Cuando ya era de 7 años, su tío Joiada el sumo sacerdote , maquinó la remoción de Atalia y puso a Joás sobre el trono. Mientras vivía Joiada, éste era el verdadero gobernante. Bajo su tutela Joás extirpó del país el baalismo, reparó el Templo, que Atalia había destruido, y restableció el culto divino. Para recolectar fondos para las reparaciones, usó  un cofre o arca, de donde viene el nombre del "arca de Joás" que usan algunas iglesias.   
    Joás "hizo lo resto todos los días de Joiada". Pero después de la muerte de éste, apostató y adoró ídolos. Los principales que habían conocido el culto licencioso de Astarot sedujeron a Joás, que hasta mandó apedrear a Zacarías, hijo de Joiada a quien debía el trono. Un año después de la muerte de Zacarías, vinieron los sirios, y saquearon Jerusalén, mataron a los príncipes, e "hicieron juicios" contra Joás, "por cuanto había dejado a Jehová." Esto volvió al pueblo en su contra.      



Capítulo 25. Amasías, rey de Judá, 803-775 a.C.

    Reinó 29 años; véase también 2 Reyes 14:1-22. "Hizo lo recto, aunque no de perfecto corazón". Tuvo guerras contra Edom, y luego sirvió a los dioses de Edom. Peleó contra Israel, y Jerusalén fue saqueada por el rey de Israel. 



Capítulo 26. Uzías, rey de Judá, 787-735 a.C.

    Reinó 52 años; véase también 2 Reyes 15:1-7. Se cree que hay sido co-regente con Amasías su padre, parte del tiempo. "Hizo lo recto", "persistió en buscar a Dios". "En estos días él buscó a Jehová, él le prosperó." Tuvo un gran ejército, y equipo de los mejor. Venció a filisteos, árabes y amonitas. Cuidó mucho de la agricultura. Llevo el reino a su mayor extensión desde la secesión de las diez tribus. Luego se hizo soberbio, y Dios le hirió de lepra.

NOTA ARQUEOLÓGICA: 
Uzías. Una inscripción de Tiglat-pileser rey de Asiria, 747-727 A.C., quien llevó cautivo a Israel del norte, nombra cuatro veces a "Azarías (Uzías) de Judea."
    La lápida de Uzías fue hallada por el Dr E.L Sukenik de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en el Museo Arqueológico Ruso sobre el  Monte de los Olivos. Dice en letras arameas del tiempo de Cristo: "Aquí fueron traídos los huesos de Uzías, rey de Judá - no se abra". Uzías había sido sepultado en la ciudad de David (2 Reyes 15:7), pero parece que después, por alguna razón, el sitio de la tumba haya sido despejado y sus huesos llevados a otro sitio.  



Capítulo 27. Jotam, rey de Judá, 749-734 a.C.

    Reinó 16 años, principalmente como co-regente con su padre; véase también 2 Reyes 15:32-38. "Fue fortificado, porque preparó sus caminos delante de Jehová su Dios", tal como había hecho Uzías su padre.   

NOTA ARQUEOLÓGICA:
Jotam En las excavaciones de Ezion-geber fue hallado un sello con la leyenda, "Pertenecía a Jotam".  



Capítulo 28. Acaz, rey de Judá, 741-726 a.C.

    Reinó 16 años; véase también  2 Reyes 16. Aparentemente fue corregente con su padre del tiempo; pero completamente diferente de él. Un rey joven y malvado, que se opuso a la política de sus antecesores. Reintrodujo el culto de Baal y revivió el de Moloc; quemó a sus propios hijos en al fuego. Siria e Israel le atacaron desde el norte, Edom desde el este, y los filisteos desde el oeste. Quiso aliarse con Asiria, pero "no le ayudó" y Judá fue grandemente humillada a causa de Acaz.

NOTA ARQUEOLÓGICA:
AcazHa sido hallado un sello cuya inscripción lo identifica como de un "oficial de Acaz". De su tributo a Tiglat-pileser (v. 16; 2 Reyes 16:6-8) dice una inscripción de éste, "El tributo de Acaz de Judea he recibido, oro, plata, plomo, latón y lino. Destruí a Damasco. Capturé a Rezín. A sus oficiales los empalé vivos, sobre estacas. Derribé sus arboledas, sin dejar un solo árbol en pie". Es un paralelo exacto del relato de 2 Reyes 17 e Isaías 7.   



Capítulos 29-32. Ezequías, rey de Judá, 726-697 a.C.

    Reino 29 años; véase también 2 Reyes 18-20. Heredó un reino desorganizado y una carga pesada de tributo a Asiria. Inició su reino con grandes reformas. Derribó los ídolos que Acaz había erigido. Limpió y abrió de nuevo el templo, y restableció al culto de Dios. "Confió en Dios". "Dios estaba con él, y fue prosperado." Recobró ciudades de los filisteos, y logró independizarse de Asiria. Durante todo su reinado el profeta Isaías fue su consejero de confianza.
    En el año sexto de Ezequías, 721 a.C., cayó el reino del norte. Parece que en su año decimocuarto, 713 a.C., Senaquerib invadió Judá como comandante de los ejércitos de Sargón su padre. Ezequías le pagó tributo. Al año siguiente, 712 a.C., Ezequías se enfermó (2 Reyes 20:1-11). Luego vino la visita de los embajadores babilónicos (2 Reyes 20:12-15). Esto tal vez le parecería sospechoso a Senaquerib, que invadió de nuevo el país en 701 a.C. Ezequías reforzó el muro, hizo un conducto de aguas, e hizo grandes preparativos militares. Luego vino el gran libramiento por medio del ángel (2 Reyes 19:35). Esta victoria dio a Ezequías gran prestigio y poder. 

NOTAS ARQUEOLÓGICAS 
    Las reparaciones de Ezequías (32:5), hechas a prisa y provisionalmente, bajo la amenaza del sitio asirio, se notan claramente en los muros tal como se hallan hoy día. Han sido descubiertos los cimientos  del "otro muro por de fuera", paralelos al muro de David y con un espacio de nueve metros de por medio.   

   El túnel de Ezequías (32:3, 4; 2 Reyes20:20) para traer agua a la ciudad, ha sido descubierto. La fuente de Gihon, llamada también "de la Virgen", quedaba al pie de la colina de Ofel y apenas fuera de los muros. Los obreros de Ezequías cortaron un túnel de 520 m. en la roca maciza, hasta el estanque de Siloé dentro del muero, desviando así el curso de las aguas, de su lecho natural al arroyo del Cedrón. El túnel tiene una altura media de 1.80 m. y unos 75 cms. de ancho, con 2.10 m. de caída. A su desembocadura fue hallada la llamada inscripción de Siloé.  


    La inscripción de Siloé. En 1880 un niño escapado de la escuela, jugando en la desembocadura del túnel de Ezequías, notó como a unos 6 m. dentro del túnel algo que parecía un letrero. Lo contó a su maestro, el Dr. Schick, quien descubrió que era un relato en hebreo de la construcción del túnel. Se hicieron varias copias. De pronto desapareció, pero fue hallado en la cabaña de un indígena que trataba de venderla. Fue decomisado, y enviado el museo de Constantinopla, en donde se halla todavía. Dice así:  
    "Este túnel está terminado. T esta es la historia del túnel. Mientras los obreros levantaban el piso, cada uno hacia su prójimo (desde ambos extremos) y mientras todavía estaban 3 codos el uno del otro, se oyó una voz de uno que llamaba a otro; y luego dieron pico contra pico; y las aguas fluyeron desde la fuente hasta el estanque, 1200 codos; y 100 codos era la altura de la roca encima."  

    La invasión de Judá por Senaquerib (32:1) en la cual tomó "ciudades fuertes" de Judá (2 Reyes  18:13), sitió a Jerusalén (2 Reyes 18:17) y regresó sin haberla tomado (2 Reyes 19:35, 36). Ha sido hallado el relato del propio Senaquerib, cobre un prisma de barro hecho por él (foto de abajo). Está ahora en el Museo del Instituto Oriental de Chicago. Dice así:
  
 "Cuando a Ezequías rey de Judá, que no se había sometido a mi yugo, sitié y tomé 46 de sus ciudades fortificadas, y ciudades pequeñas sin número, con mis arietes, máquinas, minas, roturas y hachas. Tomé como botín 200.150 personas, pequeñas y grandes, hombres y mujeres, y caballos, mulas, asnos, camellos, y bueyes, y ovejas sin número. A Ezequías mismo le encerré como pájaro enjaulado en Jerusalén su ciudad real. Hice contra él una línea de fortificaciones, e hice volver atrás a todos cuantos salían de las puertas de su ciudad. Di al rey de Asdod, al rey de Ekron y al rey de Gaza sus ciudades que tomé"  

Prisma de Senaquerib 

    Aun cuando ningún rey asirio narraría jamás una derrota tal como él recibió delante de los muros de Jerusalén (2 Reyes 19:35, 36), es significativo de que no pretende haber tomado la ciudad. Es en realidad una confirmación notable de la historia bíblica.      

    Senaquerib "sobre Laquis" con "toda su potencia" (32:9). Sobre los muros del palacio de Senaquerib en Nínive, descubierto por Layard, un bajo relieve de su campamento frente a Laquis tenía la leyenda, "Senaquerib, rey del mundo, rey de Asiria, se sentó en su trono real e hizo pasar delante de él el botín de Laquis"

    El Tributo que Ezequías mandó a Senaquerib (2 Reyes 18:14-16). La inscripción dice: "El Temor de mi majestad abrumó a Ezequías. Envió tributo: 30 talentos de oro, 800 talentos de plata, piedras preciosas, marfil, las mujeres de su palacio, músicos, y toda clase de dones".   

    Laquis y Gabaa (31:9; Isa 10:29) se nombran entre las ciudades que padecieron a manos de Senaquerib. Capas de cenizas de incendios del año 700 A.C. fueron halladas en Laquis por la expedición arqueológica de  Wellcome, y en Gabaa por Albright. De esta manera las ruinas de Palestina aún exhiben trazas de la incursión de Senaquerib. 

    Asesinato de Senaquerib por sus hijos (32:21; 2 Reyes 19:36, 37). Dice una inscripción asiria, "El días 20 de Tebet, Senaquerib fue muerto por sus hijos sublevados. El día 18 de Sivan, Esarhadón su hijo ascendió al trono".  



Capítulo 33:1-20. Manasés, rey de Judá, 697-642 a.C.

    Reino 55 años; véase también 2 Reyes 21: 1-18. El más malo de los reyes de Judá, y el que más tiempo reinó. Reedifico los altares y los ídolos que Ezequías su padre había destruido; restableció el culto de Baal, quemó a sus propios hijos en el fuego. El reino del norte acaba de ser destruido por su maldad, pero esto no le causó impresión alguna a Manasés. Llenó a Jerusalén de sangre. Dice la tradición que hizo aserrar en dos a Isaías. 

NOTA ARQUEOLÓGICA: 
    Manasés. Una inscripción de Esar-hadón rey de Asiria, 681-668 a.C., dice: "Obligué a 22 reyes de las tierras de occidente a proveer materiales de construcción para mi palacio". Entre ellos nombra "Manasés rey de Judá" 



Capítulo 33:21-25, Amón rey de Judá, 641-640 a.C.

    Reinó dos años; véase 2 reyes 21:19-25. Malo como Manasés



Capítulos 34, 35. Josías rey de Judá, 639.608 a.C.

    Reinó 31 años; véase también 2 reyes 22, 23. Comenzó a reinar a los 8 años de edad. A los 16 años comenzó a buscar al Dios de David; a los 20, comenzó sus grandes reformas.Cuando ya tenía 26, el hallazgo del "Libro de la Ley" dio gran ímpetu a ésta, la información más completa que Judá jamás haya experimentado. Pero el pueblo era idólatra de corazón, pues el largo y malvado reinado de Manasés había casi borrado a Dios de sus pensamientos. Las reformas de Josías demoraron la destrucción de Judá que ya se avecinaba, pero no pudieron evitarla. Le ayudaron Jeremías y Sofonías.
    En los días de Josías la invasión escita azotó como una plaga al Asia occidental, y debilitó grandemente a Asiria. La marcha de Faraón sobre Carquemis (35:20-24) había de dar al decadente imperio asirio un golpe final y aplastante. Josías, como tributario de Asiria, creyó que debía atacar a Faraón en Meguido, y fue muerto



Capítulo 36:1-4. Joacaz (Salum) rey de Judá 608 a.C.

    Reinó 3 mese; véase también 2 Reyes 23:30-34. Fue depuesto por Faraón, y llevado a Egipto, en donde murió.    



Capítulo 36:5-8. Joacim (Eliacim) rey de Judá, 608-597 a.C.

    Reinó 11 años; véase también 2 Reyes 23:34-24:7. Fue colocado en el trono por Faraón, a quien pagaba tributo. Después de 3 años fue sojuzgado por el rey de Babilonia (Dan 1:1) a quien luego sirvió 3 años. Luego se sublevó; y vino el rey de Babilonia, y por fin le capturó y le encadenó para llevarle a Babilonia (2 Crón 36:6). Pero antes de salir de la ciudad murió, o fue muerto; y fue echado fuera y sepultado como se sepulta a un asno (Jer 22:18, 19; 36:30). Era engreído, duro de corazón, y malvado; todo lo opuesto a Josías su padre. Fue enemigo acérrimo de Jeremías, y trató repetidamente de matarle (Jer 26:21; 36:26). 



Capítulo 36:8-10. Joaquín (Conías) rey de Judá, 6597 a.C.

    Reinó 3 mese; véase también 2 Reyes 24:6-17. Fue llevado a Babilonia, en donde vivió cuando menos 37 años (2 Reyes 24:15; 25:27).

NOTA ARQUEOLÓGICA
    Sello de su mayordomo. En 1928, Kyle y Albright hallaron en la capa de cenizas del incendio de Nabucodonosor en Quiriat-sefer, dos asas de jarrones con sellos, "Pertenece a Eliacim mayordomo de Joaquín" Uno de éstos se halla ahora en el Seminario Xenia de Pittsburgh. En 1930 Grant halló la misma impresión en Bet-semes. 
    Joaquín es "elevado" y recibe una ración, 2 Reyes 25:27, 30.Albright ha informado del descubrimiento por Weidner, en las ruinas de los Jardines Colgantes de Babilonia, de tablillas con una lista de aquellos a quienes se asignaba una ración regular de aceite y granos. Entre ellos estaba "Joaquín rey de la tierra de Judá"





Capítulo 36. Sedecías (Matanías) rey de Judá, 597-586 a.C.

    Reinó 11 años; véase también 2 Reyes 24, 25. Fue colocado en el trono por Nabucodonosor. Un rey débil. En su cuarto año visitó Babilonia. Después se rebeló contra Babilonia . Entonces vino Nabucodonosor y destruyó Jerusalén, capturó a Sedecías, le sacó los ojos, y lo llevó encadenado a Babilonia en donde murió (Jer 52:11). Tal fue el fin aparente del reino de David. Véase además bajo 2 reyes 25.
  •     Gedalías es hecho gobernador: 2 Reyes 25:22; véase bajo Jer 40.
  • El remanente huye a Egipto: 2 Reyes 25:26; véase bajo Jer 42.
  • La proclamación de Ciro: 36:22. Véase bajo Esdras 1.
NOTA ARQUEOLÓGICA  
    Su huida "entre los dos muros" (2 Reyes 25:4). Este camino, a la orilla suroeste de Jerusalén, puede ahora verse en trecho de 45 metros