Comentario 2Jn



Comentario de 2 Juan

Advertencia contra los Falsos Maestros


"El anciano" (1)
    Todos los demás apóstoles habían muerto, años antes, y solamente quedaba Juan, primado de todo el cristianismo, un hombre ya muy anciano; el último compañero sobreviviente de Jesús. !Cuán apropiado el título. "el anciano"! 

"La Señora elegida" (2)
    No tenemos cómo saber si la palabra "kiria", que se traduce "señora," se refiere a una persona, o a una iglesia a la cual simbólicamente se da el título. Si era iglesia, "sus hijos" eran miembros de la congregación. Si era persona, sería probablemente una señora prominente y bien conocida residente no lejos  de Efeso, en cuyo hogar se reunía una iglesia. La "hermana elegida" (13) seria o la congregación en donde vivía Juan, u otra prominente cristiana. Algunos han creído que haya sido la esposa e Juan.   

Los Falsos Maestros (7-11)
    Eran los mismo individuos a que se refiere en 1 Juan 2:18-19. Iban de un lugar a otro, haciendo presa de las iglesias, enseñando en el nombre de Cristo doctrinas completamente subversivas de la fe cristiana. Esta carta fue escrita para advertirle a la "señora elegida" que no hospeda a los tales. La advertencia comienza con una amonestación al "amor" (5-6), como para dar a entender que la práctica del amor cristiano no significa que hemos de estimular a los enemigos de la verdad.  

Otras cartas.
    Juan escribió otras (1 Juan 2:13, 14; 3 Juan 9), y  posiblemente muchas. Esta y 3 Juan eran cartas personales a amigos a quienes esperaba visitar en breve. Las cartas privadas como estas no tenían las misma oportunidades de circulación, que las cartas a iglesias. A causa de su brevedad y su naturaleza privada, eran generalmente menos leídas en las asambleas cristianas, y las citaban menos los padres de la Iglesia, por cuanto eran menos conocidas. Bajo la dirección del Espíritu de Dios estas cartas fueron rescatadas del olvido y preservadas para la Iglesia; posiblemente, por haber sido agregadas al ejemplar de 1 Juan en la iglesia o las iglesias en donde habían sido recibidas. Fue lenta su aceptación general, pero por fin fueron reconocidas por toda la Iglesia.   

"La verdad" (4)
    Es una de las palabras favoritas de Juan. Jesús había usado a menudo la palabra: "Yo soy la verdad"; "La verdad os hará libres". Aun cuando Juan usaba la palabra en sentido abstracto, debe haber tenido en mente el conjunto de la verdad revelada, que contienen las Escrituras, las cuales estaban ya casi completas, y de las cuales había un ejemplar en cada centro principal de las iglesias.