Amós
עמזס
"Dios muestra su disgusto"

Amós en varias versiones:   
1  2  3  4  5  6  7  8  9

Tiempo de Lectura= 0:30 / Contiene: 9 capítulos, 146 versículos 4.217 palabras.


1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Amós

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 765-750 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Israel

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO?

MÉTODO  HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO? Amós es uno de los primeros libros proféticos. El autor profetiza que Dios ama la misericordia y no solamente los sacrificios formales. Amós nació a unas 12 millas al sur de Jerusalén, pero sus profecías fueron dirigidas al reino del norte (Israel). Él enseñó que la futura grandeza de Israel no se aseguraría por medio del poder y la riqueza, sino por la justicia y el juicio.

    Es uno de los primeros escritos proféticos. El autor anuncia que Dios ama la misericordia y no sólo los sacrificios formales. Amós nació cerca del sur de Jerusalén, pero dirigió sus profecías al reino del norte (Israel). El libro incluye : epígrafe; oráculos contra Judá, Israel y países vecinos; juicios contra Israel; cinco visiones simbólicas; y promesa final de restauración y visión de bendición mesiánica. Su enseñanza destaca que la futura grandeza de Israel no se aseguraría por medio del poder ni de la riqueza sino por la justicia y el juicio.


MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUE GENERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Profético.

MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? Amós utiliza metáforas sorprendentes a partir de su experiencia como pastor y agricultor, un carro  lleno (2:13), un león rugiente (3:8), una ove despedazada (3:12), unas vacas consentidas (4:1), y un canastillo de frutas (8:1, 2). 

2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Pronunciar el juicio de Dios sobre Israel (reino del norte) debido a la displicencia, la idolatría y la opresión contra los pobres. 


PALABRAS CLAVE DE AMOS (RV1960): Así  ha dicho Jehová (Por tres pecados, y por el cuarto), oíd esta palabra, Israel, Dios, pero (más, con todo), buscar, el día de Jehová, Así me ha mostrado Jehová el Señor.

TEMAS: Justicia social, verdadera religión, el día de Jehová.

ÉNFASIS: Jehová es Dios sobre todas la naciones y sobre todo el universo. Jehová traerá ruina absoluta a Israel por su deslealtad al pacto; la religión sincretista es anatema a Jehová, quien requiere justicia para el inocente y misericordia para los pobres; el observar los rituales religiosos no es un substituto de hacer el bien y mostrar misericordia  

CARACTERÍSTICAS PARTICULARES: Amós utiliza metáforas sorprendentes a partir de su experiencia como pastor y agricultor, un carro lleno (2:13), u león rugiente (3:8), una oveja despedazada (3:12), unas vacas consentidas (4:1), y un canastillo de frutas (8:1, 2).  


 


 

Estructura de Amós

 

Titulo“Juicios Justos de Dios a Israel”

Versículo Clave: 3:2  “A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades”

1:1  Juicios a naciones

JUICIOS



JUZGANDO ISRAEL

2:6  Juicios a Israel
3:1  Destrucción de Samaria
4:1  Castigo a Israel

CASTIGOS POR AMOR

5:1  Llamado al arrepentimiento
5:18  Religiosidad de Israel
7:1  Me ha mostrado el Señor


JUICIOS PARA

REDENCIÓN




JUICIOS
 RESULTADOS
7:4  Jehová llamaba para juzgar
7:7  Amós y Ananías
8:1  Juicios sobre Israel
9:1  Juicios seguros
9:11  Restauración

  


Autor y fecha

    Amós era de Tacoa, una pequeña villa a 16 km al S de Jerusalén. Él fue el único profeta que dio su ocupación antes de declarar su comisión divina. Él no era de descendencia sacerdotal o noble, sino que trabajaba como uno "de los pastores" (1:1; cp. 2 R 3:4) y un recolector de "higos silvestres" (7:14). Era un contemporáneo de Jonás (2 R 14:25), Oseas (Os 1:1) e Isaías (Is 1:1). La fecha de escritura es a mediados del siglo octavo a.C., durante los reinados de Uzías, rey de Judá (790-739 a.C.) y Jeroboam II, rey de Israel (793-753 a.C.), dos años antes de un terremoto memorable (1:1; cp Zac 14:5; 760 a.C.). 




Contexto Histórico de Amós

    Amós fue un profeta de Judea llamado a entregar un mensaje primordialmente a las tribus del norte de Israel (7:15). Políticamente era un tiempo de prosperidad bajo el reinado largo y seguro de Jeroboam II  quien siguiendo el ejemplo de su padre Joás (2 R 13:15), de manera significativa "restauró los límites de Israel" (2 R 14:25). También fue un tiempo de paz tanto con Judá (5:5) como con sus vecinos más distantes; la la amenaza que estaba continuamente presente de Asiria fue subyugada tiempo atrás en ese siglo debido al arrepentimiento de Nínive ante la predicación de Jonás (Jon 3:10). No obstante, espiritualmente, fue un tiempo de corrupción desenfrenada y decadencia moral (4:1; 5:10-13; 2 R 14:24).    



Detalles de Amós

Apostasía y Maldad de Israel

Su destrucción inevitable

Su restauración

Gloria futura del Reino Davídico

            Esta profecía parece haber sido hecha en una sola visita a Bet-el (7:10-14), usó 30 años antes de la caída de Israel.

            Amós era profeta de Judá, el reino del Sur, con un mensaje para Israel el reino del norte, en el reino de Uzías rey de Judá (787-749 a.C) y de Jeroboam II de Israel (790-749 a.C). Josefo dice que el “terremoto” (1:1) sucedió cuando Uzías fue herido de lepra (2 Crónicas 26:16-21). Esto dio origen a la co-regencia de Jotam, cerca del 749 a.C., según lo cual la profecía de Amós se habrá dado cerca del 715 a.C.  

            El reinado de Jeroboam había sido de grandes éxitos. El reino se había extendido (2 Reyes 14:23-29). Israel estaba en el apogeo de la prosperidad, pero era descarada en su idolatría, y apestada de podredumbre en lo moral; una tierra de blasfemias, robos, injusticias, opresión, adulterio y asesinatos.

            Haría unos 200 años desde que las diez tribus se habían separado del reino de David (933 a.C.) y habían establecido el reino independiente norteño con su culto oficial del becerro de oro (2 Reyes 12:25-33). Durante parte de este tiempo se había adoptado además el culto a Baal, y todavía imperaban muchas de las prácticas abominables de la idolatría cananita. Mientras tanto, Dios había enviado a Elías, a Eliseo, y luego a Jonás; pero sin resultado alguno. Israel, endurecida en su idolatría y su maldad, se precipitaba velozmente a su ruina final, cuando Dios envió a Amós y a Oseas en un esfuerzo final para detener a la nación en su carrera loca hacia la muerte.       

Los Contemporáneos de Amós

            Es probable que en su niñez Amós haya conocido a Jonás, y puede haberlo oído contar de su visita a Nínive. Posiblemente, también haya conocido a Eliseo y haya oído a éste hablar de sus relaciones con Elías. Jonás y Elías pasaban del escenario cuando Amós debutaba en el. Joel puede también haber sido su contemporáneo o su antecesor cercano. Quizás la plaga de langostas a que Amós alude sea la de Joel (4:9). Oseas fue colaborador de Amós, y puede haber estado en Bet-el al tiempo de la visita de Amós. Sin duda se conocían bien, y pueden haber cambiado impresiones a menudo acerca de los mensajes que Dios les había dado. Oseas era el menor, y continúo su obra después de su muerte de Amós. Luego cuando Amós ya terminaba su ministerio, Isaías y Miqueas comenzaban los suyos. Ambos pueden haber oído a Amós en su juventud. ¡Que constelación de luces proféticas la que Dios levantó para tratar de evitar, y para interpretar, la caída de Israel!      

 


Época de Amós


840830820810800790780770760750740730720710700690680

Reyes de Asíria

    

Asurdán III 773   755

 755-745 Asurnirari722-705 Sargon II  
     

Tiglath-pileser III  745-727

    
        727-722 Salmanasar V  

Reyes de Israel(Reino del Sur)

  

793         Jeroboam II           753

Menahem   752 742 Diez tribus del Norte cautivas por el res Salmanasar V de Asiria en 722 a.C
  
  

752 Peka 732

732 Oseas 722

  
 

798 Joás 782

   Zecarías    
       Shalum un mes    
          

742Pekaía740

    

Amós y los profetas de su época            (Reino del Norte)

      

 

       
    

 AMÓS     767 755

        
  

   Jonás    784         772

 755          Oseas         714

   
     

Reyes de Judá (Reino del Sur)

  

 790 Uzías o Azarías739

735 Acaz 715

    
 

795 Amasías 767

 

750   Jotam   731

     
        

 

     

Profetas de Judá     (Reino del Sur)

       

 739                            Isaías                            681

        

 733   Miqueas 701

   
              
  825 Joel 809             
840830820810800790780770760750740730720710700690680

 


 

Retos de Interpretación

  •  En el 9:11, el Señor prometió: “yo levantaré el tabernáculo caído de David”. En el Concilio de Jerusalén, convocado para discutir si los gentiles debían permitirse en la iglesia sin que se les requiriera circuncisión, Jacobo cita este pasaje (Hch. 15:15, 16) para apoyar el informe de Pedro de cómo “Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre” (Hch. 15:14). Algunos entonces han concluido que el pasaje se cumplió en Jesús, el mayor Hijo de David, a través de quien la dinastía de David fue reestablecida. No obstante, la referencia de Hechos es mejor vista como una ilustración de las palabras de Amós y no el cumplimiento. Las referencias temporales a un tiempo futuro (“En aquel día”, 9:11), cuando Israel posea “el resto de Edom, y a todas las naciones” (9:12), cuando el Señor los plante “sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di” (9:15), dejan en claro que el profeta está hablando del regreso del Mesías en el segundo advenimiento para sentarse sobre el trono de David (Is. 9:7), no del establecimiento de la iglesia por los apóstoles.     

 

 

 

Temas históricos y teológicos

 

  • Amós se dirige  a dos pecados primordiales de Israel:

  1. Una ausencia de adoración verdadera

  2. Una falta de justicia

  •  En medio de su desempeño ritualista de adoración, no estaban buscando al Señor  con el corazón (4:4, 5; 5:4-6) ni siguiendo su norma de justicia con sus vecinos (5:10-13; 6:12). Esta apostasía, evidenciada por el rechazo continuo y deliberado del mensaje profético de Amós, es juicio divino prometido. No obstante, debido a su pecado, el Señor no abandonará a Israel en su totalidad, sino que traerá restauración futura al remanente justo (9:7-15).

 

 


Vista Panorámica de Amós


El mensaje de la justicia de Dios era necesario para una nación que parecía estar diplomáticamente estable y económicamente saludable; sin embargo, estaba a punto de caer. Para una sociedad que practica mucha religión exterior con muy poco resultado, la renovación sólo puede llegarle cuando las instrucciones de Dios se ponen en práctica. Amós hizo un llamado a que se aplicara la justicia de Dios bajo éstas condiciones, en su día.

Amós era nativo de Tecoa, localizado a dieciocho km al sur de Jerusalén en la orilla del desierto de Judea. El estaba muy enterado de las condiciones del mundo. Al evaluar los pecados de las naciones que rodeaban a Judá e Israel, identificó exactamente la culpabilidad de cada una de ellas. Amós rehusó ser clasificado con los “profetas” profesionales porque se habían vuelto infieles a su tarea. El era un boyero y cultivador de sicómoros (7:14), pero Dios lo sacó de esas actividades para que proclamara su verdad (7:15) en Betel, localizado a dieciséis km al norte de Jerusalén sobre la ruta principal a lo largo de un terreno montañoso. Como un centro de idolatría e inmoralidad, Betel necesitaba una proclamación genuina del mensaje de Dios (3:14; 5:5–6).

Amós comienza predicando contra los pecados que ha cometido su audiencia y contra las naciones enemigas de Israel (1:3–10). Luego continúa contra las naciones más cercanas a Israel (1:11–2:3), después con Judá (2:4–5) y finalmente contra Israel mismo (2:6–8). Antes de confrontarlos con sus pecados específicos, él establece un grado de confianza con sus oyentes.

Amós examina la vida religiosa de Betel con cuidadoso escrutinio. La gente está satisfecha; sus observancias y ceremonias son exitosas desde una perspectiva exterior (4:4–5). Pero aun sus cultos y prácticas religiosas son totalmente aborrecibles a Dios (5:21–23). Dios nunca se complace con la adoración insincera, no importa cómo se realice ésta.

Se supone que los eventos del libro de Amós ocurrieron cuando Uzías gobernaba en Judá y Jeroboam II era rey en Israel. En este tiempo Israel se encontraba en la cima del éxito; pero dentro de una generación fueron llevados al cautiverio. Aunque este fue un tiempo de prosperidad material y de poderío militar, los ricos oprimían a los pobres y el pueblo estaba desmoralizado. Un contemporáneo de Amós fue Oseas en Israel; los ministerios de Isaías y Miqueas en Judá, fueron simultáneos con el suyo.

El libro de Amós está escrito en un lenguaje claro, fuerte y dramático. El fue el profeta de la justicia de Dios. Sus palabras, Pero corra el juicio como las aguas y la justicia como una corriente inagotable (5:24), aún resuenan con autoridad y verdad. Cuán desesperadamente se necesita que esas palabras sean proclamadas en cada generación.
 


Referencias Proféticas


    El libro de Amós termina con una gloriosa promesa para el futuro. “Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo” (9:15) El cumplimiento definitivo de la promesa de la tierra de Dios a Abraham (Génesis 12:7; 15:7; 17:8) ocurrirá durante el reinado milenial de Cristo sobre la tierra (ver Joel 2:26,27). Apocalipsis 20 describe los mil años de reinado de Cristo sobre la tierra, un tiempo de paz y gozo bajo el perfecto gobierno del Salvador Mismo. En ese tiempo, el creyente Israel y los gentiles cristianos serán reunidos con la Iglesia y vivirán y reinarán con Cristo.



Apuntes de Amós




 El libro de Amós declara una dimensión importante de la historia bíblica en alto relieve: la religión verdadera y la justicia social deben ir mano a mano, o se está rompiendo el pacto de Dios.