ANÁLISIS DE LAMENTACIONES




AUTOR:
1. De acuerdo a la tradición, ambas judía y cristiana, Jeremías fue el autor de Lamentaciones.
2. Esta tradición aparece por primera vez en el titulo del libro de la Septuaginta LXX.

FECHA DE REDACCIÓN:
    Aproximadamente entre el 625 y 580 a. C.

ACERCA DEL LIBRO:
1. En la Biblia Hebrea el libro es nombrado conforme a su primera palabra ‘echah (¡como!).
2. En la Septuaginta se le nombra conforme a su contenido, “Las Lágrimas de Jeremías” (threnoi).
3. Nuestro titulo en español se deriva del latín.
4. Un Acróstico Alfabético: El libro consta de cinco poemas, cuatro de los cuales son acrósticos; es decir, cada uno comienza con una letra del alfabeto hebreo, en orden alfabético. Era una forma favorita de la poesía hebrea, usada para ayudar la
memoria.
5. Los nombres de las letras hebreas son: Alef, Bet, Guimel, Dalet, He, Vau, Zain, Jet, Tet, Yod, Caf, Lamed, Mem, Nun, Samec, Ayin, Pe, Tzade, Cof, Res, Sin, Tau, Los caps. 1, 2, y 4 tienen 22 versículos cada uno, un versículo para cada letra. El Cáp. 3 tiene 66 versículos, 3 para cada letra; y el Cáp. 5 tiene 22 versículos, pero no en orden alfabético (Compendio Manual de la Biblia, p. 6. “El libro de Lamentaciones es una elegía conmemorando la destrucción de Jerusalén. El libro consiste de cinco poemas o cánticos, cada uno de los cuales compone un capitulo del libro. Mientras que el tema general trata de la
destrucción de Jerusalén, el propósito obvio es hacer un llamado al pueblo de Dios al arrepentimiento. Quizás estas poesías sean la verdadera razón por la cual Jeremías ha sido llamado el “profeta llorón” (Panorama de la Biblia, Jay Smith, p. 83).

PROPÓSITO DEL LIBRO DE LAMENTACIONES:
1. El libro de Lamentaciones representa la actitud de un creyente devoto en la teocracia hacia la destrucción de tal teocracia. La nación ha llegado a ser tan malvada que el Señor ha dejado, abandonado Su santuario, y fuerzas malvadas lo han destruido. El poeta lamenta profundamente que la nación ha llegado a ser inicua, pero el reconoce que el Señor es justo. Y que El Señor hace un llamado para que el pueblo se arrepienta. Al mismo tiempo el mira como el mal ha sido la acción de aquellos que han destruido la santa ciudad, y llama para su castigo.
2. Este es uno de los libros más trágicos en la Biblia. La nación de quien la salvación habría de venir ha llegado a ser tan sucia que Dios destruirá su teocracia externa. Basado en esta verdad podemos entender el lloro, “¡Cómo yace solitaria la ciudad de tanta gente! Se ha vuelto como una viuda la grande entre las naciones; la princesa entre las provincias se ha convertido en tributaria” (1:1).

TEXTOS CLAVES:
1. Capitulo 1:1 “¡Cómo yace solitaria la ciudad de tanta gente! Se ha vuelto como una viuda la grande entre las naciones; la princesa entre las provincias se ha convertido en tributaria.”
2. Capítulo 1:8 “En gran manera ha pecado Jerusalén, por lo cual se ha vuelto cosa inmunda. Todos los que la honraban la desprecian porque han visto su desnudez, y ella gime y se vuelve de espaldas.”

FRASE CLAVE:
    “Restáuranos a ti, oh Señor, y seremos restaurados, renueva nuestros días como antaño” (5:21).

BOSQUEJO # 1 DE LAMENTACIONES:
1. Capítulo 1: Asolamiento de Sion.
2. Capitulo 2: La ira de Dios.
3. Capitulo 3: El dolor de Jeremías.
4. Capitulo 4 y 5: Padecimientos del Sitio.

BOSQUEJO # 2 DE LAMENTACIONES:
1. Capitulo 1: El dolor, la tristeza.
2. Capitulo 2: La causa.
3. Capitulo 3: La esperanza.
4. Capitulo 4: El arrepentimiento.
5. Capitulo 5: La Oración.

LA “GRUTA DE JEREMÍAS”
    Es el nombre dado al lugar, apenas fuera del muro norte de Jerusalén, en donde según la tradición Jeremías derramó sus amargas lágrimas y compuso esta dolorosa elegía de la ciudad que tanto se había esforzado por salvar. Esta gruta se halla al pie de la colina ahora llamada “Gólgota,” la misma colina donde se levanto la cruz de Cristo. De esta manera, el profeta lloro donde más tarde el Salvador padeció y murió.
 
LECCIONES PRÁCTICAS:
1. Los hijos de Dios pueden caer de la gracia y ser llevados en cautiverio (Jn. 8:34; He. 3:12; 2 P. 2:20-22).
2. La Palabra de Dios es verdad. Su castigo de los judíos cumplió su profecía de que así sucedería. Esto prueba la certeza de Su Palabra (Josué 23:14-16; Jer. 10:0; 12:17; 25:8-11; Lam. 1:2, 4, 8-9, 15, 22; 2:9, 15-16; 4:20).
3. Lo pecaminoso del pueblo de Dios causa que sus enemigos blasfemen (2:15; 2 Sam. 12:14; Ro. 2:24).
4. Hay esperanza para los humildes penitentes. No hay suficiente lloro sobre el pecado (1:12; 2:13, 18; 3:31-32; Ez. 8:17; Sal. 51:17; 2 Co. 7:9-10; Hch. 8:22; 2 Cron. 7:14).
5. La misericordia de Dios siempre esta presente (3:22, 31-32).
6. Lo que los pecadores necesitan hacer—arrepentirse (3:40).
7. Dios no escucha a los pecadores (3:44).
8. Asi como en el caso de Job (13:15), Jeremías nunca perdió su esperanza (3:24).
9. El pecado lleva a las personas a practicar cosas horribles (4:10).