ANÁLISIS DE NAHUM



AUTOR:
1. Nahum (1:1).
2. Su nombre significa “consolador” o “compasivo”
3. Parece irónico que alguien cuyo nombre significa esto sea la persona que deba anunciar un juicio de venganza contra el pueblo rebelde.
4. Nahum profetizó durante el tiempo cuando Asiría era el imperio dominante en el mundo y Nínive la mas poderosa ciudad.

FECHA DE REDACCIÓN:
    Aproximadamente 663 y 612 a. C.

TEMA CENTRAL:
1. El juicio de Dios contra Ninive y Su pueblo liberado.
2. Dios protege a Su pueblo en medio de la aflicción.

ACERCA DEL LIBRO:
1. Este libro fue escrito para describen la caída de Asiría, pero fue escrito a Judá, para el beneficio del reino sobreviviente, el cual había sufrido grandemente por las manos del pueblo de Asiría después de la destrucción del reino del norte
Israel.
2. El pueblo de Judá quienes confiaban en el Señor iban a ser consolados al escuchar el juicio que Dios traería sobre sus crueles opresores.
3. En tres capítulos el profeta nos habla de la bondad de Dios, y Su venganza la cual describe en detalles sobre la caída de esta ciudad sangrienta.
4. Dios ya había perdonado a Nínive en cierta ocasión, pero ahora su castigo había llegado.
5. Ninive era la capital de Asiría, y en esos tiempos era un reino dominante.

TEXTOS CLAVES:
    1:3, 7

CAPÍTULO CLAVE:
    Capítulo 1—Este capítulo describe los principios del juicio divino que resultó en el decreto de Dios sobre la destrucción de Nínive y la liberación y gozo de Judá.
 
FRASE CLAVE:
    “El Señor es lento para la ira y grande en poder” (1:3).

PALABRAS CLAVES:
1. Juicio divino y venganza, Así dice el Señor.

BOSQUEJOS DEL LIBRO:
Bosquejo # 1
1. Majestad de Dios y Su juicio sobre el pecado (1).
2. Sitio de Ninive (2).
3. Los porque de la caída de Ninive: Se destaca su pecado (3).

Bosquejo # 2
1. La condenación de Ninive—Por el decreto de Jehová (1).
2. Sitio y destrucción de Ninive—decretado por Jehová (2).
3. Pecados de Ninive y su inevitable condenación (3).

LECCIONES PRÁCTICAS:
1. Dios es un Dios celoso y vengador—Pagara a todos conforme a sus obras (1:2).
2. Dios es compasivo y poderoso (1:3).
3. Dios es nuestra fortaleza (1:7; He. 13:5; Sal. 34:19; 2 P. 2:9).
4. Dios castiga a los que no se arrepienten (1:3) —Nínive ya había recibido la misericordia de Dios, sin embargo, en esta ocasión, la habían rechazado.
5. No importa cuantos sean contra nosotros, Dios los destruirá (1:12).