Aplicación de Amós 



    1. Las riquezas, la vida acomodada, la posesión de bienes, la búsqueda de la felicidad, ¿han contribuido a que usted adore         a Dios sintiéndose satisfecho de sí mismo? ¿Cómo adora usted a Dios?  ¿Cómo se le antoja a usted, o como Dios quiere         que se le adore?


    2. Al repasar la lista de los pecados de Israel, ¿encuentra usted que es culpable de alguno de ellos? Según lo que ha leído            en Amós, ¿podría Israel, o cualquier otra nación, pecar y no pagar por las consecuencias? ¿Puede hacerlo usted?


    3. ¿Qué propósito tienen los juicios de Dios? Cuando Dios decide juzgar, ¿qué podemos hacer nosotros?  ¿Qué podemos            esperar?




APLICACIÓN FINAL DE AMOS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Amos?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería 





APLICACIÓN PRÁCTICA
    Algunas veces pensamos que somos un “solo un.” Somos solo un vendedor, granjero o ama de casa. Amós sería considerado un “solo un.” Él no era ni profeta, ni sacerdote ni el hijo de alguien. Él solo era un pastor, un pequeño comerciante en Judá. ¿Quién lo iba a escuchar? Pero en lugar de poner excusas, Amós obedeció y se convirtió en la poderosa voz de Dios para el cambio.

Dios ha usado a los “sólo un,” tales como pastores, carpinteros y pescadores a través de la Biblia. Cualquier cosa que seas en esta vida, Dios puede utilizarte. Amós no era mucho. Él era un “solo un.” “Solo un” siervo de Dios. Es bueno ser “sólo un” de Dios.


Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
  Todos responden a Dios     Amós pronunció el castigo de Dios sobre todas la naciones vecina. Luego, incluyó a Judá y a Israel. Dios tiene el control supremo sobre todas las naciones. Todos son responsables ante Él.      Todas las personas tendrán que rendir cuentas por su pecado. Cuando aquellos que rechazan a Dios parecen llevar la delantera, no envidie su prosperidad, ni sienta lástima por usted mismo. Recuerde que todos debemos responder ante Dios por la forma en la que vivimos.
 Auto Satisfechos     Todo el pueblo era optimista, los negocios estaban en su esplendor, el pueblo estaba feliz (excepto los pobres y los oprimidos). Con todo el lujo y las comodidades llego la autosuficiencia, y el falso sentimiento de seguridad. Sin embargo, la prosperidad trajo corrupción y destrucción.      Un presente que se contenta en sí mismo lleva a un futuro desastroso. No se congratule por las bendiciones y los beneficios de lo que ahora disfruta. Todo proviene de Dios. SI se encuentra más satisfecho con usted mismo que con Dios, recuerde que nada tiene significado sin Él. Una actitud de autosuficiencia puede provocar su caída.
 Opresión de los pobres     El rico y poderoso pueblo de Samaria, la capital de Israel, se volvió próspero, ambicioso e injusto. La esclavitud ilegal e inmoral llegó como resultado de los excesivos impuestos y de la apropiación de la tierra. Además, había crueldad e indiferencia hacia los pobres. Dios estaba cansado de la codicia y no tolerará la injusticia.      Dios creó a todas las personas; por lo tanto, olvidar al pobre es olvidar a los que Dios ama y a los que Cristo vino a salvar. Debemos is más allá del sentimiento de angustia por los pobres y oprimidos. Debemos actuar con compasión para defender la injusticia y ayudar a los que padecen necesidad.
  Religión superflua     A pesar de que mucha gente abandonó la fe verdadera en Dios, seguía fingiendo ser religiosa. Llevaban a cabo rituales religiosos, en vez de tener integridad espiritual y practicar la obediencia sincera a Dios.      La mera participación en una ceremonia o ritual está muy lejos de ser una verdadera religión. Dios quiere que confiemos en Él, no que finjamos mediante rituales o acciones vanas. No trate de impresionar a otros con rituales cuando Dios espera una obediencia y un compromiso sincero.