Aplicación de Colosenses 


    1. ¿A qué aspira usted?  ¿Tiene valor eterno eso que busca?  ¿Lo acerca más a Dios, o le está impidiendo hablar a solas            con Él y dedicar tiempo al estudio de la Palabra? ¿Está usted poniendo la mira en las cosas de arriba,  o en las de la                tierra?

    2. ¿Lo están engañando a usted las filosofías y  tradiciones contemporáneas, que no se hallan en la Palabra o que la                    contradicen?  ¿O se está dejando guiar por reglas legalistas que no enseña claramente el Nuevo Testamento? ¿O por            enseñanzas o profecías místicas que no apoya la Palabra de Dios, o que tienden a añadir cosas que no están en ella, o            que parecen estar dirigidas sólo a un grupo selecto?

    3. Es estudio inductivo de la Biblia no es fácil. El enemigo hará todo lo posible por impedir que usted conozca íntimamente a         Dios y su palabra, ya que ésta es la principal arma ofensiva y defensiva que usted tiene en la guerra espiritual. ¿Está                dispuesto a que la Palabra de Cristo more en abundancia en usted y que sus preceptos le sirvan de guía?

    4. ¿Está proclamando al Señor Jesucristo, firmemente asido de Él y de todo lo que en Él tiene, tal y como lo ha leído en                Colosenses?

    5. En su estudio de esta carta, ¿ha descubierto algunos aspectos de su vida que no corresponden a lo que Dios espera de            usted? ¿Está desobedeciendo en algo la Palabra de Dios? ¿Qué piensa hacer al respecto?



APLICACIÓN FINAL DE COLOSENSES

1.      ¿Cuáles son las verdades básicas de Colosenses?

2.      ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3.      ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?

4.      ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5.      ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?





APLICACIÓN PRÁCTICA
    Aunque Pablo abarca muchas áreas, la aplicación básica para nosotros en la actualidad, es la total y completa suficiencia de Cristo en nuestras vidas, tanto para nuestra salvación como para nuestra santificación. Debemos saber y entender el evangelio, a fin de no ser desviados por sutiles formas de legalismo y herejía. Debemos estar en guardia para cualquier desviación que minimice la grandeza de Cristo como Señor y Salvador. Cualquier “religión” que trate de equipararse a sí misma con la verdad, usando libros que afirman estar en igual autoridad que la Biblia, o quienes combinan el esfuerzo humano con el logro divino en la salvación, deben ser evitadas. 

    Otras religiones no pueden ser combinadas con o añadidas al cristianismo. Cristo nos da las normas absolutas de la conducta moral. El cristianismo es una familia, una forma de vida, y una relación –no una religión. Las obras de Dios, la astrología, el ocultismo y los horóscopos, no nos muestran los caminos de Dios. Solo Cristo lo hace. Su voluntad está revelada en Su Palabra, es Su carta de amor para nosotros; ¡debemos llegar a conocerla!



Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
Cristo es Dios     Jesucristo es Dios hecho carne, Señor de toda la creación. Es la imagen expresa del Dios invisible. Es eterno, preexistente, omnipotente, igual con el Padre. Es supremo y completo.     Como Cristo es supremo, nuestras vidas deben ser Cristo céntricas. Reconocerlo como Dios significa dar mayor importancia a nuestra relación con Él y convertir su interés en nuestra máxima prioridad
  Cristo es la cabeza de la Iglesia    Ya que Cristo es Dios, es la cabeza de la Iglesia, sus creyentes verdaderos. Cristo es el fundador, el líder y la más alta autoridad en la tierra. Él requiere el primer lugar en todos nuestros pensamientos y actividades.      Para reconocerlo como nuestra cabeza, debemos aceptar su liderazgo en todo lo que hacemos o pensamos. Ninguna persona, grupo o iglesia puede considerar alguna lealtad como más crítica que la lealtad a Cristo.
  Unión con Cristo     Ya que nuestro pecado ha sido perdonado y hemos sido reconciliados con Dios, mantenemos una unión con Cristo que no puede ser quebrantada. En nuestra relación con Él mediante la fe, nos identificamos con su muerte, sepultura y resurrección.   Deberíamos vivir en continuo contacto y comunicación con Dios. Cuando lo hacemos, todos nos unificamos con Cristo y entre nosotros.   
  Religión hecha por el hombre     Los falsos maestros promovieron una herejía que enfatizaba las normas establecidas por el hombre (legalismo). También ellos buscaron el crecimiento espiritual por medio del cuerpo (ascetismo) y las visiones (misticismo). Esta búsqueda dio origen al orgullo en sus esfuerzos egocéntricos.      No debemos aferrarnos a nuestras propias ideas y tratar de imponerlas en el cristianismo. No debiéramos permitir que nuestro apetito por una experiencia cristiana satisfactoria tenga como consecuencia el que confiemos en un maestro, un grupo o en un sistema de pensamiento más que en Cristo mismo. Cristo es nuestra esperanza y nuestra fuente verdadera de sabiduría.