Aplicación de Eclesiastés





    1. ¿Dónde ha buscado usted el sentido de la vida?  ¿Que ha andado buscando para sentirse realizado, o para hallar la                felicidad?


    2. ¿Dónde puede hallarse el sentido de la vida? ¿Dónde no puede hallarse?


    3. Si el autor de Eclesiastés es Salomón, el hijo de David, él más rico y más sabio de todos los seres humanos, ¿qué ha                aprendido usted de la experiencia de Salomón que pueda serle de ayuda?


    4. Repase todo lo que haya aprendido acerca de Dios en este libro. Puesto que Dios traerá a juicio toda obra, aún las de los         creyentes en Cristo (2Co 5:10; Romanos 14:10), ¿qué obras puede seguir realizando usted, y qué obras tendrá que                abandonar? ¿Está dispuesto a hacerlo así?



APLICACIÓN FINAL DE  ECLESIASTÉS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Eclesiastés?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida? 




APLICACIÓN PRÁCTICA
    Eclesiastés ofrece al cristiano una oportunidad de entender el vacío y la desesperación con la que luchan aquellos que no conocen a Dios. Aquellos que no tienen una fe salvadora en Cristo, se enfrentan con una vida que a última instancia terminará y se volverá irrelevante. Si no hay salvación, y no hay Dios, entonces no solo la vida no tiene caso, sino que tampoco hay un propósito o dirección para ella. El mundo “bajo el sol,” aparte de Dios, es frustrante, cruel, injusto, breve, y “carente de sentido.” Pero con Cristo, la vida no es sino una sombra de las glorias por venir en un cielo que solo es accesible a través de Él.




Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
  Búsqueda     Salomón buscó la satisfacción casi como si fuera un experimento científico. A través de este proceso descubrió que la vida sin Dios era una búsqueda larga y estéril de diversión, significado y satisfacción. La verdadera felicidad no radica en nuestro poder para acumular o alcanzar algo porque siempre querernos más de lo que tenernos. Hay circunstancias que están más allá de nuestro control que pueden arrebatar nuestras posesiones o logros.     La gente sigue todavía en la búsqueda. Y aún así mientras más trate de obtener, más se da cuenta de lo poco que realmente tiene. Ningún placer o felicidad es posible sin Dios. Sin Él, buscar la satisfacción es una pérdida de tiempo. Por encima de todo debemos luchar por conocer y amar a Dios. Él nos da sabiduría, conocimiento y gozo.
Vacío     Salomón muestra cuán vacío es ir en pos de los placeres que esta vida nos ofrece, en lugar de una relación con el Dios eterno. La búsqueda de placer, riqueza y éxito a la larga nos desilusiona. No hay nada en este mundo que pueda llenar la vacuidad y satisfacer los anhelos más profundos de nuestros corazones descontentos.        La cura para una vida vacía es hacer de Dios el centro de nuestra vida. Su amor también puede llenar el vacío humano. Tema a lo largo de su vida y llene su vida con el servicio a. Dios y a los demás en vez de llenarla con placeres egoístas.
Trabajo    Salomón trató de debilitar la confianza de la gente en sus propios esfuerzos, capacidades y sabiduría, y dirigirla hacia la fe en Dios como la única base firme para la vida. Sin Dios, no existe recompensa duradera o beneficio alguno en el trabajo arduo.         El trabajo que se realiza con una actitud incorrecta nos deja vacíos. El trabajo que se acepa designio de Dios puede verse como un regalo. Examine lo que usted espera de sus esfuerzos. Dios le da habilidades y oportunidades de trabajo para que pueda hacer buen uso se su tiempo. 
Muerte      La certeza de la muerte hace que todos los logros meramente humanos sean fútiles. Dios tiene un plan para el destino humano que va más allá de la vida y de la muerte. La realidad del envejecimiento y de la muerte nos recuerda el fin que ha de llegar cuando Dios juzgue la vida de cada persona.      Debido a que la vida es corta, necesitamos una sabiduría mucho mayor de lo que este mundo nos puede ofrecer. Necesitamos las palabras de Dios. Si lo escuchamos, su sabiduría nos salva de la amargura de la fútil experiencia humana y nos da una esperanza que va más allá de la muerte. 
  Sabiduría     La sabiduría humana no contiene todas las respuestas. El conocimiento y la educación tienen sus propios límites. Para comprender la vida, necesitamos la sabiduría que sólo se puede encontrar en la palabra que Dios nos ha dado: la Biblia.      Cuando nos demos cuenta de que Dios evaluara todo lo que hagamos, aprenderemos a vivir sabiamente, recordando que Él está presente cada día, y aprendiendo a obedecer los principios de Dios para la vida. A fin de obtener la sabiduría de Dios, primero debemos llegar a conocerlo y a honrarlo.