Aplicación de Hageo 



    1. ¿Ha estado usted dándole demasiada atención y tiempo a sus asuntos personales, y descuidando las cosas de Dios, que         son importante para la difusión del evangelio y el desarrollo de su obra? 


    2. ¿Qué nos querrá decir Dios mediante sucesos catastróficos? ¿Aprovecha esos acontecimientos para dirigir la atención y         pensamientos de las demás personas hacia Dios?


    3. Cuando usted se siente desanimado en su servicio a Dios, ¿se da por vencido, o perseverar valientemente, resuelto  a            serle fiel y a dejar que Dios se encargue de los resultados?   



APLICACIÓN FINAL DE HAGEO

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Hageo?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería  




APLICACIÓN PRÁCTICA
    El Libro de Hageo llama la atención sobre problemas comunes que la mayoría de la gente enfrenta aún en nuestros días. Hageo nos cuestiona acerca de: 1) examinar nuestras prioridades, para ver si estamos más interesados en nuestros propios placeres que en hacer la obra de Dios; 2) a rechazar una actitud derrotista cuando nos enfrentamos a la oposición o a circunstancias desalentadoras; 3) a confesar nuestras faltas y buscar vivir vidas santas ante Dios; 4) a actuar valientemente por Dios, porque tenemos la seguridad de que Él está con nosotros siempre, y tiene pleno control de nuestras circunstancias; y 5) a descansar seguros en las manos de Dios, sabiendo que Él nos bendecirá abundantemente, mientras le sirvamos fielmente.



Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
  Prioridades correctas     
Dios le dio a los judíos la tarea de terminar el templo en Jerusalén cuando regresaron de su cautiverio. Después de quince años, seguían sin terminarlo. Les preocupaba más la construcción de sus casas que terminar la obra de Dios. Hageo les dijo que corrigieran sus prioridades. 
     
Es fácil hacer que otras prioridades sean más importantes que la obra de Dios. Pero Dios quiere que continuemos adelante y que construyamos su reino. No se detenga ni dé excusas. Ponga su corazón en lo que es bueno y hágalo. Ordene sus prioridades.
 Exhortación de Dios     Hageo alentó al pueblo cuando este trabajó. Le aseguró la presencia divina del Espíritu Santo, la victoria final y que el Mesías reinará.     Si Dios le encomienda una tarea, no tema comenzar a realizarla. Los recursos de Dios son infinitos. En el camino