Aplicación de Hechos



    1. ¿Qué ha aprendido en este libro acerca del Espíritu Santo y de la responsabilidad que tiene usted de ser testigo del                Señor Jesucristo? 


    2. De lo que observo en los sermones predicados y en los testimonios personales presentados, ¿cómo mejoraría su propio          testimonio público? ¿En qué pondría el mayor énfasis?


    3. Al estudiar la vida de los primeros apóstoles y ver el compromiso de la iglesia primitiva, ¿qué ha sentido de parte de                Dios?  Deténgase un poco para reflexionar sobre su propia vida a la luz de la vida de los primeros creyentes en Cristo. 
        ¿Habita el Espíritu Santo en usted? ¿Acaso no es El  mismo ayer, hoy y para siempre? Si usted está lleno del Espíritu      
  Santo, y no lo apaga, ¿qué debe suceder en su vida?



APLICACIÓN FINAL DE HECHOS

       1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Hechos?

       2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

       3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

       4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

       5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?





APLICACIÓN PRÁCTICA
    Dios puede hacer cosas extraordinarias a través de personas ordinarias, cuando Él los llena de poder a través de Su Espíritu. Esencialmente, Dios tomó a un grupo de pescadores y los utilizó para poner al mundo de cabeza (Hechos 17:6). Dios tomó a un asesino aborrecedor de cristianos y lo cambió en el evangelista cristiano más grande, el autor de casi la mitad de los libros del Nuevo Testamento. Dios utilizó la persecución para producir la difusión más acelerada de una “nueva fe” en la historia del mundo. Dios puede y hace lo mismo a través de nosotros –cambiando nuestros corazones, llenándonos de poder por el Espíritu Santo, y dándonos una pasión por difundir las buenas nuevas de salvación a través de Jesucristo. Si tratamos de hacer estas cosas en nuestras propias fuerzas, fracasaremos. Al igual que los discípulos en Hechos 1:8, debemos esperar ser llenos del poder del Espíritu, y entonces ir en Su poder, a cumplir con la Gran Comisión (Mateo 28:19-20).



Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
Inicio de la Iglesia     Hechos es la historia de cómo se fundó, organizó y resolvió los problemas el cristianismo. La comunidad de creyentes empezó por la fe en el Cristo resucitado y en el poder del Espíritu Santo que los habilitó para testificar, amar y servir.      Nuevas iglesias se fundan continuamente. Por la fe en Jesús y en el poder del Espíritu Santo, la iglesia puede ser un eficaz agente de cambio. A medida que enfrentamos nuevos problemas, en Hechos encontramos los remedios importantes para resolverlos. 
 Espíritu Santo     La iglesia no empezó ni creció por su poder o entusiasmo. Espíritu Santo dotó a los discípulos de poder. Fue el Consolador y guía que Jesús envió al ascender al cielo.      La obra del Espíritu Santo demostró que el cristianismo era sobrenatural. De esta manera la iglesia llegó a estar más consciente del Espíritu Santo que de los problemas. Por la fe, cualquier creyente puede pedir el poder del Espíritu Santo para efectuar la obra de Cristo. 
Iglesia creciente     El libro de Hechos presenta la historia de una dinámica y creciente comunidad de creyentes desde Jerusalén hasta Siria, África, Asia y Europa. En el primer siglo se esparció desde los judíos creyentes hasta los que no lo eran en treinta y nueve ciudades y treinta países o provincias.     Cuando el Espíritu Santo obra, hay movimiento, emoción y crecimiento. Nos da la motivación, energía y habilidad para llegar con el evangelio a todo el mundo. ¿Dónde encaja usted en el plan de Dios para la expansión del cristianismo? ¿Qué lugar ocupa en este movimiento? 
 Testimonio     Pedro, Juan, Felipe, Pablo, Bernabé y miles más manifestaron su nueva fe en Cristo. Mediante su testimonio personal, predicación o defensa ante las autoridades, testificaron con valentía y arrojo a grupos de todos los tamaños.    Somos el pueblo de Dios, escogidos para ser parte de su plan para alcanzar al mundo. En amor y por fe, podemos contar con la ayuda del Espíritu Santo cuando predicamos o testificamos. La testificación también nos beneficia porque fortalece nuestra fe cuando confrontamos a quienes la desafían.   
Oposición      A través de encarcelamientos, palizas, conjuras y tumultos, judíos y gentiles persiguieron a los cristianos. Pero la oposición vino a ser un catalizador para la propagación del cristianismo. Esto mostró que el cristianismo no era obra del hombre, sino de Dios.     Dios puede obrar en medio de cualquier oposición. Cuando enfrentamos un trato duro de incrédulos hostiles, nos damos cuenta que viene como resultado de ser testigos fieles que buscan la oportunidad de presentar las buenas nuevas de Cristo. Atrape las oportunidades que la oposición brinda.