Aplicación de 1 Juan


    1. Según los criterios establecidos en esta carta, ¿cómo puede saber usted si tiene o no la vida eterna?

    2. ¿Qué ha aprendido de esta carta en cuanto al pecado? ¿Practica usted la justicia o el pecado?

    3. ¿Ama lo que hay en el mundo? ¿Se halla atrapado en la vanagloria de la vida y en los deseos de los
ojos?

    4. Según 1 Juan 3, ¿qué debe hacer cuando su corazón lo reprende o condena?

    5. Lo que cree usted acerca de Jesucristo, ¿corresponde con lo que 1 Juan enseña acerca de Él?



APLICACIÓN FINAL DE 1 JUAN

       1. ¿Cuáles son las verdades básicas de 1 Juan?

       2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

       3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

       4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

       5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar                           en mi vida?          

         





APLICACIÓN PRÁCTICA
    El libro de 1 Juan es un libro de amor y gozo. Explica el compañerismo que tenemos unos con otros y con Jesucristo. Hace la diferencia entre la felicidad, la cual es temporal y efímera, y el gozo verdadero, respecto al cual 1 Juan nos dice cómo alcanzarlo. Si tomamos las palabras escritas por Juan y las aplicamos a nuestras vidas diarias, el amor verdadero, el compromiso, el compañerismo y el gozo que anhelamos, será nuestro.

El apóstol Juan conocía bien a Cristo. Él nos dice que todos podemos tener también esa estrecha relación con Jesucristo. Tenemos el testimonio de hombres que tuvieron un contacto directo y personal con Él. Los escritores de los Evangelios presentan su testimonio sólidamente estructurado sobre una realidad histórica. Ahora, ¿cómo se aplica eso a nuestras vidas? Se nos explica que Jesús vino aquí como el Hijo de Dios, para crear una unión con nosotros basada en Su gracia, misericordia, amor y aceptación. Son tantas las veces que la gente piensa que Jesús está lejos, en algún lugar lejano y que Él realmente no se preocupa por nuestras luchas diarias, problemas y preocupaciones. 

Pero Juan nos está diciendo que Jesús está justo aquí con nosotros, tanto en los asuntos simples y mundanos de nuestras vidas, como en los complejos sufrimientos del alma. Juan da testimonio como testigo basado en sus experiencias personales, que Dios se hizo carne y habitó entre los hombres. Eso significa que Cristo vino a vivir con nosotros y Él aún vive con nosotros. Así como caminó por el mundo al lado de Juan, así también camina a través de cada día con nosotros. Necesitamos aplicar esta verdad en nuestras vidas y vivir como si Jesús estuviera parado justo a nuestro lado cada segundo del día. Si ponemos esta verdad en práctica, Cristo añadirá santidad a nuestras vidas, haciéndonos más y más semejantes a Él.



Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
Pecado     Hasta los cristianos pecan. El pecado requiere el perdón de Dios y la muerte de Cristo nos proporciona ese perdón. Determinar vivir de acuerdo con las normas de Dios en la Biblia muestra que se está transformando nuestra vida.      No podemos negar nuestra naturaleza pecaminosa, sostener que estamos «encima» del pecado ni minimizar las consecuencias del pecado en nuestra relación con Dios. Debemos resistir la atracción del pecado; no obstante, debemos confesar cuando pecamos.
  Amor     Cristo nos manda amar a otros como Él lo hizo. Ese amor es prueba de que de veras somos salvos. Dios es el Creador del amor y le interesa que sus hijos se amen.      Amar significa poner a los demás en primer lugar, es decir, no ser egoístas. El amor es acción, es muestra de que los demás nos interesan; no es simplemente decirlo. Para mostrar nuestro amor debemos dar como sacrificio nuestro tiempo y dinero a fin de suplir las necesidades de los demás.
 Familia de Dios     Venimos a ser hijos de Dios por creer en Cristo. La vida de Dios en nosotros nos capacita para amar a los miembros de nuestra familia.      La forma en que tratamos a los demás muestra quién es nuestro Padre. Viva como un fiel y amoroso miembro de la familia.
  Verdad y error     La enseñanza de que el cuerpo no importa, impartida por los falsos maestros, estimuló a los creyentes a poner a un lado las restricciones morales. También les enseñaron que Cristo no era en realidad un hombre y que debemos ser salvos por tener algunos conocimientos místicos especiales. El resultado fue que la gente llegó a ser indiferente al pecado.      Dios es verdad y luz; por lo tanto, cuanto más lleguemos a conocerlo, tanto más fácil nos resultará el enfocar la verdad. No permita ser desviado por cualquier enseñanza que niega la deidad o humanidad de Cristo. Considere el mensaje; pruebe las afirmaciones.
  Seguridad    Dios está en control de los cielos y la tierra. Al ser verdad su Palabra, podemos tener la seguridad de vida eterna y victoria sobre el pecado. Por la fe podemos tener la certeza de nuestro destino eterno con Él.      La seguridad de nuestra relación con Dios es una promesa, pero también es una forma de vida. Establecemos nuestra confianza al obedecer la Palabra de Dios y depender de la provisión de Cristo para nuestro pecado.