Aplicación de Números


    1. Repase todo lo que ha aprendido de la vida de Moisés, y ore luego por ver cómo puede aplicar esa enseñanza a su                propia vida.


    2. Recuerde que Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. Su carácter no cambió entre el Antiguo Testamento y el Nuevo.                Reflexiones en lo que ha aprendido acerca de Dios en el libro de Números. ¿Está viviendo de acuerdo a eso?


    3. ¿Siente usted envidia de que los hijos de Israel hayan sido guiados por una nube? ¿Está consciente de que el Espíritu            Santo mora en usted con el propósito de guiarlo? ¿Ha buscado el Espíritu de Dios, y le ha pedido que lo lleve de la mano         y lo guié tal y como guío a los israelitas? ¿Qué puede aprender de los israelitas, a fin de no cometer los mismos errores?



APLICACIÓN FINAL DE NÚMEROS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Números?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?




APLICACIÓN PRÁCTICA
    Del Libro de Números se desprende un gran tema teológico desarrollado en el Nuevo Testamento; y es que el pecado y la incredulidad, especialmente la rebelión, acarrea el juicio de Dios. I Corintios capítulo 10 específicamente lo dice – y Hebreos 3:7 a 4:13 lo implica fuertemente – estos eventos fueron escritos como ejemplo para que los creyentes observen y los eviten. No debemos “poner nuestro corazón en cosas malas” (v.6), o ser sexualmente inmorales (v.8), o poner a Dios a prueba (v.9) o quejarnos y murmurar (v.10).

Así como los israelitas vagaron en el desierto por 40 años a causa de su rebelión, así también algunas veces Dios permite que vaguemos lejos de Él y suframos la soledad y falta de bendiciones cuando nos rebelamos contra Él. Pero Dios es fiel y justo, y así como Él restauró a los israelitas a su legítimo lugar en Su corazón; Él siempre restaurará a los cristianos al lugar de bendición e íntima comunión con Él si nos arrepentimos y regresamos a Él (1 Juan 1:9).



Temas de Aplicación



 TemaExplicación Importancia 
 



Censo 
 Moisés contó a los israelitas dos veces. El primer censo organizó al pueblo en unidades de movilización para poder defenderse mejor. El segundo los preparó para conquistar la región este del río Jordán.   La gente tiene que estar organizada, preparada y guiada para que pueda ser efectiva en grandes movimientos. Es muy sabio calcular los riesgos antes de emprender algún proyecto. Cuando estamos conscientes de los obstáculos que hay ante nosotros, podemos evitar con mayor facilidad los obstáculos que yacen más adelante. En la obra de Dios, debemos quitar cualquier barrera que pueda obstruir nuestra relación con los demás para que así nuestra efectividad no se vea disminuida. 
 



Rebelión 
 En Cades, doce espías fueron enviados a la tierra de Canaán para ver cómo eran las fortificaciones de los enemigos. Cuando los espías regresaron, diez de ellos dijeron que debían rendirse y regresar a Egipto. Como resultado de ese informe, el pueblo se negó a entrar en la tierra. Al enfrentar esa decisión, Israel se rebeló contra Dios. La rebelión no comenzó con una sublevación, sino con murmuración contra Moisés y Dios.  La rebelión contra Dios es siempre un asunto muy serio. No es algo que se pueda tomar a la ligera, ya que el castigo de Dios para el pecado por lo general es muy severo. Nuestra rebelión no siempre comienza con una guerra extrema, sino en formas sutiles: con murmuraciones y críticas. Asegúrese de que sus comentarios negativos no sean el resultado de un espíritu rebelde.    
 


Peregrinaje 
 Por rebelarse, los israelitas peregrinaron cuarenta años en el desierto. Esto no enseña cuan severamente puede Dios castigar el pecado. Cuarenta años bastó para que todos aquellos que conservaban las costumbres y valores de los egipcios muriera. Dio tiempo a entrenar a una nueva generación en los caminos de Dios.    Dios juzga el pecado con severidad porque Él es santo. El peregrinaje en el desierto demuestra cuán seriamente Dios considera la flagrante desobediencia a sus mandaos. Limpiar nuestras vidas de pecado es vital para los propósitos de Dios.   
 

Canaán 
  Canaán es la tierra prometida. Era la tierra que Dios había prometido a Abraham, Isaac y Jacob: la tierra del pacto. Canaán habría de ser la morada del pueblo de Dios, apartados para adorar en espíritu y verdad. Aun cuando el castigo de Dios hacia el pecado es por lo general severo, Él ofrece reconciliación y esperanza, su amor es verdaderamente sorprendente. Así como el amor y la ley de Dios guiaron a Israel a la tierra prometida, Dios desea dar propósito y destino a nuestras vidas.