Aplicación de Nehemías



    1. Lea  una vez más el capítulo 9 de Nehemías, reflexionando en cuanto al carácter de Dios y al modo en que se relaciona            con Israel. ¿Que puede aprender acerca de Dios y de la conducta de Israel, que sea aplicable a su propia vida?


    2. ¿Se ha imaginado que pasaría si la congregación de una iglesia se reuniera y públicamente confesara sus propios                    pecados, y luego los pecados de toda su nación?


    3. ¿Que aprendió de la vida de Nehemías? ¿Cómo piensa usted aplicarlo a su propia vida, de manera práctica?




APLICACIÓN FINAL DE NEHEMÍAS.

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Nehemías?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?




APLICACIÓN PRÁCTICA
    Nehemías condujo a los israelitas al amor y respeto por el texto de la Escritura. Por su amor a Dios y su deseo de verlo honrado y glorificado, Nehemías guió a los israelitas hacia la fe y la obediencia que Dios había deseado de ellos por mucho tiempo. De la misma manera, los cristianos debemos amar y respetar profundamente las verdades de la Escritura, aprenderlas de memoria, meditar en ellas de día y de noche, y volvernos a ellas para el cumplimiento de cada necesidad espiritual. Segunda de Timoteo 3:16-17 nos dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Si esperamos experimentar el avivamiento espiritual de los israelitas (Nehemías 8:1-8), debemos comenzar con la Palabra de Dios.

    Cada uno de nosotros debe tener una compasión genuina por otros que sufren heridas físicas o espirituales. Sin embargo, sentir compasión y no hacer nada para ayudar, no es bíblico. A veces tendremos que renunciar a nuestra comodidad a fin de ministrar apropiadamente a otros. Debemos creer totalmente en una causa antes de darle nuestro tiempo y dinero con un corazón dispuesto. Cuando permitimos que Dios ministre a través de nosotros, aún los incrédulos sabrán que es obra de Dios.


Temas de Aplicación

 Tema ExplicaciónImportancia 
  Visión     A pesar de que los judíos terminaron el templo en 516 a.C., los muros de la ciudad permanecieron en ruinas durante los siguientes setenta años. Estos muros representaban poder, protección y belleza para la ciudad de Jerusalén. Además se requerían con desesperación para proteger al templo de cualquier ataque y para asegurar la continuidad de la adoración. Dios puso el deseo de reconstruir los muros en el corazón de Nehemías dándole una visión para el proyecto.     ¿Acaso tiene Dios una visión para nosotros? ¿Hay «muros» que necesitan ser reconstruidos hoy? dios todavía quiere que su pueblo esté unido y capacitado para su obra. Cuando reconocemos que hay profundas necesidades en nuestro mundo, Dios puede darnos la visión y el deseo de «construir». Con esa visión podemos movilizar a la gente a orar y a desarrollar juntos un plan de acción. 
 Oración     Nehemías y Esdras respondieron a los problemas en oración. Cuando Nehemías comenzó su obra, reconoció el problema, inmediatamente oró y luego actuó en consecuencia.      La oración sigue siendo la fuerza poderosa de Dios para resolver los problemas actuales. La oración y la acción van tomadas de la mano. Por medio de la oración, Dios guía nuestros preparativos, nuestro trabajo de equipo y nuestros esfuerzos diligentes para llevar a cabo su voluntad.
 Liderazgo     Nehemías demostró una capacidad de liderazgo excelente. Estaba espiritualmente listo para escuchar el llamado de Dios. Cuidadosamente planeó, creó un equipo de trabajo, resolvió los problemas y alentó al pueblo para que el trabajo se llevará a cabo. Aun cuando tenía una fe tremenda, nunca evadió el trabajo extra necesario para ser un buen líder.      Ser un líder para Dios no es sólo ganar reconocimiento, tener una posición o ser el jefe. Requiere planeamiento, trabajo duro, valor y perseverancia. Las expectativas positivas nunca son sustitutos para no hacer el trabajo difícil. Y para poder guiar a otros, usted necesita escuchar la dirección de Dios en su propia vida.
 Problemas     Después de comenzado el trabajo, Nehemías se enfrentó al desdén, la calumnia y las amenazas de sus enemigos, así como al temor, al conflicto y al desaliento de sus propios trabajadores. Si bien estos problemas eran difíciles, no impidieron que Nehemías terminara la obra.       Cuando surgen las dificultades, Tenemos tendencia al conflicto y al desaliento. Debemos reconocer que no existen los triunfos sin problemas. Cuando surjan los problemas, los debemos enfrentar cara a cara y seguir hacia adelante con la obra de Dios. 
 Arrepentimiento / avivamiento     Aun cuando Dios los había capacitado para que construyeran el muro, la obra no estuvo completa hasta que el pueblo reconstruyó su vida espiritual. Esdras instruyó al pueblo en la Palabra de Dios. Cuando escucharon, reconocieron el pecado que había en su vida, lo confesaron y tomaron medidas para retirarlo.      No basta reconocer y confesar el pecado. El avivamiento debe originar una reforma o de lo contrario no es más que una mera expresión de entusiasmo. Dios no quiere medidas a la ligera. No sólo debemos despojamos del pecado de nuestra vida, sino pedir a Dios que sea el centro de todo lo que hagamos.