Aplicación de Oseas 





En 2 Corintios 11:2, Pablo escribe: “Os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.”


    1. ¿Hay alguna semejanza entre la relación de usted tiene con Jesucristo y la relación de Israel con Dios? ¿Qué hace usted         para agradar a su Esposo celestial? ¿Está quebrantando el corazón de Dios en alguna manera?


    2. ¿Que debe de hacer usted al respecto?


    3. ¿Cómo cree usted que respondería Dios? ¿Porque lo cree así?





APLICACIÓN FINAL DE OSEAS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Oseas?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?






APLICACIÓN PRÁCTICA
    El Libro de Oseas nos asegura el amor incondicional de Dios por Su pueblo. Pero también es un cuadro de cómo Dios es deshonrado y provocado a ira por las acciones de Sus hijos. ¿Cómo puede un hijo, a quien se le ha dado abundancia de amor, misericordia y gracia, tratar a un Padre con tanta falta de respeto? Aún así, nosotros hemos hecho exactamente lo mismo por siglos. Mientras consideramos cómo los israelitas le dieron la espalda a Dios, necesitamos observar no más allá del espejo frente a nosotros, para ver el reflejo de esos mismos israelitas.

Solo recordando cuánto ha hecho Dios por cada uno de nosotros, podremos ser capaces de evitar rechazar a Aquel que puede darnos vida eterna en la Gloria en lugar del Infierno que merecemos. Es esencial que aprendamos a respetar a nuestro Creador. Oseas nos ha mostrado que cuando cometemos pecado, si tenemos un corazón quebrantado y una promesa de arrepentimiento, entonces Dios nos mostrará nuevamente Su amor eterno (1 Juan 1:9).


Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
  El pecado de la nación     Al igual que la esposa de Oseas, Gomer, le fue infiel, la nación de Israel le fue a infiel a Dios. La idolatría de Israel era como el adulterio. Buscaba relaciones "ilícitas" con Asiria y Egipto para que le dieran poder militar y mezclaba la adoración a Baal con la adoración a Dios.      Al igual que Gomer, podemos ir en pos de otros amores: amor al poder, al placer, al dinero o al reconocimiento. Las tentaciones de este mundo pueden ser muy seductoras. ¿Somo completamente fieles a Dios o tenemos otros amores que han tomado su lugar?
  Castigo de Dios     Oseas advirtió solemnemente a Judá que no siguiera el ejemplo de Israel. Debido a que Judá rompió el pacto, se apartó de Dios y se olvidó de su Creador, experimentó una invasión devastadora y cautiverio. El pecado tiene terribles consecuencias.      El desastre es seguro cuando hay ingratitud y rebelión contra Dios. El Señor es nuestro único refugio verdadero. Si endurecemos nuestros corazones en su contra, no hallaremos seguridad en ninguna otra parte. No podemos escapar del castigo de Dios.
Amor de Dios      De la misma manera que Oseas fue detrás de su esposa infiel para hacerla volver, así el Señor nos busca en su amor. Su amor es tierno, leal, inalterable y eterno. Dios nos sigue amando de todo modos.      ¿Se ha olvidado de Dios y le ha sido desleal? No permita que la prosperidad disminuya su amor por Él ni permita que el éxito lo ciegue para no ver que usted necesita su amor.
 Restauración     Si bien Dios disciplina a su pueblo por su pecado, alienta y restaura a aquellos que se han arrepentido. El verdadero arrepentimiento abre paso a un nuevo comienzo. Dios perdona y restaura.      Todavía hay esperanza para los que regresan a Dios. Ni la lealtad, ni los logros ni el honor se pueden comparar con amarlo a Él. Vuélvase al Señor mientras la oferta sigue en pie. No importa lo lejos que se haya apartado, Dios anhela que usted regrese a Él.