Aplicación de Proverbios 




    1. ¿Lleva usted una vida en el temor del Señor? Temer a Dios significa mostrar un profundo respeto hacia Él y tener confianza reverente en su Palabra y en su carácter, así como llevar una vida íntegra. 


    2. ¿Resuelve usted los problemas cotidianos según su propio entendimiento, o le pide a Dios que le dé sabiduría?


    3. A la vez de las nuevas perspectivas  y de la sabiduría  recibidas de estos proverbios, ¿qué decisiones piensa usted que debe tomar?


    4. En vista de que los capítulos de este libro son 31, hay quienes leen un capítulo diario, mes tras mes. No está mal hacerlo así, siempre y cuando no se pasen por alto otras porciones de la Palabra de Dios, sin dejar de dedicar tiempo suficiente a meditar en estos  proverbios.

        a. Después del capítulo 9, muchos de los proverbios están compuestos de sólo dos a cuatro versos poéticos. Tal vez usted quiera limitarse a reflexionar en uno o dos proverbios al día, evaluando a la luz de ellos su vida y sus relaciones humanas.

        b. También pudiera seleccionar algún tema que haya marcado en todo el libro, y hacer luego una lista de todo lo que aprendió en conjunto, a fin de meditar en torno a ese tema. Por ejemplo, pudiera meditar en lo que aprendió acerca de la lengua, o de la diligencia frente a la pereza.



APLICACIÓN FINAL DE PROVERBIOS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Proverbios?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi   
          vida?




APLICACIÓN PRÁCTICA
    Dentro de sus treinta y un capítulos de este libro, se encuentra en su contenido un innegable sentido práctico, para las respuestas racionales y sensibles a toda clase de dificultades complejas. Ciertamente, Proverbios es el gran libro de “cómo hacerlo” que jamás se ha escrito, y aquellos que tienen el buen sentido de adoptar para sí las lecciones de Salomón, descubrirán rápidamente, que la piedad, la prosperidad y la alegría son suyas con pedirlo.

La promesa recurrente en el Libro de Proverbios, es que aquellos que eligen la sabiduría y siguen a Dios, serán bendecidos de numerosas maneras: con larga vida (9:11); prosperidad (2:20-22); gozo (3:13-18); y la bondad de Dios (12:21). Por otra parte, aquellos que lo rechazan, sufrirán vergüenza y muerte (3:35; 10:21). Rechazar a Dios es elegir la necedad sobre la sabiduría, y es separarnos nosotros mismos de Dios, de Su Palabra, de Su sabiduría y de Sus bendiciones.




Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
 Sabiduría     Dios quiere que su pueblo sea sabio. Dos clases de personas describen dos caminos contrastantes de vida. El necio es terco y malvado que odia o pasa por alto a Dios. El sabio procura conocer y amar a Dios.      Cuando elegimos el camino de Dios, nos garantiza sabiduría. Su Palabra, la Biblia, nos lleva a vivir con rectitud, a tener relaciones adecuadas y a tomar buenas decisiones.
Relaciones      Proverbios nos da consejos para desarrollar nuestras relaciones personales con amigos, familiares y compañeros de trabajo. En cada relación, debemos mostrar amor, dedicación y altas normas morales.      Para relacionarnos con la gente necesitamos firmeza, tacto y disciplina para utilizar la sabiduría que Dios nos da. Si no tratamos a los demás de acuerdo con la sabiduría de Dios, nuestras relaciones sufrirán.
  Conversación     Lo que decimos muestra nuestra actitud real hacia los demás. La forma de hablar revela cómo somos en verdad. Nuestra conversación es una prueba de lo sabios que nos hemos vuelto.          Para ser sabios en nuestra conversación necesitamos hacer uso del dominio propio. Nuestras palabras deben ser sinceras y muy bien escogidas.
  Trabajo      Dios controla el resultado final de todo lo que hacemos. Tenemos la responsabilidad de llevar a cabo nuestro trabajo con diligencia y corrección, no con indolencia.       Puesto que Dios evalúa la forma en que vivimos, debemos trabajar con un propósito determinado. Nunca debemos descuidarnos ni buscar nuestra satisfacción al utilizar las habilidades.
Éxito      Aun cuando la gente trabaja arduamente en busca del dinero o de la fama, el punto de vista de Dios es que tengamos una buena reputación, un carácter moral y la devoción espiritual para obedecerlo.    El éxito de una relación con Dios es para toda la eternidad. Todo lo demás es perecedero. Nuestros recursos, tiempo y talentos provienen de Dios. Debemos luchar para saber utilizarlos con sabiduría.