Aplicación de Sofonías



    1. El día de Jehová también se menciona en el Nuevo Testamento, por ejemplo, en 1 Tesalonicenses 5:1-11. Si el día de Jehová está aún por venir, ¿qué preparativos debiera estar haciendo usted para la llegada?


    2. ¿Qué ha aprendido en cuanto a la nación de Israel y su futuro? ¿Está recurriendo usted a estas verdades al tratar con los judíos – que son el pueblo de Dios – el tema de las buenas nuevas de Jesucristo?


    3. Reflexione un poco en cuanto a lo que haya aprendido en Sofonías acerca de Dios, y en cómo ese conocimiento debiera afectar su manera de vivir.



APLICACIÓN FINAL DE SOFONÍAS

    1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Sofonías?

    2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

    3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

    4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

    5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería 




APLICACIÓN PRÁCTICA
    Con unos pocos ajustes en cuanto a nombres y situaciones, este profeta del siglo VII a.C., podría pararse en nuestros púlpitos de hoy y predicarnos el mismo mensaje de juicio sobre la maldad, y esperanza para quien es fiel. Sofonías nos recuerda que Dios está ofendido por los pecados morales y religiosos de Su pueblo. 

    El pueblo de Dios no escapará del castigo cuando peque deliberadamente. El juicio puede ser doloroso, pero su propósito puede ser redentor más que punitivo. El inevitable castigo de la maldad, nos ofrece un consuelo, en un tiempo cuando parece que el mal está imparable y victorioso. Tenemos la libertad de desobedecer a Dios, pero no la libertad para escapar de las consecuencias de esa desobediencia. Aquellos que son fieles a Dios pueden ser relativamente pocos, pero Él no los olvida.


Temas de Aplicación

 TemaExplicación Importancia 
  Día de juicio    Judá abandonó a Dios y por ello sobrevino la destrucción. El pueblo adoró a Baal, a Moloc y a la naturaleza. Incluso los sacerdotes mezclaron prácticas paganas con la fe en Dios. El castigo de Dios por el pecado venía en camino.         Para escapar del juicio de Dios debemos escucharlo, aceptar su corrección, confiar en Él y buscar su dirección. Si lo aceptamos como nuestro Señor, escaparemos de su condenación.
Indiferencia ante Dios      A pesar de que hubo intentos ocasionales de una renovación, Judá no se arrepintió de sus pecados. El pueblo era próspero y no se preocupaba de Dios. Las demandas de Dios para una vida recta parecían irrelevantes para Judá, cuya seguridad y riqueza la hicieron complaciente consigo misma.      No permita que la comodidad material sea una barrera para su compromiso con Dios. La prosperidad puede producir una actitud de soberbia y autosuficiencia. El único antídoto es admitir que el dinero no nos salvará y que tampoco nos salvaremos a nosotros mismos. Solo Dios puede salvarnos y curar nuestra indiferencia hacia los asuntos espirituales. 
 Día de victoria    El día del juicio también será un día de victoria. Dios juzgará a todos los que maltratan a su pueblo. Él purificará su pueblo, quitando todo pecado y maldad. Dios restaurará a su pueblo y le dará esperanza.        Cuando la gente es purificada de su pecado, hay gran consuelo y esperanza. No importa cuán difícil sea ahora nuestra experiencia, podemos esperar con ansias el día de celebración cuando Dios nos restaure por completo. Realmente será nuestro día de victoria.