Arqueología 1 Timoteo



AUDITORIO

Pablo escribió a Timoteo, a quien había enviado a la iglesia en Éfeso a combatir la falsa enseñanza que había surgido allí. Timoteo ocupaba un lugar especial en el corazón de Pablo como su colaborador, emisario, compañero de viaje y “verdadero hijo en la fe” (1:2).




HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

Primera de Timoteo es esencialmente una carta de motivación para el asistente de Pablo, Timoteo. Sin embargo, esto no quiere decir que sea completamente personal. Pablo parece haber aprovechado la ocasión para elaborar una carta en la naturaleza del ministerio cristiano ante la oposición y la herejía. Pablo veía la oposición que su joven apadrinado está enfrentando desde una perspectiva profética, e indicó que el Espíritu había predicho dicha apostasía (4:1).

Pablo le dió instrucciones a Timoteo de refutar a los falsos maestros y de promover el buen orden y la santidad en la iglesia.




AL LEER

Note los tipos de problemas sobre los cuales Pablo alertó a Timoteo. ¿Hay correlación modernas? Identifique el consejo de Pablo para ocuparse de las responsabilidades del liderazgo y combatir la herejía.




¿SABÍA USTED QUE?

  • En la cultura griega la palabra “obispo” se aplicaba a un funcionario que presidia en organizaciones cívicas o religiosas (3:1-7).

  • En la antigua Roma, la esperanza de vida era mucho más baja de lo que es actualmente. Podemos presumir que habían más mujeres solteras que hombres disponibles en la congregación de los efesios y que algunas de estas mujeres habían quedado económicamente desamparadas (5:3-5).

  • Pablo le dio instrucciones a Timoteo sobre el cuidado de las viudas en la iglesia. Las únicas viudas incluidas eran aquellas que al menos tenían setenta años de edad, que habían estado casadas solo una vez que tenían reputación de hacer buenas obras (5:4).  




TEMAS

Primera de Timoteo incluye los siguientes temas:

  1. La sana doctrina. Los falsos maestros que mostraban una fascinación insana por los mitos y las genealogías (1:4; 4:7) y una preocupación por la ley (1:7) se habían infiltrado en la iglesia de Éfeso. Estos prohibían casarse y comer ciertos alimentos (4:3) y enseñaban que la resurrección final ya había ocurrido (1:20, véase 2 Ti 2:18). En contraste, Timoteo debía enseñar solo lo que era confiable, sano y bueno (1 Ti 1:9-11; 3:9; 4:6; 6:3-4).

  2. Vivir correctamente. Los falsos maestros procuraban incitar la controversia y la inclinación a la especulación (1:4, 6; 6:4, 20), al engaño (4:1-2) y la avaricia (6:5). Pablo le dió las siguientes instrucciones a Timoteo: “Que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza” (4:12).

  3. El evangelismo. El interés de Pablo por el evangelio exitoso de la iglesia se encontraba en el corazón de sus instrucciones. La conducta de los cristianos debe ser irreprochable, ya que su comportamiento tiene un efecto directo en el éxito de sus esfuerzos evangelísticos.

  4. Los líderes de la iglesia. Los líderes de la iglesia necesitan alcanzar estándares más altos de los que se esperan de personas que tienen puestos similarmente importantes en la sociedad contemporánea. Sin embargo, las advertencias contra las prácticas inmorales y el materialismo, aplican para todos los miembros (6:7-10, 17-19).        



1 Timoteo 1. "La Autoridad de las Epístolas Pastorales"


Primera y segunda de Timoteo y el libro de Tito, las epístolas pastorales, declaran a Pablo como su autor (1Ti 1:1; 2Ti 1:1; Tit 1:1). Estas cartas únicas incluyen material biográfico (2Ti 1:8, 15-18), así como peticiones personales (2Ti 4:9-13, 19-21; Tit 3:12) propias de Pablo. Sin embargo, muchos estudiosos mantienen que las epístolas pastorales son pseudoepigráficas es decir, escritas falsamente en nombre de Pablo. Varios argumentos que comúnmente se plantean en defensa a este punto de vista son:

  • En ocasiones es difícil relacionar las acontecimientos que describen las cartas pastorales (como la obra en Creta, mencionada en Tito) con la historia del trabajo misionero de Pablo como está documentado en Hechos.

  • Existen evidencias en estas cartas de una estructura de la iglesia que parece haber estado demasiado desarrollada como para que estas provinieran de la época de la vida de Pablo.

  • Las cartas pastorales contiene un vocabulario y un estilo que no parece encajar con lo que conocemos de Pablo.


No obstante, mucha evidencia apoya el punto  de vista tradicional de la auditoría paulina:  

  • Los escritos del siglo II apoyan la creencia de que Pablo fue liberado de su primer encarcelamiento en Roma (Hch 28), lo que permitió una actividad subsecuente en Creta y Éfeso antes de su arresto final y martirio. Si este fue verdaderamente el caso, no debe ser una sorpresa que las cartas pastorales hayan tenido poco paralelos en Hechos, debido a que habrían llegado de un periodo posterior a la vida de Pablo.

  • Aunque las epístolas pastorales demuestran un interés significativo en los requisitos para los líderes de las iglesias, esto no demanda una estructura de la iglesia altamente desarrollada que siguiera los lineamientos de la Iglesia Católica romana posterior. Pablo aludió a los “obispos y diáconos” en sus primeros escritos (Fil 1:1), lo que invalida la presunción de que las primeras iglesias carecían de una estructura. De hecho, la primera congregación, ubicada en Jerusalén, muy pronto sintió la  necesidad de una estructura más desarrollada y de varios tipos distintos de cargos dentro de la iglesia (apóstoles, diáconos, ancianos; Hch 6:1-6; 11:30). La variedad de “dones” que Pablo describió para las iglesias indica una variedad de cargos (1Co 12:28-29), y la presencia de falsos maestros en las posiciones de liderazgo en Éfeso y Creta garantizaba el enfoque de Pablo en el establecimiento de un liderazgo sano en la iglesia.

  • El vocabulario y el estilo de las epístolas pastorales están adecuadamente dentro del estilo de Pablo, y las variaciones pueden explicarse a la luz del contexto de estas cartas. Al escribir para encarar las falsas enseñanzas particulares (1Ti 1:4, 6-7; “Ti 2:18; Tit 1:10, 14; 3:9), Pablo se apropió con toda libertad del lenguaje de sus oponentes para sus propios propósitos. Aún más, escribió a sus colaboradores, Timoteo y Tito, dando por un hecho su familiaridad con su enseñanza, lo que le permitió prescindir de los fundamentos y enfocarse directamente en los asuntos prácticos urgentes.    

  • La iglesia primitiva, la cual rechazó las cartas tipo seudónimo, se negó a aceptar dentro del canon aquellas cartas que falsamente afirmaban ser paulinas, y aceptó por completo las pastorales.

(Biblia de Estudio Arqueológica. Vida. p 2012)