Arqueología 1 Tesalonicenses




AUTOR, LUGAR Y FECHA DE ESCRITURA

        Esta carta identifica a su autor como Pablo (y sus colaboradores Silas y Timoteo; 1:1). A pesar de que algunos pocos críticos ha negado que Pablo haya escrito esta carta, la gran mayoría de eruditos siguen convencidos de que es paulina.


    Dos factores sugieren una fecha aproximadamente 51-52 d.C. La carta concuerda con lo que sabemos de la obra misionera de Pablo en Hechos 17-18, y la inscripción de Galión es evidencia de que la visita de Timoteo a Corinto ocurrió durante ese periodo de tiempo.



AUDITORIO

Pablo escribió a los nuevos creyentes en Tesalónica, un importante puerto militar y comercial localizado cerca de la vía Egnatia (una importante vía romana que conectaba Asia Menor con el mar Adriático). Tesalónica tenía una población de unas 200.000 personas, lo que la convertía en la ciudad más grande de Macedonia.



HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

Después de haber fundado una iglesia en Tesalónica, Pablo fue expulsado abruptamente de la ciudad (Hch 17:1-10), y los nuevos cristianos quedaron con lo mínimo de enseñanza de la doctrina cristiana. Pablo envió a Timoteo a indagar a los cristianos en Tesalónica mientras él se encontraba en Atenas (1Ts 3:1-2). A su regreso, Timoteo se encontró con el apóstol en Corinto (Hch 18:1-5). Aunque Timoteo pudo informar que los tesalonicenses era inconmovibles en la fe, él retransmitió la necesidad de una enseñanza adicional en asuntos de ética cristiana y escatología (los asuntos relacionados con el fin de los tiempos). Pablo escribió esta carta para asegurarles a los cristianos de Tesalónica que su partida repentina no significaba una falta de amor por ellos (1Ts 2-3), para animarles a evitar la inmoralidad sexual (4:1-8) y para aclarar la confusión en algunas mentes con respecto a la resurrección y la segunda venida de Cristo (4:13-5:3).




AL LEER

Note las referencias repetidas a la fidelidad de Dios, y haga una lista de las verdades en esta carta con respecto a los tiempos finales y a la segunda venida de Cristo.

Esté a la mira de los consejos prácticos sobre cómo vivir la vida cristiana dentro de una cultura inmoral que es antagónica a los valores cristianos.   



¿SABÍA USTED QUE?

  • Los griegos despreciaban las labores manuales y las consideraban solo para los esclavos (2:9).

  • En la época de Pablo existían un amplio rango de valores y prácticas sexuales, tanto en la sociedad griega como en la romana; los estándares morales eran generalmente bajos, y la castidad se consideraba una restricción absurda (4:3).

  • Las inscripciones en tumbas y las referencias en la literatura demuestran que los paganos del siglo I consideraban la muerte con horror (4:13).



TEMAS

Primera de Tesalonicenses incluye los siguientes temas:

  1. La persecución: Pablo aplaudió a los Tesalonicenses por su progreso en la fe y los instó a permanecer en el camino (4:1; 5:11), y les aseguró que las pruebas que los creyentes enfrentan por causa de su fe no eran solo acontecimientos fortuitos. Por el contrario el sufrimiento por la fe debe esperarse (3:3).

  2. El regreso de Cristo. Pablo les aseguró a los Tesalonicenses que los creyentes que han muerto serán resucitados primero cuando Cristo regrese. Con respecto a la hora y la fecha de este acontecimiento, Pablo lo comparó con la llegada inesperada de un ladrón en la noche (5:2) y con la llegada seguro, pero a menudo repentina, de un bebe (5:3).

  3. La vida cristiana. Mientras los creyentes esperan la llegada del Señor, deben llevar vida tranquilas, reverentes, santas y productivas (4:1-12), para motivarse y ayudarse unos a otros y para ser pacientes y bondadosos con todos (5:14). A pesar de que una vida moral no es una condición previa para que Dios nos acepte, un estilo de vida inmoral es irreconciliable con la fe cristiana.

 


SINOPSIS

    I. Saludos y acción de gracias (1)

A. Acción de gracias por la fe de los tesalonicenses (1:1-4)

B. Acción de gracias por su fidelidad y testimonio (1:5-10)

II. Pablo defiende sus acciones y su ausencia (2-3)

A. La integridad de su ministerio (2:1-16)

B. Las razones de su ausencia (2:17-3:10)

C. Oración (3:11-13)

III. Exhortaciones (4:1-5:22)

A. Vivir para agradar a Dios (4:1-12)

B. Tener esperanza en la promesa de la venida de Cristo (4:13-5:11)

C. Instrucciones finales (5:12-22)

IV. Oración de cierre, saludos y bendiciones (5:23-28)





SITIOS ARQUEOLÓGICOS


1 Tesalonicenses 1 Tesalónica

La ciudad de Tesalónica fue fundada en 315 a.C. en la cabeza del golfo Termaico en el mar Egeo. Tesalónica fue un puerto militar y comercial que se convirtió en la capital de la provincia de Macedonia en 146 a.C. Pablo escribió cartas a las iglesias para al menos dos ciudades mavedómicas, Tesalónica y  Filipos. Tesalónica se convirtió en una ciudad libre en 42 a.C como una recompensa por haber ayudado a Marco Antonio y a Octavio (posteriormente llamado Augusto) en un enfrentamiento militar con Bruto y Casio, los asesinos principales de Julio César, en la batalla de Filipos. Como un puerto ubicado en la vía Egnatia, una carretera que pasaba a través de las principales ciudades de Macedonia, Tesalónica se convirtió en el centro principal para el comercio y las artes. Tenía tanto una gran población romana como una población judía bastante numerosa.


La primera carta de Pablo a los creyentes tesalonicenses sugiere que los cristianos de ese lugar sufrieron la persecución de sus propios compatriotas (1Ts 2:14). Si esta persecución provino principalmente de los judíos o de los gentiles en la región es incierto. Los registros arqueológicos e históricos indican la presencia de templos para los dioses romanos y varios cultos orientales. Las inscripciones descubiertas en la ciudad también dan evidencia de establecimientos judíos allí durante el periodo romano.


Debido a que una ciudad activa y moderna (Thessaloniki) existe en el sitio, queda poco de la antigua ciudad (o está poco disponibles para excavación). El arca de Galerio conmemora una victoria romana sobre los persas, que data del siglo III tardío d.C., pero solo queda una sección de la original. Se ha desenterrado un foro romano, pero es posible que no haya sido usado antes del siglo II d.C.


No obstante, los arqueólogos están conscientes de que el arca del siglo I d.C., llamada el arco Vandar, una vez existió en Tesalónica. Esta fue destruida en 1867, pero una inscripción del arca se encuentra en exhibición en el Museo Británico. Esta menciona a oficiales llamados politarches, una palabra griega que Lucas usaba para designar a los funcionarios tesalonicenses (Hch 17:6). Debido a que ningún uso previo de este término se ha encontrado en la literatura griega, los estudiosos se han preguntado si el uso que Lucas le daba al término era un error. A la luz de esta controversia, el hallazgo de la inscripción demostró ser un paso significativo para ilustrar la precisión del relato de Lucas, con un número justo de ocurrencias de esta palabra, de otro modo elusiva, en inscripciones del área general que ha sido documentadas.      





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


1 Tesalonicenses 3. Viajes en el mundo greco-romano


Los viajeros en el mundo greco-romano escogían viajar a pie o por mar. Aunque las oportunidades de viajar aumentaron en gran medida bajo el Imperio Romano, los viajes continuaron siendo peligrosos y lentos. La inmensa expansión del imperio condujo a la necesidad de construir y mejorar una compleja red de caminos con el fin de conectar ciudades de este a oeste. Los caminos principales, como la vía Egnatia (la cual pasaba a través de Tesalónica), soportaban una gran cantidad de tráfico, y las ciudades junto a esas rutas se volvieron prósperas y cosmopolitas. Estas carreteras bien desarrolladas y mantenidas en buenas condiciones eran necesarias tanto para operaciones militares como para propósitos comerciales. Sorprendentemente, la calidad de su construcción era tan alta que muchas de ellas permanecen intactas hasta la fecha.


Viajar por mar ponía al viajero en riesgo de naufragio y de encontrarse con piratas, pero la presencia de flotas romanas en los mares disminuía el temor a la piratería. Con excepción de la peligrosa estación de invierno, que iba desde mediados de noviembre hasta principios de marzo, esos viajes eran significativamente menos costosos y más rápidos que viajar por tierra. Los eruditos solían pensar que los barcos en las épocas clásicas viajaban siguiendo la cercana línea de la costa y nunca se adentraban en aguas profundas, pero investigaciones recientes han demostrado que esto es falso.


La movilidad hecha posible por el Imperio Romano contribuyó grandemente a la expansión del cristianismo en el mundo greco-romano. Pablo y sus colaboradores viajaron mucho, tanto a pie como por mar, en sus esfuerzos por difundir el evangelio y mantener contacto con las iglesias que habían establecido (1Ts 3:2, 6). Al reflexionar sobre sus propios viajes, Pablo mencionó tres naufragios y otros peligros que había enfrentado (2Co 11:25-26),


Los eruditos estiman de los viajes registrados en Hechos que Pablo debe haber abarcado unos 16.000 km durante su ministerio misionero.       




(Biblia de Estudio Arqueológica. Vida. p. 1993)