Arqueología 2 Tesalonicenses



AUDITORIO

Pablo escribió a los nuevos creyentes en Tesalónica, un importante puerto militar y comercial ubicado a lo largo de la vía Egnatia.



HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

Segunda de Tesalonicenses fue claramente una respuesta a asuntos que se presentaban entre los tesalonicenses. Por un lado, estos creyentes estaban permaneciendo en la fe a pesar de la persecución (2Ts 1:4). Por otro lado, algunos se habían vuelto frenéticos por la venida del Señor (cap. 2), mientras que otros se habían aprovechado de la generosidad de sus hermanos creyentes (3:6-15). Pablo quería mantener correctamente las cosas.



AL LEER

Perciba las palabras de motivación de Pablo para aquellos que experimentaban  persecución, y su preocupación por los tesalonicenses como lo expresan sus oraciones. ¿Cuáles lecciones podemos aprender sobre la perseverancia en el sufrimiento? Haga una lista de las verdades que Pablo expuso con respecto al fin de los tiempos y la segunda venida de Cristo.



¿SABÍA USTED QUE?

  • “Poderosos ángeles” puede referirse a una clase de ángeles (como un grupo que se menciona es los sacrificios apocalípticos), a quienes se les ha otorgado un poder especial para hacer la voluntad de Dios (1:7).

  • Hasta que el Nuevo Testamento se escribió, la enseñanza cristiana esencial se transmitía en las tradiciones (2:15).

  • Pablo normalmente dictaba sus cartas, pero casi al final de algunas de ellas agregaba unas breves palabras de su propio puño y letra (3:17).  



TEMAS

Segunda de Tesalonicenses incluye los siguientes temas:

  1. El regreso de Cristo. Algunos de los tesalonicenses habían desarrollado una ansiedad insana por el regreso de Cristo y aquellos que afirmaban que este acontecimiento ya había ocurrido los habían engañado (2:2). Pablo declaró que la venida de Cristo estará precedida por la llegada de la figura del anticristo, quien desencadenará una temporada de una hostilidad hacia Dios sin precedente, incitara a una rebelión popular y engañará a muchos a través de señales y prodigios satánicos. Será un personaje que se proclamará dios y que se exaltará sobre otras deidades, buscará destruir la obra de Cristo y engañará a aquellos que están pereciendo (2:4-12).

  2. Vigilar hasta el regreso de Cristo. Pablo le recordó a esta iglesia que había sido escogida para salvación a través de la santificación de Dios y que debía permanecer firme hasta el fin (2:13-17). Debido a que Dios es quien inferirá venganza sobre aquellos que afligen a los fieles, los cristianos deben esperar paciente y fielmente el regreso de Cristo. Un trabajo diligente para Cristo es una expresión de estar alertas.




NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


2 Tesalonicenses 3. "Trabajo y prosperidad en el mundo antiguo"


En el mundo antiguo, habían tres clases de trabajadores: los hombres libres, los esclavos y un grupo intermedio, los siervos, a quienes se les obligaba a trabajar la tierra o a realizar otras tareas serviles en beneficio de algún estado o institución.


Los esclavos y los siervos naturalmente trabajaban bajo la dirección de sus amos, pero a los hombres libres se les obligaba a encontrar los medios para sobrevivir. La mayoría de los hombres aprendían  sus oficios de sus padres, así como también la mayoría de las mujeres adquirían las habilidades domésticas de sus madres.


La variedad de ocupaciones a las que un individuo podía dedicarse podían ser tanto trabajo profesional como no profesional. La parábola de Jesús del administrador astuto (Lc 16:1-9) ilustra dos extremos: los administradores (personas educadas que manejaban los asuntos financieros de otros) y aquello que cavaban zanjas y los que incluso mendigaban. Un extraordinario documento egipcio llamado Dua-Khety, o “La sátira de los oficios”, enumera una amplia variedad de posibles oficios: joyeros, carpinteros, barberos, herreros, alfareros, agricultores, zapateros y otros.


Este texto asegura que todos estos empleos eran ocupaciones miserables en comparación con el trabajo de escriba.     


El ascenso del Imperio Romano también promovió una clase de ciudadanos que en algún nivel vivían del subsidio público: Durante el periodo de la república romana, los políticos buscaban obtener los votos de las masas al darles periódicamente un suministro de granos, ya fuera gratis o a un precio muy reducido. C. Sempronio Gracco (d. 122 aC.) convirtió esto en una característica regular de la vida romana al establecer una ración mensual  de grano a un precio fijo. En 58 a.C. P. Clodio Pulcher hizo gratis esta ración. A inicios del imperio, Augusto reorganizó el sistema de subsidio público. al instituir la tradición de proporcionar “pan y circos” a las masas.   


Aparte del sistema de beneficios del estado para los romanos, a los cristianos se les alentaba para que hicieran donaciones a los pobres, especialmente a los hermanos cristianos en necesidad. De dicha generosidad se abusaba, lo cual ocurría regularmente. Ya en 2 Tesalonicenses 3 Pablo consideró necesario reprender a aquellos que se sentían contentos de vivir de la caridad de otros cristianos, y los confrontó con este proverbio: “El que no quiera trabajar que tampoco coma” (v. 10). En Timoteo 5:3-15 Pablo ofreció directrices para proporcionar ayuda a las viudas que verdaderamente estaban necesitadas, en contraste con quienes no deberían vivir de la beneficencia de las iglesias. Tomándolo de la tradición judía, en la cual todo hijo aprendía un oficio, Pablo trabajaba haciendo tiendas de campaña para subsistir (Hch 18:2-3), y esperaba que los demás cristianos también trabajarán para su sustento.



(Biblia de Estudio Arqueológica. Vida. p. 1998-2001)