Arqueología de 2 Reyes





AUTOR, LUGAR Y FECHA DE ESCRITURA

Se piensa que fue redactado por un judío exiliado desconocido, originalmente 1 y 2 Reyes fueron una sola obra literaria. Los traductores de la Septuaginta la dividieron en dos libros alrededor de 400 d.C. Para detalles adicionales, véase la introducción a 1 Reyes.





AUDITORIO

El libro combinado de Reyes fue escrito originalmente para los judíos que vivían exiliados, en Babilonia, para preservar una historia detallada de Israel y Judá desde los últimos días del rey David (aprox. 970 a.C.) hasta el exilio a Babilonia (aprox. 586 a.C.). Segunda de Reyes incluye la historia del reino dividido (1 :1-17:41). así como aquella de la supervivencia de Judá (18:1-25:30).


Además de aprender más sobre la historia de Israel, los lectores llegan a una mejor comprensión de Judá y de reyes devotos como Ezequías y Josías. Relatos acerca de los profetas Elías y Eliseo reforzaban la necesidad del pueblo de obedecer a Dios y de arrepentirse de sus pecados. A través de estas páginas, Dios demostró su pacto de fidelidad y poder milagroso, así como su justicia severa cuando su pueblo se negaba a arrepentirse.





HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

El libro de 2Reyes primero se enfoca en los ministerios proféticos de Elías y Eliseo. Tomando como base sus escritos previos, ahora conservados en 1 Reyes, el autor continuó con el registro de la historia del reino de Israel al norte y el reino de Judá al sur, pasando por las vidas de varios de sus reyes. Desafortunadamente, el pueblo de Dios aun se negaba a arrepentirse de su pecaminosidad, de ma-nera que Dios permitió que Asiria conquistara a Israel en 722 a.C. y que Babilonia derrocara a Judá en 586 a.C.





AL LEER

Como es lógico, los temas de 1 Reyes también están presentes en 2 Reyes, donde el autor continúa registrando la historia de Israel y Judá. Observe que Dios repetidamente mostró su poder e instó al arrepentimiento, permaneciendo fiel a su pueblo, el que en su mayor parte continuó en su fracaso de mantener sus promesas de pacto. Póngase usted mismo en el lugar de Elías (que pronto salió de la narración) y luego en el de Eliseo, mientras ellos demostraban la verdad de Dios y el espectacular poder para el pueblo. Experimente la nociva arrogancia de reyes quienes de forma desafiante retaron a Dios de palabra y obra. Medite en reyes tales como Ezequías y Josías, cuya optimista pasión por Dios iluminó; aunque de manera breve, previos pasajes espirituales oscuros. Imagine la desesperación de pueblo elegido de Dios cuando finalmente Dios permitió que ellos fueran capturados por sus enemigos y que enfrentaran el exilio. Finalmente, esté pendiente al indicio de esperanza al final del libro, cuando Joaquín es liberado.






¿SABÍA USTED QUE?

  • Los paganos antiguos pensaban que el mágico poder de las maldiciones podía ser anulado ya fuera obligando al que pronunciaba la maldición a retractarse o asesinándolo, de manera que la maldición acompañase a aquél individuo al mundo de las tinieblas (1 6-15).

  • La calvicie, poco común entre los antiguos judíos, era objeto de burla, mientras que una cabellera abundante parece que se consi-deraba como una señal de fortaleza y vigor (2:23).

  • Aún es común que los wadis (lechos secos de ríos) en el Araba se conviertan en arroyos luego de un aguacero, y dejen detrás charcos. La tormenta puede ocurrir tan lejos que ni siquiera se escucha el sonido del viento o lluvia, sin embargo el agua se acumula y baja a los valles, tomando con frecuencia a los viajeros por sorpresa (3:20).

  • Se asumía con frecuencia a lo largo del antiguo Cercano Oriente que una deidad podía ser adorada solo sobre el territorio de la na-ción con la que estaba vinculada (5:17).

  • El maquillaje de las mujeres era sofisticado: khol negro para el contorno de los ojos, sombra azul de lapislázuli para los ojos, cochi-nilla triturada utilizada como lápiz labial y henna escarlata para pintar sus uñas de manos y pies. También había polvo cosmético y una colección de perfumes y aceites (9:30).

  • Era común en el antiguo Cercano Oriente buscar presagios examinando las entrañas de los animales sacrificados (16:15).





TEMAS

Segunda de Reyes incluye los siguientes temas:

1. Juicio. El libro explica que la destrucción de Samaria y Jerusalén, el exilio del reino norte de Israel hacia Asiria (17:7-23: 18:9- 12) y del reino sur de Judá hacia Babilonia (21:1-16; 24:1-4,13-16) fueron todos el resultado del continuo quebrantamiento del pacto de parte del pueblo por causa de la idolatría. Según disminuía el clima espiritual, de la misma manera lo hacían las condiciones políticas y económicas. Dios fue paciente, pero finalmente sus antiguas maldiciones del pacto se cumplieron (Lv 26:27-43: Dt 28:64-68).

2. Profetas. Dios utilizó profetas para llamar a su pueblo y a sus líderes a regresar la relación de pacto con él mismo (2R 17:13), advirtiendoles del juicio venidero si fallaban en arrepentirse y obedecerle. Los dos más grandes profetas durante este periodo fueron Elías (1R 17-19; 2R 1-2) y Eliseo (1R 19; 2R 2-13), y ambos ministraron para reino norte de Israel.






SINOPSIS 
    I. Elías y Eliseo (1:1-8:15)
   II. Israel y Judá desde Jorán/Jeroán hasta el exilio de Israel (8:16-17:41)
  III. Judá desde Ezequías hasta el exilio babilónico (18-25)





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 3. “La piedra de Mesá (moabita)”


Mesá, rey de Moab," situada al oeste del Mar Muerto, se rebeló contra Israel (2R 3:4-5), sin embargo, Jorán rey de Israel se propuso reafirmar la autoridad israelita (vv. 6- 9). Tuvo éxito al derrotar al ejército moabita y destruir algunas ciudades, pero fue incapaz de capturar la capital de Moab, Quir Jaréset (vv. 21-27); su nombre actual es Kerak). Esto indica que, al parecer, Mesa conservó su independencia.


Un descubrimiento único hecho en Diban, Jordania en 1868, describe la sublevación de Mesa desde la perspectiva moabita. Este documento, que se le ha llamado de dos maneras: la inscripción Mesá y la piedra moabita, utiliza un lenguaje muy parecido al que vemos en el Antiguo Testamento. Yahveh,3 el Dios de Israel, aparece en la inscripción, como lo hace también Quemós, el dios nacional de Moab. Mesá describe cómo Omrí de Israel' oprimió a Moab y atribuyó su sufrimiento al disgusto de Quemós. Él alega haber sido inspirado por Quemós para levantarse y liberar a Moab, indica también que él masacró al pueblo entero de Nebo, al que procedió a poner bajo la «prohibición».


La afirmación del Antiguo Testamento de que Mesá criaba ovejas (v. 4) se corrobora por una declaración de Mesá en la que indica que él trajo rebaños a la casa de Baal Megón. La estela registra que la tribu de Gad estaba viviendo en Atarot, según se menciona en Números 32:34. Además, otros doce pueblos moabitas se mencionan en la inscripción. Estos mismos pueblos son descritos en la Biblia como lugares localizados en Moab. Varios de ellos son mencionados por el profeta Isaías (Is 15), Jeremías (Jer 48) y Ezequiel (Ez 25) como parte de sus predicciones de la caída de este antiguo reino. Algunos eruditos creen que la estela también tiene una referencia a la casa de David, sin embargo, esta interpretación no ha logrado obtener la aprobación universal.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 5. “Siria / Aram”


Israel y Aram (Siria) estaban emparentados étnicamente. Abraham era del linaje arameo, y había llegado del área de Jarán al sur de Turquía (Gn 24:4; véase «Mapa 1»). Jacob fue llamado arameo (Dt 26:5), como lo fue su tío Labán (Gn 25:20) y su abuelo Betuel (Gn 25:20; 28:5). Los arameos fueron un pueblo tribal semítico localizado en Mesopotamia y Siria. Su estilo de vida era de pastoreo seminómada, y que vivían en pequeñas aldeas. Cuando el imperio hitita se derrumbó al final del segundo milenio a.C.,2 las tribus arameas en Siria se convirtieron en poderosas ciudades-estado monárquicas que florecieron en los siglos XI-VIII a.C.


En Siria, los arameos construyeron ciudades grandes y bien fortificadas, que incluían impresionantes palacios. Cada ciudad tenía su propio panteón (listado oficial de dioses) y su propia deidad guardián. La más sobresaliente era Hadad, el dios de las tormentas y la fertilidad. Naamán habló sobre acompañar al rey arameo al «templo de Rimón» en Damasco' (2R 5:18). Se trataba probablemente del templo de Hadad Rimón (Zac 12:11), cuyo significado era «Hadad el atronador». Otras deidades adoradas por los arameos incluían a Sin, la diosa de la luna; EL el dios «creador»; Shamash, el dios del sol; y Reshef, el dios de la plaga. El Señor mucho tiempo atrás había sacado a Abraham del paga-nismo de la cultura aramea para establecer una nación devota (Gn 12:1; jos 24:2-3; cf. Gn 31:19, 30; 35:2-4).


Los israelitas hicieron contacto con los reinos arameos en Líbano y Siria, ubicados contiguo a ellos justo al norte. Ellos particularmente se involucraron en conflictos, especialmente con la ciudad-estado de Damasco, llamada Aram en la Biblia, sin embargo, de manera ocasional también entraron en acuerdos comerciales con aquellos (1R 20:34) y alianzas.


El legado arameo más perdurable fue su idioma, el arameo. Fue el idioma más importante que se habló en la parte norte de Mesopotamia y Siria durante la primera parte del primer milenio a.C., así como el idioma diplomático de este tiempo. Desde alrededor de tercer milenio a.C. hasta el final del estado judío, el arameo fue el idioma común de los judíos.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 6. “Dotán, Ben Adad y un problema cronológico”

La cronología de 2 Reyes 6 es difícil de reconstruir. Hubo al menos tres reyes arameos (sirios) en Damasco llamados Ben Adad. Una secuencia verosímil puede ser la siguiente:


  • Ben Adad l (hijo de Tabrimón; reinó de finales del siglo X hasta principios del siglo IX a.C.; 1R 15:18)

  • Ben Adad II (nunca se dio el nombre de su padre; reinó a mediados del siglo IX a.C.) Jazael (reinó a finales del siglo IX a.C., aprox. 842-800)2 Ben Adad III (hijo de Jazael; reinó en los inicios del siglo VIII a.C.)


Además, es difícil determinar las circuns-tancias históricas detrás de 2 Reyes 6-8. Los acontecimientos básicos son como sigue:


  • De acuerdo con 6:8-23, un rey de Damasco intentó sin éxito capturar a Eliseo en Dotán. Luego de este incidente, Israel fue por un tiempo dispensado por las depravaciones provocadas por grupos de arameos, pero no se da el nombre del rey de Damasco, ni del rey de Israel.

  • No obstante, 6:24-7:20 describe una invasión encabezada por «Ben Adad de Aram» que por poco puso a Samaria de rodillas (6:25). El texto identifica a Ben Adad como el líder de los arameos; por lo demás, solo sabemos que este hecho ocurrió durante el ministerio de Eliseo. Segunda de Reyes 8:7-15 narra la muerte de «Ben Adad» (probablemente Ben Adad II) y el ascenso de Jazael. Esto sugiere que Ben Adad II era el rey de los capítulos 6-7.


La arqueología de Dotán, donde vivió Eli-seo, puede tener relación con la invasión de Ben Adad. Dotán se menciona en la Biblia solamente en Génesis 37:17 y en 2 Reyes 6:13. Estaba estratégicamente situada en la ruta sur del valle de Dotán en el centro de Israel, con el valle de Jezrel al norte y Samaria al sur.


Evidencia de niveles de ocupación del periodo Calcolítico y de las tres edades de Bronce se halló en Dotán («Mapa 1»), sin embargo, muchos de los hallazgos pertenecen a la Edad de Hierro II, el periodo de los relatos de Eliseo. Vestigios de casas particulares, silos, hornos y vasijas de cerámica fueron desenterrados, junto con grandes edificios públicos.


En 1950, se llevó a cabo excavaciones en Dotán. Desafortunadamente, los reportes no son precisos, y esta falta de definición ha hecho difícil unir las piezas históricas del sitio. Hay evidencia de la destrucción de Dotán a finales del siglo IX a.C., posiblemente relacionada con la invasión de Ben Adad en el versículo 24. Podríamos especular que el Ben Adad de este versículo, destruyó a Dotán durante el curso de su invasión para asegurar líneas de abastecimiento a sus tropas alrededor de Samaria. Si este Ben Adad era de hecho Ben Adad II, él también puede haber sido el rey arameo anónimo quien intentó capturar a Eliseo en Dotán (vv, 8-23).


Esta premisa requeriría que ambos episodios hubiesen ocurrido a principios del ministerio de

Eliseo. Basándose en 1 Reyes 19:16 y 2 Reyes 3, Eliseo fue ungido alrededor de 855 a.C. (cerca del final del reino de Acab) y comenzó su ministerio alrededor de 851 a.C. (el comienzo del de Jorán). Segunda Reyes 6:31 sugiere que Eliseo era ya un profeta de renombre para el tiempo de la invasión del versículo 24, puesto que el rey de Israel estaba enojado porque Eliseo no había hecho algo más para impedir la incursión. Puede haber sido que los hechos de los versículos 8-23 ayudaron a establecer la reputación de Eliseo. Si fue así, estos acontecimientos tienen que haber ocurrido alrededor de 850 a.C., con los versículos 24 y siguientes llevándose a cabo alrededor de 845 a.C. Pode-nos especular que la destrucción de Dotán en el siglo IX se llevó a cabo cerca de 845 si esa destruc-ción está relacionada con este relato.


Otra posibilidad es que el Ben Adad del versículo 24 era Ben Adad III y que este relato fue relacionado fuera de secuencia con propósitos temáticos.


La evidencia sugiere que Dotán fue reconstruida y habitada de nuevo en el siglo VIII a.C., pero fue destruida una vez más por los asirios, ya fuera en la invasión de Tiglat Piléser III en 732 o en la destrucción final del reino del norte alrededor de 721 a.C. Entre la alfarería hallada en el siglo VIII en Dotán había tazones de origen asirio, lo que da fe de la presencia o influencia asiria en aquella época. Dotán estaba entonces abandonada, aunque un pequeño asentamiento se estableció allí durante el periodo helenístico.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 7. “La historia del reino del sur”


El reino sur de Judá se formó cuando las diez tribus del norte se separaron de la monarquía unida aproximadamente en 930 a.C. (1 R 12:1-24). El reino restante, que consistía de las tribus de Judá y Benjamín, mantuvo a Jerusalén, la capital de la monarquía unida, como su capital.


Veinte reyes gobernaron el reino sur durante un lapso de 345 años. Todos eran del linaje de David, con una excepción, Atalía, hija de Acab, rey del reino del norte (2R 8:18). Ella se casó dentro de la familia real de Judá y llegó a ser reina durante seis años, de 841-865 a.C. (cap 11). De esos veinte reyes, siete son avalados en registros extra bíblicos.' Además, sellos o impresiones de sellos se han descubierto de quince oficiales de Judá y sacerdotes nombrados en la Biblia.


En el año quinto de Roboán, el primer rey de reino del sur luego de la separación territorial, el faraón Sisac de Egipto hizo campaña contra Judá, saqueando el templo y el palacio real (2Cr 12:1-9). Inscrita en una pared del templo de Amón en Tebes, Egipto, hay una lista de lugares que Sisac conquistó) Roboán fue obligado a sobornar a Sisac con un gran pago de tributo.


Mientras que el siglo IX a.C. vivió escaramuzas con los pequeños reinos en las fronteras de Judá, el siglo VIII fue en gran parte un siglo de paz: la época más próspera de la historia de Judá.


Se estima que la población del reino del sur era de entre 120.000 a 150.000 habitantes, en ese momento, con la mayoría del pueblo viviendo en Jerusalén y sus alrededores. Todo esto cambió, sin embargo, con la venida de los asirios durante los últimos 25 años del siglo. En 701 a.C., Senaquerib devastó a Judá (2R 18:13), y durante la segunda mitad del siglo Judá estuvo dominado por Asiria. Cuando esta potencia mundial se debilitó, Josías (641-609 a.C.) logró concentrarse de nuevo en asuntos internos y guiar a un resurgimiento religioso (2Cr 34:3 --35:19). Desde 609-605 a.C. el reino del sur estuvo sujeto a Egipto (2R 23:31-35). Con la derrota del faraón Necao en Carquemis por parte de Nabucodonosor en 605 Jerusalén cayó bajo el dominio babilónico. Nabucodonosor aplastó una rebelión en Jerusalén en 597 a.C. (24:10-16) y once años después destruyó la ciudad, acabando así con el reino del sur (25:1-21).





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 8. “Jazael, el castigo justo de Israel”

La usurpación de Jazael al trono de Damasco se describe en 2 Reyes 8:7-15, sin embargo, los escritores de la Biblia no fueron los únicos que reconocieron que él no tenía derecho legítimo al trono. En 1903, excavadores alemanes desenterraron la estatua de basalto de Salmanasar III, la cual contiene una corta inscripción que hace alarde de las vic-torias de este rey asirio sobre los reyes de Damasco (Siria). Luego de describir brevemente cómo él había derrotado una coalición encabezada por un «Adad-idri» de Damasco (probablemente Ben Adad Salmanasar III describió cómo «Jazael el hijo de nadie» (i.e., un usurpador) había tomado el trono. Salmanasar luego reclama haber derrotado a Jazael en ba-talla, haberlo perseguido de vuelta a Damasco y haber arrasado sus huertos.


Jazael mismo parece haber buscado quitarse de encima la etiqueta de usurpador. En ciertos textos conocidos como las «inscripcio-nes de botín», Jazael reclamó que el dios Adad le había dado a él victorias militares y el botín que las acompañaba, Si la inscripción Tel Dan es de Jazael, como parece probable, él hizo lo mismo allí. Ta! vez Jazael estaba sugiriendo el dios Adad había apoyado su torna del tren. Aún más Importante, en la inscripción Tel Dan, se refirió a Ben Adad, a quien él había asesinado, corno «mi padre», ¡Esto fue de hecho un reclamo descarado a la legitimidad!


Jazael reinó aproximadamente desde 842 a 800 a.C. Casi inmediatamente de haber tomado el poder, él fue a la guerra contra Jorán de Israel, a quien derrotó en Ramot de Galaad. Esta acción bélica, en la que Jorán fue herido, indujo al golpe de estado de Jehú en Israel y a la caída de la casa de Omrí (2R 9). Desde 841 hasta 836, Jazael estuvo involucrado en guerras contra Salmanasar III, como está descrito en la estatua de Basalto. Una vez que fue eliminada la presión de Asiria por el este, Jazael quedó en libertad para enfocar su atención hacia el sur contra Israel (10:32-33), Judá y Filistea (12:17-18). Jazael aparentemente murió cerca del final del reinado de Joacaz de Israel (aprox. 805-802 a.C.), no obstante, él mantuvo el castigo justo sobre Israel hasta el final (13:22). De hecho, Jazael estuvo a punto de lograr eliminar a Israel por completo como poderío militar (13:7).





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 8. “La estela de Tel Dan”


En 1993 y 1994, fueron descubiertos fragmentos de una inscripción monumental aramea, en Tel Dan, Israel,. Aunque sólo una fracción de Ia inscripción original fue recuperada, Ia parte preservada hace alusión a ocho reyes bíblicos. Si nos basamos en los nombres registrados en el documento, este podría ser fechado a alrededor del 841 a.C. Aunque su nombre no aparece, parece que Jazael,' rey de Aram aproximadamente entre 842-800 a.C., comisión la estela para conmemorar el haber derrotado a Jorán y Ocozías en Ramot de Galaad (2R 8:28-29). A Jazael se le menciona en los registros de Salmanasar 111, rey de Asiria desde aproximadamente 858-824 a.C., y su nombre esta inscrito en objetos torna-dos como botín por los asirios.


Las primeras líneas de Ia inscripción dicen «mi padre», posiblemente una referencia a Ben Adad II, el predecesor de Jazael. Los nombres de Joran y Acab pueden ser restaurados en la frase «[Yo asesine a Jorán hijo de [Acab] rey de Israel», donde los paréntesis indican lagunas en el texto original. Jorán fue rey de Israel desde aproximadamente 852 hasta 841 a.C., mientras que Acab gobernó desde aproximadamente 874 hasta 853 a.C. Esto se sigue de la declaración <<y [yo] asesine a [Ahazliahu hijo de [Jorán rey de la casa de David)). Ocozias / Ahaziahu gobernó Judá en 841 a.C. El nombre de Joran, que reinó desde 848 hasta 841 a.C., puede ser proporcionado en las partes del texto se que han perdido.


El aspecto más importante de la estela de Tel Dan es la frase <casa de David», que proporciona evidencia extrabíblica para la existencia de David. Esto es importante porque algunos modernos eruditos han negado la existencia del reino unido bajo David y Salomón, considerando a David como un personaje más de legendario que real. Esta inscription demuestra que los antiguos reyes reconocían Ia dinastía davídica sobre Jerusalén y de manera implícita válida la historicidad de David mismo. Algunos eruditos han intentado evitar esta implicación al dar razones para una traducción alternativa para «casa de David, al reclamar que las palabras se refieren a cierto lugar o a un dios en lugar de al rey David. Son pocos los convencidos por estas protestas, y la inscripción es ampliamente reconocida como un testigo extrabíblico de is dinastía de David.





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 10. “Jehú / El obelisco negro de Salmanasar III”


En 841 a.C., Jehú se convirtió en rey del reino del norte mediante un sangriento golpe militar (2R 9-10). Él indujo a Israel a deshacerse de la adoración a Baal (10:18-28), sin embargo, esto no acabó con la idolatría, porque Jehú continuó adorando los becerros de oro en Betel y Dan' (v. 29; ambos en el.


Apenas había establecido Jehú su gobierno cuando se halló a sí mismo forzado a rendir homenaje a Salmanasar III, rey de Asiria (un hecho que no se menciona en la Biblia, pero que fue registrado por Salmanasar en numerosas inscripciones). El registro más interesante es el obelisco negro de Salmanasar, descubierto por el inglés Sir Henry Layard en Calah. Irak, en 1846. Este obelisco provee un registro escrito e ilustrado de los reyes que pagaron tributo a Asiria.


Este obelisco representa a Jehú frente a Salmanasar, apoyado sobre sus manos y rodillas con su nariz y barbilla hacia el suelo. Detrás de Jehú (en los otros tres lados del obelisco) hay trece emisarios israelitas que llevan el tributo. La inscripción dice, «Yo recibí el tributo de Jehú de la casa de Omrí (i.e., Israel): plata, oro, un tazón dorado, una copa dorada, tazas doradas, cubetas doradas, metal, un bastón de la mano del rey, (y) jabalinas (?)». Todos los catorce israelitas dibujados tienen barba, el cabello largo y gorras puntiagudas. Cada uno lleva una túnica con faja y flecos en el ruedo. Además, cada uno de los trece portadores usa un manto o capa sobre la túnica, que se extiende sobre los hombros y tiene flecos o borlas en la parte de abajo, a ambos lados.' Jehú no lleva puesta la prenda exterior, posiblemente como señal de humillación delante de Salmanasar. El obelisco de Salmanasar provee el único retrato preservado de un rey de Israel o Judá.






PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 13. “Ben Adad III de Aram y Joás de Israel”


Durante la segunda mitad del siglo IX a.C., el reino del norte sufrió mucho en guerras contra Jazael, rey de Aram (2R 8:28- 29; 13:3,22). Sin embargo, durante el reinado de Joás (aprox. 798-782 a.C.), la corriente cambió de rumbo. Eliseo predijo que Joás saldría victorioso sobre los arameos tres veces (v. 17). Alrededor de 800 a.C., Jazael fue sucedido por su hijo Ben Adad. Al ser el tercer rey con ese nombre en el Antiguo Testamento, generalmente se hace referencia a él como Ben Adad III.' La profecía de Eliseo se cumplió cuando Joás derrotó a Ben Adad III tres veces y recuperó todas las ciudades de Israel que Jazael había conquistado (vv. 24-25). Esto muy probablemente ocurrió después del sometimiento de Ben Adad por parte de los asirios, cuando el reino arameo estaba considerablemente debilitado.


La estela de Tell al-Rimah, una inscripción que vino de Adad-nirari III (rey de Asiria desde 810 hasta 783 a.C.), menciona a Joás y aparen-temente a Ben Adad in. Fue descubierta en 1967 en el lugar llamado Tell al-Rimah en la moderna Irak, a unos 64.5 km al oeste de Nínive, es un registro de la expedición de Adad-nirari hacia el oeste aproximadamente en 796 a.C. De acuerdo con esta estela, Adad-nirari recibió pagos de tributo de «Mari de Damasco», «Joás el samaritano» y gobernantes no identificados de Tiro y Sidón. Mari de Damasco es probablemente Ben Adad III; la inscripción de-clara que él envió cantidades enormes de plata, cobre, hierro y vestuario a Adad-nirari. Joás el samaritano, es Joacaz de Israel (véase vv. 9-14, 25). La cantidad de tributo pagado por Joacaz y los gobernantes de Tiro y Sidón no se menciona, sin embargo, en otra estela, la «estela de Sabaa», Adad-nirari ofrece otro relato de un triunfo sobre «Mari de Damasco», a quien él confinó a Damasco y de quien él exigió un cantidad enorme de oro y plata.





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 14. “La ostraca de Samaria”


Una colección de inscripciones escritas con tinta en fragmentos de alfarería u ostraca (plural de ostracon) fue descubierta durante las excavaciones en Samaria en 1910. Estas inscripciones registran cargamentos de vino y aceite recibidos en Samaria de lugares en sus inmediaciones, aparentemente durante los años nueve, diez y quince del reinado de Jeroboán II (aprox. 786-746 a.C.), aunque la fecha de la ostraca es cuestionada. Los textos incluyen algunos o todos de los siguientes elementos: fecha (año de un rey), lugar, nombre del clan, remitente, receptor y mercancía (vino o aceite).


La ostraca provee ejemplos de escritos israelitas, mostrándonos cómo se escribía el hebreo en este tiempo. También ilustra el cuidado de los registros de la época y ofrece información geográfica importante acerca de pueblos en la zona.


El aspecto más importante de la ostraca son los nombres de los clanes. Samaria está ubicada en la zona tribal de Manasés. Diez clanes de Manasés se asentaron en Canaán y recibieron territorios (Jos 17:1-13). Esos clanes fueron Abiezer, Jélec, Siguen y Semidá hijos de Galaad (los 17:1-2); y Joglá, Majlá, Milca, Noa y Tirsá, las hijas de Zelofejad, hijo de Héfer (Jos 17:3-4). Todos los clanes que deben su nombre a los hijos de Galaad están representados en la ostraca, junto con dos de los cinco clanes nombrados como las hijas de Zelofejad (como aquellos de Joglá y Noa). Los nombres de los clanes conservados en la ós-traca de Samaria proveen una conexión entre los clanes de Manasés y el territorio que la Biblia señala que ellos se establecieron.






PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 15. “Menajem y Pecaj de Israel, Jotán de Judá y Tiglat Piléser III de Asiria”


En 2 Reyes 15 se menciona a quince reyes, los cuales abarcan cerca de 35 años, desde aproximadamente 767 hasta 732 a.C. Nueve son reyes de Israel (Jeroboán I, Jeroboán II, Zacarías, Salún, Jehú, Menajem, Pecajías, Pecaj y Oseas), cuatro de Judá (Amasías, Azarías/Uzías, Jotán y Acaz), uno de Asiria (Tiglat Piléser III) y uno de Aram/Siria (Rezín). A diez de los quince se les menciona en fuentes extrabíblicas contemporáneas. Algunos pocos ejemplos son los siguientes:


  • Menajem, rey de Israel (aprox. 747-737 a.C.), pagó tributo a Tiglat Piléser III, rey de Asiria, desde aproximadamente 745-727 a.C. (vv. 19-20). Los eruditos creen que este tributo fue pagado al momento de la primera expedición de Tiglat Piléser III dentro de la región, aproximadamente en 740 a.C. Menajem se menciona dos veces en los registros de Tiglat Piléser. Tanto la estela de Irán, comprada a un comerciante de antigüedades en el oeste de Irán, como los anales de Tiglat Piléser, excavado en su palacio en Calah, Irak, declaran que «Menajem de Samaria» pagó tributo al rey en su octavo año, aproximadamente en 738 a.C.

  • Pecaj, rey de Israel (aprox. 735-732 a.C.) unió fuerzas con Rezin, rey de Aram, en una revuelta contra Tiglat Piléser 111.2 Ambos intentaron forzar a Judá para que se uniera a ellos (v. 37; 16:5; 2Cr 28:5-8; Is 7:1-9). Esto provocó la ira del rey de Asiria, quien derrotó a Damasco,3 la capital de Aram, y devastó a Israel en 732 a.C. (2R 15:29; 16:7-9; 1Cr 5:26). Los registros de Tiglat Piléser III se refieren dos veces a esta campaña y a la desaparición de Pecaj. Un antiguo sello representa una figura viendo hacia la izquierda, con el nombre Pecaj, escrito detrás del sello. Este era muy probablemente el sello de Pecaj cuando él era un oficial bajo el mando de Pecajías antes de convertirse en rey (2R 15:25).

  • Los nombres de Jotán y Acaz, reyes de Judá (aprox. 759-743 a.C.), aparecen en una impresión de sello de arcilla o bulla. Esta bulla, del reinado de Jotán, hijo de Acaz, alguna vez selló un documento de papiro oficial. El nombre completo de un hombre en el antiguo Israel era presentado como «X», hijo de «Y»; así la impresión se lee, «Perteneciente a Acaz, (hijo de) Jotán, rey de hiela». A Tiglat Piléser III, rey de Asiria (aprox. 745-727 a.C.)4 se le menciona nueve veces en la Biblia. Muchos registros de su reinado, incluyendo relieves en esculturas que representan al rey mismo, se hallaron en palacio en Calah, Irak.






PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 16. “Acaz, rey de Judá y Rezín, rey de Aram”


Acaz gobernó a Judá durante dieciséis años, desde aproximadamente 743 hasta 727 a.C. Él es recordado más que todo por su guerra contra Israel (bajo Pecaj) y Aram (bajo Rezín). Acaz buscó la ayuda del rey asirio Tiglat Piléser III cuando Pecaj y Rezín trataron de obligarlo a unirse a su coalición contra Asiria (2R 16:5).2 Una cantidad de inscripciones del mundo antiguo se refieren a reyes de esta época:

  • Entre los registros de Tiglat Piléser 111 hay un encabezado que afirma que él recibió tributo de «Joacaz de Judá» en 734 a.C. Joacaz, el nombre completo de Acaz, significa «Yahveh ha poseído».

  • El nombre de Acaz también aparece en un sello y tres bullas de Israel, todas adquiridas de comerciantes de antigüedades:


El sello de un oficial durante el reinado de Acaz lleva la inscripción «perteneciente a Usna, siervo de Acaz».


Dos impresiones de sello hechas con el mismo sello dicen, «Perteneciente a Ezequías (hijo de) Acaz, rey de Judá».


Por otro lado, el sello personal de Acaz, fue usado para estampar la tercer bulla con la leyenda «perteneciente a Acaz (hijo de) Yeho-tam (Jotán), rey de Judá».


  • A Rezín, rey de Acam, se le menciona nueve veces en el Antiguo Testamento y seis ve-ces en los registros sobrevivientes de Tiglat Piléser III. Él pagó tributo al rey asirio en 738 a.C. Algún tiempo después de eso, Rezín formó la coalición anti-asiria. La solicitud de ayuda de Acaz a Tiglat Piléser 111 (vv. 7-8) fue atendida. De acuerdo a los registros asirios, Tiglat Piléser III respondió sitiando a Damasco, capital de Aram, en 733 a.C. En 732 a.C., Damasco fue masacrada, sus habitantes fueron tomados cautivos y Rezín fue asesinado, como lo registra el versículo 16:9, lo que trajo, de esta forma, el reino de Aram a su final.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 17. “Oseas, rey de Israel y Salmanasar V, rey de Asiria”


Oseas fue el decimonoveno y último rey del reino del norte, gobernó durante nueve años, desde aproximadamente 731 hasta 722 a.C. En sus anales, el rey asirio Tiglat Piléser III afirma haber asesinado a Pecaj, rey de Israel, y haber instaurado a Oseas en su lugar (2R 15:30).21a Biblia y los registros asirios concuerdan en que Oseas al principio pagó tributo a sus jefes supremos asirios (17:3-4). Los anales de Tiglat Piléser III declaran que él recibió de Israel diez talentos de oro, así como plata y otros botines. Bajo el siguiente rey asirio, Salmanasar V, Oseas dejó de pagar tributo y buscó ayuda de Egipto. Esto comprobó ser su perdición, puesto que Salmanasar V encarceló a Oseas e invadió a Israel (vv. 4-5). Luego de tres años de sitio, la capital de Israel, Samaria, cayó y sus habitantes fueron tomados en cautiverio, lo que acabó de esta manera con la nación (v. 6; 18:9-11).


Salmanasar V, hijo de Tiglat Piléser III, gobernó a Asiria' durante cinco años, desde aproximadamente 727 hasta 722 a.C. Sobreviven pocos registros de su reinado. Los más importantes son dos encabezados de las Crónicas de Babilonia, una serie de tablillas cuneiformes que registran acontecimientos importantes desde 745 a.C. hasta el segundo siglo a.C. Para el año 727 a.C. la Crónica declara que el 27 del mes Tebet (diciembre-enero), Salmanasar ascendió al trono en Asiria y destruyó a Samaria. El siguiente encabezado, para 722 a.C., registra que Salmanasar murió cinco años más tarde, de nuevo en el mes Tebet.





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 18. “Los relieves de Laquis”


En 1850, doce losas de piedra fueron descubiertas en el palacio de Senaquerib en Nínive. Los relieves sobre estas losas originalmente formaban un trabajo único y continuo que medía 2.4 m de alto por 24.4 m de largo, que cubría toda la habitación. Representaban de forma vívida la victoria de Senaquerib sobre el fortificado pueblo de Judá, Laquis en 701 a.C. (2R 18:13-15).


La «historia» inicia a la extrema izquierda, con la vanguardia asiria cargando lanzas y escudos para protección de los arqueros y a los tiradores de hondas detrás de ellos. Los observadores reciben la impresión de un enorme ejército trasladándose en una numerosa oleada sobre el terreno. Luego vemos el asalto de la fortaleza, con maquinaria de asedio que consistía en rampas para escalar la puerta de la ciudad. Los defensores de Judá lanzaban piedras y tizones, mientras los asirios apagaban sus arietes con agua. Los prisioneros son sacados de la primera torre capturada con tres habitantes de Judá empalados. Dos filas más de prisioneros (hombres, mujeres y niños) son llevados fuera de la ciudad derrotada. Son traídos ante Senaquerib para reconocerlo como su nuevo soberano antes de ser deportados a Asiria.


Cuando estos relieves fueron inicialmente expuestos en el palacio real, emisarios y dignatarios extranjeros que esperaban una audiencia con el rey deben de haber quedado impresionados no solo por la magnitud de la obra de arte en sí misma, sino también por la magnificencia del poderío militar asirio. Al contemplar el destino de Laquis, los visitantes de otros estados vasallos, probablemente serían reacios a rebelarse ellos mismos.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 19. “La muerte de Senaquerib”


En 2 Reyes 19:5-7, el profeta Isaías predijo que el Señor liberaría a Jerusalén de manos del rey asirio Senaquerib (reinó 704-681 a.C.), que estaba sitiando la capital de luda. Isaías declaró que Senaquerib regresaría a su propio territorio luego de haber escuchado un reporte específico y ese seria que el Señor hada «que lo maten a filo de espada» (v. 7). Esta profecía fue cumplida en los versículos 35-37 Después de que Dios había atacado al campamento asirio con una plaga, Senaquerib se retiró a Asiria.. El «reporte» que escuchó Senaquerib fue que Tiracá de Egipto estaba saliendo para luchar contra él. Con 185.000 de sus sol-dados derribados por la plaga, la fuerzas de Senaquerib estaban tan considerablemente reducidas que él se vio obligado a retirarse en lugar de enfrentar a este poderoso enemigo egipcio. El registro bíblico nos informa que, una vez de regreso en Asiria. Senaquerib fue asesinado por sus hijos Adramélec y Sarézer mientras él adoraba en el templo de Nisroc (v. 37). Estos dos hombres escaparon a Ararat, y otro hijo, Esarjadón, se convirtió en rey.


Aunque la identidad de Sarézer es desconocida en el material extrabíblico, sabemos de un hijo de Senaquerib llamado Arda-Mulishi. Una carta neo, babilonia describe un acontecimiento justo antes del asesinato de Senaquerib. En este relato varios hombres babilonios escuchan acerca de una conspiración para matar a Senaquerib y uno de ellos busca audiencia con el rey para alertado. Sin embargo, en lugar de llevarlo con el rey, dos oficiales asirios vendaron al hombre y lo llevaron frente al hijo del rey, Arda-Mulishi (también llamado «Arda-Ninlil»; Ninlil y Mulishi son dos nombres para la misma deidad). Pensando que se encontraba frente a Senaquerib, el hombre gritó que el hijo de Senaquerib, Arda-Mulishi, estaba tramando matar al rey. Arda-Mulishi ordena matar a este hombre y a otros babilonios que saben del plan.


Los asiriólogos han reconstruido los hechos que rodean al asesinato de Senaquerib. Su hijo mayor había sido tomado cautivo a Elam en 694 a.C., y Arda-Mulishi, probablemente el siguiente en edad, se suponía que sucedería a su padre. Sin embargo, Senaquerib, escogió a Esarjadón por sobre sus hermanos mayores para convertirlo en el príncipe heredero. Mientras Esariadón estaba lejos de la capital, Arda-Mulishi asesinó a su padre, probablemente con la esperanza de tomar el trono por la fuerza. Esarjadón regresó a Nínive para refutar el reclamo de Arda-Mulishi. Muchos de los soldados y aliados de Arda-Mulishi tomaron partido con Esarjadón, y Arda-Mulishi huyó.


El Adramélec bíblico era muy probablemente Arda-Mulishi. Que el asesinato de Senaquerib ocurrió veinte años después del asedio a Jerusalén no debería preocuparnos. la Escritura no dice que Senaquerib moriría inmediatamente a su regreso a Asiria. De hecho, el versículo 37 inicia con las palabras «Pero un día,» insinuando que el tiempo había transcurrido entre los versículos previos y lo que estaba a punto de ser comunicado. El autor simplemente estaba abreviando los hechos para demostrar que la palabra del Señor en el versículo 7, realmente había sido cumplida.





SITIOS ARQUEOLÓGICOS


2 Reyes 20. “Acueducto de Ezequías”


Uno de los mayores logros del rey Ezequías fue la construcción del acueducto, o conducto, que aún lleva su nombre (2R 20:20). Él fue capaz de asegurar un suministro de agua constante en Jerusalén a través de este acueducto cuando la ciudad estaba bajo sitio por el gobernante asirio Senaquerib aproximadamente en 701 a.C., y así salvó a la ciudad de una destrucción segura. El agua fue desviada a Jerusalén desde el manantial de Guijón a través de este acueducto subterráneo, lo que requirió abrirse camino por 533 ni de roca sólida. El acueducto siguió una ruta sinuosa, comenzando muy probablemente en el punto de una fisura natural. El estanque al final del acueducto estaba localizado estratégicamente dentro de los muros de la ciudad.


Edward Robinson fue el primero en explorar el acueducto en tiempos modernos (1837). Mucho después, en 1880, unos niños descubrieron la famosa inscripción de Siloé esculpida en la pa-red del acueducto cerca de 6 m del final de Siloé. La inscripción conmemora el momento dramático cuando los dos equipos originales de trabajadores se encontraron, al cavar con sus herramientas desde los dos extremos opuestos del acueducto. Una de las más importantes inscripciones hebreas antiguas descubiertas hasta ahora, se encuentra ahora en el Istanbul Archaeological Museum. El acueducto de Ezequías, el cual aún hoy lleva agua a Jerusalén, fue un logro extraordinario de la ingeniería antigua que también,   con su inscripción, provee una conexión importante con la historia bíblica.





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 21. “El sello de Manasés”


Manasés se convirtió en rey cuando tenía 12 años de edad y gobernó durante 55 años (2R 21:1; aprox. 697-642 a.C.), durante ese tiempo Judá fue súbdito de Asiria. Su reinado, más largo que el de cualquier otro rey de Judá o Israel, fue estropeado por la idolatría, el sacrificio de niños y la brujería. El cronista reveló que Dios castigó a Manasés al permitir que los asirios lo encarcelaran en Babilonia.> Cuando Manasés se arrepintió, fue liberado y se le permitió regresar a Jerusalén, después de lo cual él inició un programa de reconstrucción y reformas religiosas (véase 2Cr 33:11-17).


El nombre de Manasés ha sido encontrado en tres documentos contemporáneos: un sello y dos inscripciones asirias. El sello, comprado a un comerciante de antigüedades en Jerusalén en 1974, dice, «Perteneciente a Manasés, hijo del rey». Manasés fue probablemente corregente con su padre Ezequías durante cerca de diez años, y este fue muy posiblemente el sello utilizado durante ese tiempo.


Debido a su inusual larga permanencia como rey, Manasés estuvo en el trono durante los reinados de dos de los más poderosos reyes de Asiria, Esarjadón (680-669 a.C.) y Asurbanipal (668- 627 a.C.). No se han encontrado registros del encarcelamiento de Manasés, sin embargo, ambos reyes lo mencionan en sus registros. Manasés estaba entre los 22 reyes que «bajo dificultades terribles», fueron obligados a transportar material de construcción a Nínive para el palacio de Esarjadon. Su nombre también aparece en una lista de reyes reclutada por Asurbanipal en 667 a.C. para ayudara reprimir una revuelta egipcia.






TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 22. “La delegación a Huldá y el oficial Natán Mélec”


El hallazgo del libro de la ley le causó gran consternación al rey Josías,' quien envió una delegación de cinco oficiales a Huldá, la profetisa para «consultar al Señor» (2R 22:13): Jilquías, Ajicán, Acbor, Safán y Asaías. Los nombres de cuatro de los miembros de la delegación han sido hallados en cuatro sellos y tres bullaes descubiertos en Israel:


  • Jilquías fue el sumo sacerdote que descubrió el escrito de la ley (v. 8). Su nombre aparece en un sello y en una bulla de su hijo Azarías, que también fue un sacerdote y el abuelo de Esdras (1Cr 6:13-14; 9:11; Esd 7:1). El nombre de Jilquías también aparece en un sello de otro hijo llamado Janán.

  • Otra bulla dice, «Ajicán hijo de Safán», como en 2 Reyes 22:12. Sin duda, Ajicán fue un escriba corno su padre, quien leyó el rollo de la ley a Josías (v. 10). Fue Ajicán quien más tarde salvó a Jeremías de la muerte en manos de los sacerdotes, profetas y pueblo siguiendo el sermón del templo del profeta (Jer 26:24). El rey babilonio Nabucodonosor nombró a Guedalías, hijo de Ajicán, gobernador de Judá luego de la caída de Jerusalén (2R 25:22). Huellas digitales visibles en el borde de la bulla son muy probablemente las del mismo Ajicán.

  • El nombre de Safán también aparece en una bulla de un hijo llamado Guemarías. Un sello del padre de Safán tiene la inscripción «Asalías hijo de Mesulán» (22:3). Otro oficial en la corte de Josías fue Natán Mélec (23:11). Una bulla con la inscripción «perteneciente a Natán Mélec, siervo del rey», probablemente se refiere a aquél Natán Mélec.





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


El trágico reinado del rey Josías


El reinado de Josías (640-609 a.C.) se inició en tiempos difíciles. Su padre, Manasés, había sido un vasallo asirio durante la mayor parte de su reinado, durante el que procuró arruinar las reformas de Ezequías e introducir nuevas formas de idolatría a Jerusalén. A la edad de dieciséis años (632 a.C.) Josías comenzó a buscar al Señor y a liberar a Judá de las prácticas cananeas y asirias. El poder asirio disminuyó rápidamente, como lo hizo la riqueza de su rey, Asurbanipal. Durante el mismo período, surgió el imperio neo-babilónico bajo Nabopolasar, quien se unió a los medos en contra de Asiria. Egipto, buscando mantener un balance de poder en Mesopotamia, se alió con Asiria.


Contra este panorama político Josías inició una reforma religiosa en Judá. Durante las reparaciones en el templo fue hallado el libro de la ley. La profetisa Fluida' predijo juicio sobre Judá, pero no durante el reinado de Josías. Él se humilló a sí mismo ante el Señor y aumentó sus esfuerzos en la reforma, con la destrucción de los altares paganos a lo largo de su reino y la centralización de la donación sacrificial en Jerusalén. Sus esfuerzos se extendieron hasta el antiguo reino del norte; quizá él estaba intentando unificar a todo Israel dentro de las fronteras que una vez le pertenecieron al rey David. Una ceremonia de renovación de pacto y una Pascua distinta a cualquier otra desde los días de los jueces se llevó a cabo.


La fidelidad de Josías parecía haber sido recompensada cuando ciudades asirias cayeron en rápida sucesión: Asur en manos de los me-dos (614 a.C), Nínive ante los babilonios (612 a.C.) y Jarán ante los babilonios y medos (610 a.C). No obstante, Necao, el faraón de Egipto, avanzó para ayudar a los asirios en Carquemis (609 a.C.). Josías lo enfrentó en Meguido pero fue herido mortalmente. Según 2 Reyes 23:26-27, el fracaso de Josías no fue el resultado de debilidad por parte de él, sino debido a la apostasía del pueblo y a su predecesor, Manasés.





PUEBLOS, TERRITORIOS Y GOBERNANTES ANTIGUOS


2 Reyes 24. “Nabucodonosor”

Nabucodonosor II, uno de los monarcas de Mesopotamia más grandes y con mayor duración en su trono, gobernó Babilonia desde 605 hasta 562 a.C.' Se le menciona cerca de noventa veces en el Antiguo Testamento, más que cualquier otro rey extranjero. La Biblia registra sus campañas militares contra Jerusalén en 604, 597 y 586 a.C., que culminan en el cautiverio de Judá.


Los primeros cuatro capítulos de Daniel detallan acontecimientos en Babilonia durante el reinado de Nabucodonosor. Fuera de la Biblia, tenemos muchos registros contemporáneos de Babilonia, así como los últimos escritos ensalzando los logros de Nabucodonosor: cientos de contratos, muchas inscripciones, detalle de historiadores clásicos y la Crónica de Babilonia, que documenta los logros de Nabucodonosor desde su primer año hasta el undécimo. No obstante, existen aún grandes lagunas en nuestro conocimiento acerca de su reino.


Nabucodonosor se distinguió a sí mismo cuando aún era un príncipe heredero al derrotar a los egipcios en Carquemis (sur de Turquía) en 605 a.C. (Jer 46:2). Él presumía de que había conquistado todo Siria-Palestina casi al mismo tiempo, reduciendo la esfera de influencia egipcia de manera significativa. Luego de regresar por corto tiempo a Babilonia para reclamar el trono al enterarse de la muerte de su padre, Nabucodonosor reanudó la consolidación de su control sobre Siria-Palestina. Joacim de Judá, le sirvió como su vasallo por los siguientes tres años (2R 24:1), y Ascalón («Mapa 6»), que no se sometería al rey babilonio, fue atacado y dejado en ruinas (cf. Jer 47:5-7). Durante los próximos años, Nabucodonosor invadió también Arabia, obligando a su pueblo a pagarle tributo anualmente.


En 601 a.C. una vez más Nabucodonosor derrotó las fuerzas egipcias. El faraón Necao II, sin embargo, impuso semejante cantidad de bajas en el ejército babilonio que Joacim aprovechó la oportunidad para revelarse contra el debilitado imperio.' Babilonia y sus aliados tomaron represalias contra el rebelde Judá durante el año siguiente (28 24:1-2). Jerusalén fue conquistado; el templo fue saqueado; Joaquín, el hijo y sucesor de Joacim, fue deportado a Babilonia junto a otros 3.000 prisioneros; y Sedequías fue nombrado rey (vv. 10-17). Estos acontecimientos son mencionados en los propios registros de Nabucodonosor.


Cuando Sedequías mismo se reveló en 589 a.C. el ejército babilonio devastó la tierra de Judá. Jerusalén fue saqueada y el templo destruido en 586 a.C. (25:1-17).< Otra deportación masiva se llevó a cabo en esta época, con aun otra en 582 (Jer 52:29-30). Carecemos de registros entre los años 11-43 del reinado de Nabucodonosor, sin embargo, historiadores posteriores describen un asedio de Tiro que duró 13 años, así como otra campaña militar contra Egipto.


Aparte de sus campañas militares, durante las cuales él consolidó virtualmente el control del todo el antiguo Cercano Oriente, Nabucodonosor empezó a transformar a Babilonia en la más grande ciudad en el mundo. Deseoso de dejar un legado duradero, él erigió sus estructuras con ladrillos cocidos en horno, a diferencia de los ladrillos secados al sol que se usaban normalmente. El «horno en llamas» de Daniel 3 fue indudablemente uno de los muchos hornos para ladrillos en Babilonia que se necesitaron para el dinámico programa de construcción de Nabucodonosor. Muchos de los ladrillos fueron marcados con el nombre y títulos del rey. Construyó muros de fortificación, puertas, palacios, templos, caminos, puentes y un zigurat (torre-templo) y se ha dicho que diseñó los famosos «jardines colgantes» para su esposa, Amytis, hija del rey medo Astiajes, para recordarle su montañosa tierra natal. Sin embargo, el relato de los jardines colgantes se considera ahora ampliamente como una leyenda.


A través de su poderío militar e iniciativas de construcción, Nabucodonosor estableció a Babilonia como el imperio más poderoso de la época. Nabucodonosor murió en 562 a.C. y lo sucedió su hijo Evil Merodac, quien liberó a Joaquín de prisión y le proveyó de una pensión de por vida (2R 25:27-30).






TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Reyes 25. “Los sellos de lozanías, Ismael y Elisama”


Luego de la destrucción de Jerusalén en 586 a.C., Nabucodonosor nombró a Gedalías gobernador de Judá (2R 25:22). Gue-dalías estableció un centro administrativo en Mizpa (»Mapa 7»), identificado como Tell en-Nasbeh, aproximadamente 12 km al norte de Jerusalén. Un número de oficiales del ejército se reunieron alrededor de él, incluyendo a Ja-zanías (v. 23). Los oficiales del ejército le advirtieron a Gedalías de un complot para matarlo, pero él desestimó sus advertencias (Je 40:13-- 14). Gedalías fue posteriormente asesinado, junto con «los hombres de Judá y a los babilonios que formaban parte de su séquito en Mizpa (2R 25:25).


Un sello de ónice de alta calidad, con la inscripción «perteneciente a Jazanías, siervo del rey» fue descubierto en una tumba del siglo VI a.C, en Tell en-Nasbeh,. Parece que Jazanías estaba entre aquellos asesinados por defender a Gedalías en Mizpa y que fue enterrado allí, junto con su sello. El hombre responsable de su asesinato fue Ismael, de la familia real de David y «uno de los oficiales ijel zey» (Jer 41:1). Ismael, evidentemente estaba tratando de restablecer la línea monárquica davídica. Una bulla (impresión de un sello de arcilla) comprada a un comerciante de antigüedades en Jerusalén porta la inscripción «Perteneciente a Ismael, el hijo del rey». El estilo de escritura es de finales del siglo VII o principios del siglo VI a.C., y la bulla había sido horneada al fuego, posiblemente el asignado por los babilonios. Es probable que la bulla sea aquella de Ismael, el asesino. Otra bulla, comprada en Jaffa y portando la inscripción «Perteneciente a Elisama, el hijo del rey», puede haber sido hecha por el abuelo de Ismael (2R 25:25).