Arqueología de 2 Samuel




AUTOR, LUGAR Y FECHA DE ESCRITURA

No sabemos quién escribió 1 y 2 Samuel, los cuales fueron llamados así por el último juez de Israel y uno de sus grandes profetas, a quien Dios utilizó para establecer la monarquía de la nación. En un principio ambos constituían un solo libro, pero los traductores de la Septuaginta lo dividieron.


Algunos puntos de 2 Samuel sugieren que se usó varias fuentes independientes y sin editar, e incluso se utilizó relatos de primera mano, o fueron citados en las composiciones de los autores. Los eruditos hablan con frecuencia de una «serie narrativa» (2S 9-1 R 2) como si fuera un documento que proviene de una fuente única, sin embargo, se cuestiona este punto de vista. De una u otra manera, es cierto que los escritores o compiladores de 1 y 2 Samuel hicieron alusión a los registros históricos de Samuel, Saúl y David. Segunda de Samuel (así como sus diversas fuentes) fue evidentemente redactada entre el final de la vida de David y algún punto durante el reinado de Salomón.






AUDITORIO

El auditorio inicial de 2 Samuel incluyó las generaciones de israelitas que vivieron durante los reinados de David y Salomón, así como sus posteriores generaciones. Los relatos en este libro hablaban más directamente a los israelitas que vivieron durante la monarquía inicial. Muestran a David como el máximo rey de Israel y como un hombre con una fe profunda, así como su evidente debilidad y fracasos. Los lectores aprenden acerca del pacto davídico que Dios había establecido (finalmente cumplido en Jesús, el hijo de David), sin embargo, también ven las trágicas consecuencias de las acciones pecaminosas de David que ocasionaron daño tanto sobre su familia como sobre la nación entera.






HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

Durante este periodo de tiempo Israel avasalló a sus enemigos en Canaán bajo el liderazgo del rey David y Jerusalén se convirtió en la ciudad real de David.





AL LEER

Preste atención especial a los altibajos en este libro. Imagine la euforia extrema de David, luego de su periodo de luto por el fallecimiento de Saúl y Jonatán, cuando finalmente llegó a ser rey tanto de Israel como de Judá. David enfrentó grandes dificultades, sin embargo, Dios continuó bendiciéndolo e incluso proveyó estrategias para el campo de batalla, lo que trajo a David y sus tropas victoria tras victoria. Observe cómo, hablando por medio del profeta Natán, Dios prometió hacer que el reino de David durará para siempre: una promesa que se cumplió a través de Jesús de Nazaret.

Vea lo que ocurrió a David luego de que su vida parecía transcurrir sin ningún problema. Después de regocijarse en las bendiciones de Dios y demostrar profunda compasión por los demás, este hombre de un corazón parecido al de Dios, permitió que la tentación sexual se arraigara en su propio corazón, como en un corazón humano cualquiera. Las consecuencias de la relación extra matrimonial de David con Betsabé y de otros pecados lo atormentaron a él, a su familia y al resto del pueblo de Dios durante el resto de la vida de David y más allá. Esté preparado para leer acerca de pecaminosidad evidente, que incluyen asesinato, violación, arrogancia, falta de disciplina por parte de los padres, mentira y guerra civil. Sin embargo, Dios aun extendió su gracia a David, cuyo reinado se volvió legendario, debido a que el rey no razonaba ni trataba de evitar su mala conducta. Observe cómo, a pesar de sus evidentes faltas, David trabajó fuerte para mantener su relación de pacto con Dios.





¿SABÍA USTED QUE?

  • Era costumbre que los nuevos reyes asumieran el harem de sus predecesores (3:7).

  • Las culturas antiguas veían las discapacidades como una señal de pecado o de desaprobación de Dios (4:4).

  • En las sociedades antiguas, las mujeres de la realeza jugaban un papel político importante (16:21-22)

  • Las parcelas, generalmente en las colinas, eran sitios tradicionales para recibir mensajes divinos (24:18-25).  





TEMAS

Segunda de Samuel incluye los siguientes temas:


1. El pacto davídico. La cúspide de la vida de David llegó cuando Dios entró a una relación de pacto con él, prometiendo establecer una dinastía a través de sus descendientes (7:5-16). Este pacto tenía un elemento condicional asociado con él, ya que advertía que reyes infieles de la línea de David recibirían el castigo de Dios (v. 14).


2. Consecuencias del pecado. El pecado de David de adulterio y asesinato (11:1-21) fue el punto decisivo en su reinado. Aunque su arrepentimiento fue real y el perdón de Dios fue inmediato (12:13), aun así su pecado tuvo consecuencias irreversibles (vv. 10-12). Su vida familiar estuvo caracterizada por un desastre tras otro, con consecuencias negativas para el reino, incluso una guerra civil. Al final de la narración, David era un rey anciano cuyo reino, aunque intacto, estaba menguado. No obstante, Dios fue clemente con él, y la devoción sincera de David hacia Dios se convirtió en su atributo más memorable. (2R 18:3; 22:2; Hch 13:22).


3. Abuso de poder. Varias narraciones en Samuel describen los terribles efectos del abuso de poder, principalmente el asesinato de Abner por parte de Joab, los preparativos de David para la muerte de Urías en batalla, la violación de Tamar por parte de Amnón, el asesinato de Amnón a manos de Absalón y la rebelión de Absalón.





SINOPSIS 

    I. David se convierte en rey de Judá (1-4)
   II. David se convierte en rey de Israel (5:1-5)
  III. Reinado de David, en sus logros y gloria (5:6-9:13)
  IV. Reinado de David durante sus debilidades y fracasos (10-20)
   V. Reflexiones finales acerca del reinado de David (21-24)

 




NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


1 Samuel 1. “David”


El ascenso de David, de pastor de ovejas en Belén' a pastor de Israel en Hebrón y luego en Jerusalén (aprox. 1010 - 970 a.C.), es narrado de nuevo en 1 Samuel 16 - 2 Samuel 5. Sus acciones como el segundo de los tres reyes del reino unido' son registrados tanto en 2 Samuel 5 -1 Reyes 2 como en 1 Crónicas.


David fue un pastor de Belén con un sentido de responsabilidad y valentía extraordinario (1S 17:34-35). Su ascenso a la prominencia es atribuido primero a el asesinato de Goliat` y luego a su habilidad para calmar con su música al explosivo rey Saúl (1S 16-17). Aun así, fue ungido por Samuel para reemplazar a Saúl mientras David era aún un joven desconocido (1S 16:1-13). Luego al obtener prominencia, él provocó los celos de Saúl y fue forzado a huir por su vida. Por algunos años, David vivió como un mercenario en el desierto de Judá mientras evadía a Saúl (1S 18-27). Luego de que Saúl fue asesinado por los filisteos en una batalla en el monte Guilboa (1S 28; 31), David llegó al poder. Derrotó a la casa de Saúl que estaba bajo Isboset hijo de Saúl, en una guerra civil y se convirtió en el gobernante exclusivo de Israel (2S 2-5). David incrementó el tamaño y la riqueza de Israel, conquistó a Jerusalén, hizo de ella su capital y llevó el arca del pacto allí (1S 6-10).


Existía también un lado oscuro para su rei-nado. David cometió asesinato y adulterio (1S 11-12), y problemas en su familia condujeron a una guerra civil incitada por SU hijo Absalón (1S 13-18). Otros problemas afligieron a David en sus últimos años, tales como sus propios herederos y otras luchas por el poder (2S 19-1R 1).


La saga del ascenso de David al poder en 2 Samuel contribuye, en parte, como justificación para su ascenso al trono al establecer su inocencia con respecto a cualquier intento de tomar el trono de Saúl mediante sus propias conspiraciones. Aun así, la Biblia describe sinceramente a David, con todos sus defectos y enfocado principalmente en Dios que escogió a David como rey (1S 16; cf. 2S 18-19). Dios protegió a David frente a peligros graves (1S 17-30; cf. 2S 15-18) y le entregó el reino (1S 31-2S 5; cf. cap 19). Mientras Dios dirigía la victoria de David sobre sus enemigos (caps 5-10), David amplió también el reino y cumplió la promesa que él había hecho mucho tiempo antes a Abraham (Gn 15:18-21; 2S 8:3; 1R 4:21; 8:65).


El libro de Crónicas, que fue escrito después del exilio, atribuye a David un papel fundamental en el establecimiento y organización de la adoración en el templo (1Cr 6:31; 15:16; 16:4; 23:6; 2Cr 7:6). La importancia de David en la adoración de Israel está también reflejada en el hecho de que 73 de 150 salmos son atribuidos a él.6 Estos salmos agregan profundidad espiritual a la historia de David en su descripción, a través de la alabanza, penitencia y peticiones de David, de la transformación que hizo Dios en su corazón en medio de crisis personales y nacionales (cf. Sal 3; 60). David hasta representa el penitente ideal (cf. Sal 6; 51) y ejemplifica al adorador de Dios (cf. Sal 8; 145); fue también un siervo fiel quien llamó al Señor en medio del sufrimiento (cf. Sal 3; 7). Así como la aparición de Israel hubiera sido inconcebible separada de la fe de Abraham y el éxodo inimaginable sin Moisés, así también la na-ción y futuro reino hubieran sido impensables separados del eterno pacto de Dios con David (véase, p.ej., 2S 7; 1Cr 17; Sal 89; Is 9:1-7; Jer 33:14-26; Mi 5:2-4).


Durante mucho tiempo ninguna inscripción relacionada con el reino de David pudo ser encontrada por arqueólogos, sin embargo, una composición del rey de Siria, refiriéndose a la «casa de David», fue descubierta recientemente en Tel Dan. Este escrito provee evidencia tangible de que gobernantes antiguos reconocían de hecho la dinastía de David en Judá.





SITIOS ARQUEOLÓGICOS


2 Samuel 2. “El estanque de Gabaón”


En 2 Samuel 2:12-17, las tropas de David dirigidas por Joab derrotaron al ejército de Saúl bajo el mando de Abner en «el estanque de Gabaón» (v. 13). El sitio arqueológico identificado como el Gabaón bíblico' (el mo-derno El-Jib) posee una gran cisterna que sin duda puede ser identificada con este estanque. Esta cisterna, tallada en piedra sólida, tiene 25 m de profundidad y 11 m de diámetro. Está conectada con otra cámara mediante un túnel a nivel de agua subterránea. Se puede llegar al agua descendiendo por una escalinata a lo largo de la circunferencia de la cisterna y luego siguiendo un túnel a una cámara alimentada por un manantial fuera del muro de la ciudad. Construida a principios del siglo XI a.C., el estanque de Gabaón había sido utilizado por más de 100 años para la época de la batalla narrada de nuevo en 2 Samuel 2. Estaba aún en uso en el siglo VI a.C., como lo avala el reporte de Jeremías de que Johanán y sus hombres allí, capturaron a Ismael, el asesino que había matado a Guedalías, el gobernador de Judá (Jer 41:12)





SITIOS ARQUEOLÓGICOS


2 Samuel 3. “Hebron”


Hebrón (que significa «confederación») está situada en una colina cerca de 30 km sur-suroeste de Jerusalén. Números 13:22, declara que la ciudad fue construida siete años antes que la ciudad egipcia de Zoán («Tanis» en griego): alrededor de 1735 a.C., sin embargo, esta debe haber sido una reconstrucción puesto que las excavaciones han descubierto niveles de ocupación que datan de un milenio y medio más temprano. Anterior. mente, Hebrón fue llamada Quiriat Arbá (Gn 23:2). Algunos han sugerido que esto significa «el pueblo de cuatro», indicando una alianza de cuatro pueblos en las inmediaciones, no obstante, Josué 14:15 y 15:3, declaran que fue nombrado por así por Arba, un antepasado de una tribu que habitó la región.


Abraham vivió en Hebrón cerca del «encinar de Mamré» (Gn 13:18) y construyó un altar a Yahveh allí. Mamré era un lugar pequeño ubicado a menos de 3.2 km al norte de Hebrón, llamado así por Mamré el amorreo (Gn 14:13). En ese lugar, Abraham fue visitado allí por el Señor y dos ángeles, quienes repitieron la promesa de un hijo (Gn 18:1-15). También en Hebrón, Abraham compró la cueva de Macpela (Gn 23:17)2 como un sitio de entierro familiar.


Durante la conquista, Josué derrotó al gobernador de Hebrón (Jos 10:1-27) y la ciudad fue entregada a Caleb a causa de su valentía (Jos 14:6-15; 15:13-14). Más tarde se distinguió de las demás como una ciudad de refugio y un pueblo levítico (Jos 20:7; 21:11). Durante el periodo de los jueces, Sansón cargó las puertas de Gaza hacia Hebrón (Jue 16:3). David y sus mercenarios se congraciaron con los habitantes de Hebrón luego de derrotar a los amalecitas (15 30:26-31), y después de la muerte de Saúl, David gobernó a Judá desde este sitio antes de convertirse en rey de toda Israel (2S 2:1; 5:4-5). Absalón empezó su conspiración en Hebrón, su lugar de nacimiento (3:2-3; 15:7-12), y durante el reinado de Roboán la ciudad estaba entre las muchas que fueron fortificadas como preparación para un posible ataque (2Cr 11:5-12).


Las excavaciones han descubierto una parte de un muro de la Edad de Bronce Medio' de alrededor de 9.1 m de ancho y un gran domicilio del periodo de Hierro. Hornos y cerámica del periodo Helenístico fueron descubiertos allí, así como también lugares de entierro del periodo Bizantino. Herodes el Grande construyó una valla de mampostería de piedra cortada alrededor la cueva de entierro de los patriarcas (el Haram en árabe). Una iglesia bizantina y una mezquita fueron luego construidas sucesivamente sobre el Haram, que permanece como sitio sagrado para los musulmanes. Dos antiguos robles son tradicionalmente reverenciados como «el encinar de Mamré», sin embargo, el hebreo se refiere muy probablemente a árboles de terebinto.





VERACIDAD DE LA BIBLIA


2 Samuel 4. “Primeras enmiendas de los escribas”


Generaciones de escribas, trabajando en su mayor parte en el anonimato, han presentado fielmente la Biblia como el trabajo mejor preservado  del mundo antiguo. A pesar de que cada trazo fue el resultado de la acción de un escriba, hay de hecho muy pocos lugares donde un escriba parece haber alterado intencionalmente el texto «recibido». Tales cambios en la Biblia hebrea son identificados por la tradición amanuense como tiqqune sopherim («enmiendas de los escribas»). Varias listas midrásicas y masoréticas enumeran enmiendas específicas, que oscilan en total de siete a dieciocho.


Muchas de estas primeras enmiendas de los escribas fueron introducidas basándose en motivos religiosos, en un esfuerzo por preservar la santidad y dignidad del texto bíblico.  Por ejemplo, Génesis 18:22 menciona que «dos de los visitantes partieron de allí y se encaminaron a Sodoma, pero Abraham se quedó de pie frente al Señor». De acuerdo con algunas listas, este versículo refleja un tiqqun sopherim, . un cambio deliberado del escriba al final de un versículo que inicialmente se leía «mientras que el Señor estaba aún de pie frente a Abraham». Este cambio intentaba evitar representar a Dios como un siervo esperando las instrucciones de Abraham. Otro ejemplo ocurre en Zacarías 2:8 (cf. Heb 2:12), el cual advierte que quienquiera que atacara a Israel tocaba «la niña del ojo de Dios». Las listas de los escribas informan al lector que el texto original tiene un sufijo en primera persona, quedando la lectura «la niña de mi ojo». Este cambio trató de no dar la impresión de que Dios mismo estaba hablando de manera antropomorfista, como si él tuviera un ojo físico.


Algunos cambios en el texto bíblico, incluyen expresiones eufemísticas (con la intención p.ej., de expresar algo de manera menos cruda), que no son marcados de forma explícita. Un ejemplo de este tipo ocurre con respecto a los nombres propios que contienen el nombre «Baal». La palabra  Baal, que originalmente significó simplemente «Señor», más tarde significó casi de manera exclusiva el nombre propio del dios cananeo. Lectores posteriores tenían razón de sentirse ofendidos por la presencia de este nombre en las Escrituras, especialmente cuando estaba asociado con un israelita. Así, nombres que incluían «Baal» fueron algunas veces cambiados para abstenerse de referirse incluso de forma indirecta, a dioses falsos. Por ejemplo, en 1 Crónicas el hijo de Jonatán es identificado como Meribaal (1Cr 8:34; 9:40), mientras que en 2 Samuel él es llamado Mefiboset (2S4:4). Similarmente, un hijo de Saúl es llamado Esbaal en 1 Crónicas 8:33 y 9:39, pero lsboset en 2 Samuel 2:8. En ambos casos el nombre Baal ha sido sustituido con «boset», el nombre hebreo para «deshonra». El cambio no parece reflejar un juicio negativo del individuo en cuestión, sino una manera de condenar el nombre Baal.


La evidencia acumulada de la Biblia hebrea muestra que tales enmiendas no fueron llevadas a cabo de forma sistemática. Es importante también enfatizar que muchas de las primeras enmiendas son identificadas de forma explícita como tales, mediante anotaciones en el margen que preservan el texto de la lectura original. Visto de esta manera, tales cambios proveen comprensión a las sensibilidades religiosas de diferentes lectores de la Biblia en lugar de reflejar un intento de alterar las palabras del texto sagrado.





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


2 Samuel 5. “Tsinnor”


La palabra traducida como «acueducto» en 2 Samuel 5:8 es el hebreo tsinnor. La interpretación de este término ha sido muy debatida por eruditos y es utilizada solo en otro pasaje más (Sal 42:7). Por el contexto, está claro que tsinnor era un medio para conquistar la ciudad. Mientras que unos sugieren significados como «daga», «gancho» o «garfio», el contexto del Salmo 42:7 implica que la palabra en 2 Samuel 5:8 tenía que ver con un acueducto. Cognados (palabras relacionadas por descender del mismo lenguaje ancestral) del arameo y ugarítico también indican que tsinnor se refiere a un canal, pozo o túnel. Esto implica que Joab dirigió el ataque a través de un acue-ducto clandestino (cf. 1Cr 11:6).


En una época los arqueólogos pensaron que el sitio conocido como «Pozo de Warren» era el tsin-nor. Desde la parte superior del Pozo de Warren un túnel escalonado conduce a una entrada por sobre el nivel de la tierra dentro del muro de la ciudad cananea. Se pensaba que Joab se había introducido en el sistema del acueducto a través del manantial del Gihón y escalado el una vez angosto pozo para conquistar la ciudad.


Nuevos descubrimientos hechos desde 1995, sin embargo, han arrojado nueva luz sobre este acueducto. Ahora parece que el túnel escalonado que lleva de la entrada al manantial de Warren, no tuvo su forma actual, sino hasta el siglo VIII a.C. En los tiem-pos de Joab la parte superior del manantial de Warren estaba aún enterrada 1.2 m bajo el piso del túnel. La entrada de Joab a la ciudad mediante el tsinnor tenía que haber sido mediante otra fuente de agua o pasaje. Tan útil como es la arqueología en traer la Biblia a la vida, es importante darse cuenta que las previas conclusiones generalmente necesitan ser reconsideradas a la luz de más recientes excavaciones y análisis.





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


2 Samuel 11. “Baño”

La descripción del baño de Betsabé en 2 Samuel 11:2 utiliza el verbo rabos, «lavar», el cual, cuando se usa solo, implica «bañar todo el cuerpo». Cuando se limita a una porción del cuerpo, ésta parte se especifica. De esta manera, sabemos por la gramática así como también por el contexto) que Betsabé se estaba bañando. El texto nos dice que ella se estaba purificando a sí misma de su impureza, como indicación de que acababa de terminar su ciclo menstrual. Puesto que no existe tal ordenanza en los textos pertinentes de levítico 15:19-24, pa-rece que Betsabé se estaba bañando para un rito o para propósitos higiénicos.


La limpieza ritual se lograba parcialmente mediante el baño, como lo vemos en la orden dada a Aarón y a sus hijos (Lv 8:6). Tales prácticas entre el sacerdocio son también avaladas en Egipto, donde a los sacerdotes se les ordenó darse un baño tres veces al día para eliminar la contaminación física y para lograr una vida espiritual. La purificación de la contaminación entre laicos y sacerdotes por igual, por lo general involucraba lavar el cuerpo (p.ej., Lv 15:18, 21). Lavar los pies, un hecho avalado tanto en el Antiguo Testamento (p.ej., Gn 18:4; 19:2; 24:32; 43:24; Jue 19:21) como en el Nuevo Tes-tamento (muy notablemente en Jn 13:1-17), debió haber sido una práctica común en Israel.


Los textos rabínicos que hablan de la necesidad de lavarse las manos antes de comer (p.ej., Mt 15:2) probablemente tienen su origen en una era previa, sin embargo no se sabe con seguridad hasta donde se remontan estas tradiciones.


Es imposible determinar, qué tanto y con qué frecuencia se habían generalizado los baños no ceremoniales en Israel. Las narraciones del Antiguo Testamento acerca de estos baños asumidos por David (2S 12:20), Rut (Rt 3:3), las prostitutas samaritanas (1R 22:38), Naamán (2R 5:10) y el alegórico Aholá y Aholibá (Ez 23:40), indica que la práctica era muy común y no exclusiva de los miembros de la clase alta. Indicación adicional llega del pueblo fenicio Ase .1 Una figura de terracota del siglo VIII-VII a.C. representando a una mujer bañándose sentada en una tina ovalada fue desenterrada allí. Por lo tanto, esto sugiere que el baño era ampliamente practicado,





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Samuel 12. “La montaña y el ciervo: una parábola horea”

En la antigüedad, la literatura sapiencial generalmente tomaba forma de parábolas. El relato de la montaña y el ciervo hallado en una colección de parábolas horas,' ilustra un tipo particular de literatura sapiencial en la que los animales representan temas humanos. En esta historia, un ciervo abandonó la montaña en la que había nacido y fue a pastar a otra montaña. A pesar de que el ciervo engordó allá, fue ingrato y comenzó a invocar maldiciones de relámpagos sobre la cumbre de la nueva montaña. Como represalia, la montaña convocó cazadores para que mataran al ciervo. Al final de la parábola la interpretación es explicada en detalle: el ciervo era un hombre quien por alguna razón había huido de su ciudad natal y buscado refugio en otra. Sin embargo, él no fue agradecido y comenzó a hacer lo malo allá, como resultado fue maldito por los dioses del pueblo.


El profeta Natán utilizó una técnica similar para condenar a David por su pecado contra Urías (2S 12). Él narró una historia acerca de dos hombres, uno rico y el otro pobre, representando a David y a Urías, respectivamente. El cordero del hombre pobre representaba a Betsabé. Ignorante de que el relato de Natán era una parábola, el rey David indignado pronunció de inmediato juicio contra el injusto hombre rico. Solo entonces Natán reveló que ese hombre era ¡el mismo David!





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


2 Samuel 17. “Asedio militar”


El asedio militar era una estrategia militar en la cual una fuerza de ataque rodeaba una posición fortificada, generalmente una ciudad amurallada, para derrotar a sus habitantes. La estrategia fue utilizada ya sea para obtener control de una ciudad (Dt 20:10-14) o para recuperar el control de una ciudad rebelde (2R 17:1-6). Una fuerza de ataque acamparía cerca de la ciudad designada, obstruiría todos los caminos de entrada y salida de la ciudad, así como interrumpiría el acceso a canales de suministro, sobre todo aquellos que tenían que ver con agua. Una vez que estos preliminares habían sido llevados a cabo, varias estrategias podrían ser implementadas. (Estos planteamientos no eran mutuamente exclusivos; con frecuencia una fuerza militar combinaría dos o más tácticas durante un sitio). Una demostración de fuerza podía intimidar a los habitantes hasta el punto de rendirse. Esta manera de actuar tenía obvias ventajas en cuanto a que prevendría un asedio prolongado y potencialmente costoso. El representante de Senaquerib utilizó esta estrategia, sin ningún éxito, contra Jerusalén durante el reinado de Ezequías (2R 18:19-19:35).


  • A veces un ejército confiaba en un ardid, como en la historia del caballo de Troya. Durante el sitio de Hai (véase «Mapa 3»), Josué dividió sus tropas como medio de provocación para lograr que los defensores de Hai dejaran sus posiciones para perseguir a una de las partes de su ejército. Una vez que esto se logrará, Josué y el resto de sus tropas eran capaces de entrar y destruir la indefensa ciudad (Jos 8:10-23).

  • Todos los demás acercamientos fracasaron, un ejército sitiado fue obligado a recurrir a un asalto directo a un muro de la ciudad. El método más rápido pero más peligroso de tomar un muro defensor era escalado, una táctica que comúnmente utilizaba escaleras de asalto. Un relieve de una tumba egipcia que data de la Quinta Dinastía de la Edad del Bronce Temprana representa a guerreros levantando escaleras contra el muro de una ciudad sitiada. Dependiendo de la altura de los muros y la tenacidad de los defensores, los atacantes podrían sufrir un número muy alto de muertes.


El siglo XIX a.C. vio el desarrollo de efectivos arietes, tal vez el más grande invento de la guerra de sitio. Estas armas consistían en una viga larga, por lo general con punta de metal, que colgaba de una estructura cubierta (que ofrecía protección a los atacantes). Este sería lanzado repetidamente contra el muro o puerta con movimiento de péndulo.


Muchas ciudades fueron rodeadas por fosos para su defensa, sin embargo, supuestos atacantes con frecuencia rodearían tales ciudades con sus propias trincheras. Un proceso de dos ejércitos opuestos cavando trincheras y contratrincheras se llevó a cabo en el sitio ateniense de Siracusa en 414 a.C.


Algunas veces se construían terraplenes contra el muro de una ciudad. Vestigios del montículo de sitio construido por Senaquerib durante el asedio de Laquis en 701 a.C. son aún visibles, como lo es el montículo utilizado por los romanos durante el asedio de Masada en 73 d.C.6.


A veces los agresores intentaron poner en peligro un muro haciendo un túnel por debajo de éste. Esto fue logrado por «zapadores» o ingenieros expertos en túneles. Los anales de Senaquerib describen tales estrategias durante el asedio a las ciudades judías por parte de Ezequías.


  • El asedio militar fue también una estrategia de atribución, demanda de compromiso y con fre-cuencia de paciencia. (El sitio de Tiro por parte de Nabucodonosor, p.ej., duró 13 años). Buscaba derrotar al enemigo no principalmente mediante espada sino por hambre y sed. Las defensas en contra de un asedio incluían almacenamiento de comida y agua (2R 25:3), la construcción de muros altos y fosos, y reforzar las puertas de la ciudad con fuertes barrotes (Am 1:5). Los muros de la ciu-dad por sí mismos podían ser de un diseño muy sofisticado también. Por ejemplo, una técnica era usar una pared con entradas y salientes, en la que la superficie del muro de la ciudad no era liso sino que tenía protuberancias a intervalos. Los habitantes defensores también enviarían misiones en contraataque con la esperanza de acabar con un asedio (2S 11:17; 18 20:15-21). La mayor ventaja de una fuerza defensora era su elevación superior, que les permitía arrojar piedras, flechas, jabalinas, aceite caliente o agua e incluso piedras de moler (Jue 9:53).





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Samuel 19. “Príncipes ambiciosos entre los hititas”

Eliminar el linaje de un oponente era una práctica común en las antiguas monarquías. El decreto del rey hitita Telipinu describe la agitación política que generalmente sigue mientras se produce un cambio de mando del trono. Este documento provee un relato histórico de la sucesión de los reyes hititas del siglo XVII al XIV a.C.' Al principio, la sucesión fue ordenada y la tierra prosperó. Sin embargo, pronto los siervos del príncipe (por lo general miembros de la familia), en un deseo por el poder, comenzaron a conspirar contra sus señores. Una serie de intrigas de palacio sobrevinieron, durante las cuales un pariente del rey se levantaba, mataba a su señor y asumía el control. Exterminaba luego a todos los descendientes del antiguo rey de manera que no quedara ninguna amenaza para su gobierno. Finalmente, uno de los miembros de su familia, algunas veces su propio hijo, se rebelaría contra él y un nuevo ciclo de regicidio iniciaría.


Telipinu fue el primer rey hitita que intentó acabar con semejante derramamiento de sangre. Habiendo exiliado al monarca que había intentado eliminarlo a él, Telipinu mismo llegó a ser rey, sin embargo, él trató amablemente a la familia de su predecesor. Luego él estableció reglas de sucesión y proclamó que los futuros reyes debían unir a la familia real en lugar de fragmentaria mediante medios sanguinarios. Finalmente, decretó que cualquiera que cons-,...irara para matar miembros de la familia real serían ejecutados, aunque esa persona fuera el mismo príncipe. El problema de intrigas de palacio y sucesión dinástica tenía su paralelo en la sociedad israelita. Al igual que Telipinu, el David bíblico demostró que él no perdonaría el asesinato-de la familia de su rival. Cuando un joven proclamó haber asesinado al rey Saúl (25 1:1-15) y otros dos reportaron que ellos habían matado al hijo de Saúl (4:1-12), David mandó que los ejecutarán por la traición de sus pretendidas  hazañas. Continuó en la búsqueda de los parientes vivos de Saúl con el propósito de mostrarles   bondad, al punto de proveer cuidado personal y protección al inútil nieto de Saúl, Mefiboset (9:1-13). La propia familia de David, — sin embargo, no estaba inmune al patrón de las culturas circundantes. Su hijo Absalón intentó usurpar el trono y matar a su padre en batalla, Cuando el mismo Absalón fue asesinado, David se afligió tan profundamente, que la celebración de victoria fue opacada por su duelo.





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


2 Samuel 22. “Cantos de guerra”


La Biblia da testimonio del hecho de que los antiguos guerreros por lo general celebraban sus hazañas con canciones. En realidad, la primera canción registrada en la Biblia es aquella de Lamec (Gn 4:23-24), un peleador que se jactó de haber matado a un hombre que lo había herido a él. Canciones por, o acerca de, guerreros han surgido en diferentes tipos:


  • En una que puede ser llamada «canción de victoria», un guerrero canto acerca de sus triunfos en batalla. Tal canción podía ser evidentemente jactanciosa, como la de Lamec, o podía dar las gracias a Dios, como lo hizo David en 2 Samuel 22. Esta canción alaba a Dios, pero es de orientación claramente militar: «adiestra mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar arcos de bronce» (v. 35). Existen analogías paganas para tales canciones; un himno acadio que celebra las campañas militares del rey asirio Asumarsipal II (reinó entre 883-859 a. C.) comienza con el reclamo del rey de que él cantaría en alabanza a su dios, Enlil, sin embargo rápidamente pasa a un relato jactancioso de los triunfos de Asurrnarsipal. Los griegos transformaron en parte este género y compusieron canciones en honor de atletas, como las odas de Pindaro (siglo V a.C.), que celebraba a los vencedores en los juegos olímpicos y otros juegos.

  • Un segundo tipo de canto militar era el lamento por los héroes caídos. Un magnífico ejemplo es aquél de David por Jonatán y Saúl (1:17-27). El poeta griego Simónides (siglo y a.C.) compuso versos para los griegos que murieron en la batalla de las Termópilas, también en conmemoración de la victoria griega sobre los persas en Platea.

  • La poesía épica, la cual conmemora exten-samente las hazañas de grandes héroes, puede ser considerada como un tercer tipo. Los ejemplos incluyen la épica sumeria de Gilgames, la épica ugarítica de Kirta y los tan conocidos poemas épicos griegos La ilíada y la Odisea de Hornero. La Biblia, debido a que se enfoca en Dios y su pacto en lugar de cantar a seres humanos heroicos, no incluye poesía épica.





TEXTOS Y ARTEFACTOS ANTIGUOS


2 Samuel 24. “Oraciones de Mursilis II debido a las plagas”


El relato contado de nuevo en 2 Samuel 24 es poco común en diferentes relatos. Primero, se dice que Dios ha estado enojado con Israel y que ha incitado a David a pecar para que el Señor pudiera de ese modo castigar a la nación (v. 1). Segundo, la naturaleza misma del pecado, el efectuar un censo, ha sido siempre difícil de explicar, aunque muchos lo consideran como una señal de orgullo o de dependencia en la riqueza y el poder, en lugar de Dios. Tercero, es insólito que la plaga se detuviera específicamente «junto a la parcela de Arauna el jebuseo» (v. 16).


Las oraciones por liberación de la plaga (vv. 14,17) no son difíciles de entender y tienen analogías de la literatura antigua. El hecho de dirigirse a Dios en oración en una situación como esa (la cual incluye confesión de pecados, búsqueda de una explicación para la ira divina y solicitud de alivio de la plaga), de ninguna manera era único para Israel.

  • La plaga más conocida de la historia antigua atacó a Atenas durante los años 430-427 a.C. y fue descrita en detalle por el historiador griego Tucídides en el libro 2 de su historia de la Guerra del Peloponeso.' Tucídides describió cómo se elevaron súplicas y se llevaron a cabo ritos de adivinación en un esfuerzo por apaciguar a los dioses y detener la plaga.

  • Una analogía más cercana a la historia de 2 Samuel 24 aparece en tablillas que registran las oraciones del rey hitita Mursilis II (que reinó aprox. 1321-1298 a.C.). Los hititas habían sido abatidos por una plaga devastadora y generalizada. La población del reino había sido diezmada de forma severa; incluso los antecesores de Mursilis, su padre Supiluliuma 1 y su hermano Arnuwanda II, habían sucumbido. En sus ora-ciones Mursilis suplicó ayuda a los dioses hititas, confesó su pecado e incluso le recordó a los dioses que su mejor interés no era segar la vida de todas las personas que les habían servido.


Quizá es importante, sin embargo, que la Biblia atribuye varios acontecimientos como estos tanto a la soberanía divina corno al pecado humano (v. 1). Incluso el hecho de que esta plaga en particular cesó de manera abrupta en un momento y lugar específicos es extraordi-nario (v. 16). Sin embargo, tal vez lo más importante en este caso fue la disposición de David a sufrir en lugar de su pueblo (v. 17). En vista de que Mursilis de los hititas dejó de hacer restitución a los dioses, si lo tal era necesario, David se ofreció a sí mismo al Señor de parte de su pueblo.