Arqueología de Hageo




INTRODUCCIÓN A AUTOR, LUGAR Y FECHA DE ESCRITURA


Se cuestiona poco que Hageo el profeta haya escrito el libro que lleva su nombre. No sabemos nada sobre él más allá de lo que encontramos en su libro. Hageo fecha sus mensajes con precisión, los cuales fueron entregados entre agosto y diciembre del 520 a.C.






AUDITORIO

Zorobabel había regresado a Jerusalén en 538 a.C. junto con unos 50,000 judíos para reconstruir el templo. Con el paso de los años, los que habían regresado se desanimaron por la oposición y abandonaron el proyecto. Los mensajes de Hageo fueron entregados para motivar a los judíos a completar el proyecto de reconstrucción del templo.





HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

Las palabras de Hageo fueron dirigidas a la comunidad postexílica 18 años después del regreso inicial del exilio. El templo todavía no había sido reparado, y el liderazgo estaba profundamente desanimado, no solo por la oposición local, sino también por la apatía de su propio pueblo. Darío de Persia estaba interesado en las religiones de su imperio y, a la luz del ímpetu ofrecido por su apoyo, a los mismos judíos se les culpó más por su inactividad que lo fueron sus oponentes.


El mensaje del profeta fue esencialmente una exhortación a perseverar en el esfuerzo de restablecer la comunidad y el templo. Sin embargo, desde la perspectiva de algunos intérpretes el mensaje de Hageo era más que eso, desde su punto de vista era un llamado a una rebelión abierta contra la autoridad persa. Quienes adoptan esta perspectiva ven en Hageo al fanático mesiánico que creía que el reino escatológico empezaría solo si Zorobabel era lo suficientemente audaz para expulsar a la dominación extranjera. No obstante, esta interpretación parece extraer del texto más de lo que se justifica.





AL LEER

Aborde este corto libro equipado con un trozo de papel, ya sea mental o físico, en el cual pueda elaborar una lista de las consecuencia de la obediencia y la desobediencia. Considere los pros y los contra ¿hay un claro ganador en todo esto?





¿SABÍA USTED QUE?  

  • En el clima árido de esta región, el rocío es típicamente abundante durante la época de crecimiento de los cultivos y a menudo se valora tanto como la lluvia (1:10).


  • Una prenda que llegaba a tener contacto con un «alimento consagrado» (la carne de un animal que se apartaba para un sacrificio) quedaba «consagrada» (Lv 6:27) pero no podía transmitir esa santidad a un tercer objeto. La impureza ceremonial se transmitía mucho más fácilmente que la santidad, debido a que cualquier cosa que tocara una persona impura quedaba contaminada (Hag 2:12-13).


  • Un anillo de sellar era un tipo de sello, cuya impresión en arcilla o cera funcionaba como una firma. Un anillo de sellar, usado en uno de los dedos o en un cordón alrededor del cuello, podía usarse como prenda o una garantía del pago total de una deuda (2:23).





TEMAS

Los temas de Hageo incluyen:


1. Las prioridades. El pueblo se había negado a reconstruir el templo de Dios mientras se enfocaba en sus esfuerzos por construir casas hermosas para ellos mismos (1:2-4,9). Hageo les informó que el templo y la obra de Dios debían ser su principal prioridad. Debían «reflexionar sobre su proceder» (1:5,7; 2:15,18), porque agradar a Dios y honrarlo debían ser sus metas principales (1:8).


2. La obediencia. Hay consecuencias por desobedecer a Dios (1:6,11; 2:16-17). Pero cuando el pueblo de Dios sigue al Señor (1:12), bondadosamente, él les da el entusiasmo (1:14), la fuerza (2:4-5) y los recursos (2:8) para hacer su voluntad. Dios le prometió a la comunidad postexílica que, como recompensa por su obediencia, los bendeciría con su presencia (2:9), paz (2:9) y prosperidad (2:19).





SINOPSIS
    I. Primer mensaje: EL llamado a reconstruir el templo (1:1-11)
   II. La respuesta de Zorobabel y del pueblo (1:12-15)
  III. Segundo mensaje: La gloria prometida (2:1-9)
  IV. Tercer mensaje: Un pueblo corrompido es bendecido (2:10-19) 
   V. Cuarto mensaje: La promesa a Zorobabel (2:20-23)





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


Hageo 2. ¿Condujo Hageo una rebelión mesiánica?


El libro de Hageo es uno de los documentos más cortos en la Biblia, consta de cuatro mensajes con un total de unas 600 palabras. Asimismo, es uno de los libros fechados con más precisión en todas las Escrituras. Está documentado que el profeta recibió los cuatro oráculos en un periodo de tiempo de 15 días durante el otoño del segundo año del rey persa Darío I, quien reinó desde 521-486 a.C.


Durante este periodo, Judá existió como parte de un gran distrito administrativo o satrapía del Imperio Persa llamado abar naharah (Más allá del Río), cf. Esd 4:10; Neh 2:7. Cada satrapía contribuía con el tributo anual y estaba gobernada por un gobernador persa. No obstante, la política imperial persa, empezando con Ciro el Grande y continuando con Darío impulsaron un grado importante de autonomía local. Una extensión de esta política condujo al respaldo persa para la construcción de templos y santuarios locales (2Cr 36:23; Is 44:26-28). la preocupación principal de Hageo dentro de su contexto histórico era promover la reconstrucción total del templo en Jerusalén. Sus mensajes estaban dirigidos a los líderes principales de la comunidad de Jerusalén, Zorobabel, el gobernador, y Josué, el sumo sacerdote.


Ciertos aspectos del imaginario de Hageo han llevado a muchos a concluir que este profeta no solo esperaba reconstruir el templo, sino también la restauración de la monarquía davídica. En su oráculo final, Hageo empleó títulos elevados para referirse a Zorobabel, hijo de Salatiel y nieto del último rey davídico, Joaquín:


  • A Zorobabel se le llama «mi siervo» (Hag 2:23), un título que frecuentemente se le asignaba a David (1 R 11:34; Sal 78:70; Ez 34:23) y al «siervo» mesiánico de Isaías (Is 42:1; 49:6; 52:13; 53:11).

  • Dios declaró que sacudiría los cielos y la tie-rra y que derribaría los tronos de los reinos y el poder de las naciones (Hag 2:21-22). El reino mesiánico estaba a punto de empezar, con Zorobabel a la cabeza.

  • Dice que Zorobabel es e! elegido y que sería hecho semejante a un anillo de sellar (v. 23).4


Surgen dos preguntas: ¿Creía Hageo que Zorobabel era el Mesías? ¿Llamó a una rebelión contra el gobierno persa?


En realidad, Hageo no exhortó a Zorobabel para que reclamara la posición de Mesías, ni tampoco instó a los judíos a rebelarse contra Persia.' Nada en el libro sugiere que Hageo esperaba que las promesas de la exaltación final de Sión se cumplieran inmediatamente o que Zorobabel fuera el agente de su cumplimiento.


Por el contrario, Zorobabel simplemente recibió la exhortación de realizar la tarea de reconstruir el templo como anticipación de un futuro mayor que vendría. Zorobabel fue llamado a vivir conforme a la herencia que fue transmitida de su ancestro David, pero aparte de la reconstrucción del templo no se le demandaron otras acciones específicas.


Es verdad que el libro de Hageo refleja la esperanza, común de todos los profetas, de la gloria futura de Sión:


  • Dios estremecerá el universo (vv. 6,21),

  • Removerá el cetro de las naciones (v. 22) y traerá su tributo a Israel (vv. 7-8; cf. Éx 12:35-36).

  • Llevará a cabo un segundo éxodo (Hag 2:5, 22) y colocará a su rey escogido (v. 23).

  • Nuevamente, habitará en medio de su pue-blo (1:13; 2:4,9).



(Biblia de Estudio Arqueológica. Vida. p.1558)