Arqueología de Rut





AUTOR, LUGAR Y FECHA DE ESCRITURA

El autor de este pequeño libro es desconocido. Algunos eruditos lo han atribuido a Samuel, pero su estilo literario sugiere que puede datar de la época de la monarquía, o sea, años después de los acontecimientos que describe.






AUDITORIO

Generaciones de israelitas después de la época de los jueces leyeron a Rut. El libro les ofreció a los israelitas un punto de vista de fe y piedad verdadera en momentos de desunión nacional, opresión extranjera y degeneración religiosa y moral.






HECHOS CULTURALES Y RELEVANTES

En los días de Rut, los israelitas alternaban entre suplicarle a Dios ayuda durante tiempos desesperantes, u olvidarse del Señor y participar del libertinaje de la culturas vecinas. Sin embargo, Dios, trabajando detrás de todos los acontecimientos, continuó cumpliendo con su plan de redención. De una manera sorprendente usó a Rut, una mujer extranjera, fiel y valiente, no solo para impactar a los judíos, sino también para que ejerciera un papel clave en el cambio del mundo a través de Jesús.






AL LEER

Observe el tema del amor fiel entre el pueblo de Dios: la lealtad de Rut hacía Noemí, la aceptación de Rut por los ciudadanos de Belén y la generosidad de Booz hacia las dos viudas (caos 2-4). Observe cómo Dios coordinó detalles aparentemente insignificantes para alcanzar su propósito principal. Siga la transformación de Noemí desde su vacío interior hasta la plenitud (3:1 7). Finalmente, descubra el significado verdadero del relato al final del libro (cf. Mt 1:5-6,16): Rut, una extranjera cuya fe tocó el corazón de Dios, está enumerada en el linaje de Jesús, quién completó la obra redentora de Dios y cumplió las bendiciones prometidas del reino de Dios.






¿SABÍA USTED QUE?

  • Destapar los pies de un hombre y acostarse, a su lado, era una manera habitual y no verbal de pedir matrimonio (3:1-4).

  • La tierra de una familia o clan no podía ser vendida permanentemente (4:1-3).

  • Quitarse la sandalia y dársela a otro era una manera pública de renunciar los derechos de propiedad y transferirlos a otro (4:7). Los documentos Nuzi (en acadio, a mediados del segundo milenio a.C.) hablan de una costumbre similar, la cual ya no se aplicaba durante la época de los jueces de Israel.






TEMAS

El libro de Rut contiene los siguientes temas:

1. Aceptación. Rut demuestra la verdad de que la participación en la familia de Dios no se basa en nacimiento o en nacionalidad, sino en la fe y obediencia a Dios.


2. Bondad y fidelidad. La transformación de Noemí de una mujer desesperada (1:20) a una persona alegre (4:14-16) a través de la desinteresada lealtad y amabilidad de Rut y Booz refleja que la provisión de Dios frecuentemente llega a través del amor y la fidelidad de su pueblo obediente (2:20; 3:10; Lv 19:9-10; Dt 24:19-22).


3. Redención. Las acciones de Booz para redimir la tierra (Lv 25:25-29), casarse con Rut (Dt 25:5-10) y engendrar un hijo para mantener el linaje familiar de Noemí (Dt 25:6): son simbólicas de la redención que le hizo Cristo a su esposa, la iglesia (Ef 5:25-27; Ap 19:1-8; 22:17), y a su pueblo (Tit 2:14).






SINOPSIS 

   I. Introducción: El vació de Noemí (1:1-5)
  II. Noemí regresa de Moab (1:6-22)
 III. Rut y Booz se reúnen en los campos de cosecha (2)
 IV. Rut va a Booz (3)
  V. Booz hace los preparativos para casarse con Rut (4:1-12) 







NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


Rut 2. “Alimento y agricultura”


Como lo indica el relato de Caín y Abel, las dos fuentes principales de alimento en tiempos antiguos eran la cría de animales de granja y el cultivo de plantas comestibles. Aparte de la pesca, la única otra manera de obtener comida era a través de la caza y recolección de comida silvestre; una sociedad que tenía que depender exclusivamente de la caza y la recolección de alimento era muy primitiva o se encontraba en una situación grave (cf. Is 7:18-25). La agricultura ya está confirmada en sitios del periodo neolítico egipcio.


Rut 2-3 refleja el ciclo anual de siembra y cosecha de varios cultivos en Israel.' El año agrícola también se refleja en las fiestas anuales de Israel (tales corno la de las Primicias y la de Pentecostés), al igual como en el calendario de Guézer. El arar la tierra y el plantar cereales (trigo y cebada) comenzaba después de las «primeras» lluvias o lluvias de Otoño de octubre a noviembre. Las plantas crecerían durante las lluvias fuertes del invierno y las «últimas» lluvias, o las lluvias de la primavera. Durante la cosecha (abril — mayo), los trabajadores corta-rían los cereales con hoces y los atarían en gavillas. DesPués de la cosecha, los cereales eran llevados a las trilladeras, donde trineos de desgranamiento los separaban de la paja. La época de aventar también era una época para celebrar, ya que la tarea indicaba que una cosecha exitosa se había logrado (Rt 3:7; Is 9:3). Una vez que se había aventado el cereal se guardaba en silos. Usando piedras de molino, las mujeres molían el cereal cosechado y produ-cían así la harina.


Otros cultivos tenían sus propios procesos y estaciones. Los olivos crecen en el suelo poco profundo de las colinas de Israel, pero toman muchos años para madurar y dan fruto solamente de año por medio. Las aceitunas se prensaban bajo grandes pesos y el aceite se extraía en tinajas; se prensaba más de una vez cada tanda para producir calidades diferentes de aceite de oliva. Otras cosechas importantes eran los dátiles, las granadas, los higos y las manzanas (algunos eruditos niegan que la antigua Israel tenía manzanas, pero esta fruta se conocía ampliamente en el mundo antiguo y con frecuencia aparece en ilustraciones clásicas).


La viticultura era de vital importancia en la antigua Israel. Los viñedos eran de gran valor y tenían que ser protegidos. Tanto fuentes griegas como hebreas, describen como a los jóvenes se les daba la tarea de alejar a los zorros de la uvas (Cnt 2:15), e Isaías 5:2 observa que un vinatero prudente erigiría una torre de vigilancia en su viñedo. Las uvas maduraban en junio o julio, y el proceso de añejar el vino duraba hasta Septiembre. Durante la cosecha, los racimos de uvas se cortaban de las vides con cuchillos de poda, y la gente prensaba las uvas en tanques, usando sus pies descalzos. Otros métodos de prensar las uvas se avalan en el mundo antiguo también; existe evidencia de Egipto de un método de retorcer sábanas de lino para prensar y filtrar el jugo de uva. Del jugo se hacía vino, la bebida principal de la antigua Israel. Los egipcios preferían la cerveza.


Para el israelita, la elección de carnes comestibles estaba gobernada por las reglas de limpieza (Lv 11; Dt 14).' En resumen, las ovejas, las cabras, el ganado, ciertas aves (p.ej., palomas y gansos) y los peces con aletas y escamas, se consideraban ritualmente limpios. En la Biblia no se menciona el pollo hasta llegar al Nuevo Testamento (p.ej., Mt 23:37, aunque Pr 30:31 pueda que se refiera a un gallo), pero evidencia arqueológica sugiere que, de hecho, el polio era consumido en la antigua Israel. Los cerdos, por supuesto, fueron declarados ritualmente impuros, pero fuera de Israel la tenencia de cerdos era común. En base a declaraciones de ciertos escritores griegos clásicos, algunos han argumentado que los egipcios no consumían cerdo, pero la evidencia arqueológica sugiere que por lo menos algunos sí lo hacían.






NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS


Rut 3. “El pariente-redentor”


En la antigua sociedad israelita las si-guientes y bien definidas obligaciones legales le tocaban al pariente más cercano, conocido como el (go'el) o «pariente-redentor»: + Redención de propiedad (Nm 27:8-11). Las tierras familiares no podían ser vendidas permanentemente fuera de la posesión familiar. Un pariente indigente podía vender la tierra heredada para pagarle a los deudores, sin embargo, la gente sin posesión de tierra eran reducidos a la servidumbre. La responsabilidad de redimir las tierras y los miembros familiares a través del pago de deudas pendientes caía sobre el go'el. Cuando no existía ningún go'el, la tierra podía ser vendida fuera de la familia, la que finalmente sería devuelta en el año del jubileo.


  • Matrimonio por levirato (Dt 25:5-10). En el caso de la muerte de un hombre sin un heredero, un hermano sobreviviente estaba obligado a redimir (i.e., casarse con) a la viuda y criar un heredero para el fallecido. Esto implicaba un compromiso financiero y emocional que no todos los hermanos estaban dispuestos a asumir. El go'el podía pedir exención legal de esta obligación, pero tal exención se consideraba una negligencia de deber e involucraba una vergüenza considerable.

  • Venganza por el homicidio culposo de un miembro familiar (Nm 35:9-21). En una sociedad que carecía de una fuerza policial, la responsabilidad de cumplir con una condena de muerte por el homicidio de un miembro familiar caía sobre el go'el haddam o «el vengador». La ley mosaica prohibía la venganza indiscriminada, permitiéndole al acu-sado huir a una ciudad de refugio, donde su caso sería evaluado por los ancianos de la ciudad. Sin embargo, ninguna misericordia se les daba a aquellos quienes habían cometido un asesinato a propósito.





NOTAS CULTURALES E HISTÓRICAS

Rut 4. "La puerta de la ciudad"


    La puerta de la ciudad jugaba un papel clave en la estructura defensiva de la ciudad. De hecho, "poseer la puerta" de una ciudad era poseer la propia ciudad (Gn 24:60). El papel de tal puerta, sin embargo, también se extendía a las esferas económicas, legales y cívicas de la vida. En Mesopotamia, vecindarios formados por familias o por oficio pudieron haber estado organizadas alrededor de las diferentes puertas de la ciudad. Los mercados, al igual a que varios procedimientos legales, se llevaban a cabo cerca de las puertas (2R 7:1). Por ejemplo, Abraham compró la cueva de Macpela (Gn 23:3) en la puerta de una ciudad, a Booz le fue otorgado el derecho de obtener tanto la propiedad verdadera, como a Rut como esposa, en la puerta de una ciudad también (Rt 4:1). Los reyes frecuentemente realizaban audiencias públicas ahí, y los profetas se dirigían a la realeza y a los plebeyos en estas puertas (2S 19:8; 1R 22:10; Jer 17:19).

    En Tel Dan, las excavaciones dentro del complejo de puertas exteriores han descubierto una plataforma elevada para el asiento con dosel de un rey o juez, al igual a que un banco para los ancianos. Esta colocación ilustra las descripciones bíblicas de casos legales que se llevaban frente a los ancianos (Dt 22:15; 25:7) y de las sentencias que se cumplían (Dt 17:5; 22:24) en tal lugar. Sentarse junto a las puertas de la ciudad entre los ancianos (Job 29:7-8; Pr 31:23) denotaba honor, mientras que el derecho de entrar a través de la puerta indicaba ciudadanía (Gn 23:10, 18), incluso en la nueva Jerusalén (Ap 22:14).