Comentario de Cantares

Exaltación del Amor Matrimonial

    Un canto de amor, presentado en un cuadro primaveral. Abundante en metáforas y en un derroche de fantasía oriental que manifiesta el amor de Salomón a la naturaleza; jardines,  campos, viñas, arboledas y rebaños (1 Reyes 4:33). Su título quizás indique que Salomón lo consideraba el más excelente de todos los 1005 versos que escribió (1 Reyes 4:32). Se cree que puede haberse escrito para celebrar las bodas de Salomón con su esposa favorita.  

   Como poema, los eruditos familiarizados con la estructura de la poesía oriental lo consideran sin rival. Pero sus cambios abruptos de un personaje a otro y de un lugar a otro, sin explicación alguna de estas mudanzas de personas y escenas, lo hace difícil de comprender. En el hebreo indica cambio de personajes el cambio de género; en algunas de nuestras versiones lo indica en espacio mayor entre versículos. 

  Los Personajes. Parece claro que estos son: una esposa, llamada la "sulamita" (6:13); el rey; y un coro de damas del palacio, llamadas "hijas de Jerusalén." El harén de Salomón aún era pequeño; 60 esposas y 80 concubinas, con innumerables doncellas en una lista de espera (6:8). Después llegó a abarcar 700 esposas y 300 concubinas (1 Reyes 11:3 - Eclesiastés 7:26-28) 

    La Esposa. Una opinión común y quizás la mejor, es que la "sulamita" era Abisag de Sunem, la más hermosa de todo Israel, que sirvió a David durante sus últimos días (1 Reyes 1:1-14), y que sin duda fue luego esposa de Salomón, ya que su matrimonio con otra sería un peligro para el trono (1 Reyes 2:17, 22). Algunos creen que la esposa puede haber sido la hija de Faraón (1 Reyes 3:1). Una teoría que sostienen algunos intérpretes modernos es que la joven no era una de las esposas de Salomón sino la prometida de algún pastor, a quien permaneció fiel a pesar de los esfuerzos de Salomón para traerla a su harén. 

    Interpretaciones. Superficialmente, el poema es un elogio de los goces de la vida matrimonial, y su esencia se halla en sus expresiones tiernas y fervientes de las intimidades y deleites del amor matrimonial. Aun cuando no sea más que esto, es digno de un sitio en la Palabra de Dios, aunque el hombre de Dios no se halla ni una vez en el libro; porque el matrimonio fue ordenado por Dios, y la felicidad y el bienestar humano dependen en muy gran parte de las debidas actitudes en las intimidades de la vida matrimonial.
    Sin embargo, tanto judíos como cristianos hallan en el poema significados más profundos que sus referencias al matrimonio humano. Los judíos lo leían en la Pascua como alusión alegórica al Éxodo, en el cual Dios desposó consigo mismo a Israel, como esposa por la cual Su amor se representa como "el amor recíproco de un gran rey y de una joven humilde."  En el A.T. se le llama esposa de Dios a Israel (Jer. 3:1; Ez 16 y 23).
    La gran mayoría de los cristianos han visto en este Catar de Salomón un canto pre-nupcial de Cristo y la Iglesia, pues en e N.T. la Iglesia aparece como "esposa" de Cristo (Mat 9:15; 25; 1 Juan 3:29; 2 Cor 11:2; Ef 5:23; Apoc 19:7; 21:1; 22:17), lo que indicaría que los goces del matrimonio humano son contraparte y anticipación del éxtasis de las relaciones entre Cristo y su Iglesia. 

    ¿Cómo podría un hombre con mil esposas sentir hacia alguna de todas ellas un amor que fuera digno de tipificar el amor de Cristo hacia Su Iglesia?  Bueno, un buen número de los santos del A.T. fueron polígamos. Aun cuando la ley de Dios se oponía a ello desde el principio, tal como Cristo manifestó en la palabras claras, sin embargo pareciera que en los tiempos del A.T. Dios se hubiera acomodado, hasta cierto punto a las costumbres prevalentes. Los reyes invariablemente tenían muchas esposas. Era una de las señales de la realeza. Y la devoción de Salomón hacia esta hermosa joven parece genuina e inequívoca. Luego también, él era rey e la familia que había de producir el Mesías, y no parece haber inconveniente en que el matrimonio de él prefigurara las bodas eternas del Mesías y de Su esposa. Pensamos que los goces de este canto quizás hallen su clímax en las aleluyas de la cena de las Bodas del Cordero (Apoc 19:6-9) 

    Algunos, siguiendo el método alegórico de interpretación del A.T. iniciado por Orígenes en el siglo tercero d.C., hallan en este poema referencias detalladas a muchos eventos en la vida de Cristo y en la historia de la Iglesia. Creemos preferiblemente no ser dogmáticos acerca de tales interpretaciones. A nosotros nos parecen forzadas.     

  • Cap. 1.  Amor de la Esposa para con el rey. Principalmente palabras de su propio cariño apasionado, con breves contestaciones por el rey y el coro.
  • Cap. 2. Deleite de la Esposa en el amor del rey. Principalmente un soliloquio de ella misma, acerca de los abrazos del rey.
  • Cap. 3:1-5. Sueño de la Esposa acerca de la desaparición de su amante, y su gozo en hallarlo de nuevo.
  • Cap. 3:6-11. El Desfile Nupcial. En los jardines del palacio, las damas de la corte saludan el carro nupcial.
  • Cap. 4. El Rey adora a su Esposa. Ella contesta, y le invita a su huerto de goces nupciales.       
  • Cap. 5. Otro sueño, de la desaparición de su amante, después de la unión nupcial. Su amor apasionado para con él. 
  • Cap. 6. La Sulamita, la más hermosa de todas las mujeres, entre las 140 bellezas del palacio; así la reconocen ellas y el rey.
  • Cap. 7. Su apasionado amor mutuo, contado por ambos, con profusión de metáfora primaverales. 
  • Cap. 8. Su amor inapagable y unión indisolubles, contado en parte por la Esposa y en parte por el coro.


(Compendio Manual de la Biblia. Halley. p.248)