Comentario Col



Comentario de Colosenses
La Deidad y la Suficiencia de Cristo



    La Iglesia de Colosas
    Colosas era una ciudad de Frigia, país de donde había algunos presentes en el día de Pentecostés (Hech 2:10), y que Pablo había atravesado en sus viajes misioneros segundo y tercero (Hech 16:6; 18:23). Puede ser que en uno de estos viajes Pablo haya visitado Colosas, aun cuando el lenguaje del 2:1 posiblemente, pero no necesariamente, implica que Pablo no había estado allí. Otra posibilidad es la de que esta iglesia haya sido producto de la obra de Pablo en Efeso (Hech 19:10), porque Colosas estaba cerca de la frontera de "Asia," a unos 160 km. al este de Efeso. Epafras (1:7; 4:12-13) puede haber sido su fundador.

Motivo y Fecha de la Epístola
    Pablo estaba preso en Roma en el 61 - 63 d.C. Había escrito una carta anterior acerca de Marcos (4:10). Mientras tanto, Epafras, uno de los colosenses, había venido a Roma con la noticia de que se introducía en la iglesia una herejía peligrosa. Parece que haya sido encarcelado (Filem. 23). Entonces Pablo escribió esta carta y la envió con Tíquico y Onésimo (4:7-9), quienes también llevaron la carta a los efesios y la de Filemón (Ef 6:21)   

Herejía Colosense
    Parece haber sido una mezcolanza de las religiones griegas, judías y orientales, una especie de culto del "alto pensamiento" que se preciaba de su "filosofía" (2:8) y exigía la adoración de ángeles como intermediarios entre Dios y los hombres (2:18). Insistía en el cumplimiento de ciertos requisitos judaicos casi hasta el extremo del ascetismo (2:16, 21), presentado en frases altisonantes de una supuesta superioridad; y todo ello, como parte de evangelio de Cristo. 

Su Similaridad con la Carta de Efesios
    Colosenses y Efesios fueron escritos al mismo tiempo. Ambas son declaraciones bien estudiadas de las grandes doctrinas del Evangelio, para ser leídas en público en las iglesias, y son muy similares en muchos de sus pasajes. Pero sus temas principales son bien diferentes:  Efesios, la unidad y la grandeza de la iglesia; Colosenses, la deidad y la suficiencia de Cristo. 


Capítulo 1. La deidad de Cristo


    Pablo Da Gracias, 3-8. "Damos gracias" (3)  !Cuán a menudo Pablo comienza así sus cartas ! (Roma 1:8; 1 Cor 1:4; Ef 1:16; Fil 1:3; 1 Tes 1:2; 2 Tes 1:3; 2 Tim 1:3; Filem 4). Las buenas noticias de los hermanos dispersos llenaban de gozo y gratitud su alma. Sus palabras favoritas son "fe", "amor", y "esperanza"; fe en Cristo, amor hacia los santos, y esperanza del cielo. Nótese que lo que motiva el amor es la esperanza: "a causa de" (5). Véanse 1 Cor 13:1; 1 Tes 1.#. "Haber oído" (4) no necesariamente significa que él no había visitado Colosas, pues lo mismo dice en Ef 1:15. Sabemos que él había estado en Efeso, pero ya había estado ausente algunos años  "Todo el mundo" (6) y "toda la creación" (23) pueden significar que ahora, 32 años después de la muerte de Jesús, el Evangelio había sido predicado en todo el mundo entonces conocido. Dentro de la primera generación, la iglesia había llegado a ser un hecho mundial bien establecido. 

    La Oración de Pablo a su favor (9-12). Es una de sus cuatro oraciones más hermosas. Las otra son Ef 1:16-19; 3:14-19, y Fil 1:9-11. La "inteligencia espiritual" (9) significa saber cómo vivir como vivió Cristo. "Fortalecidos con todo poder" (11), para poder gozar con paciencia bajo toda circunstancia. 

    La Deidad de Cristo (13-20). Términos que Pablo aplica a Cristo en esta epístola: "Imagen del Dios invisible"; "Primogénito de toda creación"; "Por él fueron creadas todas las cosas"; "Es antes de todas las cosas"; "Por él todas las cosas subsisten"; "Cabeza de la Iglesia"; El principio"; "Primogénito de entres los muertos"; "En él habita toda plenitud"; "Por él se reconcilian todas las cosas"; "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria"; "En él están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento"; "En él habita toda la plenitud de la Deidad corporalmente"; "En él estáis completos." (hechos perfectos); "Cabeza de todo principado y potestad". "El primogénito de toda creación" (1:15) no significa que El fue creado, sino que es "heredero" de todo el universo entero. 

    Tronos, dominios, principados, potestades (1:16). Esto y pasajes tales como Ef 6:12, son una intimación bíblica de que en el mundo invisible hay numerosas variedades de personas y gobiernos, de que nuestro mundo visible es minúscula contraparte; y que la muerte de Cristo no solamente hizo posible la redención del hombre, sino que también fue el medio de restablecer la armonía interrumpida de todo el vasto universo. 

    Sufrimientos a Favor de la Iglesia (24-29), para cumplir lo que falta. No que los padecimientos de Cristo sean insuficiente para nuestra salvación, sino que la iglesia como entidad no pueda llegar a la perfección sino por medio del sufrimiento. Pablo estaba dispuesto a llevar su parte. Véase 1 Pedro 4. "El misterio" (26, 27).

    "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (27). La esencia del mensaje de Pablo en esta Epístola es esta: Cristo es la Cabeza del universo.  Nos acercamos a Él directamente, no por mediación de ángeles. El mismo, no esta o aquella filosofía o conjunto de reglas sino Cristo mismo, es nuestra Sabiduría, nuestra Vida y nuestra esperanza de gloria. Ser cristiano es, en esencia, amarle a Él, vivir en Él, una Persona gloriosa y divina por medio de quien el universo fue creado, y en quien hay completa suficiencia para la redención el perfeccionamiento eterno del hombre.



Capítulo 2. Cristo es todo-suficiente


    El Interés Personal de Pablo en los Colosenses (1-5). Algunos creen que "Todos los que nunca vieron mi rostro" (1) implica que Pablo no había estado en Colosas. Pero no hay manera de saber si esto incluye a los "vosotros" que lo precede, o si es además de ellos.  Los saludos personales del capítulo 4:7-18 ciertamente indican que Pablo era bien conocido en Colosas. Esperaba ir allí pronto. (Filemón 22. Filemón era uno de ellos).  "Los de Laodicea" (1). Laodicea era una ciudad vecina, distante unos 15 km. A éstos también Pablo había escrito un carta (4:16), juntamente con ésta a los de Colosas. Algunos creen que haya sido una copia de Efesios.  

    "El Misterio" (2). Esta puede puede haber sido una de las palabras favoritas de los "filósofos" de Colosas. Se usa repetidamente (1:26, 27; 4:3) de ciertos aspectos del propósito de Dios, hasta entonces no revelados.

    Los Filósofos de Colosas (4, 8). Un filósofo es un hombre que pasa la vida tratando de comprender aquello que él mismo, desde antes de comenzar, sabe que no podrá comprender. Cristo es el centro de todo un sistema de verdad, parte de ella muy fácil de entender y otras partes no tan fáciles, que se extienden hasta cosas "más allá del alcance de nuestras almas." Un filósofo ve en el cristianismo ciertas cosas que concuerdan con su filosofía. Acepta a Cristo, y se hace llamar cristiano. Pero en su racionalismo, concéntricas lagunas de sus abstracciones filosóficas, y Cristo mismo, en persona, es solamente una especie de sombra allá en el fondo. Todos nosotros conocemos a personas como estas; proponentes militantes de alguna teoría o doctrina favorita, pero que nunca parecen tener mucho de amor o de admiración hacia Cristo como Persona.  

    Los Legalistas (16, 20-22). A diferencia del filósofo, es  el hombre de  mentalidad más práctica no se preocupa mucho de cosas que no puede comprender, pero sí quiere saber qué debe hacer para ser cristiano.Ve algunos mandamientos claros, o lo que a él le parece ser mandamientos claros, y los obedece. Y para él, estos mandamientos son lo céntrico, y Cristo mismo es solamente una especie de sombra allá en el fondo. Conocemos a personas de esta índole también.  

    ¿Quiénes son los Legalistas? Son aquellos que apoyan su salvación en ellos mismo más bien que en Dios. Por supuesto, queremos creer correctamente todas las doctrinas, y obedecer sin reservas todos los mandamientos. Pero si en nuestra manera de pensar ponemos demasiado énfasis en lo que creemos o lo que somos, ¿no nos acercamos peligrosamente a hacer descansar nuestra salvación en nosotros mismos? Cristo, y no una doctrina o un mandamiento, es nuestro Salvador. El es la base de nuestra esperanza, y no nosotros mismo. No debemos menospreciar la importancia de creer la doctrina verdadera. Pero después de todo, ser un cristiano es esencialmente amar a Cristo, una Persona, más bien que creer esta o aquella doctrina, u obedecer a este o aquel mandamiento. Creemos las doctrina u obedecemos los mandamientos, como para Cristo. No hemos de amarlos a ellos más de lo Le amamos a El. Si amamos demasiado una doctrina, tendemos a volvernos disgustados, duros y amargos hacia aquellos que no creen nuestra doctrina. Si amamos a una persona a Cristo como Persona, nos hacemos semejantes a El. En esta epístola, Pablo trataba de corregir las doctrinas falsas de los judaizantes por una parte, de los filósofos griegos por otra, y las resultantes doctrinas de componenda entre unos y otros. Pero aun cuando nuestras creencias son escrituralmente correctas, existe tal cosa como elevar alguna verdad acerca de Cristo, por encima de Cristo mismo. Y cuando de esta manera inclinamos hacia nuestro platillo la balanza de nuestro asocio con Cristo, somos legalistas. Es posible ser legalista acerca de una doctrina de gracia.  

     El Culto a los Ángeles (18). Algunos enseñaban que el hombre es indigno de acercarse a Cristo directamente, y que necesita de la mediación de los ángeles. Se enorgullecían de su humildad. No sabemos de tal enseñanza hoy día; pero sí existe su semejanza, en la adoración de la virgen María como intermediaria.

    El Ascetismo (20-23). No se nos especifican las prácticas a que aquí se alude. La austeridad autoimpuesta y la humillación autoimpuesta en tal o cual sentido determinado, de nada valen para contraponerlas a la indulgencia sensual sin límites en otros sentidos diferentes. 



Capítulo 3. La vida de Cristo


    La Relación con Cristo, de persona a persona, es el tema de esta Epístola. Cristo en vosotros, la esperanza de gloria (1:27). Andad en él, arraigados en él, sobreedificados en él (2:6, 7). Perfeccionados en él (2:10); muertos con él (2:20), y resucitados con él (3:1). Vuestra vida está escondida con El en Dios (3:3).

    La Palabra y el Canto (16) se mencionan juntos . Esto se refiere a las reuniones de los cristianos, en donde la enseñanza de la Palabra y el canto de himnos son los medios principales de promover el crecimiento de la vida cristiana. !Hubiera más de ellos en las iglesias!


Capítulo 4. Asuntos personales


    Las Iglesia se Reunían en Casa Particulares. Se citan varias: Ninfas en Laodicea (Colo 4:15); Filemón en Colosas (Filem 2); Gayo en Corinto (Rom 16:23); Aquila y Priscila en Efeso (1 Cor 16:19) y más tarde en Roma (Rom 16:5). Tendrían que reunirse en donde podían. No fue sino hasta el siglo tercero que vino el uso general de edificios especiales. Sin embargo, la iglesia creció admirablemente. Es  mejor muchas congregaciones pequeñas, que unas pocas grandes.  


(Compendio Manual de la Biblia por Halley p. 556)