Estudio Inductivo de la Biblia

Buscar en este sitio

    Actividad reciente del sitio

    Diccionario Jer


            JEREMÍAS, LIBRO DE El más extenso de los libros proféticos del AT.
    Autor y fecha. El autor es el profeta Jeremías. Es evidente que los primeros oráculos fueron puestos por escritos aproximadamente en el cuarto año de Joacim (604 a.C.). Baruc dijo: “El me dictaba de su boca estas palabras, y yo escribía con tinta en el libro” (Jer. 36:18).

    Circunstancias históricas. Se estima que Jeremías nació alrededor del año 639 a.C., en la época en que •Josías subió al trono. La reforma religiosa de este rey comenzó a los ocho años de su reinado. Al poco tiempo murió el rey asirio •Asurbanipal y Josías aprovechó un momento de debilidad en el imperio asirio para conseguir la independencia de Judá. Los caldeos emergían como una gran potencia, mientras los medos causaban dificultades a los asirios. Finalmente, el caldeo Nabopolasar (626–605 a.C.) logró romper la hegemonía asiria. Al mismo tiempo, el faraón Psamético (664–610 a.C.) consiguió librar a Egipto de la influencia asiria. Más o menos en ese tiempo Jeremías comenzó a anunciar en Jerusalén sobre las maldades de Jerusalén y el peligro que vendría del N.
    Los caldeos se unieron a los medos, y Asiria cayó definitivamente en el año 616 a.C. A los egipcios les interesaba mantener a Asiria como un estado amortiguador frente a los caldeos. •Necao, el sucesor de Psamético hizo una expedición al N, para auxiliar a los asirios en su lucha. Josías, que veía en los asirios el gran enemigo, intentó detener a Necao, pero murió en una batalla en Meguido. Judá pasó a ser vasallo de Egipto. Pero poco después Necao fue derrotado por los caldeos, al mando de Nabucodonosor II, en la batalla de Carquemis (605 a.C.). Los caldeos siguieron hacia el S, y tomaron •Ascalón y otros lugares en la zona costera. Muchos de los habitantes fueron llevados cautivos a Babilonia. Ante el peligro, el rey Joacim decidió pactar con Nabucodonosor, pero más tarde, ante un retroceso momentáneo de los caldeos en la frontera egipcia, Joacim creyó que éstos se habían debilitado e intentó aliarse a los egipcios para librarse del yugo caldeo.
    En el año 598 a.C. los caldeos invadieron de nuevo en firme a Judá y Jerusalén fue tomada por Nabucodonosor. La familia real fue exiliada a Babilonia, y el gobierno fue dado a Sedequías para que lo ejerciera en nombre de los caldeos. Este rey, sin embargo, intentó hacer una alianza de varios países dominados por Babilonia para rebelarse contra ella. Aunque esta alianza no llegó a grandes consecuencias, Sedequías negoció con el faraón Ofra, buscando apoyo egipcio. Esto trajo como resultado otra invasión caldea, que termina con la toma de nuevo de Jerusalén en el 587 a.C. La ciudad fue saqueada y el templo destruido.
    Jeremías quedó en Mizpa con el gobernador Gedalías. Pero éste fue asesinado y el pueblo, temeroso de la venganza de los caldeos, decidió emigrar a Egipto, adonde llevaron también al profeta.

    Características. Como otros libros proféticos, el de Jeremías se considera una antología de los oráculos que emitió ese siervo de Dios. Estos oráculos se presentan en una gran variedad de estilos y formas literarias. Algunos son poemas que adquieren un sentido épico, o un tono patético cuando lamenta los pecados de Judá y su triste fin. Otros aparecen en prosa. Hay casos de lecciones objetivas, en los cuales el profeta hace algo que tiene una significación especial. Se incluyen también visiones, así como datos biográficos. A pesar de toda esta variedad, sin embargo, es evidente una coherencia en el estilo general del libro, lo cual apunta a la autoría de una misma persona. Algunos eruditos han sugerido que originalmente la obra estaba dividida en dos o tres volúmenes o colecciones. El orden en que aparecen los oráculos no es cronológico, lo cual dificulta un poco la deseada coordinación de éstos con los eventos históricos conocidos. Se desconoce cuál fue el criterio que se utilizó para la distribución. R. K. Harrison prefiere colocar las profecías de J. en los siguientes períodos históricos:

    a.     Bajo el reinado de Josías:
    1:1–19
    ; 2:1–3, 5; 3:6–6:30; 7:1–10:25; 18:1–20:18.
    b.     Bajo el reinado de Joacim:
    11:1–13:14
    ; 14:1–15:21; 16:1–17:27; 22:1–30; 23:1–8, 9–40; 25:1–14, 15–38; 47:1–7; 48:1–47.
    c.     Bajo el reinado de Joaquín:
    31:15–27
    .
    d.     Bajo el reinado de Sedequías:
    21:1–22:30
    ; 24:1–10; 27:1–22; 28:1–17; 29:1–32; 30:1–24; 32:1–44; 33:1–26; 34:1–7, 8–11, 12–22; 37:1–21; 38:1–28; 39:1–18.

    Un bosquejo del libro de Jeremías podría plantearse de la siguiente manera:

    Primer manuscrito dictado a Baruc
    1:1–19     Llamamiento de Jeremías
    2:1–4:4     Declaraciones sobre el pecado del pueblo
    4:5–6:30     Anuncio del juicio que viene
    Adición a lo dictado a Baruc
    7:1–8:3     Sermón en el templo y otros
    8:4–9:21     Persistencia del pecado del pueblo y su inevitable destrucción
    9:22–10:16     Diversos oráculos
    10:17–25      Persistencia del pecado del pueblo y su inevitable destrucción
    Segunda adición a lo dictado a Baruc
    11:1–17     Reclamo por la ruptura del pacto de Jehová
    11:18–12:6     Jeremías es perseguido por sus coterráneos
    12:7–17     El lamento de Dios por la infidelidad de su pueblo y su triste fin
    13:1–27     Parábola del cinto de lino. Diversos oráculos
    14:1–15:4     La gran sequía y los problemas del pueblo
    15:5–16:21     Confesiones y lamentos
    17:1–27     Oráculos diversos
    18:1–23     En la casa del alfarero
    19:1–20:18     La vasija rota. Persecución de Pasur. Jeremías en el cepo
    Profecías acerca de la casa de David
    y los líderes
    21:1–24:10     Profecías contra los reyes de Judá
    Profecías contra Jerusalén y las naciones
    25:1–38     Contra Judá, Egipto, Filistea, Edom, Moab, Amón, etcétera
    Relatos sobre la vida de Jeremías
    26:1–24     El sermón del templo. Peligro de muerte de Jeremías
    27:1–28:17     Mensaje a los embajadores de las naciones. Exhortación a servir a los caldeos
    29:1–32     Relaciones de Jeremías con los exiliados en Babilonia
    El “Libro de la Consolación”
    30:1–31:40     Dios promete hacer volver a los cautivos
    Más datos biográficos de Jeremías
    32:1–33:26     Promesa de restauración futura para Jerusalén
    34:1–7     Jeremías habla en medio del sitio de Jerusalén
    34:8–22     El pueblo intenta libertar a los siervos hebreos y luego vuelve a tomarlos
    35:1–19     El ejemplo de los recabitas
    36:1–32     La forma en que Jeremías dicta a Baruc las profecías
    37:1–10     Jeremías ratifica su predicción de la victoria caldea
    37:11–38:28     Jeremías es puesto en prisión.
    39:1–40:6     Los caldeos entran en la ciudad. Jeremías es liberado
    40:7–43:7     Gedalías es asesinado. Se decide la huida a Egipto
    43:8–44:30     Mensajes de Jeremías en Egipto
    Jeremías y Baruc
    45:1–5     Mensaje a Baruc cuando recibía el dictado de Jeremías
    Los oráculos contra las naciones
    46:1–51:64     Contra Egipto, Gaza, Moab, Amón, Edom, Damasco, etcétera.
    Caída de Jerusalén en manos de los caldeos
    52:1–34     Nabucodonosor toma la ciudad. El relato parece haber sido extraído de la misma fuente que 2 R. 24 y 25.
    Lockward, A. (2003). Nuevo diccionario de la Biblia. (556). Miami: Editorial Unilit.