Enseñando Inductivamente



     

Dirigiendo Estudios Bíblicos Inductivos


GUIANDO A OTROS AL DESCUBRIMIENTO  



Propósito de la Lección

Esta lección explica cómo dirigir un estudio bíblico inductivo en grupo de tal manera que los miembros puedan descubrir el significado y la aplicación de las Escrituras que ellos estudian.  


Puntos Principales

• El descubrimiento personal es más poderoso que oírlo de otro.

• Las buenas preguntas facilitan el descubrimiento.  


Resultados Deseados

Cuando el contenido de esta lección haya sido dominado, cada participante debe:

• Saber la diferencia entre ‘enseñar’ y ‘guiar al descubrimiento’.

• Poder desarrollar preguntas apropiadas que dirigen al descubrimiento.



  1. CARACTERÍSTICAS DE UN ESTUDIO INDUCTIVO EN UN GRUPO PEQUEÑO

El estudio bíblico inductivo es primeramente un método para el crecimiento personal del creyente. También es una forma muy eficaz para ministrar a otros, para el evangelismo o el discipulado. Esto normalmente ocurre en un contexto de un grupo pequeño .


Los miembros del grupo pueden ser creyentes o no creyentes- aunque por supuesto el líder debería ser creyente. Un estudio inductivo de la Biblia es un buen método para que los no creyentes descubran el mensaje que Dios tiene para ellos- arrepentirse y confiar en Cristo para su salvación. Por eso, el líder debe escoger una porción de la Escritura que explica el Evangelio claramente cómo el Evangelio de Juan, en especial el capítulo 3. Si los miembros son creyentes, el tema puede ser cualquier tema que les interese.


He aquí 3 diferencias entre un estudio bíblico inductivo en grupo y un sermón.

  1. La Autoridad es la Biblia

En un sermón muchas veces, se percibe que la fuente de autoridad reside en el maestro. Si el orador es muy capaz, la gente escucha lo que él dice, y quizá no se dan cuenta que el mensaje viene de Dios. Al contrario, el mensaje de la Palabra se puede confundir a través de un orador no capaz. En ambas situaciones, una persona se interpone entre los oyentes y la Palabra del Señor.


El estudio bíblico inductivo, en contraste, permite a cada miembro del grupo enfocarse en las Escrituras. Nada se interpone entre la Palabra y el oyente. El Espíritu Santo aplica el mensaje directamente al corazón del lector.


A veces es útil escuchar a un maestro cuando la gente no está dispuesta a leer la Palabra por sí misma, o cuando el maestro posee una buena perspicacia en cuanto a un pasaje o tema en particular. Sin embargo, la enseñanza se debe balancear cuando sea posible con un estudio personal de las Escrituras. La enseñanza debe complementar lo que estamos aprendiendo por nosotros mismos—nunca lo debe reemplazar.


B. La Meta es el Descubrimiento

La teoría de la educación ha repetido tiempo tras tiempo que lo que las personas descubren por sí mismas lo retienen mejor que cualquier cosa que un maestro les diga. Cuando descubrimos la verdad en las páginas de la Biblia, somos más propensos a comprenderla, creerla y ponerla en práctica que si alguien nos la hubiera predicado. Para permitir este tipo de descubrimiento, un grupo debe ser suficientemente pequeño para que haya una interacción entre los miembros. Menos de 10 personas es ideal, aunque es posible estimular una interacción con más.  


C. El líder es un Mentor

Ya que el mejor método para aprender una verdad espiritual es descubrirla por nosotros mismos, el líder del estudio Bíblico debe ayudar a los miembros a descubrir la verdad en el pasaje- no decírsela. Esto se hace por el uso de preguntas que “da vida” a la Biblia ante los lectores. Queremos que las personas procesen las cosas lo más completo posible. Darles las respuestas solo puede poner en cortocircuito este proceso. Hacer preguntas es una manera de dirigir la atención de los miembros a hechos importantes en el pasaje, sin decírselo. Las preguntas les guían, y también les permiten descubrir por sí mismos. Esa es la meta.



  1. LA PREPARACIÓN PARA EL ESTUDIO

Antes del estudio, el líder debe planearlo cuidadosamente. Las preguntas que el líder empleará para guiar a los miembros a descubrir la verdad de un pasaje se deben preparar antes de la reunión. La meta es “dar vida” a la Biblia ante los lectores. El siguiente procedimiento le ayudará al líder a preparar sus preguntas:


  1. Estudie el Pasaje por Usted Mismo

Es importante que el líder descubra la(s) verdad(es) central(es) y la aplicación principal del pasaje. El líder debe observar, interpretar y aplicar el pasaje por sí mismo según las reglas enseñadas en el primer manual sobre estudios bíblicos inductivos.


  1. Apunte el Propósito del Estudio

El líder debe decidir la dirección general que el estudio tomará. Esta dirección no debe ser demasiado específica. Recuerde, el Espíritu Santo quizá le enseñe al grupo en maneras que usted no puede anticipar. Ore que Dios le ayude como líder. Pídale al Señor que le muestre lo que el grupo necesita aprender del estudio.


    C.  Prepare Preguntas para el Grupo que Cubran las 3 Partes del Estudio

El líder debe prepararse para guiar al grupo a aplicar una interpretación sana basado en una observación cuidadosa, usando lo que él ha descubierto en éstas áreas y convirtiendo este descubrimiento en preguntas. El líder necesita desarrollar preguntas de observación, interpretación y aplicación para ayudarle al grupo en el estudio. Las preguntas deben ayudar a los miembros a descubrir- no para insultar su inteligencia.   


El Manual Uno le mostró cómo preparar estos 3 tipos de preguntas. En todos los futuros estudios que dirija, debe utilizar el mismo proceso. Mientras prepara, pensará en un sin límite de preguntas para usar en el grupo. Después de que haya terminado el estudio del pasaje, tendrá que repasar las preguntas para identificar las más importantes y usar solamente esas al guiar a otros en un estudio del texto.


No olvide incluir varias preguntas para cada paso- la observación, la interpretación y la aplicación. Recuerde el ejemplo de edificar una pirámide con un fundamento sólido. Es preferible tener más preguntas de observación que de interpretación, y aún menos de aplicación. Esto no significa que la aplicación sea menos importante- es la más importante. Sin embargo, se requerirán varias preguntas para guiar a los miembros del grupo al punto de que descubran una aplicación que más sea la más necesaria en sus vidas. El guiar a la gente para descubrir a través de preguntas es difícil pero recompensador.







D.  Repase las Preguntas

Cuando las preguntas han sido estructuradas, el líder debe preguntarse:

• ¿Son claras mis preguntas?

• ¿Son suficientemente breves para poder entenderlas fácilmente?

• ¿Requieren que el grupo estudie el pasaje?

• ¿Proveen las preguntas de observación una base sólida en la cual se pueden    

   hacer preguntas de interpretación y de aplicación?

• ¿Llevan al grupo por el pasaje entero?

• ¿Dirigen las preguntas de aplicación a acciones específicas?


E. Prepare una Pregunta Introductoria para Interesar a los Miembros en el Estudio

La pregunta introductoria puede ser la pregunta más importante del estudio. Puede centrarse en cómo este pasaje trata con una situación particular, a la cual los miembros se identifican. Por ejemplo, el libro de 1 Pedro fue escrito a iglesias enfrentando la persecución. Podría iniciar el estudio de este libro preguntando: ¿Cómo reacciona cuando es perseguido por ser cristiano?   



  1. DIRIGIENDO EL ESTUDIO


A. El Estudio Se Debe Comenzar y Cerrar con Oración

Estudiar la Biblia requiere la ayuda del Espíritu Santo para abrir nuestros ojos a la verdad que Dios nos quiere comunicar. Debemos orar por entendimiento antes de estudiar, y luego pedir ayuda para aplicar lo que hemos aprendido.


B. El Líder Debe Estar Preparado para Aprender del Grupo

El Espíritu Santo les habla también a otros del grupo. Otros tendrán una perspicacia que el líder no tiene. Si el líder no está preparado para aprender, entonces aparentará ser “experto”. La presencia de un experto puede matar una discusión honesta. En muchos casos, la gente no compartirá sus opiniones en la presencia de un experto que les puede corregir.


C. El Líder no Debe Contestar Sus Propias Preguntas ni las Preguntas que Surgen del Grupo

Si el líder lo hace, las preguntas comienzan a sonar como un examen con las respuestas correctas. Mucha gente se resistirá a contestar preguntas que pueden ser calificadas “erróneas”. Cuando hay una pausa después de cierta pregunta, el líder debe volver a hacer la pregunta en otra forma por si acaso el grupo no la entendió. También, las preguntas que surgen dentro del grupo se deben remitir al grupo para su consideración. Por ejemplo, “Jorge tiene una pregunta acerca de________. ¿Qué piensan? O, “Marta, ¿cómo contestaría la pregunta de Jorge?”


D. No Debe Temer al Silencio

El líder debe permitir suficiente tiempo para contestar las preguntas. Pueden haber algunos momentos de silencio—eso está perfectamente bien. La gente necesita tiempo para pensar.


E. El Líder No Siempre Debe Satisfacerse con la Primera Respuesta

Si el líder acepta una respuesta y pasa a la siguiente pregunta entonces el grupo puede entrar en un modo de pregunta/respuesta. Sería mejor para el grupo tener una discusión, no una prueba. El solicitar varias respuestas a las preguntas y una discusión natural es más aceptable. También, la primera pregunta a veces no es la más completa o profunda. El tomar tiempo para discutir otras respuestas, resulta en una comprensión más amplia del pasaje.


F. Las Preguntas No Contestadas por el Grupo Se Pueden Quedar Sin Respuesta

El líder debe abstenerse de contestar preguntas que el grupo no ha podido procesar. Hacerlo sería sofocar el pensamiento individual y del grupo. También, si confiamos que el Espíritu Santo es el maestro verdadero, entonces debemos confiar que esa pregunta sin respuesta es algo que el grupo no está listo para manejar en ese momento. Deje que la gente procese la pregunta si el grupo no sabe qué responder. Esto puede sostener su curiosidad y traerles la siguiente semana.


G. Las Respuestas Incorrectas o Parciales Se Deben Corregir por las Escrituras y/o el Grupo

Habrá respuestas y comentarios incorrectos. La reacción natural es corregir y reprender. Pero hacer esto puede desanimar a los miembros a estar abiertos, matando la discusión abierta y honesta. En vez de corregir la respuesta incorrecta, el líder puede hacer uso de lo siguiente:

• Pedir a la persona que vuelva a leer el texto o referirlo a otro pasaje

• Preguntar al grupo si está de acuerdo con la respuesta

• Pedir a los miembros otros versículos relacionados para apoyar o corregir la

 respuesta



H. Mantenga la Discusión en el Tema Principal del Pasaje

Es probable que algunas buenas preguntas, aún algunas importantes, surgirán de la discusión. Si no son relacionadas con el tema, entonces el líder debe decir algo como: “Javier, es una pregunta muy interesante. Pero dado que realmente no está relacionada con nuestro tema esta noche, la vamos a dejar hasta después del estudio para contestarla.”


I. No Olvide Hacer las Preguntas de Aplicación

La meta del estudio de la Palabra, es descubrir cómo obedecerla de una manera práctica. El líder no debe temer usar preguntas directas que provoquen a la gente a la acción. El líder debe ayudarles a todos a ser lo más específicos posible en la aplicación para que puedan mirar hacia atrás y ver el progreso que han hecho aplicando la Biblia a sus vidas.


J. Controlar la Participación de los que Hablan Demasiado o Demasiado Poco

Muchos de los grupos pequeños tienen unas cuantas personas quienes quieren contestar cada pregunta y unas pocas que casi nunca participan. Para los que siempre contestan, el líder necesita decir algo como: “Juan, siempre podemos contar contigo para una respuesta. Vamos a escuchar lo que Paco piensa acerca de________.” Para los que raramente participan, el líder les puede pedir que lean el texto o contestar una pregunta de observación con una respuesta simple. Conforme crece su confianza, les puede animar a participar en las preguntas de interpretación y aplicación.


K. Al Final del Estudio, el Líder Puede Resumir lo que el Grupo Ha Aprendido y Expresado

El líder debe evitar agregar nueva información que el grupo no consideró. Agregar nueva información no solo puede establecer al líder como “experto”, sino también muestra una falta de confianza en la dirección del Espíritu Santo para revelar lo que Él quería que el grupo descubriera. Es mejor afirmar lo que el grupo ha aprendido y seguir adelante.




PREGUNTAS PARA CONSIDERAR


1) ¿Por qué es necesario el descubrimiento para un crecimiento como creyente? ¿Por qué no basta la predicación?


2) ¿Qué constituiría una buena pregunta de discusión?






PLAN DE ACCIÓN


En el Manual Uno usted fue instruido para preparar un breve estudio bíblico inductivo sobre uno de los siguientes pasajes:

Hechos 13:4-12 (Chipre) Hechos 17:10-15 (Berea)

Hechos 13:13-52 (Antioquía) Hechos 17:16-34 (Atenas)

Hechos 14:1-7 (Iconio) Hechos 18:1-17 (Corinto)

Hechos 14:8-20 (Listra y Derbe) Hechos 16:11-40 (Filipos)


En preparación para la próxima lección, debe traer consigo este estudio completado, incluyendo sus preguntas de observación, interpretación y aplicación. En las siguientes lecciones (10,11), guiará a otros estudiantes a través de su estudio. Tome el tiempo para repasar el estudio y piense cómo puede dirigir la discusión. Si no lo tiene, puede hacer su estudio de Apéndices 9ª o 9b .




Taller -- Dirigiendo Estudios Bíblicos Inductivos


Propósito de la Lección

El propósito de esta lección es proporcionar a los estudiantes una experiencia supervisada para dirigir un estudio bíblico inductivo.  

Puntos Principales

• El enfoque debe ser el descubrimiento.

• Todas las etapas- observación, interpretación y aplicación—se deben cubrir.  

Resultados Deseados

Cuando el contenido de esta lección haya sido dominado, cada participante debe:

• Saber cómo dirigir un estudio bíblico inductivo.

• Conocer sus puntos fuertes y debilidades en cuanto a dirigir el estudio.



FORMATO DEL TALLER

Cada estudiante debe haber preparado un breve estudio bíblico inductivo sobre un pasaje de su selección. Idealmente, los estudiantes deben tomar alrededor de 20 minutos para dirigir su estudio, seguido por una evaluación de 7 minutos utilizando la lista incluida en esta lección. Ya que esta es una sesión de 2 horas, cada grupo debe tener 4 personas, para que cada una pueda dirigir su estudio. Divida la clase en grupos de cuatro. Sería buena idea tomar un descanso de 5 minutos entre las 2 horas.


Mientras cada estudiante dirige su estudio, él debe recordar que no está predicando. La meta es el descubrimiento. El estudiante debe guiar el grupo haciendo preguntas que les ayude a descubrir los datos, el significado y la aplicación para ellos mismos. Por esta razón, el estudiante que dirige ya debe haber seleccionado algunas preguntas claves en cada una de las áreas—observación, interpretación, y aplicación. Después de que haga cada pregunta, permita tiempo para encontrar la respuesta y una discusión. Anime la participación, pero limite el número de preguntas que hará para que tenga tiempo para llegar hasta la aplicación.


Recuerde orar por sabiduría. Esto no debe ser simplemente un ejercicio. Los grupos deben ver el pasaje claramente y aprender de él si el estudio está dirigido apropiadamente. Este es un estudio real de las Escrituras, y cada uno debe ser animado para verlo así. La diferencia del estudio bíblico inductivo ‘normal’ es el límite de 20 minutos. Normalmente un estudio bíblico inductivo personal duraría horas, o posiblemente días para completarse adecuadamente. Un estudio en grupo requeriría hasta una hora, dependiendo del tamaño del pasaje. 20 minutos es muy breve, pues no va a poder cubrir todo lo que ha aprendido en su preparación. De todos modos, le dará una buena idea de lo que está involucrado en un estudio.


Aun el estudiante que preparó el estudio debe ganar un entendimiento más claro a través de los ojos de los otros estudiantes. No se desanime si el grupo llega a un entendimiento que sea diferente a su original. Esto es normal y natural. Nunca entendemos toda la profundidad de la Palabra. Siempre hay más que aprender.



LA EVALUACIÓN

Hay una lista de evaluación incluida abajo. Después que haya completado cada estudio, tome el resto del segmento de 30 minutos para compartir sus evaluaciones con esa persona como grupo mientras están todavía frescos en su mente. Sea honesto, pero también recuerde que este es su primer intento y por eso sea animador. Hay dos áreas principales de importancia. La primera es que ya sea o no que siguió el método inductivo y si aprendió algo de ello. La segunda área es qué tan bien el líder del estudio pudo guiar al grupo.


Preguntas de Evaluación

Evaluación

1. ¿Utilizó el método inductivo- observación, interpretación y aplicación?

Sí          No

2. ¿Fueron las preguntas claras y comprensibles?

Sí          No

3. ¿Le ayudaron las preguntas a comprender mejor el pasaje?

Sí          No

4. ¿Permitió el líder que el grupo contestara las preguntas en lugar de él mismo?

Sí          No

5. ¿Refirió el líder al grupo las preguntas que surgieron del grupo?

Sí          No

6. ¿Volvió a hacer las preguntas difíciles de entender de otra forma para que entendieran?

Sí          No

7. ¿Logró la participación de todos los miembros en la discusión

Sí         No

8. ¿Fue capaz el líder de no permitir a nadie dominar la discusión?

Sí         No

9. ¿Resumió el líder las cosas que el grupo descubrió durante el estudio?

Sí         No

10. ¿Permitió el líder que el grupo y las Escrituras corrigieran cualquier respuesta incorrecta?

Sí         No

11. ¿Pudo terminar todo el estudio en el tiempo dado?

Sí         No

12. ¿Comenzó y cerró el estudio con oración?

Sí         No






Enseñe Inductivamente

  • Busque que la gente descubra no le diga todo, no empiece con conclusiones, póngalos a pensar, así estarán pendientes.
  • Haga preguntas, que ellos participen, que en sus mentes se esté formando y descubriendo lo que les quiere decir.
  • Sea simple, pero no mediocre, busque ser entendido, paso a paso, que ellos descubran la verdad, sea el guía, el Espíritu Santo es el maestro.
  • Véalos a cada uno si es posible, vea sus reacciones, involúcrese en ellos, busque feedback, si lo entienden y si queda clara su idea.
  • Busque que vean algo, use algo visual, gráficos, presentaciones, fotos, esquemas, algo que  quede en sus mentes.
  • Use, ejemplos, testimonios, comparaciones, respecte el contexto de la escritura que usa, lleve la gente a esa época.
  • Apasionese por el tema, hágalo suyo, conozca de que está hablando, use su emociones honestamente, transmita el mensaje con todo su ser.      



Los Pasos Inductivos en la Enseñanza


Observación:
  1. Hágala con ellos, que se den cuenta de los detalles por si mismos.
  2. Haga preguntas para que vean esos detalles.
  3. Llévelos a la situación, a la época. 
  4. Pregunte con las preguntas de observación: Qué, Cuándo, Cómo, Quién, Dónde, Por qué.
  5. No interprete solo observe con ellos.

Interpretación:
  1. Recuerde, Interpretación es: ¿Qué significó para los destinatarios originales?.
  2. Responda las preguntas de observación, según los destinatarios o destinatario.
  3. Interprete literalmente, vea que la Biblia lo dice, llévelos a ellos a la verdad.
  4. ¿Cómo respondieron los destinatarios originales? Que lo vean, enfóquese en la Biblia, ellas es la autoridad y le dará autoridad a su mensaje.
  5. Ilustraciones, ejemplos, comparaciones, preguntas, detalles, solo intérprete no aplique todavía. 
Aplicación:
  1. ¿Qué significa esta verdad para mi hoy?
  2. Se encontrara con miles que aplicaciones, enfocarse en la de la Biblia, adaptar la situación original a la nuestras. (Además ya el Espíritu Santo estará dando aplicaciones personales a la gente, agregue la que enfoca la Biblia).
  3. De alternativas, ejemplos de hoy, su propia aplicación, para resaltar la de la Biblia.
  4. Anime a la gente a que responda, dele lugar al Espíritu Santo, que venga y de convicción de la verdad.
  5. Oración. Enfóquese en la aplicación del mensaje, no deje que pase por alto esto. Es la razón del porqué se enseña. 


¿Cómo aprendemos?



10%


De lo que oímos 

30%


De lo que vemos 

60%


De lo que hacemos
  • Por eso es que se debe enfatizar en la aplicación como en fin y el propósito de la enseñanza. No solamente aprender conceptos, sino un estilo de vida, un cambio. A veces escuchamos mensajes en las iglesias, sin ninguna aplicación, solamente información y conocimiento; esto último es algo, pero no es el fin, hacer lo que sabemos es lo que nos hace aprender. 
  • Así, enseñaba Jesús, enfatizando en la práctica, "ve tú y haz lo mismo". El solo saber no justifica, a veces está ese concepto, que el saber sustituye la práctica, pero eso nunca es así. Esa era la idea de los fariseos y los maestros de la ley, toda era teoría sin práctica. 


Pensamiento Crítico





Apuntes