Ezequiel  
יחזקאל
"Dios revela esperanza"

Ezequiel en varias versiones:    
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24 25  
26  27  28  29 30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48


Tiempo de Lectura= 2:25 / Contiene 48 capítulos, 1.273 versículos.

1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Ezequiel

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 592 a 572 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? A cautivos de Israel

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? Babilonia

MÉTODO  HISTÓRICO

1)¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO? Siendo joven Ezequiel fue llevado al cautiverio 11 años antes de la destrucción de Jerusalén. El tema de su profecía es precisamente la destrucción de Jerusalén, el juicio sobre el pueblo, y finalmente, el regreso de los exiliados y el futuro glorioso de Israel.

BEI. En el año 623 a.C. el libro de la ley fue hallado en la casa del Señor. Cuando se lo llevaron al rey Josías, éste lloró al ver el horrendo pecado de Judá, consciente de que la ira de Dios ardía contra ellos. Aunque Josías estaba  resuelto a hacer que Judá anduviera en el camino del Señor y cumpliera sus mandamientos, la profetisa Hulda le anunció a Josías que, después que él muriera, Dios haría venir una calamidad sobre Judá por haberse ellos apartado de Dios y quemado incienso a otros dioses (véase 2R 22).

El juicio contra Judá comienza en 609 a.C., año que el rey Josías intentó cortarle el paso al faraón Necao, quien se dirigía a Carquemis, ciudad a orillas del río Éufrates (véase 2Cr 35:20-27). Necao le quitó la vida a Josías en los llanos de Meguido. Mas tarde, en el 605 a.C., Necao fue derrotado en Carquemis por Nabucodonosor, rey de Babilonia (véase Jer 46:2). Ezequiel tenía dieciocho años cuando un grupo de nobles y príncipes fueron llevados cautivos de Judá a Babilonia por el rey Nabucodonosor. Entre ellos iba Daniel, un joven de escasos quince años, con tres amigos suyos: Ananías, Misael y Azarías. Ezequiel permaneció en Judá. A la edad de 30 años podría ingresar al sacerdocio y servir a Dios en el templo de Jerusalén. Al menos, así parecía.

Durante más de 10 años, todo en Judá parecía estar en relativa calma. Los profetas tenían buenas noticias, pues proclamaban la paz, lo cual hacía feliz a la gente, que persistía en su pecado. Había una sola voz que rompía esa calma: la voz de Jeremías. Por ese tiempo Joacim, rey de Judá, se revelo contra Nabucodonosor (2R 23:36-24:4).  Al morir Joacim, ocupó el trono Joaquín, pero en el año 597 a.C. Nabucodonosor volvió a sitiar Jerusalén. Esta vez se llevo días mil cautivos a Babilonia. Entre ellos iba Ezequiel, quien en poco tiempo hubiera ingresado al sacerdocio. Jamás volvería a ver el templo donde esperaba servir, ni la ciudad de Jerusalén, pues en el año 586 a.C. Nabucodonosor habría de destruirlos. Sin embargo, Ezequiel vería otro templo y otra Jerusalén, la cual se llamaría Jehová-saná, el Señor está allí! Ezequiel tenía 30 años cuando tuvo esta visión.

2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?

3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA? 

4) ¿CUALES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? 


MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUE GENERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Profecía (Uno de los profetas mayores)

MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO?

2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO?

PALABRAS CLAVE EN EZEQUIEL (RV1960): hijo de hombre, pacto, visión (visiones), gloria, Espíritu (espíritu), sabréis (sabrán, conocerán, que yo soy Jehová), maldad (iniquidad, perversidad, pecado), rebelarse (rebeldes, rebeliones), ira (enojo, furor), corazón, remera (fornicar, fornicación, adulterio, adulterios, adulterar, prostituirse). 

TEMAS: La gloria de Dios, el templo, juicio presente, bendiciones futuras.

ÉNFASIS: La inevitable de la caída de Jerusalén por causa de sus pecados, especialmente el de idolatría; la trascendental soberanía de Dios como Señor de todas la naciones y de toda la historia; la pérdida y la restauración de la tierra y de la presencia de Jehová entre el pueblo de Dios; la promesa del Espíritu que da vida como la clave para la fidelidad al pacto. 


 


Estructura de Ezequiel


Título: “Conociendo a Dios en conflictos y restauración”

 

      Versículo Clave: 39:28,29  “Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí  a ninguno de ellos. Ni esconderé mas de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor’

 

1:1  Visión y Gloria Divina

PRIMER LLAMAMIENTO DE EZEQUIEL




















LLAMAMIENTO PARA JUICIO
2:1  Llamamiento de Ezequiel
4:1  Predicción sitio de Jerusalén


CAÍDA DE JERUSALÉN

6:1  Profecía contra Israel
7:1  El fin viene
8:1  Visión abominaciones en Israel



JUICIOS Y
MISERICORDIA
9:1  Visión muerte de culpables
10:1  Gloria de Jehová abandona el templo
11:1  Reprensión, promesa, restauración
12:1  Salida Ezequiel señal cautividad






CAÍDA DE JERUSALÉN PROMESA DE RESTAURACIÓN

13:1  Condenación falsos profetas
14:1  Juicio idolatría y Jerusalén
15:1  Jerusalén vid inútil
16:1  Infidelidad de Jerusalén
17:1  Parábola águila y la vid
18:1  El alma que pecare morirá
19:1  Dios versus Israel
21:1  Pecados de Jerusalén
23:1  Las dos hermanas
24:1  Parábola de la olla hirviente
25:1  Amón, Moabm  Edom, Filisteos


PROFECÍA NACIONES

26:1  Profecía Tiro y Sidón
29:1  Profecía a Egipto
33:1  El deber del Atalaya



SEGUNDO LLAMAMIENTO ATALAYA





LLAMAMIENTO

PARA

RESTAURACIÓN

34:1  Profecía contra pastores de Israel
35:1  Profecía contra monte Seir
36:1  Restauración de Israel
37:1  Valle de huesos secos
38:1  Profecía contra Gog
40:1  La visión del templo

NUEVA

JERUSALÉN
43:1  Gloria en el templo leyes
47:1  Aguas salutíferas, repartición de tierras
 

 


Autor y fecha

    Si "el año treinta" del 1:1 se refiere a la edad de Ezequiel, él tenía 25 años de edad cuando fue llevado cautivo y 30 cuando fue llamado al ministerio. 30 años era la edad en la que los sacerdotes comenzaban su cargo, y por lo tanto era un año notable para Ezequiel. Su ministerio comenzó en el 593/92 a.C. y se extendió por lo menos 22 años hasta el 571/70 a.C. (25:17). Él era un contemporáneo tanto de Jeremías (quien era unos 20 años mayor) y Daniel (quien era de la misma edad), a quien él nombra en el 14:14, 20; 28:3 como un profeta que ya era bien conocido. Al igual que Jeremías (Jer 1:1) y Zacarías (Zac 1:1 con Neh 12:16), Ezequiel fue tanto un profeta como un sacerdote (1:3). Debido a su contexto sacerdotal, él estaba particularmente interesado y a la vez familiarizado con los detalles del templo; y así Dios lo usó para escribir mucho acerca de ellos (8:1-11:25; 40:1-47:12).    

    Ezequiel y su Esposa (quien es mencionada en el 24:15-27) estaban entre los diez mil judíos que fueron llevados cautivos a Babilonia en el 597 a.C. (2 R 24:11-18). Ellos vivián en Tel-abib (3:15)en la cuenca del río Quebar, probablemente al SE de Babilonia. Ezequiel escribe de la muerte de su esposa en el exilio (Ez 24:18), pero el libro no menciona la muerte de Ezequiel, las cual la tradición rabínica sugiere que ocurrió en las manos de un príncipe israelita cuya idolatría él reprendió alrededor del 560 a.C.

    El autor recibió su llamado a profetizar en el 593 a.C. (1:2), en Babilonia ("en la tierra de los caldeos"), durante el quinto a{o de la cautividad del rey Joaquín, las cual comenzó en el 597 a.C: Frecuentemente, Ezequiel fecha sus profecías a partir del 597 a.C. (8:1; 20:1; 24:1; 26:1; 29:1; 30:20; 31:1; 32:1, 17; 33:21; 40:1). Él también fecha el mensaje en el 40:1 como el 573/72, el decimocuarto año después del 586 a.C., esto es, la caída final de Jerusalén. La última profecía fechada de Jerusalén fue en el 571/70 a.C. (29:17). 

    Las profecías en los capítulos 1-28 están en orden cronológico. En el 29:1, el profeta regresa a un año antes del 26:1. Pero a partir del 30:1 (31:1; 32:1, 17), él está cerca de ser estrictamente cronológico.     


Aspectos Literarios


    Los tres profetas mayores (Isaías, Jeremías, Ezequiel) y Sofonías, tienen la misma secuencia básica de mensajes:

  1. Oráculos con Israel.
  2. Oráculos contra las naciones.
  3. Consolación para Israel.
    En ningún otro libro este patrón se muestra tan claramente como en Ezequiel. Además de la claridad de la estructura, el libro de Ezequiel revela simetría. La visión del templo profanado listo para su destrucción (caps. 8-11) se equilibra por la visión del templo restaurado y purificado (caps. 40-48). El Dios que se presenta como un Dios de ira (cap. 1) también se muestra como un Dios de consolación ("Aquí Habita el Señor", 48:35). El llamado de Ezequiel para ser un centinela del juicio divino (cap. 3) se equilibra con un llamado a ser un centinela de la nueva era (cap. 33). En un lugar (cap. 6) las montañas de Israel reciben una amonestación profética, pero en otro (cap. 36) son consolados.  

    Los libros proféticos, por lo general, son extensamente poéticos, y sus profetas hablan aparentemente en estilos imaginativo y rítmicos. La mayor parte de Ezequiel, sin embargo, está escrito en prosa,tal vez debido a su trasfondo sacerdotal. Sus reiteraciones tienen un efecto percutor inolvidable, y su orientación sacerdotal también se refleja en el tipo de oraciones gramaticales semejantes a las que se usaban en los casos legales (compárese 3:19, "si tú se lo adviertes..." con Ex 21:1, "Si alguien compra un esclavo hebreo...").

    El libro contiene cuatro visiones (caps. 1-3; 8-11; 37:1-14; 40-48) y 12 actos simbólicos (3:22-26; 4:1-3; 4:4-8; 4:9-11; 4:12-14; 5:1-3; 12:1-16; 12:17-20; 21:6-6; 21:18-24; 24:15-24; 37:15-28). Cinco mensajes se expresan en forma de parábolas (caps. 15; 16; 17; 19; 23).       


 


Contexto Histórico de Ezequiel

    Desde la perspectiva histórica, el reino unido de Israel duró más de ciento diez años (1043-931 a.C.), pasando por los reinados de Saúl, David, y Salomón. Después el reino dividido, Israel (norte) y Judá (sur), se extendió del 931 a.C. al 722/21 a.C. Israel cayó en manos de Asiria en el 722/21 a.C. dejando a Judá, el reino sobreviviente por ciento treinta y cinco años, el cual cayó en manos de Babilonia en el 605-586 a.C.

    En el contexto más inmediato, varias características fueron estratégicas. Políticamente, el poder militar de Asiria se derrumbó después del 626 a.C. y la capital, Nínive, fue destruida en el 612 a.C. por los babilonios y los medos (Nahum). El Imperio Neobabilonio había manifestado su poderío desde que Nabopolasar tomó el trono en el  625 a.C., y Egipto, bajo Faraón Necao II, estaba determinado a conquistar lo que pudiera. Babilonia aplastó a Asiria en el 612-605 a.C., y registró una victoria decisiva en contra de Egipto en el 605 a.C. en Carquemis, sin dejar, de acuerdo a la crónica babilonia, sobreviviente alguno. También en el 605 a.C., Babilonia guiada por Nabucodonosor, comenzó la conquista de Jerusalén y la deportación de los cautivos, entre los cuales estaba Daniel (Dn 1:2). En diciembre de 598 a.C., volvió a sitiar a Jerusalén y en el 16 de marzo de 597 a.C. tomó posesión de ella. En esta ocasión se llevó cautivo a Joaquín y a un grupo de diez mil que incluyó a Ezequiel (2 R 24:11-18). La destrucción final de Jerusalén y la conquista de Judá, que incluyó la tercera deportación, ocurrió en el 586 a.C.       

    Religiosamente, el rey Josías (640-609 a.C.) había instituido reformas en Judá (2 Cr 34). Trágicamente, a pesar de su esfuerzo, la idolatría había insensibilizado a los judíos de tal manera que su despertar fue solo "tan profundo como su piel" en términos generales. El ejército egipcio mató a Josías al cruzar Palestina en el 609 a.C., y los judíos se hundieron en el pecado para juicio bajo Joacaz (609 a.C.), Joacim (609-698 a.C.), Joaquín (598-597 a.C.) y Sedequías (597-586 a.C.).
    Domésticamente, Ezequiel y los diez mil vivieron en exilio en Babilonia (2 R 24:14), más como colonos que como cautivos, teniendo permiso de cultivar porciones de tierra bajo condiciones algo favorables (Jer 29). Aun Ezequiel tenía su propia casa (3:24; 20:1).

    Proféticamente, los profetas engañaban a los exiliados con certezas de un regreso pronto a Judá (13:3, 16; Jer 29:1). Del 593-585 a.C. , Ezequiel advirtió que su amada Jerusalén sería destruida y su exilio prolongado y por lo tanto, no había esperanza de un regreso inmediato. En el 585 a.C., una persona que se escapó de Jerusalén, quien había evadido a los babilonios, llegó  a Ezequiel con las primeras noticias de que la ciudad había caído en el 586 a.C., alrededor de seis meses antes (33:21). Esto destrozó las falsas esperanzas de cualquier liberación inmediata para los exiliados, y entonces el resto de las profecías de Ezequiel se relacionaron a la restauración futura de Israel a su tierra de origen y las bendiciones futuras del reino mesiánico.      


 

Gobernantes y Profetas de la época de Ezequiel

 

660 650 640 630 620 610 600 590 580 570 560 550 540 530 520 510 500 490

Reyes de Babilonia

 

Imperio neobabilónico

       
     

605   Nabucodonosor   562

560-556 Neriglisar      
           

562-560 Evil-merodiac

  556 Labasi Marduk    
              556-539 Nabónido    
                    553-539 Belsasar    

Últimos reyes de Judá

(Reino del Sur)

        Joacim (Conías/Jeconías)
3 meses
         
   

Joakim (Eliaquin) 609-597

Sedequias (Matanias)597-586

     

Zorobabel 

538

         
   

605          Cautiverio judío de 70 años        536

3 Etapas del cautiverio

538 Decreto de Ciro
    536 Comienza
reedificación templo
    605 Daniel y sus amigos         534 Se detiene
 reedificaron templo
      597 Ezequiel y los diez
mil cautivos
  520 Se reanuda edificación
        586 Destrucción
 de Jerusalén
  516 El templo terminado

Ezequiel y los profetas de su época

(Reino del Sur)

627                     Jeremías                 574

               
               
       

593   EZEQUIEL  559

             
                     
       

 605                   Daniel                  536

         
               
660 650 640 630 620 610 600 590 580 570 560 550 540 530 520 510 500 490

 

 



Retos de Interpretación

 

  •  Ezequiel usa un lenguaje simbólico de manera extensa, como lo hicieron Isaías y Jeremías. Esto  da lugar a la pregunta de que si ciertas porciones de los escritos de Ezequiel deben ser tomadas literalmente o en sentido figurado p.ej. ser atado con cuerdas, 3:25; si el profeta fue llevado corporalmente a Jerusalén o no, 8:1-3; como el juicio individual puede ser llevado a cabo en el capítulo 18 cuando los impíos evaden la muerte en el 14:22, 23 y algunos de los piadosos mueren en una invasión, 2:3, 4; como Dios permitiría que la esposa de un profeta fiel muriera (24:15-27); cuándo ocurrirían algunos de los juicios sobre otras naciones (caps. 25-32); si el tiempo en los caps. 40-46 será literal y en que forma; y cómo las promesas del futuro de Israel se relacionan al programa de Dios con la iglesia.

 

 

 

 

Temas históricos y teológicos

 

  •  La "gloria de Jehová" es central a Ezequiel, apareciendo en el 1:28; 3:12, 23; 10:4, 18; 11:23; 43:4, 5; 44:4. El libro incluye descripciones vívidas de la desobediencia de Israel y de Judá, a pesar de la bondad de Dios (cap. 23; cp. cap 16). Muestra el deseo de Dios porque Israel diera fruto que Él pueda bendecir; no obstante, los deseos egoístas habían dejado a Judá lista para el juicio, como una vid, lista para ser quemada (cap. 15). Hay bastantes referencias a la idolatría de Israel y sus consecuencias, tales como Pelatías cayendo del muro (11:13), una ilustración simbólica del desastre general para el pueblo.

 

  •  Muchas escenas pintorescas ilustran principios espirituales. Entre estas está Ezequiel comiendo un rollo (cap. 2); las caras de cuatro ángeles representando aspectos de la creación sobre la cual Dios gobierna (1:10); una escena de "peluquería" (5:1-4); pinturas en las paredes del templo recordándole a los lectores de lo que Dios realmente quiere en su lugar de morada, esto es santidad y no inmundicia (8:10); y carbones encendidos esparcidos mostrando juicio (10:2, 7).

 

  •  Los principales temas teológicos son la santidad y la soberanía de Dios. Estos son comunicados a través de un contraste frecuente entre su gloria brillante y el despreciable contexto de los pecados de Judá (1:26-28; frecuentemente en los caps. 8-11; y 43:1-7). Relacionado muy de cerca está el propósito de Dios de triunfo glorioso para que todos sepan "...que yo soy Jehová". Este monograma divino, la firma de Dios certificando sus obras, es mencionado más de 70 veces, normalmente con un juicio (6:7; 7:4), pero ocasionalmente después de la restauración prometida (34:27; 36:11, 38; 39:28).

 

  •  Otra característica involucra a los ángeles de Dios llevando a cabo su programa detrás de las escenas (1:5-25; 10:1-22). Un tema que también es importante es que Dios hace responsable a todo individuo por buscar la justicia (18:3-32).

 

  •  Ezequiel también enfatiza la pecaminosidad de Israel (2:3-7; :9, 10) y otras naciones (a lo largo de los capítulos 25-32). Él lidia con la necesidad de la ira de Dios para lidiar con el pecado (7:1-8; 15:8); la frustración por parte de Dios de los planes del hombre para escapar de la Jerusalén sitiada (12:1-13; cp. Jer 39:4-7); y la gracia de Dios prometida en el pacto abrahámico (Gn 12:1-3) siendo cumplida en la restauración del pueblo de Abraham a la tierra del pacto (caps. 34, 36-48; cp. Gn 12:7). Dios promete preservar a un remanente de israelitas a través de quienes Él cumplirá sus promesas de restauración y mantener su palabra inviolable.    

 


 



Vista Panorámica de Ezequiel


Si un creyente tiene compañerismo con Dios en cierto lugar, y luego es removido a la fuerza de ahí, ¿puede él encontrar a Dios en presencia de sus enemigos? ¿Puede Dios ser adorado fuera del templo que El ordenó para ese propósito? Estas son preguntas que inquietaron al profeta Ezequiel.

Al igual que Jeremías, Ezequiel también era sacerdote (1:3). Su nombre significa “fortalecido por Dios.” El era miembro de la aristocracia de Jerusalén y fue llevado al exilio en el año 597 a.C. durante la segunda deportación, en el mismo tiempo que el rey Joaquín (1:2; 2 R 24:11–18). Ezequiel llegó a ser un líder de la comunidad del exilio en Tel Abib en las márgenes del río Quebar en Babilonia (1:1; 3:15). Aunque se menciona su esposa (24:15–27), no se habla de ningún hijo. Su casa era usada como lugar de reunión para los ancianos de Israel (3:24; 20:1). El ministró a los exiliados del reino del norte, Israel (2:3; 3:1, 3:11; 11:25); así que Ezequiel fue el primer profeta a su propia gente en tierra extranjera. Daniel, contemporáneo suyo, fue profeta entre los gentiles y sus gobernantes.

En el 592 a.C., cinco años después de haber sido exiliado (1:2), Ezequiel tuvo una impresionante visión de la gloria de Dios que marcó el inicio de su ministerio el cual se divide en dos períodos claros, siendo la caída de Jerusalén (586 a.C.) la línea divisoria. Del 592 al 586 a.C., él predicó arrepentimiento y juicio, anunciando la próxima destrucción de Jerusalén como castigo por los pecados de apostasía, idolatría y las alianzas extranjeras. El denunció a los falsos profetas que daban al pueblo un falso sentido de seguridad y negaban la severidad del juicio divino. Uno de los temas principales durante este período del ministerio de Ezequiel fue la justicia de Dios (18:25, 29; 33:17, 20). Su esposa murió en el 587 a.C., poco antes de la caída de Jerusalén (24:18). Cuando Jerusalén cayó, Ezequiel predicó un mensaje de consuelo y de reforma, anunciando la futura restauración de Judá.

Ezequiel era un magistral comunicador y usó diferentes medios para transmitir los mensajes y las visiones que Dios le daba, a quienes les predicaba (37:1–14). También predicó “sermones dramatizados” (4:1–8; 24:24) y a veces usó alegorías (17:1–10). Además de estos métodos excepcionales, él usó sermones y discursos orales en la forma tradicional (6:1; 7:1; 12:1; 13:1; 15:1).

Como sacerdote, Ezequiel sintió mucho la destrucción de Jerusalén; pero, él entendió la necesidad del exilio. Con la pérdida del templo y sus rituales, Ezequiel aprendió a depender en Dios solamente. Al igual que Jeremías, contemporáneo suyo, Ezequiel enseñó la responsabilidad individual. Este libro, lleno de esperanza demuestra que Dios, por su gracia, no aniquiló a su pueblo escogido (28:25–26) como lo hizo con otras naciones culpables de ofensas semejantes. En su lugar, El los disciplinó para corregir su pecado y que por ello cambiaran sus caminos. La disciplina de Dios dio resultado ya que el cautiverio babilónico curó a los judíos de la idolatría. Los creyentes de cualquier generación pueden beneficiarse al someterse a la disciplina del Padre (He 12:4–11).



Referencias Proféticas 

    Ezequiel 34 es el capítulo donde Dios denuncia a los líderes de Israel como falsos pastores, por su poco cuidado a Su pueblo. En lugar de apacentar a las ovejas de Israel, ellos se preocupaban por ellos mismos. Ellos comían bien, estaban bien vestidos y bien atendidos por el mismo pueblo sobre el que ellos habían sido puestos para cuidar (Ezequiel 34:1-3). En contraste, Jesús es el Buen Pastor quien da Su vida por las ovejas, y quien las protege de los lobos que destruirían al rebaño (Juan 10:11-12). El verso 4 del capítulo 34 describe al pueblo cuyos pastores fracasaron en ministrar a las ovejas débiles, enfermas, heridas y perdidas. Jesús es el Gran Médico quien sana nuestras heridas espirituales (Isaías 53:5) por Su muerte en la cruz. Él es quien busca y salva a lo que se había perdido (Lucas 19:10).




Importancia en la Biblia



    Las tensiones sicológicas y emocionales que experimentaba Ezequiel se reflejan en la profunda bipolaridad de su teología. Siempre se muestra sensible y fiel en cuanto a ambos lados de la verdad y expresa esta en las grandes paradojas de la revelación divina.En su visión inaugural (cap. 1), Ezequiel hace énfasis en la trascendencia, movilidad y omnipresencia de Dios. Sin embargo, termina el libro con la afirmación de que la nueva Jerusalén se llamará «Jehová allí», recalcando otra vez la presencia local de Dios en el templo reconstruido (48.35). Insiste en que Dios es infinito, misterioso e incomprensible

(1.28). Pero, como ningún otro autor bíblico, proclama determinantemente que el hombre sí puede conocer verdaderamente a Dios. Ochenta y seis veces aparecen en el libro frases como «sabréis que yo soy Jehová» (por ejemplo, 6.7, 10, 13, 14; cf. Jn 17.3).


    Todo el libro muestra que Dios es el omnipotente soberano, que actúa en toda la historia humana (5; 7; etc.). Pero, más que los demás autores bíblicos, Ezequiel pone de relieve la realidad del pecado que domina aun al pueblo escogido en muchos momentos de su historia (16; 20; 23). A la vez que reconoce la soberanía divina, recalca que el hombre tiene la responsabilidad de su pecado y tiene el llamado al arrepentimiento (18.31, 32). Los tonos oscuros y repulsivos con que Ezequiel pinta el pecado destacan su concepto de la gracia divina (por ejemplo, 36.25–27).Como ningún otro profeta, Ezequiel acentúa la realidad del juicio y la ira de Dios (caps. 5; 7; 20; etc.). Pero también habla con pasión del tierno amor de Jehová, quien busca a sus ovejas perdidas (cap. 34), no quiere «la muerte del que muere» y ruega: «convertíos, pues, y viviréis» (18.32).


    Ezequiel fue el primero que instó a la responsabilidad individual (cf Dt 24.16), pero en el famoso capítulo 18 tenemos un desarrollo sin paralelo de esta doctrina. Sin embargo, el libro termina con la visión de una sociedad (40–48) que no deja campo para el individualismo egoísta, tan común en épocas posteriores.Con aun más precisión que Jeremías (31.31–34), Ezequiel presentó la solución de la problemática de la persona en la regeneración interna, la obra del Espíritu de Dios y el

sello del → PACTO renovado (11.19; 18.31; 36.25–27). Pero como sacerdote (1.3), siempre buscaba la renovación (jamás el rechazo) del templo, culto, sacrificios y otras expresiones externas de la religión (40–48).Como ningún otro profeta, Ezequiel se puso de parte de Dios y aun expresó deleite en los juicios divinos (2.8–3.3). Pero, con su profunda conciencia del valor del individuo, asignó al cuidado pastoral un papel profético. Su hondo sentido de responsabilidad como

«atalaya» (3.16–21; 33.1–9), que debía velar por la salvación del prójimo, no tuvo paralelo humano en la historia bíblica hasta San Pablo (cf. Ro 9.1–3; 10.1).


    El Dios de Ezequiel es ejecutor de juicio y muerte, pero también autor de resurrección y nueva vida (cap. 37; 47.1–12). Aunque Ezequiel no alcanza a discernir el sufrimiento con la claridad de Isaías 53, es notable que las aguas de vida brotan desde debajo del altar, el lugar del → SACRIFICIO, en su nuevo templo (47.1).Aunque muchos de los elementos individuales de su teología tienen abundantes antecedentes, Ezequiel mostró una capacidad única en el Antiguo Testamento para mantener verdades doctrinales en tensión paradójica. Por eso es considerado por muchos como el teólogo más grande del Antiguo Testamento.






Extras de Ezequiel 

EL libro de Ezequiel es una parte significativa en la historia de Dios, ya que habla del fracaso final del pueblo de Dios como fue constituido por los primeros pactos, pero que espera su reconstitución por medio de un nuevo pacto que incluye al verdadero Pastor y el don del Espíritu Santo.