Figuras de Dicción en 1 Samuel



No

Referencia

Figura de  Dicción

1



2

1:11

345 Pleonasmo

1:11. “... y te acuerdas de mí, y no te olvidas de tu sierva”.


731 Antropopetía

1:11. “... si te dignas mirar a la aflicción de tu sierva, y te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva”.  

3

1:15

487 Metonimia del sujeto

1:15. “... sino que he derramado mi alma delante de Yahweh”; es decir, he expuesto a Yahweh mis deseos y aspiraciones.

4

1:19

731 Antropopetía

1:19. “... y Yahweh se acordó de ella”. Aquí hay hipocatástasis también, porque indica que Dios escuchó la oración de Ana (v.9) y le concedió lo que había pedido.  

5

1:24

251 Antanaclasis

1:24. El final del v. dice literalmente: “y el niño era un niño”. En el segundo caso indica que era de “muy tierna edad”.

6





7

1:27

269 Paronomasia

1:27-28. Dice textualmente: “Por este niño oré; y Yahweh me dio mi petición (hebr. sh alathi), que yo le pedí (hebr. sha alti). Yo, pues, también lo he prestado (hebr. hish iltuhu) a Yahweh; todos los días que viva, será presentado (hebr. sha ul) a Yahweh.”

524 Metonimia del adjunto

1:27. “... y Yahweh me dio mi petición” (lit.); es decir, lo que le pedí.

8



9

2:3

105 Elipsis

2:3. El original dice textualmente, suplida la elipsis: “No habléis más con tan excesiva altanería, ni salga arrogancia de vuestra boca.”

183 Duplicación

2:3. El texto dice literalmente: “No sigáis hablando con altanería, con altanería (hebr. gevohah, gevohah).” La repetición equivale aquí a un superlativo.  

10

3:13

826 Enmienda de los Soferim

3:13. aquí, nuestras versiones siguen a los LXX, quienes debieron de percatarse de la enmienda y tradujeron conforme al texto primitivo: “porque sus hijos han blasfemado (lit. han maldecido) a Dios”, pues el texto hebreo actual. alterado, dice: “sehann hecho viles a sí mismos” (hebr. lajem, en vez de Elohim =Dios).

11

4:21

590 Antonomasia

4:21. “Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel!”, ya que el hebreo, “y khavod” significa “no hay gloria”. El mismo nombres ocurre una vez más en 14:3.

12

5:4

557 Sinécdoque del todo

5:4. El final del versículo dice textualmente: “Sólo le quedó Dagón”; es decir, el tronco.

13

5:12

352 Hipérbole o exageración

5:12. “y el clamor de la ciudad subía al cielo”; con ello se describe la enormidad de los gritos.

14

7:6

353 Hipérbole o exageración

7:6. Comparando este lugar con Sal 6:6; 119:136; Jer 9:1; Lam 3:48, 49, es más que probable que la frase: “sacaron agua y la derramaron delante de Yahweh, y ayunaron aquel día” sea una expresión hiperbólica de la intensidad del llanto y de la lamentación del pueblo

15

10:12

638 Proverbio

10:12. “Por esta causa se hizo proverbio: ¿También Saúl entre los profetas?

16

12:12

609 Histéresis

12:12. Se narra aquí un suceso ocurrido anteriormente, pero no mencionado hasta ahora.

17

13:7

270 Paronomasia

13:7. “Y algunos de los hebreos (hbr. ivrim) pasaron (hebr. avru) el Jordán.” Abraham “el hebreo” (Gn 14:13) fue llamado así, probablemente, para describirle como el hombre que vino del otro lado del Eufrates y lo cruzó para pasar a la tierra de Canaán. Saúl los llama así en el v.3. Véase también 14:11, 21, donde los filisteos los llaman de la misma manera.    

18

13:8

70 Elipsis

13:8. “Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había fijado.” Lo subrayado falta en el original.

19

13:15

550 Sinécdoque de la especie

13:15. “... Y Saúl contó la gente que se hallaba (esto es, que estaban presentes) con él, como seiscientos hombres.

20

14:15

696 Idiotismo

14:15. La última frase dice literalmente: “Y hubo temblor de Dios”; es decir, un temblor como un terremoto de los más tremendos.

21

14:25

335 Pleonasmo

14:25. “... donde había miel sobre la faz (lit.) del campamento”.

22

14:29

499 Metonimia del sujeto

14:29. “Respondió Jonatán: Mi padre ha turbado el país”; es decir, a la gente del país.

23

14:48

512 Metonimia del adjunto

14:48. “y reunió una fuerza (lit.); es decir, un ejército. V. Ex 14:1.

24

15:6

139 Asíndeton

15:6. “Y dijo Saúl a los ceneos:

-Idos,

-Apartaos,

-salid de entre los de Amalec,

-para que no os destruya juntamente con ellos.”

25

15:7

59 Elipsis

15:7. “Y derrotó Saúl a los amalecitas desde Havilá hasta Shur.” Por el cap. 30, se ve que esto debe referirse a la región en que habitaban los amalecitas, no a los lugares en que fueron derrotados. De modo que habría de traducirse así: “Y derrotó Saúl a los amalecitas que habitaban desde Havilá hasta Shur”. O, también: “Y derrotó Saúl a los amalecitas desde Havilá en dirección Shur.”

26

16:7

114 Elipsis

16:7. “Y dijo Yahweh a Samuel: No mires a su aspecto ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Yahweh no mira lo que el hombre mira; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Yahweh mira el corazón.” Sin duda alguna, se ha de suplir el verbo “mirar” (o “ver”), con base en la cláusula siguiente, pero no es necesario suplir el nombre de Dios; quizá sería mejor leer: “porque Yo no miro lo que mira el hombre”. Incluso podría traducirse: “porque no importa lo que mira el hombre.”

27

16:11

50 Elipsis

16:11. El hebreo dice literalmente: “Y dijo Samuel a Isay: ¿Han terminado los jóvenes de pasar?”; es decir, “¿éstos son todos tus hijos?”.

28

16-18

607 Histerología

Caps.16-18. Aquí se nos narran cuatro episodios en la historia de Saúl y de David, pero están traspuestos, por histerología, a fin de conectarlos con ciertos hechos que se refieren a cada uno; en especial, atendiendo a la acción del Espíritu de Dios con relación a ellos. En cap. 16:1-13, es ungido David y el Espíritu de Dios viene sobre él. Después, a fin de contrastar esto con la acción del Espíritu marchándose de Saúl, se introduce (16:14-23) un episodio que tuvo lugar después de 18:9. Así que 17:1- 18:9 nos refiere un episodio sucedido antes, pero insertado parentéticamente aquí para describir una de las ilustraciones de 14:52, de que “a todo el que Saúl veía que era hombre esforzado y apto para combatir, lo juntaba consigo”. El paréntesis de 17:1-18:9 nos muestra, pues, cómo halló Saúl a David. Después, en 18:10-30, hay una vuelta a los acontecimientos de 16:14-23, concernientes al “espíritu malo” de Saúl y a otros episodios de la vida de David. La sección entera está bellamente construida, como puede verse por la siguiente estructura:


A. 16:1-13. David es ungido y el Espíritu de Dios viene sobre él.

     B. 16:14-23. Saúl es rechazado. El Espíritu de Dios se marcha de

                          Saúl, y un espíritu malo le importuna  

A. 17:1-18:9. David. Un incidente anterior en su vida.

     B. 18:10-30. Saúl. El Espíritu de Dios se marcha de él, y un espíritu

                          malo le atormenta.


 De este modo, con la alternancia de Saúl y David, vemos la razón de la singular disposición de los hechos, a fin de poner de relieve el contraste entre los hechos de cada par de los miembros  correspondientes; estos hechos no están referidos por orden cronológico, sino por orden didáctico, para nuestra instrucción espiritual. El orden cronológico se obtiene leyendo A seguido de A y tratando B como paréntesis; luego, se les lee B seguido de B, tratando A como paréntesis.

29

16:20

819 Genitivo de contenido

16:20. Dice textualmente: “Y tomó Isay un asno de pan y un odre de vino”; es decir, un asno cargado de pan y un odre lleno de vino.

30

17:4

440 Heterosis de los tiempos

17:4. Dice textualmente: “y David era el pequeño (es decir, el menor) siguieron, pues, los tres grandes (es decir, los tres mayores) a Saúl”.

31

17:4-7

162 Indicación

17:4-7. En esta porción se nos describe con todo detalle la armadura de Goliat; y se deja a nuestra imaginación el concluir cuán grande debió de ser su fuerza.

32

17:34

198 Polisíndeton

17:34-36. Aquí  se enfatiza la importancia de lo que David está refiriendo al rey Saúl, mediante la descripción minuciosamente detallada de lo que hace David un tipo de Buen Pastor. Diez veces sale en esta porción la conjunción “y”, y dos veces el adverbio “también”.  

33

17:37

339 Pleonasmo

17:37. “Añadió David: Yahweh, que me ha librado de la mano (lit.) del león y de la mano (lit.) del oso, él también me librará de la mano de este filisteo”; es decir, del poder del león, del oso y de Goliat (v. Sal 22:20, 21, 16; 107:2; 1R 11:12).

34

17:40

575 Endíadis

17:40. “... y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía”; esto es, en el zurrón pastoril.

35

19:3

40 Elipsis

19:3. “... y yo hablaré de ti a mi padre, y veré qué responde y te lo haré saber”. Lo subrayado no aparece en el original, pero se suple fácilmente.  

36

19:11

52 Elipsis

19:11. “... Si no salvas tu vida esta noche, mañana estarás muerto”.

37

19:17

786 Erótesis o Interrogación

19:17. Las últimas frases dicen textualmente: “... Porque él me dijo: Déjame escapar; ¿por qué he de matarte?” Esto es, no me des motivo para matarte.

38

19:24

557 Sinécdoque del todo

19:24. “... y quedó desnudo”; es decir, mal cubierto. Lo mismo, en Job 22:6; 24:10; Is 20:2, 3; Miq 1:8; Mt 25:36, 43; Jn 21:7; 1Co 4:11; Stg 2:15. En todos estos casos, “desnudo” significa “mal vestido” o “con sólo la ropa interior”.

39

20:26

538 Sinécdoque del género

20:26. “Mas aquel día Saúl no dijo nada”; es decir, acerca de David o de su ausencia, aunque hablase de otras cosas.  

40

22:9

609 Histéresis

22:9-16. Se mencionan aquí algunos detalles suplementarios que no habían sido referidos en la narración de 21:1-9

41

22:17

462 Metonimia de la causa  

22:17. “Volveos y matad a los sacerdotes de Yahveh, porque también la mano (estos es, el consejo, el alimento, etc.) de ellos está con David.”

42

22:19

500  Metonimia del sujeto

22:19. “Y a Nob, ciudad de los sacerdotes, hirió a filo de espada”; es decir, a sus habitantes.

43

24:10

124 Elipsis Falsas

24:10. “... y me dijeron que matase, pero te perdoné”. El texto hebreo, conforme lo tenemos hoy dice: “pero te perdonó”, como si fuera la tercera persona femenina del singular; por lo que algunas versiones, como las inglesas A.V y R.V., siguiendo a la Vulgata latina, insertaron “mi ojo” en cursiva. Pero el doctor Ginsburg hace notar que, con toda probabilidad, al transcribir al alfabeto arameo (el hebreo actual) los caracteres del antiguo alfabeto (el fenicio), confundieron el alef, que antes era parecido a nuestra “A”, con el tau, que antes era parecido a nuestra “x”; por lo que escribieron thajás = “ella perdonó”, en lugar de ajás = “yo perdoné”. De esto no cabe duda, puesto que ha sido conservado correctamente en las versiones caldea, siriaca y de los LXX.

44

24:13

638 Proverbio

24:13. “Como dice el proverbio de los antiguos: De los impíos saldrá la impiedad; así que mi mano no será contra ti.”

45

24:14

152 Litote  

24:14. “¿Tras quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién persigues? ¿A un perro muerto? ¿A una pulga?” Como si dijera: “Estás haciendo lo que es completamente indigno de un rey, al perseguir a alguien tan inocuo como un perro muerto (comp. con 1S 17:43; 2S 3:8; 9:8; 16:9) y de tan poco valor como una pulga, que es menguada caza para un regio cazador” (1S 26:20).

46

25:27

689 Idiotismo

25:27. “Y ahora esta bendición (este presente) que tu sierva ha traído a mis señor, etc.”

47

25:31

405 Antimeria del adverbio

25:31. “Por haber derramado sangre sin causa”; es decir, sangre inocente.  

48

25:37

353 Hipérbole o exageración

25:37. “... y desmayó su corazón en él (Nabal), y se quedó  como una piedra”, con lo que se expresa el pánico de Nabal al oír lo que le refería su mujer.

49

26:15

678 Ironía

26:15. “Y dijo David a Abner: ¿No eres tú un varón? ¿Y quién hay como tú en Israel?” Es un sarcasmo, ya que Abner había sido un negligente en el desempeño de su oficio de proteger a Saúl.

50



51

27:7

568 Sinécdoque de la parte  

27:7. “... David habitó en la tierra (lit. en el campo) de los filisteo”.


572 Sinécdoque de la parte

27:7. “Y el tiempo que David habitó en tierra de los filisteos fue días (es decir, un año) un cuatro meses” (lit.).

52

28:3

575 Endíadis

28:3. Dice textualmente: “... y le sepultaron en Ramá y en su ciudad”; como diciendo: “en Ramá, sí, que era su ciudad”.

53

30:5

595 Ampliación

30:5; 2 S 3:3. Abigail es llamada todavía “la mujer de Nabal”, a pesar de que Nabal había muerto, y ella era mujer de David (comp. con Mt 1:6).