Figuras de Dicción de 2 Samuel



No

Referencia

Figura de Dicción

1

1:5

430 Heterosis de los tiempos

1:5. “¿Cómo has sabido que han Saúl y Jonatán su hijo?” (lit.); es decir, ¿cómo sabes…?

2

1:18

124 Elipsis falsa

1:18. Aquí las versiones inglesas AV y RV han intercalado las palabras “uso del”, leyendo: “y dijo que debía enseñarse a los hijos de Judá de uso del arco”. La NAST (New American Standard Translation, usada en la Ryrie Study Bible; nota del traductor) dice correctamente: “the song of the bow = “el cántico del caeco”. El hebreo dice simplemente: “y dijo que enseñasen a los hijos de Judá el arco” (como aparece en nuestra antigua Reina-Valera); es decir , un cántico o poema llamado “el Arco, del cual sólo sabemos por el texto sagrado “que está escrito en el libro de Yashar” (lit.), que significa “recto” (moralmente). Está claro que esta endecha de David no había sido todavía incluída, a la sazón, en el libro de Yashar, pero David dio instrucciones para que se incluyese allí y se enseñase a los hijos de Judá. Véase también Jos 10:13.

3

1:19

287 Cicloides o Repetición circular

1:19, 25, 27. Se repite la frase: “¡Cómo han caído los valientes!”

4









5

1:21

124 Elipsis falsa  

1:21. Nuestras versiones castellanas (nota del traductor) traducen la última cláusula de este versículo así: “El escudo de Saúl, como si no hubiera sido ungido con aceite”, supliendo así una supuesta elipsis. Bullinger, siguiendo la lectura de la Biblia hebrea de 1488, así versiones siriacas, arábiga y caldea (paráfrasis), afirma que aquí hay una equivocación del copista, al confundir la “b” con la “k”, las cuales tiene en hebreo un extraordinario parecido y que, por ello, habría de leerse “armas ungidas con aceite”, en lugar de “no ungido con aceite”, como leen las modernas versiones inglesas y españolas (Nueva Biblia Española y Biblia de JErusalén).    

752 Apóstrofe a cosas inanimadas

1:21. “Montes de Gilboa, ni rocío ni lluvia caiga sobre vosotros”, etc.

6

1:23

356 Hipérbole o exageración

1:23. De Saúl y Jonatán dice David que eran “más ligeros que águilas” y “más fuertes que leones”. V. también Jer 4:13 y Lam 4:19, para expresar gran velocidad.

7

1:24

749 Apóstrofe a hombres

1:24-25. En la elegía sobre la muerte de Saúl y Jonatán, se vuelve súbitamente David hacia las hijas de Israel (v.24); y luego, otra vez, también de súbito, al difunto Jonatán (v.25).

8

2:27

65 Elipsis

2:27. “Y Joab respondió: Vive Dios, que si no hubieses hablado las palabras que dieron lugar a la provocación (véase el v.14), el pueblo habría dejado de seguir a sus hermanos desde esta mañana.” Sólo así se entiende qué es lo que Abner había hablado.

9

3:7

23 Elipsis

3:7. “Y Saúl tenía una concubina cuyo nombre (era) Rizpá, hija de Ayá; y dijo a Abner…” Por el sentido del versículo siguiente y por 21:8, está claro que quién habló a Abner no fue Saúl, sino Is-boset, palabra que ha de suplirse: “Y dijo Is.boset a Abner.”   

10

3:12

462 Metonimia de la causa

3:12. “... mi mano (esto es, mi ayuda) estará contigo”.

11

3:18

428 Heterosis

3:18. “... Por la mano de mi siervo David librar (lit.) a mi pueblo”; es decir, libraré a mi pueblo.

12

3:28

442 Heterosis del número

3:28. “... de las sangres (es decir, de la sangre abundante) de Abner, hijo de Ner”.

13

3:29

348 Perífrasis o circunlocución

3:29. “... ni quien muera a espada”; es decir, ejecutado de acuerdo con la ley.

14

3:33

435 Heterosis de los tiempos

3:33. “Y entonó el rey esta elegía por Abner: ¿Morirá (es decir murió - tenía que morir-) Abner como muere un insensato?”

15

3:34

474 Metonimia de la causa

3:34. “... ni tus pies ligados con bronces”; es decir, con grillos.

16

4:10

40 Elipsis

4:10. “Que cuando el que me declaraba diciendo: He aquí que ha muerto Saúl, imaginándose que traía buenas nuevas, yo lo prendí y lo maté en Siclag, al que había venido para que le recompensará (yo) por las buenas nuevas”. Tanto el contexto anterior como la construcción gramatical están a favor de que se suple el verbo había venido.   

17

5:6-8

65 Elipsis

5:6-8. Sólo con una elipsis, a la vista de 1Cr 11:6, se puede recomponer este difícil pasaje de la manera siguiente: “Y marchó el rey y sus hombres a Jerusalén contra los jebuseos que habitaban la tierra, la cual (lit. y) dijo David diciendo (lit.): No entrarás acá, porque si vienes, te rechazarán los ciegos y los cojos diciendo: No entrará David acá. Y tomó David la fortaleza de Sión; ella es la ciudad de David. Y dijo David en aquel día: Toda el que golpee a los jebuseos y los fatigue en el acueducto (es decir, subiendo por el acueducto) y a los ciegos y a los cojos que aborrecen al alma de David, será hecho jefe o capitán, por cuanto dijeron (el) ciego y el cojo: No entrará en la casa (es decir, en la ciudadela).” Parece ser que la ciudadela estaba tan fortificada que los jebuseos ponían a los ciegos y a los cojos a la entrada de ella, los cuales podían defenderla con sólo gritar: DAvid no entrará acá.”  

18

5:8

148 Aposiopesis

5:8. “Y dijo David aquel día: Cualquiera que suba por el acueducto…” Sabemos., por 1Cr 11:6, que fue Joab el que subió y fue hecho jefe. Este texto fue ya examinado al tratar de las elipsis absolutas.  

19

6:5

473 Metonimia de la causa

6:5. “Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Yahweh con todas maderas de haya” (lit.); es decir, con toda clase de instrumentos hechos de madera de haya. Algunos consideran esto como elipsis, pero es claramente metonimia. La Septuaginta traduce: “con instrumentos afinados, con fuerza y con cánticos”; versión que es probable, a la vista del v. 14 y 1Cr 13:8.   

20

6:6

27 Elipsis

6:6. “Y cuando llegaron a la era de Nacón, Usá extendió al arca de Dios”. Debe suplirse, después de “extendió”, la mano. Hay aquí una elipsis del acusativo, a fin de llamar la atención hacia el acto, más bien que la manera de llevarlo a cabo.

21

6:20

680 Ironía simulada

6:20. Le dice Mical a David: “¡Cuán honrado ha quedado hoy el rey de ISrael!” Su hipocresía queda patente en el v. 16: “... y le menosprecio en su corazón”. Y así lo entendió David. Téngase en cuenta que el “descubrirse” a que alude Mical se refiere solamente a las ropas reales, como puede verse por 1Cr 15:27, donde se nos dice que “iba vestido de lino fino”, además del “efod de lino” que llevaba sobre sí.

22

7:2

474 Metonimia de la causa

7:2. “... y el arca de Dios está entre cortinas”; es decir, en un tabernáculo cerrado con cortinas.

23

7:5

183 Duplicación

7:5. El texto dice literalmente: “Ve y di a mi siervo, a David: Así ha dicho Yahweh: ¿Tú me edificarás casa para que yo more?” El contraste de los pronombres “tú” y “me”, con la repetición del pronombre de primera persona “yo”, tiene por objeto llamar a nuestra atención acerca del egoísmo natural del hombre, el cual se da a entender incluso en el v. 2: “yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas”.

24

7:11

493 Metonimia del sujeto

7:11. “... Asimismo Yahweh te hace saber que él te edificará casa”; es decir, posteridad, con especial referencia a Cristo, “el Hijo de David”, que se había de sentar en su trono para siempre (Lc 1:31-33). Obsérvese también la epanadiplosis

25

7:18

784 Erótesis o Interrogación

7:18. “... Señor Yahweh, ¿quién soy yo y qué es mi casa…?”. Fue la revelación de la grandeza de la gracia de Dios lo que capacitó a David a ocupar así el lugar de un verdadero adorador. En el v. 1, David “estaba sentado en su casa” y ante sí mismo, cuando pensó en edificar a Dios una casa; pero cuando vio que Dios iba a edificarle casa a él, fue y “se sentó delante de Yahweh”.  

26

7:19

784 Erótesis o Interrogación

7:19. Al final de este v., dice David: “... ¿Es así cómo procede el hombre?” (lit. “ ¿(Es) ésta la ley del hombre?”; es decir, la pauta que siguen los hombres).

27

7:22

490 Metonimia del sujeto

7:22. “Por tanto, te has engrandecido, Yahweh Dios”; es decir, serás alabado y conocido como grande. Otros ejemplos, en Is 8:13; Jer 1:5, 10; Ez 13:19; 20:26.

28

7:23

749 Apóstrofe a hombres

7:23. En medio de una bella oración, David se vuelve de repente para dirigirse al pueblo y recordarle lo que Dios ha hecho por ellas: “... única nación a la que Dios fue a rescatar por pueblo suyo y para ponerle nombre, y para hacer por vosotros las cosas grandes y terribles” (it.).

29

8:2

503 Metonimia del sujeto

8:2. “Derrotó también a Moab y los midió con cordel, haciéndolos tender por tierra”, en señal de señorío absoluto sobre los moabitas.

30

9:7

543 Sinécdoque de la especie

9:7. “... por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre”; es decir, tu abuelo.

31

9:12

223 Anadiplosis

9:12-13. “Y toda la familia de la casa de Sibá eran siervos de Mefi-bóset. Pero Mefi-bóset vivía en Jerusalén…”

32



33

12:10

526 Metonimia del adjunto

12:10. “por lo cual ahora no se apartará de tu casa la espada”; es decir, la hospitalidad manifiesta dentro de tu misma familia (v. vv. 11 y 12).  

560 Sinécdoque del todo

12:10. “Por lo cual no se apartará para siempre (lit.) de tu casa la espada”; es decir, mientras vivieron David y su familia.

34

12:14

827 Enmiendas de los Soferim

12:14. Dice literalmente: “... con este asunto has blasfemado grandemente de los enemigos de Yahweh”. Pero, como esto no tenía sentido alguno, las versiones han tomado la forma intensiva Piel como si fuera Hiphil, es decir, causativa, y han traducido: “... has dado ocasión de blasfemar a los enemigos de Yahweh”. Pero el texto primitivo decía: “has blasfemado grandemente de Yahweh”. Eñ texto fue alterado para dejar el pecado de David, pero ha ocasionado gran confusión a los traductores.  

35

12:27

450 Hipálage

12:27. “... y he tomado la ciudad de las aguas”; es decir, he cortado las aguas de la ciudad. EL v. 28 muestra que no había tomado ciudad, pues Joab le dice a David: “...acampa contra la ciudad y tómala, no sea que tome yo la ciudad y sea llamada con mi nombre”. Por consiguiente, cuando se dice en el v. 26 que “tomó la ciudad real” ha de entenderse que tomó la parte de la ciudad en la que residía el rey.  

36

14:19

462 Metonimia de la causa

14:19. “Y el rey dijo: ¿No anda la mano (el consejo) de Joab contigo en todas estas cosas?”

37

15:6

566 Sinécdoque de la parte

15:6. “... y así robaba Absalón el corazón de los de Israel”; es decir, se ganaba el afecto de todo ellos.  

38


39

15:23

499 Metonimia del sujeto

15:23. “Y todo el país lloró en alta voz”; es decir, la gente.

558 Sinécdoque del todo

15:23. “Y todo el país”; es decir, la región en torno de él

40

15:27

781 Erótesis o Interrogación

15:27. “Dijo además el rey al sacerdote Sadoc: (¿No eres) tú el vidente?”

41





42

16:12

722 Antropopatía

16:12. “Quizá mirará Yahweh con su ojo” Éste era el texto primitivo, y es uno de los 18 pasajes alterados por los “Soferim”, mientras que la actual lectura dice “mi ojo”, lo que se toma, por metonimia, como “lágrimas” o “aflicción”.  

826 Enmiendas de los Soferim

16:12. David dice: “Quizá mirará Yahweh mi aflicción” (lit.. mi ojo, como indicando el llanto). El texto primitivo decía: “Quizá mirará Yahweh con su ojo (hebr. be einó, en lugar del actual be einí).

43

16:20

437 Heterosis de personas

16:20. “Dad vuestro consejo sobre lo que debemos (es decir, debo) hacer.”

44

16:22

535 Sinécdoque del género

16:22. “... ante los ojos de todo Israel”; es decir, a la vista de todos los presentes.

45

17:11

564 Sinécdoque de la parte

17:11. Husay dice a Absalón: “Aconsejo, pues, que… tú  en persona (lit. tu rostro) marches en medio de ellos.”. La lectura “a la batalla” es muy dudosa, ya que el vocablo hebreo “baqrav” es, con la mayor probabilidad, una contracción de “beqirbam” = en medio de ellos (como aparece en nuestras versiones); además, qerav nunca es usado en los libros de Samuel para “batalla”, sino “milijamah”.

46

17:24

535 Sinécdoque del género

17:24. “... y Absalón pasó el Jordán con todos los hombres de Israel”; es decir, con la mayor parte de los hombres de ISrael.  

47

18:12

40 Elipsis

18:12. “... Cuidad de que nadie toque al joven Absalón”. La elipsis ha de suplirse con el verbo toque  

48

18:23

427 Heterosis

18:23. “Entonces le dijo: Corre”; es decir, puedes correr.

49

18:32

592 Eufemismo

18:32. “El rey dijo entonces al etíope: ¿El joven Absalón está bien? Y el etíope respondió: Como aquel joven sean los enemigos de mi señor el rey, y todo los que se levanten contra ti para mal.” Con este bello eufemismo, el etíope le recordó a David la traición de Absalón, dando a entender claramente que el joven había muerto.  

50

18:33

183 Duplicación

18:33. “¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!” No es posible expresar mejor la tremenda vehemencia de la pesadumbre de David.

51

19:10

223 Anadiplosis

19:10. “¿Por qué, pues, estáis callados respecto de haver volver rey? Y el rey David envió…”

52

19:16

690 idiotismo

19:16. “... Porque hoy has demostrado que nada te importa (lit. nada te son) tus príncipes y siervos”.

53

19:24

544 Sinécdoque de la especie

19:24. Mefi-bóset es llamado “el hijo de Saúl”, aunque era su nieto. Lo mismo, en Jos 7:24, donde Acán es llamado “hijo de Zera”, aun cuando era su bisnieto (véase el v. 1)   

54

19:28

543 Sinécdoque de la especie

19:28. “Porque toda casa de mi padre (esto es, de mi abuelo) era digna de muerte delante de mi Señor el rey.

55

20:1

826 Enmiendas de los Soferim

20:1. Una de las 18 enmiendas

56

20:18

638 Proverbio

20:18. “Antiguamente solían decir: Quien preguntare, pregunte en Abel; y así concluían (cualquier asunto)

57


58


59

20:19

575 Endíadis

20:19. “pero tú procuras destruir una ciudad y una madre en Israel”; es decir, una metrópoli = una ciudad que es madre.

696 Idiotismo

20:19. “... una ciudad y una madre” (lit.); es decir, una ciudad metropolitana.

718 Prosopopeya

20:19. V. endíadis. V. también representados como una madre una ciudad o un pueblo, en Is 50:1; Os 2:2; Ez 23:2; Gá 4:26

60

21:19

476 Metonimia de la causa

21:19. “... la madera (es decir, el asta) de cuya lanza era como el rodillo de un telar”.

61

22:8

520 Metonimia del adjunto

22:8. “... Y se conmovieron los cimientos de los cielos”; es decir, las montañas en las que los cielos parecían estar apoyados. Lo mismo, en Job 26:11.

62

22:42

270 Paronomasia

22:42. Dice textualmente: “Miraron en derredor (en busca de ayuda), que en hebreo es yi u), y no hubo quien salvase” (hebr. moshia). También en Sal 18:41. Ambos vocablos proceden de raíces similares: “sha ah” = mirar, y “yasha” = salvar.

63

23:5

188 Anáfora

23:5. Cada una de las cinco líneas de este versículo comienza en hebreo por la conjunción ki = porque, que, ya que, sin embargo.

64

23:15

784 Erótesis o Interrogación

23:15. Dice textualmente: “... ¿Quién me dará a beber del agua del pozo de Belén que está junto a la puerta?”. V. en eonismo

65







66

23:17

40 Elipsis

23:17. “Y dijo: Lejos de mí, Yahweh, que (yo) haga esto. ¿He de beber yo la sangre de los varones que fueron con peligro de su vida?” Esta forma de suplir la elipsis tiene a su favor el contexto y la versión de los LXX. La versión autorizada inglesa (A:V) comete aquí un error al suplir: “¿No es ésta la sangre…” , ya que el adverbio “no” aparecería en el original, lo que n o ocurre aquí

585 Catacresis

23:17. “... ¿He de beber yo la sangre de los varones que fueron con peligro de su vida?”  El agua que estos hombres trajeron es llamada por David “sangre”. Parece una incongruencia, pero expresa de manera vívida el riesgo que estos hombres corrieron de ver derramada su sangre.  

67

23:20

24 Elipsis

23:20. “Él mató ambos de Ariel de Moab.” El texto masorético (con vocablos) nos da la pauta para ver que la palabra “Ariel” sale tres veces en esta porción, y otras tres veces en Is 29:1. En Isaías, el vocablo es transliterado dos veces como nombre propio, mientras que en el margen de 2S 23:20 es vertido como “leones de Dios”, ya que “ari” significa “león”, y “El” (abreviatura de “Elohim”) significa “Dios”. Pero si nos atenemos, en perfecta consecuencia, al nombre propio “Ariel” , tenemos una elipsis del acusativo “hijos”, con el siguiente, perfecto, sentido: “Él mató a ambos hijos de Ariel de Moab.”

68

23:23

509 Metonimia del adjunto

23:23. “... Y lo puso David sobre sus escuchadores” (lit.); es decir, sobre los que estaban a la puerta de David y escuchaban sus órdenes; en una palabra, sobre su guardia personal.

69

23-24

607 Histerología

23:24. El cap. 24 sigue cronológicamente al cap. 21, pues el cántico (cap. 22) y últimas palabras de David (cap. 23) son, sin duda, posteriores a los narrado en el cap. 24, pero se ponen delante a fin de que sigan a los poderosos hechos de David, más bien que a su pecado de censar al pueblo.   

70

24:1

24 Elipsis

24:1. “Y volvió a encenderse la ira de Yahweh contra Israel, e incitó a David contra ellos a decir: Ve, (y) censa a Israel y a Judá.”. En este versículo falta el sujeto del verbo “incitó”. Por 1Cr 21:1, vemos que fue Satanás quien incitó a David. Habría, pues, que suplirlo en la frase: “e incitó Satanás a David contra ellos a decir…” ¿Por qué aparece la elipsis en 2S 24:1, y no en 1Cr 21:1? La respuesta es sencilla: Los libros de Crónicas se escribieron bastantes siglos después de los de Samuel, cuando ya no ofrecía ninguna dificultad el que Satanás incitara al pecado, mientras que la mentalidad religiosa del pueblo en los primeros siglos de su historia era que todo debía ser referido a Dios como causa primera de cuanto acontece. Esto se ve claramente en el libro de Job, donde Satanás aparece como uno de tantos servidores de Dios.