Figuras de Dicción de Efesios


No

Referencias

Figuras de Dicción

1

 

 

2

1:3

246 Poliptoton

1:3. “Bendito (gr. eulogetós) sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo (ho eulogésas) con toda bendición (gr. eulogía)  espiritual en los lugares celestiales en Cristo.”

256 Antanaclasis

1:3. “Bendito (gr. eulogetós) sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo (gr. eulogésas)…” Aquí tenemos, en realidad, un poliptoton; pero también puede apreciarse aquí una anatanaclasis, ya que el verbo “bendecir” not¿ tiene el mismo sentido en ambos casos: En el primer caso, indica meramente una alabanza que hacemos a Dios; en cambio, en el segundo, señala a Dios como a la fuente de todos los bienes que nos vienen de lo alto (Stg 1:17).

3

1:6

417 Antimeria de Sustantivo

1:6. “para alabanza de la gloria de su gracia”; esto es, de su gracia gloriosa.

4

1:7

420 Antiptosis

1:7. “… según las riquezas de su gracia”. Por enálage, esto significaría: sus riquezas graciosas. Pero  significa mucho más que eso, puesto que el tema es “gracia”, y lo que el Apóstol quiere poner aquí de relieve es las sobreabundantes riquezas de esta gracia maravillosa para con los que han sido “agraciados en el Amado” (lit.). La misma antiptosis, hallamos en el v. 18: “las riquezas de la gloria de la herencia de Él en los santos” (lit.), en lo que se expresa la riquísima gloria de la herencia de Dios en sus santos. 

5 

 

 

 

6

1:8

26 Elipsis

1:8. “Que hizo sobreabundar par con nosotros en toda sabiduría e inteligencia.” Fácilmente se entiende que fue “su gracia” (la de Dios, v.6), la que Dios hizo sobreabundar. Hay versiones que traducen: “de la que”, sin percatarse de que el pronombre relativo está en genitivo, no solo porque dicho verbo rige con frecuencia ese caso, sino también por lo que se llama “atracción del relativo”. En virtud del genitivo “tes kháritos” con que termina el v. 7.

424 Heterosis

1:8. “que hizo sobreabundar para con nosotros”.

7

1:9

452 Hipálage

1:9. “dándonos a conocer el misterio de su voluntad”; es decir, el misterio mantenido en secreto por su voluntad (Ro 16:25).

8

1:13

102 Elipsis

1:13. La única manera correcta de suplir la elipsis, evidente  al comienzo del versículo, es atender al contexto, donde predomina la idea de “herencia” (vv. 11, 14). Podemos, pues, traducir así este versículo: “En quien también a vosotros se os ha asignado porción, al oír la palabra de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, en quien también, al creer, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (lit.); es decir, con el Espíritu Santo prometido.

9

1:18

820 Genitivo de Contenido

1:18. “… y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”; es decir, “y cuán rica gloria (por hipálage), perteneciente (relación) a los santos”. También podría traducirse, por enálage: “y cuán gloriosa riquezas”.

10

1:19

390 Parémbole

1:19b-23 es también una parémbole, por la que. Para seguir el sentido, ha de leerse desde 1:19 hasta empalmarse con 2:1 del modo siguiente: “y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos… y para con vosotros que estabais muertos por vuestras transgresiones y pecados” (lit.). En efecto, la frase con que nuestras versiones rellenan el vació aparente: “él os dio vida”, no existe en el original.  

11

1:21

511 Metonimia del Adjunto

1:21. Aquí, los atributos aparecen en lugar de los seres que los poseen: “por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío”; es decir, por encima de todos los seres espirituales en las regiones celestes. V. también en sinonimia y polisíndeton.

12

1:23

39 Elipsis

1:23. “La cual (la Iglesia), v. 22) es su cuerpo, la plenitud del que llena todos los miembros de su cuerpo con todos los dones y gracias espirituales.” Ésta es la forma más conveniente  de completar tales elipsis (comp. con 4:10-13).

13

2:1

119 Elipsis

2:1. El verbo que falta en el original es suplido de ordinario con el “dio vida” del v. 5. Pero es digna de consideración la alternativa de suplirlo del v.20 del cap. anterior, teniendo en cuenta que la división en capítulos y versículos es obra humana. Entonces leeríamos así el versículo 1: “Y os resucitó de los muertos y os sentó a su diestra a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos (lit. transgresiones) y pecados.” Incluso podría suplirse del v. 23, último del cap. anterior, del modo siguiente: “Y él que lo llena toda en todos (lectura probable), os llenó también a vosotros.

14

2:2

515 Metonimia del Adjunto

2:2. “… de acuerdo con la edad de este mundo” (lit.); es decir, las cosas y la vida de este mundo.

15

2:3

411 Antimeria del Sustantivo

2:3. “… satisfaciendo las tendencias de la carne y de los pensamientos”; es decir, las concupiscencias que se manifiestan al exterior y las que se esconden en la mente, siendo éstas últimas más refinadas y perversas que las primeras frecuentemente. En todo caso, no hay diferencia entre ellas a los ojos de Dios, aunque pueda haberla a los ojos de los hombres.

16

2:6

432 Heterosis de los tiempos

2:6. El Apóstol ve aquí a los creyentes ya resucitados y sentados en los lugares celestiales.

17

2:8

810 Genitivo de origen y causa eficiente

2:8. “…don de Dios”; esto es, don que Dios otorga.

18

2:21

556 Sinécdoque del todo

2:21. “En quien todo (gr. pása) el edificio, bien ajustado, ve creciendo para ser un santuario sagrado en el Señor”; en el “todo” entran cada una de las partes del edificio.

19

 

 


 

20

3:1

58 Elipsis

3:1. Este versículo es traducido invariablemente como si fuera un anacoluto, pero, si se atiende al contexto en que está inmerso, se verá lo apropiado de intercalar algo que supla la elipsis de la siguiente manera: “Por esta causa (por afirma que los gentiles forman un solo cuerpo, en Cristo, con los judíos, - Hch 22:21-22), yo Pablo soy el prisionero de Cristo por (gr. hyper = en beneficio de) vosotros los gentiles, etc.”  De esta forma, no hay aquí anacoluto.

195 Epanalepsis

3:1, 14. Aquí después de un paréntesis del 13 vv., el Apóstol repite, del v. 1, “Por esta causa”, en el v. 14, donde expone su oración.

21

3:2-13

391 Parémbole

3:2-13 es otra parémbole larga, que constituye una digresión para explicar el especial ministerio de Pablo en conexión con los gentiles. 

22

3:5

337 Pleonasmo 

3:5. “misterio que en otras generaciones no fue dado a conocer a los hijos de los hombres”; es decir, a ningún ser humano.

23

 

 

 

24

3:8

154 Litote

3:8. El griego dice textualmente: “A mí, que soy el más menor de todos los santos” (es decir, de todos los creyentes). Un año más tarde, Pablo dará muestras de su crecimiento espiritual al avanzar un paso más al afirmar: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (1Ti 1:15).  ¡El primero en la fila d los pecadores! ¡El último en la fila de los santos! ¡Qué humildad tan extraordinaria!

682 Oxímoron

3:8. “A mí, que soy menos que el más pequeño de los santos”. Este oxímoron muestra el progreso que el Apóstol había experimentado en su vida espiritual Hacia el año 58 (o 59), escribía: “en nada he sido inferior a aquellos superapóstoles” (2Co 12:11). Dos años más tarde, escribía: “soy menos que el más pequeño de los santos”. Unos tres años más tarde, decía: “… Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”; es decir, el mayor (1Ti 1:15). V. en miosis.

25

3:9

187 Duplicación

3:9. “… el misterio escondido desde los siglos” (Ro 16:25; Col 1:26). El original muestra, por medio de la repetición de la preposición apó  (¡apakekrymménou”), cuán oculto estuvo este misterio en los tiempos anteriores.

26

3:14

759 Anacóresis o Regresión

3:14. Aquí, se reanuda el hilo de lo que Pablo había comenzado a decir en el v. 1, pero lo había interrumpido en el v. 2 hasta el 13.

27

3:15

556 Sinécdoque del todo

3:15. “De quien toma nombre toda parentela” = toda parte o miembro del todo que es la “parentela”. V. en elipsis.

28

3:16

71 Elipsis relativas

3:1. “Orando para que os dé…” El verbo se suple fácilmente, atendiendo a lo de “doblo mis rodillas” del v. 14.

29

3:17

93 Elipsis

3:17-19. Suplidas las elipsis, esta porción dice así literalmente: “Para que habite Cristo por medio de la fe en vuestros corazones, en amor arraigados y cimentados, y doblo mis rodillas (del v. 14; es decir, sigo orando) para que seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, y la largura, y la altura y la profundidad del amor, y hasta de (gr. te) conocer el amor de Cristo, que sobrepasa a todo conocimiento…”

   Pablo ora aquí para que los efesios (y todos nosotros, los creyentes) estén bien arraigados, como un árbol, en el amor; y bien cimentados, como un edificio, en el amor (Col 2:6-7); pero nunca podrían (ni podemos nosotros) comprender cuánta es la anchura, la altura y la profundidad del amor (en sus cuatro dimensiones), hasta que conocieran (y conozcamos) el amor que Cristo nos tiene, y que sobrepuja a todo conocimiento.

  Bengel explica bellamente esas cuatro dimensiones del amor en los términos siguientes: La “largura” se extiende a lo largo de todas las edades desde toda la eternidad y por toda la eternidad; la “anchura” se extiende a todas las gentes de entre todas las naciones; la “altura” nadie la puede imaginar ni alcanzar y, una vez en lo alto, nadie nos puede arrancar de allí; y su “profundidad” es tal, que nadie la puede expresar ni agotar.”  

30

4:3

812 Genitivo de aposición 

4:3. “… en el vínculo de la paz”; esto es, en el vínculo que es la paz.

31

  


32

 

 

33

4:8

80 Elipsis

4:8. “Subiendo a lo alto, llevó cautiva a la cautividad y, recibiendo dones, los dio a los hombres.” Con esta elipsis suplida, se entiende mejor la cita del Salmo 68:18, que ya hemos examinado anteriormente.

658 Gnome o Cita

4:8. Cita del Salmo 68:18 (19). Se conserva el sentido, aunque las palabras difieren del texto hebreo y de los LXX.

665 Gnome o Cita

4:8. “Éste es un caso en el que se supone que hay diferencia  de lectura con respecto al Salmo 68:18 (19), de donde está tomada la cita. Dice: “… Y dio dones a los hombres”. El hebreo del salmo dice, en cambio: “Recibiste dones en los hombres” (lit.); o, más exacto, “en el ser humano” (está en singular). En al salmo, tenemos una profecía de que “Yahweh Elohim habitaría entre ellos”, mientras que en la Epístola tenemos el cumplimiento, en el sentido de que los dones recibidos han sido actualmente dados, pues Dios habita ya en medio de su pueblo por medio del Espíritu Santo. Pero, aparte de esto, hay que tener en cuenta que el verbo laqaj tiene el doble sentido de “recibir” para “dar” (Gn 18:5; 27:13; 42:16; Ex 27:20; Lv 24:2; 2R 2:20). Es también de notar, como ya hemos apuntado, que, en el salmo, dice: “recibiste dones en el hombre” (singular y con artículo; hebr. Há Adam); por lo que podríamos traducir: “recibiste dones en tu naturaleza humana”; esto es, como “Hijo del Hombre” (Mt 28:18; Jn 13:3); fue así como “dio dones a los hombres”.

34

  

35

4:9

45 Elipsis

4:9. El original dice: “Y lo de “Subió”, ¿qué es sino que también descendió...?” La elipsis requiere ser suplida por algo como “el hecho de que” o “la expresión”, para tener sentido completo.

813 Genitivo de Aposición

4:9. “… a las partes más bajas de la tierra”; esto es, a las partes más bajas, es decir, la tierra. 

36

4:11

578 Endíadis

4:11. “… pastores  y maestros”; es decir, pastores que enseñen (1Ti 3:2 “apto para enseñar”). No se trata de dos clases de personas, ya que, en el original, los dos vocablos van unidos por un mismo artículo.

37

4:16

817 Genitivo de Relación y Objeto

4:16. “… mediante toda juntura de suministro” (lit.); esto es, mediante toda juntura que está destinada a suministrar.

38

4:18

810 Genitivo de origen y causa eficiente

4:18. “… excluidos de la vida de Dios”; es decir, destituidos de la vida que Dios da.

39

  

40

4:22

102 Elipsis

4:22. Supliendo la elipsis por medio de la repetición del verbo del v. 17, deberíamos leer así este versículo: “Os digo, pues, que os despojéis del viejo hombre…” 

412 Antimeria del sustantivo

4:22. “… conforme a los deseos del engaño” (lit.) = los deseos engañosos, que engañan al propio sujeto y tienden a engañar a otros. En el v. 24, tenemos: “en la justicia y santidad de la verdad”; es decir, en verdadera justicia y santidad, en contraste con la de Adán (Gn 1:27). El énfasis está en “verdad”.  

41

4:23

343 Pleonasmo

4:23. “os renovéis en el espíritu de vuestra mente”; es decir, que encarriléis vuestra vida en una nueva dirección, puesto que vuestro hombre interior es una nueva creación de Dios.

42

  

43

4:29

63 Elipsis

4:29. “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino que si alguna palabra es buena para edificación de la necesidad (lit.), sea dicha para dar gracia a los que están oyendo.”

420 Antiptosis

4:29. “… sino la que sea buena para edificación de la necesidad” (lit). Aquí, la antiptosis no suele ser captada por las versiones. Es el primer nombre el que debe usarse en lugar del adjetivo, no el segundo (que se halla en régimen). El sentido es, pues, “la que es buena para uso edificante”.

44

 

 

 

 



 

45

4:31

136 Zeugma 

4:31. El versículo dice textualmente: “Toda amargura, y enojo, e ira, y griterío y maledicencia sea quitada de vosotros con toda maldad.” Aquí un solo verbo griego, aíro (el mismo de Jn 1:29), que significa “levantar”, quitar y llevarse consigo”, es empleado para afectar a diferentes elementos, aunque no se aplique igualmente a cada uno de ellos. Por ejemplo, la “amargura” es opuesta a la “benignidad” del v. 32; el “enojo” (gr. “thymos” = mal genio) es opuesto a la “compasión” del v. 32; y la “ira” (gr. “orgé”, que es sentimiento vengativo) es lo contrario del “perdón” del v. 32. El verbo se omite en todos esos elementos, así como en el “griterío”, para recalcar todas las cosas que hemos de evitar, más bien que el acto de renunciar a ellas. 

206 Polisíndeton

4:31-32. Esta porción es sumamente notable, pues mientras en el v. 31 tenemos un cuádruple polisíndeton que une cinco pecados, para que observemos cómo se oponen a las virtudes del v. 32 (la amargura del v. 31, a la benignidad del 32; el enojo y la ira del 31, a la misericordia del 32; la gritería y maledicencia con toda malicia del 31, al perdón del 32), en el v.32 tenemos un perfecto asíndeton, como si el Espíritu Santo deseara apresurarnos a la noble conclusión “Como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo”. No estará de más advertir que son muchos los MSS que dice: A nosotros.

46

4:32

142 Asíndeton

4:32. Nótese el asíndeton de este versículo, y compárese con el polisíndeton del versículo anterior, estudiando más arriba al tratar de la figura de sinezéugmenon. 

47

5:5

578 Endíadis

5:5. “… en el reino de Cristo y de Dios”; esto es, en el reino de Cristo, que es el de Dios. Además, Cristo es también Dios.

48

5:6

465 Metonimia de la Causa

5:6. “… porque a causa de estas cosas viene la ira (los castigos) de Dios sobre los hijos de desobediencia”.

49

5:8

513 Metonimia de Adjunto

5:8. “Porque en otro tiempo erais tinieblas (esto es, oscuros e ignorantes de la verdad), mas ahora sois luz (es decir, estáis ahora iluminados) en el Señor.”

50

5:9

45 Elipsis

5:9. La inmensa mayoría de los MSS dice: “Porque el fruto de la luz”, en lugar de “Porque el fruto del Espíritu”. Todo el contexto, con sus contrastes, está aquí a favor de la primera lectura. En todo caso, hay una elipsis que debe suplirse con el verbo “consiste”: “Porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad”.

51

5:16

517 Metonimia de Adjunto

5:16. “… redimiendo el tiempo, porque los días son malos”; es decir, porque son malvadas las cosas que se hacen es estos días.

52

5:18

455 Metonimia de la causa

5:18. “Sed continuamente llenos del Espíritu”; es decir, dejaos controlar constantemente por la operación del Espíritu en vosotros; especialmente, por medio del ministerio de la Palabra, como se ve en Col 3:16, que es un lugar paralelo.

53

5:19

282 Sinonimia

5:19. Aquí se usan los sinónimos “salmos, himnos y cánticos espirituales”, para poner de relieve la primordial ocupación de un corazón que está constantemente lleno del Espíritu Santo (v. 18). El vocablo “salmo” (gr. psalmós) viene del verbo psállo, que significa tañer las cuerdas de un instrumento, llamado por eso “salterio”. De modo que se aplicó primero al instrumento; después, al cántico que era acompañado por el tañido del salterio (Lc 20:42; 24:44; Hch 1:20; 13:33; lugres en que se hace referencia al libro de los Salmos; y 1Co 14:26; Ef 5:19; Col 3:16, lugares en que se hace referencia a salmos en general). No hay duda de que el vocablo significa los salmos inspirados del A.T. EL término “himno” (gr. hýmnos) era en su origen un cántico pagano en alabanza de algún dios o de algún héroe. Al principio, los cristianos era reacios a úsalos, y sólo en el siglo IV fueron adoptados generalmente como cantos de alabanza al verdadero Dios, mientras que los salmos servían para conmemorar las bendiciones y gracias impartidas por Dios.   

54

5:31

658 Gnome o Cita

5:31-32, donde, en referencia a Gn 2:23-24, las palabras se usan con una nueva aplicación.

55

6:8

601 Hipérbaton

6:8. “Sabiendo que cada uno, cuanto haya hecho bueno…”

56

 

 

 

 

 

57

  

58

6:12

193 Anáfora

6:12. “Porque no tenemos lucha

Contra carne y sangre, sino

Contra principados,

Contra potestades,

Contra los dominadores de este mundo de tinieblas,

Contra huestes espirituales de maldad…”

  La anáfora sirve aquí para poner de relieve que nuestra lucha es espiritual, y que la principal esfera de operación de Satanás no es principalmente la inmoralidad sexual o el crimen, sino la religión.

406 Antimeria del adjetivo

6:12. “contra las espirituales (lit.) de la maldad…” es decir, contra las huestes espirituales de maldad.

412 Antimeria del sustantivo

6:12. “… contra las (huestes) espirituales de maldad”; es decir, contra los espíritus malignos. Aquí tenemos dos formas  de antimeria; la del adjetivo “espirituales” en lugar de “espíritus”, y la del sustantivo, en régimen, “de maldad”, para designar su carácter.

59

6:16

811 Genitivo de Posesión

6:16. “… el escudo de la fe”; el escudo que la fe posee y del que echa mano; y no es otro que Dios mismo en Cristo (Gn 15:1; Sal 84:11). No es, pues, un genitivo de aposición, como si a fe fuera un escudo, sino, como en el v. siguiente.

60 

6:17

811 Genitivo de Posesión

6:17. “… la espada del Espíritu”, la que el Espíritu posee y que es “la palabra de Dios”, como dice Pablo explícitamente en dicho v.

61 

6:18

579 Endíadis

6:18. “Orando en todo tiempo con toda deprecación y súplica (esto es, con toda oración suplicante), y velando en ello con toda perseverancia y súplica (con súplica perseverante) por todos los santos”. V. también en poliptoton.