Figuras de Dicción en Ezequiel


No

Referencia

Figura de Dicción

1

1:1

809 Genitivo de origen y causa eficiente

1:1. “”… Y vi visiones de Dios”; es decir, visiones que proceden de Dios, que Dios otorga.

2

1:4

521 Metonimia del adjunto

1:4. “… y en el medio como el ojo (es decir, el color) del electro”. Lo mismo, en 8:2; 10:9

3

1:14

429 Heterosis

1:14. “Y los seres vivientes correr y volver” (lit.); es decir, corrían y volvían.

4

1:22

349 Perífrasis o circunlocución

1:22. “… había como una especie de bóveda a manera de cristal maravilloso”. El original dice: “a manera de un hielo extremadamente fuerte”; es decir, cristal. 

5

2:6

360 Anábasis
2:6. “Y tú, hijo de hombre,
         no les temas,
         ni tengas miedo de sus palabras,
         aunque te hayas entre zarzas y espinos,
         y moras con escorpiones;
         no tengas miedo de sus palabras,
         ni temas delante de ellos,
         porque son casa rebelde.”

6

3:1

493 Metonimia del sujeto

3:1. “… y ve y habla a la casa (esto es, a los descendientes) de Israel”.

7

5:13

728 Antropopatía

5:13. “… y tomaré satisfacción” (lit. consuelo).

8

7:15

526 Metonimia del adjunto

7:15. “Fuera, la espada”; es decir, la guerra o la destrucción.

9

7:26

521 Metonimia del adjunto

7:26. “… y habrá rumor sobre rumor”  (lit. oír sobre oír). Lo mismo, en Hab 3:2: “lo que se dice de ti” = tu fama; Abdías 1: “hemos oído un rumor que viene de Yahveh” (lit. un oír); Mt 4:24; 14:1; 24:6; Mr 1:28. En todos estos casos, “fama, rumor, noticia” son, en el original “oír”

10

7:27

508 Metonimia del sujeto

7:27. “El rey se vestirá de desolación” (lit.); es decir, con las vestiduras rasgadas, que era la señal del luto por la desolación.

     11 


 

     12

8:6

781  Erótesis o Interrogación en afirmación negativa  
8:6. “(¿No) ves lo que estos hacen?” Lo mismo, en 1S 2:27; Jer 31:20 (nuestras versiones suplen la negación en el caso de 1 Samuel, pero no en el de Jeremías. Nota del traductor).
783 Erótesis o Interrogación en demostración

8:6. “… Hijo de hombre, (¿No) ves lo que éstos hacen?” Ya hemos visto esto texto anteriormente en afirmación negativa), pero es fácil observar que también tiene por objeto decir: “Mira, tú eres testigo de la abominable idolatría de ellos.”

13

8:17

826 Enmiendas de los Soferim

8:17. EL texto hebreo actual dice: “… ponen la rama a sus narices”. Pero el texto primitivo decía: “ponen la rama a mis narices”. Con esta enmienda, rebajaban un tanto el pecado de Judá, ya que la “rama” o “ramo” de referencia no era otra cosa que el aserá o falo de madera, en cuya forma eran cortados los árboles en el bosque donde se daba culto a Astarté.  Este obsceno culto había sido introducido en el templo y en sus atrios, y el pecado de que habla consistía en aplicar tal ramo o aserá a las narices de Yahveh mismo, por la figura antropopatía.   

14

9:8

771  Ecfónesis o Exclamación

9:8. “… me postré sobre mi rostro, y clamé y dije: ¡Ah, Señor Yahveh!”, etc.

15

11:7

429 Heterosis

11:7. “… vosotros ser sacados de en medio de ella”; es decir, seréis sacados de en medio de ella. Sin embargo, algunos MSS, así como la Editio princeps de la Biblia Hebrea (Soncino, 1488) y el margen de la primera edición de la Biblia Rabínica de Félix de Pardo (Venecia, 1517), tiene el verbo en primera persona de futuro (hebr. otsí = yo sacaré).  

16

12:13

672 Anfibología

12:13. Aquí tenemos un ejemplo todavía más exacto de la figura, ya que Dios dice, por boca del profeta, acerca del rey Sedequías: “y haré que lo lleven a Babilonia, a tierra de caldeos, pero no la verá, aunque morirá allí”. La profecía, es esta forma, es como un enigma, y es susceptible de dos interpretaciones, ambas verdaderas. Hallamos algo semejante en Jeremías 34:3: “y tus ojos verán los ojos del rey de Babilonia, y te hablará boca a boca, y entrarás en Babilonia”. Sedequías se negó a creer estas profecías. Josefo dice que la razón es que no podía entenderlas. Sin embargo, eran perfectamente verdaderas, como lo confirmó su cumplimiento. En efecto, Sedequías vio al rey de Babilonia y habló con él, pero los caldeos de sacaron los ojos en Riblá (2R 25:7; Jer 39:7; 52:11), y fue a Babilonia, pero ya no pudo ver la ciudad, en la cual murió.    

17

13:11

752 Apóstrofe a animales

13:11. En medio de la profecía, Ezequiel se vuelve de repente hacia los elementos y dice: “… y vosotras, piedras de granizo, caeréis”.

18

13:18

36 Elipsis

13:18. El hebreo dice literalmente: “Y dirás: Así dijo el Señor Yahveh: ¡Ay de las que cosen almohadillas para todas las junturas de mi mano!” Con base en el contexto, se suple la elipsis del modo siguiente: “!Ay de las que cosen almohadillas para todas las junturas del pueblo de mi mano¡”; es decir, “de mi pueblo”. Para entender esta frase, es menester tener en cuenta que tales almohadillas se usaban sólo debajo de los codos; era, pues, señal de lujo innecesario (y, metafóricamente, de hipocresía que tiende a cubrir, a disimular) el coser almohadillas que sirviese de apoyo para todo el antebrazo (“todas las junturas”). Con esta figura se describe el “recubrimiento” del versículo 14, es decir, el desviar con mentiras la atención del pueblo, como muestra todo el contexto del capítulo, para que no obedeciesen a la Palabra de Dios. Éste era el gran pecado de los falsos profetas.   

19

13:19

491 Metonimia del sujeto

13:19. “… matando a las personas que no deben morir, y dando vida a las personas que no deben vivir”; esto, profetizando falsamente que habían de morir, etc. 

20

13:22

491 Metonimia del sujeto

13:22. “… y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, haciéndole vivir” (lit.); es decir, dándole promesa de que viviría.

21

14:9

686 Idiotismo

14:9. “Y cuando el profeta se deje seducir y hable palabra, yo Yahveh seré quien habrá seducido al tal profeta”; e.d, habré permitido que el tal profeta se engañase a sí mismo. 

     22

  

     23

16:23

389 Cataplocé
16:23, 24. “Y sucedió que después de toda tu maldad (¡ay, ay de ti!, dice el Señor Yahveh”, te edificaste lugares altos…”
392 Interjección

16:23. Este lugar, que ya se ha estudiado como cataplocé, cae también dentro de la figura interjección.

24

16:27

541 Sinécdoque del género

16:27. “Por tanto, he aquí que yo extendí contra ti mi mano y disminuí tu estatuto” (es decir, tu provisión diaria, o la porción que tienes detenida).

25

16:44

638 Proverbio

16:44. “He aquí, todo el que usa de refranes te aplicará a ti el refrán que dice: Cual la madre, tal la hija.” V. 19:2, 3.

26

17:2

648 Enigma

17:2-10 da bajo el enigma de las dos águilas una profecía que se refiere al rey de Babilonia viniendo a Jerusalén y llevándose en cautividad a los judíos.

27

18:3

346 Pleonasmo que afecta a frases

18:3. “…No vivirá. Todas estas abominaciones hizo; de cierto morirá”. Aquí la frase negativa aparece en primer lugar, y se repite después en forma afirmativa.

28

18:25

794 Antístrofe

18:25. “Y vosotros decís: El camino del Señor no es recto. Oíd ahora, casa de Israel: ¿Es ni camino el que no es recto? ¿No son vuestros caminos los que son torcidos?” Lo mismo, en el versículo 29 y en 33:17.

29

19:7

480 Metonimia del efecto

19:7 “… y asoló ciudades”; es decir, fue la causa de que fueran destruidas las ciudades.

    30 

 

    31

20:7

712 Prosopopeya
20:7. “… Cada uno arroje lejos de sí las abominaciones de sus ojos” (lit.) V. en enálage
814 Genitivo de relación y objeto

20:7. “… las abominaciones de sus ojos” (lit.); esto es, las abominaciones que les agradan a los ojos de ellos.

32

20:24

252 Antanaclasis
20:24-26. La figura es aquí enfatizada por la estructura de la porción:
A. a. Porque no pusieron por obra mis ordenanzas,
A.     b. sino que desecharon mis estatutos
             B. y profanaron mis sábados…
A.     b. Por eso yo les di también estatutos que no eran
     a. buenos y ordenanzas por las cuales no podrían vivir.

 B. Y los contaminé (el mismo verbo hebreo que se traduce                    por “profanaron”) en sus ofrendas…”

     33

 

   

     34

20:25

491 Metonimia del sujeto
20:25, 26. “Por eso yo les di también estatutos (esto es, permití que recibiesen de los gentiles estatutos) que no eran buenos… Y los contaminé (es decir, permití que se contaminaran  por su infidelidad) en sus ofrendas.” Véase también en antanaclasis. 
687 Idiotismo

20:25. “Por eso yo les di también estatutos que no eran buenos y ordenanzas por las cuales no podrían vivir”; e.d., les permití que siguieran los perversos estatutos de las naciones circundantes, los cuales son mencionados y prohibidos en Lv 18:3. 

35

20:39

676 Ironía

20:39. “Y a vosotros, oh casa de Israel, así dice el Señor Yahveh: Andad cada uno tras sus ídolos y servirles.” Es imposible que Dios orden la idolatría; es, pues, una ironía, como se ve por el contexto. 

36

21:9-13

186 Duplicación

21:9-13. (Biblia Hebrea, 14-18). El texto dice literalmente: “… (Una) espada, (una) espada está afilada, y también pulida”. Esta repetición tiene por objeto llamar la atención a “la espada afilada de Yahveh”, es decir, Babilonia: una espada, no para honor, sino para castigo, de Israel. La espada de Yahveh no es como la espada de Judá (“el cetro de mi hijo”, v. 10), pues ésta era un cetro de honor que no servía contra un leño. De ahí, el llamamiento a lamentarse y a que el pueblo de Judá se “golpee el muslo” (v. 12, al final), ya que este gesto era una señal de miedo en los hombres, así como el golearse el pecho lo era en las mujeres. Así que el cetro de Judá (que era de madera) no aguantará los golpes de la espada afilada y pulida de Babilonia, que Dios usará como instrumento para castigar la infidelidad de SU pueblo.   

37

21:26

527 Metonimia del adjunto

21:26. “… La tiara se depondrá, y se quitará la corona”; esto es, los símbolos de la realeza en la persona que los lleva.

38

21:27

186 Duplicación

21:27. “A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré” (al rey de Judá). La 2. Parte del versículo es una solemne profecía del Hijo y Señor de David, Jesucristo, a quien le estaba reservado el trono (comp. con Gn 49:10; Lc 1:32, 33, entre otros pasajes). Otros pasajes similares del A.T., en los que se repite, para mayor énfasis, una palabra o frase son Ez 22:2; 33:11; 34:11, 20 (también 34:17, que ya estudiamos en la figuras Elipsis), Dan 5:11; 10:19; Sof 1:14.

     39

  

     40

21:29

451 Hipálage
21:29. “… en el tiempo de la maldad de la consumación”; es decir, en el tiempo de la consumación de la maldad.
516 Metonimia del adjunto

21:29. “… sobre los cuellos de los malvados sentenciados a muerte, cuyo día ha venido”; es decir, cuyo juicio, o calamidad, ha llegado ya (v. 25).

     41

 

     42 

22:2

444 Heterosis del número (sustantivos)
22:2. “… Así dice el Señor Yahveh: ¡Ciudad de sangres…!”; es decir, ciudad donde tanta sangre se ha derramado.
686 Idiotismo

22:2. “Tú, hijo de hombre, ¿quieres juzgar tú, quieres juzgar tú a la ciudad de sangres? (lit.).” Esto se explica en las palabras que siguen: “Entonces hazles saber todas sus abominaciones.” V. en heterosis

43

22:4

516 Metonimia del adjunto

22:4. “…y has hecho acercarse tu día”; esto es, tu castigo

44

22:18

362 Catábasis
22:18. “Hijo de hombre, la casa de Israel se me ha convertido en escorias; todos ellos son
bronce
y estaño
y hierro
y plomo en medio del horno; y en escorias de
plata se convirtieron”

45

22:20

128 Falsas Elipsis
22:20. El hebreo dice textualmente: “Como reúnen plata y bronce y hierro y plomo y estaño en medio del horno, para soplar el fuego sobre él y fundirlo, así os reuniré en mi furor y en mi ira y os dejaré allí y os fundiré.” Esta versión rompe el paralelismo y suple una falsa elipsis, puesto que es mucho más probable que, al pasar el texto a los caracteres arameos, la letra pe del texto original fue cambiada en nun, con lo que, en vez del verbo “soplar”, se introdujo el verbo “dejar”, haciendo necesario suplir con el adverbio “allí” la falsa elipsis. Restaurando el texto, el paralelismo es bellamente perfecto, leyendo del modo siguiente:

a. Como reúnen…

    b. para soplar el fuego…

        c. y fundirlo;

a. así os reuniré…

    b. y soplaré

        c. y os fundiré     

46

23:4

650 Polionimia

23:4.  Aquí Jerusalén es llamada OHOLIBÁ, que significa: “mi tabernáculo en ella”, mientras que Samaria (el reino del norte) es llamada OHALÁ, que significa: “su propio tabernáculo”, puesto que tenía su propio centro de culto de adoración, no el designado por Dios. 

47

23:8

738 Antropopatía

23:8. “… como se había ya hastiado mi alma de su hermana”.

48

23:19

470 Metonimia de la causa

23:19. “Mas todavía multiplicó sus fornicaciones, trayendo a su memoria los días de su juventud”; es decir, deseando cometer los mismos pecados que había cometido en Egipto.

49

23:32

497 Metonimia del sujeto

23:32. “… Beberás el cáliz de tu hermana”. Tiene el mismo sentido que en Jer 49:12.

50

24:13

684 Idiotismo

24:13. “… porque te he purificado (lit., -es decir, he puesto los medios para purificarte-), pero tú no te limpiaste de tu inmundicia”.

    51

 

  

    52

24:16

349 Perífrasis o circunlocución
24:16. “… he aquí que yo te quito de golpe el deleite de tus ojos”; es decir, tu mejer, como es claro por el versículo 18. La misma figura se halla en los versículos 21 y 25.
523 Metonimia del adjunto

24:16. “Hijo de hombre, he aquí que yo te quito de golpe el deseo de tus ojos”; es decir, tu esposa, que es el objeto de tu deseo.

53

24:25

349 Perífrasis o circunlocución

24:25. “… el deleite de sus ojos y el anhelo de sus almas” es una perífrasis que designa, con la mayor probabilidad, las mismas personas de la frase siguiente: “sus hijos y sus hijas”.

54

25:17

444 Heterosis del número (sustantivos)

25:17. “Y haré en ellos grandes venganzas”; es decir, una venganza terrible.

55

26:5

514 Metonimia del adjunto

26:5. “Tendedero de redes (es decir, lugar donde se tenderán redes) será en medio del mar”

56

27:14

493 Metonimia del sujeto

27:14. “Los de la casa (esto es, los descendientes – v. Gn 10:3- ) de Togarmá.”

57

27:28

354 Hipérbole o exageración

27:28. “Al estrépito de las voces de tus marineros temblarán las olas.” Aun cuando, al hablar de ciudades, el último vocablo significa “suburbios” (“arrabales” en la antigua Reina-Valera.), hablando del mar, como es aquí el caso, significa “olas” (Is 57:20). La figura expresa aquí el gran terror de los defensores de Tiro en el día de su destrucción; tan grande, que hasta las olas del mar chasquearán con violencia ante los gritos angustiosos de los marineros de Tiro.   

     58

 

 

   

    59

28:2

246 Poliptoton
28:2. Este versículo dice textualmente: “Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así dice el Señor (Adonay) Yahveh: Por cuanto se enalteció tu corazón,  y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado (2 Ts 2:4), en el corazón de los mares (siendo) tú hombre y no Dios, aunque has puesto tu corazón como (el) corazón de Dios.” La palabra “corazón” aparece aquí precedida de tres proposiciones diferentes (le, be y ke).
346 Pleonasmo que afecta a frases

28:2. “… siendo tú hombre, y no Dios…”

60

28:3

676 Ironía

28:3. “¡He aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secreto que te sea oculto!” Es evidente el sarcasmo, cuando se compara esta frase dirigida al rey de Tiro con Ez 14:14 y Dan 4:9 (“… y que ningún misterio se te esconde”).

61

28:10

444 Heterosis de los tiempos

28:10. Dice textualmente: “Muertes de incircuncisos morirás”, es decir, morirás de la forma horrible en que mueren los ajenos al pueblo de Dios

62

28:13

414 Antimeria del sustantivo

28:13; 31:8, 9. “Huertos de Dios”, “jardín de Dios”; es decir, hermoso y maravilloso sobrenatural.

63

31:14

350 Perífrasis o circunlocución

31:14. Todo el versículo, es una extensa perífrasis para describir “un cedro del Líbano”, al cual es comparado el asirio (v.3).

64

32:20

287 Cicloides o Repetición circular 

32:20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 28, 29, 30, 32. Doce veces (número simbólico de autoridad o gobierno; aquí, del gobierno divino) se repite a intervalos, la frase: “muertos a espada” (o “caídos a espada” o “muertos, caídos a espada”), con lo que se pone de relieve la segura ejecución del juicio de Dios.

65

32:21

716 Prosopopeya

32:21, 22. Los muertos son presentados como hablando desde el Seol. En los versículos 22-23 se describen a los que fueron muertos a espada y yacen en sus sepulcros.

66

33:11

786 Erótesis o Interrogación

33:11. “… ¿por qué queréis morir, oh casa de Israel?” Como si dijera: “Volveos de vuestros caminos, y así no moriréis” Versículo en epizeuxis y obtestación.

67

33:15

346 Pleonasmo

33:15. “… vivirá ciertamente, y no morirá” (v. en asíndeton).

68

33:15-16

139 Asíndeton
33:15-16. Dice en hebreo: “Si el impío restituye la prenda,
- devuelve lo que haya robado,
- camina en los estatutos de la vida,
- no haciendo iniquidad,
- no morirá.
- no se le recordará ninguno de los pecados…,
- ha practicado el derecho y la justicia;
- vivirá ciertamente.”

69

33:25

216 Epístrofe

33:25, 26. Se repite al final de ambos versículos la misma frase, a fin de añadir mayor solemnidad: “¿Y poseeréis vosotros la tierra?”.

70

34:4

214 Paradiástole
34:4. “No fortalecisteis las débiles (ovejas),
ni curasteis la enferma,
ni vendasteis la perniquebrada,
ni volvisteis al redil la descarriada,
ni buscasteis la perdida…”

71

34:17

54 Elipsis

34:17. “Y en cuanto a ti rebaño mío.” Las elipsis de esta porción (vv. 17-19) deben suplirse del siguiente modo: “Y en cuanto a ti, rebaño mío, así ha dicho el Señor Yahveh: He aquí que yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos. ¿Es poca cosa para vosotros (los machos cabríos) el haberos alimentado con lo mejor de los pastos, para que también pisoteéis con vuestros pies el residuo de vosotros pastos? ¿Y que habiendo bebido de las aguas profundas (lit. quietas, es decir, claras), enturbiéis también con vuestros pies el residuo?  Y en cuanto a mi rebaño, comen de lo pisado de vuestros pies (de los machos cabríos) y beben de lo enturbiado de vuestros pies” 

     72

 

  

 

     73

36:4

365 Merismo o Distribución

36:4. Después de decir: “Montes de Israel, oíd palabra del Señor Yahveh, el mensaje es dirigido no sólo a los montes,  sino también a los collados, a los arroyos y a los valles, a las ruinas asoladas y a las ciudades desamparadas. Y todo ello, para mostrar cuán completa será después la bendición para la tierra de Israel. 

753 Apóstrofe

36:4, 8. “Por tanto, montes de Israel, oíd palabras del Señor Yahveh… Mas vosotros, oh montes de Israel, daréis vuestros ramas”, etc. (compárese con el versículo 1).  

74

36:23

233 Repetición

36:23-29. Aquí se repiten con mucha frecuencia los vocablos “vosotros” y “vuestro”, poniendo así de relieve la importancia de esta preciosa promesa a Israel para los últimos días.  Los versículos 22 y 32 dan a entender claramente que el pasaje no puede interpretarse sino con relación a Israel

75

36:26-27

302 Correspondencia
36:26-27. He aquí la estructura de otro bien conocido texto:
A. “Os daré también un corazón nuevo,
       B. y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros;
A. y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.
       B. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu…”
 
    Tenemos aquí cuatro miembros de pares de a dos. En el primero y tercero, tenemos “corazón”; en el segundo y cuarto; “espíritu”. La profecía tiene cumplimiento parcial en la Iglesia, pero su cumplimiento final apunta a la restauración definitiva de Israel.

76

37:1

458 Metonimia de la causa

37:1. “La mano de Yahveh vino sobre mí, y me llevó Yahveh en espíritu, etc.”; es decir, le llevó en visión.

77

37:16

476 Metonimia de la causa

37:16. “… toma ahora un palo, y escribe en él… Toma después otro palo, y escribe en él…” Los dos palos eran símbolo de los cetros respectivos de ambos reinos.

78

37:25

231 Mesarquía

37:25. “Habitarán en la tierra… en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre…”

79

38:4

513 Metonimia del adjunto

38:4. “… te sacaré a ti y a todo tu poder”; es decir, a todo tu ejército.

80

38:10

549 Sinécdoque de la especie

38:10. “… En aquel día subirán cosas a tu corazón”; es decir, se te ocurrirán pensamientos.

81

43:3

686 Idiotismo

43:3. “Y el aspecto de la visión que vi era como aquella visión que vi cuando vine para destruir la ciudad”; es decir, para declarar y profetizar que la ciudad sería destruida.

82

44:6

510 Metonimia del adjunto

44:6. “Y dirás a la rebelión” (lit.); es decir, a los rebeldes de Israel.

83

44:18

483 Metonimia del efecto

44:18. Dice textualmente: “… no se ceñirán con sudor”; es decir, con ninguna cosa que les haga sudar.

84

46:12

25 Elipsis

46:12. “Y cuando el príncipe prepare una ofrenda voluntaria, un holocausto u ofrenda de paz como ofrenda voluntaria a Yahveh, le abrirá la puerta que mira hacia el oriente, etc.” No aparece en el texto el sujeto del verbo “abrirá”, pero se implica en la elipsis que será “el portero” (hebr, hasho´er) el que le abrirá la puerta (hebr. hasha´ar). Con esta última palabra se suple fácilmente el sujeto omitido.

85

47:13

61 Elipsis

47:13. “José recibirá dos porciones.” También y aun mejor, se puede suplir con el participio “recibiendo” (gerundio español).