Figuras de Dicción en Génesis




No

Referencia

Figuras de Dicción

1

1:1-2

222 Anadiplosis

1:1-2. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía.” Con esta figura, se nos da a entender aquí que, después de tal división del Universo en dos partes: los cielos y la tierra, el texto sagrado se va a ocupar ahora sólo de la tierra. Tanto el cielo como la tierra fueron creados “en el principio”. Pero la tierra, en un tiempo determinado, por ciertos medios, y por alguna causa (que no se menciona), quedó hecha una ruina: vacía y desolada, como lo expresa el original mediante la figura llamada paronomasia: tohú y bohú. Ahora bien, cualquiera sea el significado de tohú, lo cierto es que, en Is 45:18, Dios mismo, que creó la tierra, dice que “no la creó tohú). Por consiguiente, debemos concluir que, tras un período de duración para nosotros desconocida; debió de caer en la ruina que Gn 1:2 declara. Eso es lo que la repetición del vocablo “tierra” quiere darnos a entender, y el texto sagrado procede de inmediato a describir el proceso por el cual la tierra fue reordenada y poblada. Todo el capítulo nos ofrece un paralelismo entre esta obra y la de la “nueva creación” que se lleva a cabo en el caso de todo el que es nacido de nuevo del Espíritu (comp. 2 Co 4:6; 5:17).   

2



3

1:2

268 Paronomasia

1:2. Nótese el contraste entre los vocablos hebreos tohu  y bohu  recuerde  lo dicho bajo la figura anadiplosis.

334 Pleonasmo

1:2. “Y las tinieblas estaban sobre los rostros (lit.) del abismo”; es decir, “sobre el abismo”. Pero, con el pleonasmo, la frase resulta mucho más expresiva.   

4

1:3

734 Antropopatía

1:3. (Hablar en forma de discurso o de mandamiento)

5

1:4

734 Antropopatía

1:4. (Ver)

6

1:9

406 Antimeria del adjetivo

1:9, 10. “... y descúbrase la seca”; es decir, la tierra. así también en Sal 95:5: “... la seca” (gr. ten xerán)

7

1:11

242 Poliptoton

1:11. “Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla” (lit. sembrado semilla). De esta manera se pone de relieve que las plantas de toda clase: hierbas, arbustos, árboles, fueron creados por Dios llevando su semilla “según su género”; no precedió la semilla al árbol. También fue creada la gallina de forma que pusiera huevos; no fueron creados antes los huevos que se convirtieron en gallinas. Así que, ya en el primer capítulo de la Biblia, la moderna ficción de la “evolución de las especies” queda definitivamente desacreditada.   

8

1:20

344 Pleonasmo que afecta a frases.

1:20. “... y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos”. En lugar de decir simplemente: “en el aire”, leemos primero: “sobre la tierra” y, después, “el la abierta expansión de los cielos”, enfatizando así la diferencia entre estos animales y los que habían sido creados en las aguas o en la tierra firme.  

9

1:26

574 Endíadis

1:26. “... Hagamos al hombre en nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. El sentido es: “... a semejanza de nuestra imagen”; o: “conforme a una imagen muy semejante”.

10

1:28

760 Prolepsis o Anticipación

1:28. Dios se dirige aquí a nuestros primeros padres, aunque la formación de Eva no tiene lugar hasta 2:20-23.

11

1.30

95 Elipsis

1:30. La última frase debe traducirse: “Toda planta verde les he dado para comer. Y fue así”. El verbo corresponde de esta forma al “os ha dado” del comienzo del v. 29.

12

2.4

570 Sinécdoque de la parte

2:4. “... el día (el tiempo,- correspondiente al “cuando” de la 1.a parte del versículo-) que Yahveh hizo la tierra y los cielos”.

13

2.6

106 Elipsis

2:6. es un texto en el que no se puede dogmatizar sobre si se da esta elipsis o no, pero si se da, se evitará la perplejidad que causa este versículo cuando se compara con el anterior.

 En efecto, los vv. 4-6 describen la condición de la tierra antes de la creación del hombre (v.7), y antes de que en la tierra crecieran plantas, hierbas (v.5) y árboles (v.9). El texto sagrado nos ofrece tres razones del porqué  de esta ausencia de plantas, hierbas, etc.:


1) “porque Yahveh Dios aún no había hechos llover sobre la tierra”

2) “ni había hombre para que la labrase la tierra”

3)”ni hacía subir de la tierra un vapor (o, canal. V. la nota de la Biblia de Jerusalén a este versículo, donde se propone también la inserción de la partícula negativa) que regase toda la faz de la tierra”.


 Si se suple de este modo la probable elipsis del adverbio de negación, el versículo queda mucho más claro.   

14

2.7

733 Antropopatía

2:7. “Y modeló Yahveh Dios al hombre de polvo de arcilla (lit. tierra roja), y sopló en su nariz aliento de vida y fue hecho un alma viviente” (lit.). Es decir, un ser viviente (como en 1:20, 21, 24, 30). Comp. con Ez 21:31 y Jn 20:21.

15

2.8

754 Parécbasis o Digresión

2:8-15. Toda esta porción es, en realidad, una digresión, empalmada el v. 16 con el v.7

16

2.9

813 Genitivo de relación y objeto

2:9. “... el árbol de la vida”; el árbol que preservaba la vida.

17



18

2.10

51 Elipsis

2:10. “Y un río estaba saliendo del Edén…” En el original aparece el participio solamente (el gerundio castellano).  

435 Elipsis

2:10. “... y de allí se repartirá (es decir, se reparte - o: repartía-) y se hará (lit.; es decir, se hace - o: hacía-) en cuatro brazos”.

19

2.16

240 Poliptoton

2:16. La segunda parte del versículo dice textualmente:”De todo árbol del huerto comer comerás.” El infinitivo refuerza el futuro del verbo. Eva suprimió, en 3:2, dicho infinitivo, sustrayendo así la palabra de Dios.

20



21



22

2.17

240  Poliptoton

2:17. “La frase final dice en el original: “morir morirás”. También aquí alteró Eva (3:3) la palabra de Dios, al decir: “para que no muráis”, pues Dios había dicho: “ciertamente morirás” (hebr. moth tamuth = morir morirás). En realidad, Eva cambió la certeza en mera probabilidad (v. también en este v. la figura sinécdoque)

489 Metonimia del sujeto

2:17. “... porque el día que de él comas, ciertamente morirás”; es decir, quedaras sentenciado a muerte. Los mismo, en Dt 9:1 “... tú vas a pasar hoy el Jordán”; es decir, se te declara hoy que pasarás el Jordán.  

570 Sinécdoque de la parte

2:17. “... porque el día (hebr. beyom) que de él comas, ciertamente morirás”; es decir, cuando comas de él (esto es, si comes de él). Un nombre precedido de preposición y seguido de un verbo en infinitivo (como es aquí el caso, en el original hebreo), se convierte en un adverbio de tiempo: “cuando” o “después de”.

23

2.18

447 Heterosis del género

2:18. “Y dijo Yahveh Dios: No es bueno…”; es decir, no es cosas buena (que habría de ser neutro). V. también Sal 119:65; Is 5:30; 7:15.

24

2.22

736 Antropopatía

2:22. Edificar. (en la formación de Eva)

25

2.23

595 Ampliación

2:23. “... Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne”. Aunque el hueso y la carne de Adán habían sido cambiados, y de ellos había formado Dios el cuerpo de Eva, se retiene el nombre de “hueso”, etc.

26

3.4

242 Poliptoton

3:4. Dice la serpiente: “De seguro que no moriréis” (hebr. lo moth temuthun = no morir moriréis). De este modo, contradecía el diablo enfáticamente la enfática afirmación de Dios en 2:17.

27

3.4-5

680 Ironía simulada

3:4-5. Las palabras de la serpiente son claramente falsas, pues Satanás sabía que era todo lo contrario. También Eva debía haberlo sabido, pues eran diametralmente opuestas a la palabra de Dios.  

28

3.7

487 Metonimia del sujeto

3:7. “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y conocieron que estaban desnudos.” Ya lo sabían antes, pero ignoraban lo que ello implicaba ahora, cuando su desnudez adquiría un significado nuevo.

29



30



31

3.8

342 Pleonasmo

3:8. “Y oyeron la voz de Yahveh Dios que se paseaba en el huerto…”; es decir, se percataron de la presencia de Dios.

441 Heterosis del grado

3:8. “... y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Yahveh Dios entre el árbol (lit.; es decir, los árboles = el bosque) del huerto”.

734 Antropopatía

3:8. Andar

32




33

3.9

730 Antropopatía

3:9. “Más Yahveh Dios llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estas tú?” Dios sabía, pero pregunta para que Adán se percate de que cambiado, para mal, su condición.

785  Erótesis o Interrogación

3:9. “...¿Dónde estás tú?”. Esto lo dice Dios para mostrar cuál era la nueva situación de Adán, y la condición  de la que había caído, al perder la comunión con Dios.

34




35


36

3.16

52 Elipsis

3:1.6 El hebreo dice literalmente: “Y vio la mujer que era bueno el árbol para comer…” Hay que suplir el verbo “era”. La elipsis pone de relieve la impresión que el árbol hizo en la mujer.

241  Poliptoton

3:16. “A la mujer dijo: multiplicaré (lit.) tus dolores…”

574 Endíadis

3:16. “Multiplicando multiplicaré (lit.- véase en poliptoton-) tus dolores y tus preñeces (lit.). La endíadis se aclara en el contexto posterior: “con dolor darás a luz los hijos”.

37






38


39

3.19

296 Paralelismo

3:19.

A. Destino: “... hasta que vuelvas a la tierra”

    B. Origen: “porque de ella fuistes tomado”

    B. Origen: “pues polvo eres”

A. Destino: “y al polvo volverás”.

476 Metonimia de la causa

3:19. “... pues polvo eres (del polvo fuistes sacado), y al polvo volverás”.

564 Sinécdoque de la parte

3:19. “Con el sudor de tu rostro comerás el pan.” Cuando suda el rostro, suda la persona. Como ya hemos visto, “pan” representa (por sinécdoque del género) toda clase de alimento.

40

3.20

541 Sinécdoque del género

3:20. “Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto era ella madre de todos los vivientes”; es decir, de toda la humanidad.

41

3.21

818 Genitivo de relación y objeto

3:21. “... túnicas de pieles”; es decir, hechas de pieles.  

42





43




44

3.22

149 Aposiopesis

3:22. “Y ahora, pues, para que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre…” Hay un silencio brusco, que deja sin revelar las consecuencias de comer del árbol de la vida dentro de una condición de caída, como si fuese demasiado terribles para ser expresadas en palabras (“¡delincuente inmoral!”), pero, con base en el v. siguiente, podemos entender la resolución tomada por Dios: “¡Lo llevaré lejos del árbol de la vida!”

597 Antífrasis

3:22. “Y dijo Yahveh Dios: He aquí el hombre es como una de nosotros.” No es que el hombre hubiese llegado a ser “un Dios”, sino que eso es lo que el Tentador le había prometido, con las funestas consecuencias de haber cedido a la tentación y tener que ser echado de la presencia de Dios.  

674 Ironía

3:22. “Y dijo Yahveh Dios: He aquí el hombre se ha hecho como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal.” El hombre no se había hecho, en realidad, como Dios, sino que se había hecho una ruina. Pero las palabras de Dios nos hacen mirar al v. 5, para mostrar cuán falsa era la promesa de la serpiente.

45

3.24

813 Genitivo de relación y objeto

3:24. “... el camino del árbol de la vida”; esto es, el camino que conducía al árbol de la vida.

46

4.1

430 Heterosis de los tiempos

4:1. “... He adquirido un varón de parte de Yahveh” (lit.); es decir, tengo un hijo por voluntad de Yahveh.

47

4.4

574 Endíadis

4:4. “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas”; esto es, de lo más gordo de los primogénitos de su rebaño.

48

4.4-5

263 Antimetábola

4:4-5. El original tiene el orden siguiente: “Y Yahveh miró con agrado a Abel y a su ofrenda; pero a Caín, y a su ofrenda no miró con agrado.”

49

4.7

718 Prosopopeya

4:7. “... y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta”.  

50


51

4.9

430 Heterosis de los tiempos

4:9. “... Y él respondió: No he sabido” (lit.); es decir, no sé.

730 Antropopatía

4:9. “... ¿Dónde está Abel tu hermano?” Estas dos primeras preguntas de Dios en la Biblia son muy significativas. V. en erótesis

52

4.10

714 Prosopopeya

4:10. “... La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra”. V. en heterosis. En el v. 11, la tierra es representada como abriendo su boca para recibir la sangre de Abel.

53

4.12

467 Metonimia de la causa

4:12. Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza”; es decir, no te rendirá frutos equivalentes a tu trabajo.

54

4.13

52 Elipsis

4:13. “Y dijo Caín a Yahveh: Mi iniquidad es grande (difícil) de soportar” (lit.). También puede traducirse: “... de perdonar”. El vocablo hebreo awon significa el pecado mismo así como el castigo que el pecado merece. Así se entiende mejor el sentido de la frase de Caín, quien se refiere a la dificultad de soportar el castigo, más bien que el pecado mismo.  

55

4.20

133 Zeugma

4:20. “Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados.” En el original, falta el verbo subrayado, que es preciso suplir, ya que los hombres no habitaban en ganados; pero, con este zeugma, el énfasis se carga en el carácter nómada (eso es lo que significa Yabal) de unos hombres que se dedicaban a vagar, más bien que a cuidar de sus ganados.  

56

4.23-24

292 Paralelismo

4:23-24. Es curioso que la primera poesía de la Biblia salga de los labios de un malvado como Lamec, el primer bígamo, jactancioso y envalentonado por las nuevas armas que su hijo había inventado, con las que esperaba cobrar una venganza mucho más dura que la que Yahveh había prometido contra quienes atentasen contra la vida de Caín:   


“Ada y Zila, oíd mi voz; mujeres de Lamec, escuchad mi dicho

Que un varón maté por mi herida, y un joven por mi golpe.

Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad (será vengad)

setenta veces siete.”

57

4.24

95 Elipsis

4:24. “Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad será vengado setenta veces siete.”  Para entender bien este versículo, en conexión con el que le precede: “Que un varón he matado por mi herida, y un joven por mi golpe”, es preciso atender al v.22, donde se nos dice que Tubal-caín, uno de los hijos de Lamec fue el primero que trabajó “en toda obra de bronce y de hierro”, por lo que Lamec podía jactarse de su superioridad vengativa, gracias a las armas inventadas por su propio hijo. Ésta es la primera poesía en la Biblia, y es muy significativo que Lamec la compusiera (vv. 23-24) en alabanza de la creciente violencia que había de extenderse por la tierra, pues en ellas se jacta Lamec de las nuevas armas, de las que por primera vez podía disponer para combatir; y está  tan orgulloso de este poder recién adquirido, que declara retadoramente que, a la menor herida que alguien pueda causarle,  puede él responder vengándose de una forma que supere inmensamente (comp. con Mt 18:22.)  a la venganza que Dios prometió tomar de quien llegase a matar a Caín.

58



59

4.25

268 Paronomasia

4:25. “... y llamó su nombre Set (hebr. Shet): Porque Dios, dijo ella, me ha constituido (hebr. shath) otro hijo en lugar de Abel”.

476 Metonimia de la causa

4:25. “... Porque Dios… me ha concedido otra simiente (lit.; es decir, otro hijo) en lugar de Abel”.

60

4.26

551 Sinécdoque de la especie

4:26. “... Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Yahveh”; esto es, a dar culto de adoración al Dios verdadero. V. en metonimia.  

61

5.1

52 Elipsis

5:1. “Éste es el libro de las generaciones (lit.) de Adán.”

62

6.6

726 Antropopatía

6:6. “ … y le dolió en su corazón”. (Corazón es atribuido a Dios.)

6:6. “Y se arrepintió Yahveh de haber hecho al hombre en la tierra.” Lo mismo, en Ex 32:12, 14; 1S 15:35; 2S 24:16; Sal 106:45; Jer 18:8; 26:3; Os 11:8; Jl 2:13, 14; Am 7:3, 6.

63

6.8

550 Sinécdoque de la especie

6:8. “Pero Noé halló gracia (esto es, obtuvo gracia) ante los ojos de Yahveh.”

66

6.11

499 Metonimia del sujeto

6:11. “Y se corrompió la tierra (sus habitantes) delante de Dios.”

67



68


69

6.12

539 Sinécdoque del género

6:12. “... porque toda carne (toda la humanidad) había corrompido su camino (su conducta) sobre la tierra”.

557 Sinécdoque del todo

6:12. “... toda carne”. Esto no incluye a Noé (v. el v.9)

562 Sinécdoque de la parte

6:12. “... porque toda carne (es decir, todas las personas. Aun así, se exceptúa a Noé, como vimos anteriormente) había corrompido su camino sobre la tierra.

70

6.13

563 Sinécdoque de la parte

6:13. “Y dijo Dios a Noé: El fin de toda carne (de todo ser vivo) viene ante mí” (lit.). Lo mismo, en 6:17; Sal 136:25.

71

6.14

819 Genitivo de material

6:14. “... un arca de madera de gofer”; e.d., de esa clase de madera.

72

6.17

181 Duplicación

6:17. El texto dice literalmente: “Y he aquí que yo, sí, yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra…”

73

7.1

493 Metonimia del sujeto

7:1. “... Entra tú y toda tu casa (e.d., tu familia) en el arca”.

74

7.19

181 Duplicación

7:19. El texto dice literalmente: “Y las aguas prevalecieron grandemente, grandemente” (hebr. me od me od). Esta duplicación hebrea se halla igualmente en Gn 17:2, 6, 20; 30:43; Ex 1:7; Nm 14:7; 1R 7:47; 2R 10:4; Ez 9:9; 16:13; 37:10.

75

7.18

222 Anadiplosis

7:18-19. “... y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. Y las aguas subieron mucho sobre la tierra…” (V. también bajo la figura epizeuxis).

76

8.1

730 Antropopatía

8:1. “Y se acordó Dios de Noé…” Lo mismo, en 30:22; 1S 1:11, 19.

77

8.4

446Heterosis del número (sustantivos)

8:4. “... sobre los montes de Ararat”; es decir, uno de los montes, o el gran monte.

78

8.5

427 Heterosis

8:5. Dice textualmente: “Y las aguas estuvieron ir y venir”; es decir, descendiendo continuamente.

79

8.13

557 Sinécdoque del todo

8:13. “... y quitó Noé la cubierta del arca” No toda la cubierta, sino sólo la abertura hecha en ella (v.6:16).

80

8.21

242 Poliptoton

8:21. “Y percibió Yahweh olor grato” (lit. olió Yahveh el olor suave). Es decir, quedó satisfecho con la expiación hecha por Noé. Se implica aquí la figura antropopatía.  

81

8.22

197 Polisíndeton

8:22. “El hebreo acunula las conjunciones para poner de relieve lo completo de las bendiciones del pacto noético, y la certeza de la promesa divina.

82

9.3

218 Epanadiplosis

9:3. El versículo comienza y termina por la misma palabra, tanto en hebreo (kol), com en castellano: (todo).

83





84



85

9.5

339 Pleonasmo

9:5. Parece superflua la continua repetición de “mano”, pero no lo es, pues sirve para poner de relieve que Dios exige el castigo severo por el crimen de derramar sangre humana, y que usará todos los medios para llevar a cabo su voluntad.

417 Antimeria del sustantivo

9:5. “... de mano de un varón de su hermano (lit.) demandaré la vida del hombre”; es decir, de mano de su prójimo (hermano de raza).  

713 Prosopopeya

9:5 “Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré.” Se habla aquí de los animales como de seres inteligentes y responsables.  ¡Cuánto más el hombre!

86

9.15

730 Antropopatía

9:15, 16; Ex 6:5, donde Dios habla de acordarse de Su pacto. Lo mismo, en Sal 105:8, 42; 106:45, a pesar de que ellos eran olvidadizos (v. los vv. 13 y 21 del Sal 106). Esta figura denota especialmente un acordarse para bien, como en Sal 25:6, 7; 78:39; 115:12; 119:49; 136:13; Is 43:25; Ap 18:5.

87

9.20

51 Elipsis

9:20. “Después comenzó Noé a labrar la tierra” (lit.). “Y comenzó (o “se profanó”, “se degrado”) Noé a ser varón de la tierra”. Si se tiene en cuenta que el verbo “comenzar” significa también, en hebreo, “ser profano”, se daría a entender aquí que, al plantar una viña, Noé dio ocasión a que, por el abuso del vino, se cometieran después tantos pecados y crímenes en la historia de la humanidad. Nótese la elipsis.

88

9.25

248 Poliptoton (nombres y pronombres)

9:25. “...Maldito sea Canaán; siervo de siervos (es decir, como el más bajo de los esclavos) será a sus hermanos”.

89

9.27

268 Paronomasia

9:27. “Enseñame (hebr. yapht) Dios a Jafet (hebr. yépheth).”

90

10.1

245 Poliptoton

10:1. “Israel es una frondosa viña, que da abundante fruto para sí; conforme a la abundancia de su fruto, multiplicó (lit. abundó) también los altares; conforme a la bondad de su tierra, hizo buenas (las) estelas.” Aquí mediante la repetición de las raíces hebreas que indican “fruto”, “multitud”, en sus diversas inflexiones (poliptoton combinado), y la repetición de la proposición “conforme a” (anáfora), así como de los sustantivos afines “altares” estelas”, se nos llama la atención acerca del hecho de que la prosperidad material sólo sirvió para extraviar al pueblo y conducirlo a la idolatría.   

91

10.1-31

262 Epánodo

10:1-31. “Sem, Cam y Jafet… (v. 1);

                Los hijos de Jafet… (vv. 2-5).

                Los hijos de Cam… (vv 6-20).

                Los hijos de Sem…” (vv. 21-31).

92






93

10.9

450 Hipálage

10:9. Dice textualmente: “Éste fue un vigoroso hombre de caza”; es decir, un vigoroso cazador. Aquí, según el normal uso gramatical, el vocablo “caza” sería, por enálage, el vocablo cualificador: Un cazador de vigor; pero, por hipálage, se da un intercambio y el nombre se convierte en adjetivo: un vigoroso cazador.  

637 Proverbio

10:9. “Este fue vigoroso cazador delante de Yahveh; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Yahveh”.

94

10 y 11

606 Histerología

10 y 11. En el cap. 10 aparecen ya dispersadas las naciones, mientras que en el cap. 11 se nos expone la causa de tal dispersión

95

10.19

649 Polionimia

10:19; 11:2. “La tierra de Sinar” es, como puede verse comparando los dos lugares, la región donde estaba Babel o Babilonia (comp. con Zac 5:11).

96


97

11.1

461 Metonimia de la causa

11:1. “Era entonces la tierra entera de un solo labio (lit.) y de una sola habla.”

499 Metonimia del sujeto

11:1. “Ear entonces toda la tierra (la gente de la tierra) de una sola lengua y unas mismas palabras.”

98

11.5

336 Pleonasmo

11:5. “Y descendió Yahveh para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres”; es decir, los descendientes de Adam. A veces, pero no siempre, tiene un sentido peyorativo (comp.  con Gn 6:4: “... las hijas de los hombres”, las descendientes de Caín).  

99

11.8

335  Pleonasmo

11:8. “Así los esparció Yahveh desde allí sobre la faz de toda la tierra”; es decir, sobre toda la tierra.

100

11.9

268 Paronomasia

11:9. “Por esto fue llamado el nombre  de ella Babel (hebr. babel), porque allí confundió (hebr. balal) Yahveh el lenguaje de toda la tierra.”

101

12.1

606 Histerología

12:1. aquí, el llamamiento de Abraham se pone después del relato de su salida de Ur de los caldeos (11:31), la cual se llevó a cabo en obediencia a dicho llamamiento. La figura pone así de relieve que Dios había llamado a Abraham, así como a sus familiares, a salir de Ur de los caldeos (v. 15:7), a una tierra que Dios le había de mostrar después a Abraham  (12:1). Pero la historia nos muestra que esta obediencia no fue completa, puesto que “vinieron hasta Harán, y se quedaron allí” (11:31). El propio Espíritu Santo nos hace el comentario en Hch 7:2-4, explicandonos el secreto de ello al decir: “... y de allí (de Harán), después de la muerte de su padre, Dios le trasladó a esta tierra”,  mostrando así que Taré, su padre, era el obstáculo que impedía la completa obediencia de Abram. Véase el contraste entre 11:31 y 12:5. La figura, pues llama nuestra atención al hecho de que, muchas veces, lo mismo entonces que ahora, los lazos familiares impiden obedecer a Dios plenamente.   

102

12.5

561 Sinécdoque de la parte

12:5. “... y las almas (es decir, las personas) que habían adquirido en Harán”.

103

12.9

559 Sinécdoque del todo

12:9. El sur, por el Néguev (que significa “sur”), o región montañosa de Judea, con respecto a Jerusalén.

104

12.5

472  Metonimia de la causa

12:5. Dice textualmente: “... las almas que habían hecho (es decir, los siervos que habían adquirido) en Harán”.  

105



106

13.5

216 Epístrofe

13:5 Dice el original: “Y la tierra no era suficiente para que morasen juntos, pues sus posesiones eran tantas que no era posible que morasen juntos”.

498 Metonimia del sujeto

13:5. “Asimismo Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas”; es decir, familiares y sirvientes, que habitaban en tiendas.

107

13.9

780 Erótesis o Interrogación

13:9. “¿No está toda la tierra delante de ti?” (¡Ciertamente!).

108

14.7

568 Sinécdoque de la parte

14:7. “... y devastaron todo el país (lit. el campo) de los amalecitas”.

109

14.21

561 Sinécdoque de la parte

14:21. “Entonces el rey de Sodoma dijo a Abraham: Dame las almas (esto es, las personas), y toma para ti los bienes.”

110

15.3

503 Metonimia del sujeto

15:3. “...Mira que no me has dado prole, y he aquí que me heredará (lit.) un esclavo nacido en mi casa”; es decir, heredará lo que poseo.

111






112

15.13

387 Epitrecon

15:13. “Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena (y será esclava allí y será oprimida) cuatrocientos años:” Este paréntesis aclara muchos lugares oscuros de la Escritura. Así vemos que los cuatrocientos años (número redondo, como en Hch 7:6, donde se da el mismo paréntesis) han de contarse a partir del nacimiento de Isaac hasta la salida de Egipto, pues la esclavitud de los israelitas en Egipto no pasó de 210 años. Ex 12:40-41 ha de interpretarse a la luz de esto, pues no puede contradecir al claro texto de Gá 3:17, que pone 430 años entre la promesa hecha a Abraham y la promulgación de la Ley en el Sinaí.     

477 Metonimia de la causa

15:13. “... Ten por cierto que tu simiente será extranjera” (lit.). Los mismo, en Hch 7:6, donde el período del peregrinaje es descrito como en 400 años; mientras que en Ex 12:40; Gá 3:17, donde el período no hace referencia sólo a la descendencia de Abraham, sino que incluye al propio Abraham, se da la suma de 430 años, habiendo entre la promesa y el nacimiento de Isaac una distancia de 30 años.

113

15.14

472 Metonimia de la causa

15:14. “Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré (es decir castigaré) yo” (comp. 7:7).

114

15.15

592 Eufemismo

15:15. “Y tú vendrás a tus padres”; en lugar de decirle: “morirás”

115

16.8

335  Pleonasmo

16:8. “El texto dice literalmente: “... Huyó de delante del rostro de Sarai mi señora”, en lugar de decir: “de delante de Sarai…”  

116

16.11

734 Antropopatía

16:11.  Oír

117

17.4-5

416 Antimeria de sustantivo

17:4-5. “... padre de muchedumbre de gentes (o: naciones)” El énfasis recae en muchedumbre, como se ve por Ro 4:17.  

118

17.13

562 Sinécdoque de la parte

17:13. “... y estará mi pacto en vuestra carne”; esto es, en vuestro cuerpo. Lo mismo, en Sal 16:9 (v. Hch 2:26-31(; Pr 14:30; 1Co 7:1.

119

17.17

783 Erótesis o Interrogación de admiración

17:17. “... ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?”. Esto lo dijo Abraham, admirando el poder de Dios (v. Ro 4:17-21). Abraham se rió de gozo, pues cayó sobre su rostro en actitud de reverencia (v. Jn 8:56, a la luz de Gn 21:8). Sara se rió de incredulidad (Gn 18:12). Nótese el contraste entre Marta y María en Jn 11:21, 32. María “se arrojó a sus pies”.

120

17.14

561 Sinécdoque de la parte

17:14. “... aquella alma (es decir, aquella persona) será cortada de su pueblo”. Lo mismo, en Gn 46:15, 26, 27; Ex 12:19; 16:16; Lv 5:2, 4; Jos 20:3; Ez 18:4, 20; Hch 2:41, 43; 7:14; Ro 13:1; 1P 3:20.  

121

18.7

782 Erótesis o Interrogación

18:17. “... ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer…?  

122

18.14

782 Erótesis o Interrogación

18:14. “¿Hay para Dios alguna cosa difícil?” ¡No! No hay nada demasiado difícil para Dios; comp. con JEr 32:17; Zac 8:6; Mt 3:9; 19:26; Lc 1:37.

123

18.20

718 Prosopopeya

18:20. Dice literalmente: “... el clamor de Sodoma y Gomorra es grande”. Aquí es prosopopeya, mientras que en Stg 5:4 es literal.

124

18.21

729 Antropopatía

18:21. “Descenderé ahora y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré.”

125




126

18.22

734 Antropopatía

18:22. “... pero Yahweh se detuvo todavía con Abraham”. Éste era el texto primitivo, pero es uno de los 18 pasajes alterados por los soferím  para evitar la antropopatía, que se les antojó demasiado fuerte.

825 Enmiendas de los Soferim

18:22. “... pero Abraham estaba aún delante de Yahveh”. El texto primitivo era: “... pero Yahveh estaba aún delante de Abraham”. Se creyó que era indigno de Dios el esperar a que Abraham indicase lo que mejor le parecía y fue alterado el texto, conforme lo tenemos hoy en la Biblia Hebrea y en todas sus versiones.  

127

18.25

499 Metonimia del sujeto

18:25. “... El Juez de toda la tierra”; esto es, de todos los habitantes de la tierra.

128




129



130


131

18.27

152 Litote

18:27. “Y Abraham replicó y dijo: He aquí que ahora he tomado sobre mí hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza.” Abraham se humilla aquí y, aludiendo a la creación del hombre del polvo de la tierra (Gn 2:7(, sa a entender mucho más de lo que expresa, pues se pone en contraste con el Altísimo y Santísimo Dios al que se dirige. Dios mismo usa esta figura en 1R 16:2; Sal 113:7, etc. Véase en Sinécdoque  

268 Paronomasia

18:27. “... aunque soy polvo (hebr. aphar) y ceniza (hebr. epher)” V. también Job 30:19.

369 Sínteton o Combinación

18:27. “... polvo y ceniza”.

476 Metonimia de la causa

18:27. “... aunque soy polvo y ceniza”. V. en paronomasia

132

19.2

679 Ironía Peirástica

19:2.  Los ángeles le dicen a Lot: “No, que en la calle nos quedaremos esta noche.” No pensaban quedarse en la calle, pero lo dijeron para ver qué iba a hacer Lot.

133

19.8

531 Metalepsis (Doble metonimia)

19:8. “... pues vinieron a la sombra de mi tejado”. Aquí, “tejado” significa, por sinécdoque, toda la casa de la cual era parte; después, la casa significa la protección que brindaba.

134

19.12

197 Polisíndeton

19:12, 16, 19. Nótese el énfasis que el polisíndeton carga sobre cada miembro en cada uno de estos tres versículos. En cambio, el v. 17 es un buen ejemplo de asíndeton.

135

19.15

466 Metonimia de la causa

19:15. “... para que no perezcas en la iniquidad (lit.); es decir,, el castigo) de la ciudad”. Lo mismo, en Sal 7:16, 17.   

136

19.21

564 Sinécdoque de la parte

19:21. “Y le respondió: He aquí he aceptado también tu rostro (esto es, tu persona) sobre esto.” Lo mismo, en 32:20.

137

19.24

575 Endíadis

19:24. “Entonces Yahveh hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego”; es decir, azufre ardiendo.   

138

19.25

294 Paralelismo

19:25. Véase mediante la siguiente estructuración:


a. “y destruyó las ciudades,

   b. y toda aquella llanura,

a. y todos los habitantes de las ciudades,

   b. y el fruto de la tierra”.

139

19.29

446 Heterosis del número (sustantivo)

19:29. “... al asolar las ciudades donde Lot estaba”; es decir, en una de las cuales estaba Lot.

140

20.3

149 Aposiopesis

20:3. “He aquí, muerto eres…” (lit, hete aquí muerto). Por el v. 7, vemos que debe suplire: “si no la devuelves a su marido”.

141

20.13

464 Metonimia de la causa

20:13. “... Ésta es la misericordia (el favor) que tú harás conmigo”.

142

20.16

348 Perífrasis o circunlocución

20:16. “Y a Sara dijo (Abimelec): He aquí he dado mil monedas de plata a tu hermano; mira que él te es como un velo para los ojos de todos los que están contigo, y para con todos; así fue vindicada” (lit. y serás vindicada). “Un velo para los ojos de todos los que están contigo, y para con todos; así fue vindicada” (lit. serás vindicada). “Un velo para los ojos” es una perífrasis para evitar decir: “tu marido”,  a la vez que hay una reprensión indirecta a ella y a su marido, por haber ocultado la verdad diciendo él: “Mi hermana es”; y ella: “Es mi hermano” (vv. 2, 4). V. también Gn 24:65; 1Co 11:5, etc. k  

143

21.6

527 Metonimia del adjunto

21:6. “Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír (es decir, regocijarme), y cualquiera que lo oiga se reirá conmigo” (es decir, se regocijó  conmigo). Lo mismo, en Job 8:21; Sal 126:2; Lc 6:21.

144

21.7

542 Sinécdoque del género

21:7. “Y añadió (Sara): ¿Quién hubiera dicho a Abraham que Sara habría de dar de mamar hijos?” Sin embargo, era uno solo (v.8)

145

21.16

368 Epíteto

21:16. “y se fue (Agar) y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco”. El “tiro de arco” es un epíteto para designar una determinada distancia.

146

22.2

679 Ironía peirástica

22:2. Este versículo nos ofrece una fuerte prueba para Abraham de parte de Dios. EL v.12 muestra claramente que Dios no tenía intención de que se consumase el sacrificio de Isaac, pero Abraham pensó que si; con todo, creía firmemente que si Isaac había de ser inmolado, Dios era poderoso para resucitar de los muertos (v. He 11:17-19). E muy probable que aquél fuese el mismo lugar en que posteriormente fue erigido el altar de los holocaustos (comp. 1 Cr 16:26, 28; 22:1 y 2 Cr 3:1).

147

22.9-11

197 Polisíndeton

22:9-11. Diez veces repite aquí el original la conjugación “y” para poner de relieve la solemnidad y deliberación de las acciones de Abraham en este episodio

148

22.11

181 Duplicación

22:11. “Entonces el Ángel de Yahveh le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham.” Esta es la primera vez que ocurre en la Biblia esta duplicación de nombres. Diez veces ocurre esto en las Escrituras (el número diez es símbolo de un ciclo completo de ordenación divina: diez mandamientos, diez personas para formar un verdadero grupo; comp. Gn 18:32, donde Abraham ya no se atreve a pedir más rebaja, con Rut 4:2. Los oficios religiosos de la sinagoga no comienzan mientras no llega a diez el número de los varones presentes).   

149

22.12

729 Antropopatía

22:12. “... porque ahora (lit.) conozco que temes a Dios”. Por supuesto, Dios lo sabía desde la eternidad; pero, en maravillosa condescension, se abaja a l nivel del conocimiento de Abraham.  

150

22.14

640 Proverbio

22:14. “Por tanto se dice hoy: En el monte de Yahveh será provisto.”

151

22.17

569 Sinécdoque de la parte

22:17. “... y tu descendencia poseerá las puertas (esto es, las ciudades) de tus enemigos”. La frase “dentro de tus puertas” significa, pues, dentro de tus ciudades (v. Ex 20:10; Dt 12:12; 14:27; 16:5).

152

23.3

335 Pleonasmo

23:3. “Y se levantó Abraham del rostro de su difunto” (lit.); es decir, de la presencia de su esposa difunta.

153

23.6

414 Antimeria del sustantivo

23:6. “... eres un príncipe de Dios”; es decir, un príncipe poderoso.

154

23.9

474 Metonimia de la causa

23:9. “... que por su justo precio (lit. por plata llena; es decir, por monedas de plata de valor genuino) me la dé” (También, 1 Cr 21:22, 24).

155

23.11

430 Heterosis de los tiempos

23:11, 13. “... te he dado la heredad…” (lit.); es decir, te doy...

156

23.16

402 Antimeria del verbo

23:16. El original dice al final del v. : “moneda corriente de los que compran”; es decir, moneda corriente entre los mercaderes.

157

24.10

536 Sinécdoque del género

24:10. “... y todos los bienes de su señor estaban en sus manos” (lit.); es decir, todos los que su señor le había dado (comp. cpm v. 53).

158

24.22

474 Metonimia de la causa

24:22. “... y dos brazaletes que pesaban diez siclos” (lit. de diez oros era su peso)

159

24.55

571 Sinécdoque de la parte

25:55. “... Espere la doncella con nosotros a los menos diez días”. La interpretación más probable es: “un año completo o, a lo menos diez meses”.

160

25.22

150 Aposiopesis

25:22. “Si es así, ¿para qué aquí yo? (lit.). Las palabras de Rebeca aparecen incompletas, pues no puede entender por qué, si Dios ha escuchado la oración de su marido, ha de tener ella que sufrir más que si no hubiera concebido.

161

25.23

478 Metonimia del efecto

25:23. “... Dos naciones hay en tu seno”; es decir, dos hijos de los que procederán dos naciones distintas.

162





163

25.28

40 Elipsis

25:28. El hebreo dice con tremenda concisión: “Y amó a Isaac a Esaú porque (la) caza de su boca.” El único sentido posible de esta frase es el siguiente: “Prefería Isaac a Esaú porque lo que cazaba Esaú era deleitoso en la boca de Isaac.  

467 Metonimia de la causa

25:28. “Y amó Isaac a Esaú. porque la caza (lo que Esaú cazaba) estaba en su boca” (lit.). Vemos aquí que, no sólo la caza está en lugar de lo cazado, sino también la boca está por el acto de comer.

164

25.30

182 Duplicación

25:30. Esaú dice a Jacob, de acuerdo con el original hebreo: “Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, rojo” (hebr. ha adom, ha adom; lit. el rojo, el rojo), con lo que daba a entender con qué vehemencia apetecía aquel guiso. Tanto que, por él, “menosprecio Esaú la primogenitura” (v. 34)

165

25.31

624 Símil

25:31. Dice el original: “... Véndeme como en este día tu primogenitura”, Lo mismo, en v. 33.

166

25.32

60 Elipsis

25:32. “Y dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?” Hay que suplir el pensamiento, si no las palabras, de : “La voy a vender.” Lo mismo ha de decirse del v. siguiente, con lo que ambos vv. adquieren sentido total: “Y dijo Jacob: Júramelo en este día que me la vas a vender. Y él lo juró, y vendió a Jacob su primogenitura.”

167

25.34

197 Polisíndeton

25:34. “... y él (Esaú) comió, y bebió, y se levantó, y se fue; y menosprecio Esaú la primogenitura” (lit.) . Con este polisíndeton se nos pone de relieve la completa deliberación de cada una de las acciones de Esaú en esta ocasión (comp. con He 12:16-17).

168

26.7

47 Elipsis

26:7. “... porque temió decir: (Es) mi mujer; no sea, dijo, que los hombres del lugar me maten…”

169

26.12

550 Sinécdoque de la especie

26:12. “Y sembró Isaac en aquella tierra, y halló (lit.- esto es- cosechó) aquel año ciento por uno.”

170

26.22

736 Antropopatía

26:22. Ensanchar (Sal 4:1)

171

26.35

478 Metonimia del efecto

26:35. “y fueron amargura de espíritu (es decir, causa de muchas amarguras) a Isaac y a Rebeca.

172


173

27.3

242 Poliptoton

27:3. La frase final dice literalmente: “cázame alguna casa”.

467 Metonimia de la causa

27:3. “... y sal al campo, y cazarme una caza” (lit.)

174

27.15

522 Metonimia del adjunto

27:15. “Y tomó Rebeca lo deseable (lit) de su hijo mayor Esaú”; es decir, los vestidos que Jacob codiciaba.

175

27.33

243 Poliptoton

27:33. La primera frase dice textualmente: “Y se estremeció Isaac con estremecimiento grande” (V. también el v. siguiente).

176

27.37

489 Metonimia del sujeto

27:37. “... He aquí yo le he puesto por señor tuyo”; esto es, le he bendecido con una bendición que incluye su señorío sobre ti.

177

27.44

156 Tapeinosis

27:44. “Y mora con él algunos días, hasta que el enojo de tu hermano se mitigue.” Por 29:20, sabemos que los siete años que Jacob sirvió por Raquel “le parecieron como pocos días”. Por esos lugares, vemos que el hebreo usa el plural de  ejad = uno, para significar “algunos” o “pocos”; así que podríamos traducir “unos días”. En cambio, el plural del griego tis = algunos, se usa para un número mayor.

178

27.45

786 Erótesis o Interrogación

27:45. “... ¿Por qué seré privada de vosotros ambos en un día?”.

179

28.20

243 Poliptoton

28:20. El v. comienza textualmente así: “Y Jacob voto un voto.” Es decir, hizo un voto solemne.

180



182

28.22

241  Poliptoton

28:22. Al final del v. tenemos la misma figura; por lo que habríamos de traducir: “De seguro apartaré el diezmo para ti.”

513 Metonimia del adjunto

28:22. “Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios”; es decir, del cual formaba parte la piedra.

183

29.5

544 Sinécdoque de la especie

29:5. Aquí, Labán es llamado “hijo de Nacor”, aunque era su nieto (comp. con 24:5, 29, 47). En 24:48, Rebeca es llamada “hija de hermano de mi señor” (Abraham), aunque era la nieta de Nacor, el hermano de Abraham.

184

29.14

450 Hipálage

29:14. Dice textualmente: “... y permaneció con él un mes de días”; en lugar de “los días de un mes”.

185

29.31

471 Metonimia de la causa

29:31. “Y vio Yahveh que Lea era menospreciada (tenida en menos que Raquel - v.30), y le dio hijos.” El hebreo dice “odiaba”, por lo que algunos piensan que es hipérbole.

186

29.34

268 Paronomasia

29:34. “...Ahora esta vez se juntará (hebr. yillaveh) mi marido conmigo…; por tanto, llamó su nombre Leví (hebr. leví = juntado).

187

29.35

268 Paronomasia

29:35. “...Esta vez alabaré (hebr. odeh) a Yahveh; por esto llamó su nombre Judá (hebr. Yahudah)”

188





189

30.8

243 Poliptoton

30:8. “Con luchas de Dios he luchado con mi hermana” (lit.). Tenemos aquí también otra figura, enálage (véase en su lugar), ya que dice “con luchas de Dios” para dar a entender que han sido luchas muy grandes, que requieren fuerzas sobrehumanas.

414 Antimeria del sustantivo

30:8. “Con luchas de Dios”; es decir, con esfuerzos y luchas sobrehumanos; con todas mis fuerzas.

190

30.13

489 Metonimia del sujeto

30:13. “... porque las hijas me llamarán dichosa” (lit.); como diciendo: “Ahora ya soy madre” (comp. Sal 72:17; Lc 1:48).  

191

30.27

64 Elipsis

30:27. “Y Labán le respondió: Si ahora he hallado gracia en tus ojos, quédate conmigo; porque he experimentado…”  En el original, falta la segunda parte de la segunda cláusula del versículo.

192


192

30.30

472 Metonimia de la causa

30:30. “... y ahora, ¿cuándo trabajaré (lit. haré) también por mi propia casa?”.

493 Metonimia del sujeto

30:30. “...¿cuándo trabajaré también por mi propia casa?”; esto es, también para mi familia.  

193



194

30.33

404 Antimeria del adverbio

30:33. “Así responderás por mí mi honradez mañana”; es decir, en un día futuro.

719 Prosopopeya

30:33. “Así responderá por mí i honradez mañana.”

195

31.6-7

222 Anadiplosis

31:6-7. “Vosotras sabéis que con todas mis fuerzas he servido a vuestro padre; y vuestro padre me ha engañado…”

196



197

31.7

609 Histéresis

31:7, 8 Jacob está mencionando ahora ciertos hechos de su vida que ocurrieron anteriormente.

686 Idiotismo

31:7. La última frase dice literalmente: “... pero Dios no le dio (es decir, no le permitió) el hacerme mal”.

198

31.20

566 Sinécdoque de la parte

31:20. “Y Jacob le robó el corazón a Labán” (lit.); es decir, sorprendió a Labán al ocultarle  sus intenciones. Lo mismo, en vv. 26, 27: “me hurtaste el corazón” (lit.).  

199

31.21

590 Antonomasia

31:21. El Éufrates es llamado “el río”, debido a su grandeza (v. también Jos 24:2; Sal 72:8; 80:11, 12-, donde “el mar” significa “al Gran Mar” o Mediterráneo. V, también Miq 7:12).  

200

31.33-34

222 Anadiplosis

31:33-34. “... y entró en la tienda de Raquel. Pero Raquel había tomado los ídolos, etc.”. Éste es el orden en que las palabras aparecen en el original, separadas únicamente por la conjunción ve.

201

31.35

711 Prosopopeya

31:35. Dice literalmente: “.. No se enciendan de enojo los ojos de mi señor”. También en el original de 45:5; y comp. con Is 3:8.  

202

31.42

523 Metonimia del adjunto

31:42. “... y temor de Isaac”; es decir, el Dios a quien Isaac temía. Los mismo, en el v. 53.

203

31.49

527 Metonimia del adjunto

31:49. “Atalaye Yahweh entre mí y ti, cuando estemos escondidos cada uno de su prójimo” (lit.). La metonimia del “estar escondidos” se usa aquí para poner de relieve que, aun cuando estén ausentes el uno del otro, Dios velará y protegerá a ambos, ya que no estarán escondidos o ausentes de Dios, aunque lo estén el uno del otro.   

204



205

32.10

430 Heterosis de los tiempos

32:10. “he sido menor (es decir, indigno) que todas tus misericordias” (lit.); es decir, soy indigno de tus misericordias.

464 Metonimia de la causa

32.10. “menor soy que todas las misericordias y que toda la verdad que has usado para con tu siervo”; es decir, todos los beneficios materiales y espirituales que me has otorgado con tu misericordia y fidelidad.

206

32.24

402 Antimeria del verbo

32:24. Dice la última frase, según el original: “... hasta el subir del amanecer”; es decir, hasta la subida del alba.  

207

32.28

737 Antropopatía

32:28. “... has luchado con Dios… y has vencido”. Lo mismo, en Os 12:3, 4

208

33.11

688 Idiotismo

33:11. “Acepta, te ruego, mi bendición” (lit., es decir, mi presente).

209

33.15

71 Elipsis

33:15. “Y dijo Esaú: Dejaré ahora contigo de la gente que viene conmigo. Y dijo Jacob: ¿Para qué esto? No dejes ninguno. Halle (yo) gracia en los ojos de mi Señor.”

210

34.12

490 Metonimia del sujeto

34:12. “Aumentad a cargo mío mucha dote y dones”; esto es, pedid cuanto os parezca, como se explica a continuación en el mismo versículo.  

211

34.26

336 Pleonasmo

34:26. “Y a Hamor y a Siquem su hijo los mataron a boca (lit.) de espada”; es decir, con el filo de la espada (v. también Ex 17:13; Dt 13:15; Ez 6:11; Am 7:11; Lc 21:24; He 11:34). Una espada con dos bocas significa un poder extraordinariamente destructor, pues sirve para matar grandes grupos o ejércitos, como Jue 3:16; He 4:12; Ap 1:16; 2:13.    

212

34.29

511 Metonimia del adjunto

34:29. “Y toda su fuerza” (lit.); es decir, todas sus riquezas.

213

35.12

490 Metonimia del sujeto

35:12. “La tierra que he dado (es decir, he prometido dar) a Abraham y a Isaac, la daré a ti”.

214

35.26

557 Sinécdoque del todo

35:26. “... Éstos fueron los hijos de Jacob, que le nacieron en Padán-aram”. No se incluye aquí a Benjamín (v. los vv. 16, 24).

215

36

754 Digresión o Parécbasis

36. Todo este capítulo es una digresión en medio de la historia de Jacob y de sus hijos, que forma el tema de los caps. anteriores y posteriores.

216

37.12-13

123 Elipsis falsa

37:12-13. “Y sus hermanos fueron a apacentar las ovejas de su padre en Siquem. Y dijo Israel a José: ¿Acaso no apacientan tus hermanos las ovejas en Siquem?” (lit.). La Mesorah (texto revisado y puntuado tardíamente), pone las dos palabras hebreas eth-tson abikhem = el rebaño de su padre, marcadas con unos puntos sobre las letras, para indicar que no se deben leer, a pesar de que no han sido retiradas del texto. Si se retiran estas palabras, el v. 12 diría que los hermanos de José habían ido a apacentarse a sí mismo, es decir, a banquetear y divertirse; en cambio, lo de “las ovejas” del v. 13 no debe suplirse, pues es una falsa elipsis.  

217

37.13

780 Erótesis o Interrogación

37:13. Dice el original: “...¿No apacientan tus hermanos en Siquem?” (se espera respuesta afirmativa). Las versiones añaden llanamente o en cursiva “las ovejas”, a causa de que, en el v. anterior (v. 12), está el vocablo “rebaño”. Pero éste es uno de los 15 vocablos punteados en el texto hebreo, lo cual quiere decir que entraron en el texto en una fecha muy temprana. Los escribas, no atreviéndose a eliminarlos del texto, los puntearon para dar a entender que no deberían figurar en él. Ello significa, en el v.12, que los hermanos de José habían ido a Siquem para alimentarse a sí mismos, no al rebaño )comp. Is 56:11, 12; Ez 34:2, 8, 10).  

218

37.19

680 Ironía simulada

37:19. Los hermanos de José dicen al verle: “He aquí viene el soñador.” En el hebreo, la frase irónica es más fuerte: “He aquí el amo de los sueños, ése viene.” Por los vv. 5 y 11, se muestra la hipocresía de la frase.

219

37.33

241  Poliptoton

37:33. Jacob exclama al ver la túnica de José: “José ha sido despedazado.” El hebreo dice tarof toraf = #despedazar fue despedazado”. La figura expresa la intensidad de los sentimientos de Jacob.

220




221

38

606 Histerologia

38. Lo que se dice de Judá en este capítulo está puesto por histerología, ya que la mayor parte de los sucesos aquí referidos se llevaron a cabo antes de vender a José, acontecimientos que se nos refiere en el capítulo 37

754 Digresión o Parécbasis

38. También este cap. es una digresión, sin tener en cuenta la cronología, para darnos un episodio en la vida de Judá.

222

39.6

468 Metonimia de la causa

39:6 “... y no sabía (es decir, no se preocupaba) nada de lo que tenía, excepto el pan que comía”.

223

40.4

571 Sinécdoque de la parte

40:4. “... y estuvieron días (lit.) en la prisión”, es decir, por un año.

224

40.8

91 Elipsis

40:8. En Gn 40:8, 16, 22; 41:12, 15, corresponde al verbo hebreo pathar = abrir, de donde, interpretar.  

225

40.19

476 Metonimia de la causa

40:19. “... y te hará colgar en un árbol”; es decir, en una horca. Igualmente, en Dt 21:22, 23; en Jos 8:29; Est 7:9, 10; Gá 3:13; 1P 2:24.

226

40.20

133 Zeugma

40:20. “Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados.” En el original, falta el verbo subrayado, que es preciso suplir, ya que los hombres no habitaban en ganados; pero, con este zeugma, el énfasis se carga en el carácter nómada (eso es lo que significa Yabal) de unos hombres que se dedicaban a vagar, más bien que a cuidar de sus ganados.

227

40.23

345 Pleonasmo

40:23. “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que lo olvidó”. Al repetir la expresión en forma negativa, el texto sagrado pone de relieve la tremenda ingratitud de este hombre.

228

41.13

490 Metonimia del sujeto

41:13. “... a mí me restauró en mi puesto y al otro lo colgó”; es decir, me declaró que sería restablecido en mi puesto, y que el otro sería colgado.

229

41.30

499 Metonimia del sujeto

41:30. “... y el hambre consumirá la tierra”; es decir, la gente de la tierra de Egipto.

230

41.40

527 Metonimia del adjunto

41:40. “Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra besará (lit.) todo mi pueblo”. Es decir, como en Job 31:27; Sal 2:12, prestará homenaje de sumisión, simbolizado por el “beso”. V. también en elipsis y epifonema.

231

41.47

352 Hipérbole o exageración

41:47. “En aquellos siete años de abundancia, la tierra produjo a montones”, dando a entender que un grano de trigo por ejemplo, produjo un montón de granos, lo cual es una expresión hiperbólica de la abundancia de la cosecha. Igualmente, en v. 49.

232

41.51

268 Paronomasia

41:51. “Y llamó José el nombre del primogénito, Manasés (hebr. manasheh); porque dijo: Dios me hizo olvidar (hebr. masshani)...”

233

41.52

269 Paronomasia

41:52. “Y llamó el nombre del segundo, Efraím (hebr. ephayim); porque dijo: Dios me hizo fructificar (hebr. hiphrani) en la tierra de mi aflicción.

234



235

41.57

499 Metonimia del sujeto

41:57. “Y todas las tierras (es decir, gente de todos los países limítrofes con Egipto) venían a Egipto a comprar de José.”  

558 Sinécdoque del todo

41:57. “Y de todas las tierras”; es decir, de todos los países limítrofes.

236

42.2

345 Pleonasmo

42:2. “... para que podamos vivir, y no muramos” (v. 43:8, etc.)

237

42.18

425 Heterosis

42:18. “Haced esto y vivid”, es decir, y viviréis.

238

42.19

714 Prosopopeya

42:19. Se habla aquí de la desolación como de la “muerte” de la tierra.

239

42.28

352 Hipérbole o exageración

42:28. La frase central dice textualmente: “Entonces se les salió el corazón”, que es una forma de expresar el sobresalto.

240




241



242




42.38

480 Metonimia del efecto

42:38. “... haréis descender mis canas con dolor al Seol”. es decir, me causaréis la muerte.


592 Eufemismo

42:38. “... haréis descender mis canas con dolor al Seol”; esto es, me mataréis

687 Idiotismo

42:38. “... y si le acontece desastre en el camino por donde vais, haréis descender (seréis la ocasión de que desciendan) mis canas con dolor al Seol”.

243

43.3-5

309 Correspondencia

43:3-5:

A. Palabras de Judá: “Aquel varón nos protestó con ánimo resuelto..”

    B. Responsabilidad de Jacob: “Si envías a nuestro hermano…”

    B. Responsabilidad de Jacob: “Pero si no lo envías..”

A. Palabras de Judá: “Porque aquel varón nos dijo…”


En A y A, tenemos las palabras de Judá; en B y B, lo que es menester que Jacob  haga.

244

43.6

480 Metonimia del efecto

43:6. “... ¿Por qué me hicisteis tanto mal..?”; es decir, ¿por qué me habéis ocasionado tanto mal , al descubrir que teníais otro hermano?

245

43.7

336 Pleonasmo

43:7. “... Y de declaramos conforme a la boca (lit.) de todas palabras”; es decir, conforme a las preguntas que les habían sida hechas.

246

43.8

197 Polisíndeton

43:8. Aquí es preciso ir al original para observar y apreciar el bello polisíndeton, usado para poner de relieve el impacto de la apelación de Judá a su padre, para que les dejarse partir a todos ellos y procurarse el alimento que tanto necesitan. Dice el hebreo:

“Y Judá dijo a Israel, su padre: Envía al joven conmigo,

y nos levantaremos,

y nos iremos,

y viviremos,

y así no moriremos,

también nosotros,

también tú,

también nuestros niños.”

247

43.11

524 Metonimia del adjunto

43:11. “...Pues que así es, hacedlo; tomad de la alabanza de la tierra” (lit.); es decir, de lo mejor que la tierra produce; lo que adorna y hermosea la tierra, ya que el verbo hebreo zamor significa adornar. V. su primera mención de Jue 5:3 (en la forma Piel), donde se usa en conexión con un canto de alabanza a Dios; pero su primer significado es de embellecer o adorar el cántico.

248

43.12

506 Metonimia del sujeto

43:12. . donde el “doble dinero” (lit.) era para pagar por el grano comprado en aquella ocasión, así como por el comprado en la ocasión anterior.

249

43.16

493 Metonimia del sujeto

43:16. “... y dijo al mayordomo de su casa”; es decir, de sus criados.

250

43.23

547 Sinécdoque de la especie

43:23. “Él les respondió: Paz a vosotros”; esto es, paz y toda clase de bendiciones.  

251

43.33

75 Elipsis

43:33. “Y los hombres se maravillaban el uno del otro.” Esta frase no significa que realmente se maravillaran unos de otros los hermanos de José, sino que, sorprendidos de lo que hizo José, se miraban unos a otros llenos de asombro. Los dos sentidos están contenidos en el verbo; así que hay que desglosarlos de la manera siguiente: “Y los hombres se maravillaban, y se miraban el uno al otro.” Algo parecido ocurre en el v. siguiente, que dice literalmente: “Y fueron levantadas de delante de él porciones y enviadas a ellos.” En el verbo “levantar”  (hebr. nasá, que tiene el mismo sentido que el griego airo), “quitar” o “tomar”, está incluido el sentido de “enviar” (v. también Ex 18:12; 25:2; 28:20, etc. en cuanto al uso de dicho verbo).  

252

45.6

340 Pleonasmo

45:6. “Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra”; es decir, cubriendo completamente todo el país.

253

45.18

425 Heterosis

45:18. “... y comed (lit.) de la abundancia de la tierra”; es decir, y comeréis..

254

45.21

460 Metonimia de la causa

45:21. “... y les dio José carros conforme a la boca (lit.); es decir, la orden) de Faraón”.

255

46.7

542 Sinécdoque del género

46:7. “... sus hijas (de Jacob)”, a pesar de que sólo tuvo una (v.15). También en el v. 23: “Los hijos de Dan: Husim” (uno solo). Lo mismo, en 1Cr 1:41; 2:7, 8, 31; 7:12; 2Cr 24:25.

256

47.15

498 Metonimia del sujeto

47:15. “... vino todo Egipto (e.d., todos los habitantes de Egipto) a José”.

257

47.22

541 Sinécdoque del género

47:22. “... por cuanto los sacerdotes tenían estatuto (es decir, nación) de Faraón, y ellos comían el estatuto (la ración) que Faraón les daba”.  

258

48.14

711 Prosopopeya

48:14. La última frase dice literalmente: “... haciendo a sus manos entender, pues Manasés era el primogénito”.

259

49

633 Alegoría

49. Las bendiciones proféticas de Jacob se mezclan aquí, ya sea con el símil (v.4), ya sea con la metáfora (v.9). En algunas partes de esta porción, hallamos repetición de metáforas, con lo que tenemos alegoría.

260

49.4

437 Heterosis de los tiempos

49:4.  Dice textualmente: “... Entonces te envilecistes; a mi estrado subió”; es decir, subiste.  

261



262

49.6

441  Heterosis del grado

49:6. “... Porque en su furor mataron un varón (lit.; es decir, hombres), y en su temeridad desjarretaron un buey (lit.; es decir, bueyes o otros-)

481 Metonimia del efecto

49:6. “En su consejo no entre mi alma (es decir, yo), ni mi honor se junte en tu compañía.” Aquí, la palabra “honor” está en lugar de la lengua que honra a los inicuos hablando o tomando parte en compañía de ellos. Compárese con Sal 57:8 y 108:1.  

263

49.8

269 Paronomasia

49:8. “Judá (hebr. yehudah), te alabarán (hebr. yodukhá) tus hermanos.”

264





265

49.10

525 Metonimia del adjunto

49:10. “No será quitado el cetro de Judá… hasta que venga Siloh.” Aquí, el cetro, es decir, la vara de la supremacía de la tribu, se usa en lugar de Aquel a quien le pertenecía y a quien le estaba reservado. Los mismo, en Is 14:5; Zac 10:11; etc.

647 Enigma

49:10. Esto es una forma de enigma: “No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh.”

266

49.16

269 Paronomasia

49:16. “Dan (hebr. dan) juzgará (hebr. yadín) a su pueblo” (v. 30:6)

267

49.18

478 Metonimia del efecto

49:18. “Tu salvación (es decir, al que traerá y efectuará la salvación) esperé, oh Yahveh.”

268

49.19

269 Paronomasia

49:19. “Gad (hebr. gad), una tropa (hebr. gedud) lo acometerá (hebr. yegudennu); mas éñ acometerá (hebr. yagud) al fin.”

269

50.4

813 Genitivo de relación y objeto

50:4. “Y pasados los días de su luto (de Jacob)”; esto es, los días del duelo que hicieron por él

270




271

50.20

448 Heterosis del género

50:20. “Vosotros pensasteis mal (lo malo) contra mí, pero Dios lo encaminó a bien (lo bueno).” Ambos vocablos están en femenino en el original. Igualmente, en Job 5:9; Sal 12:3; 27:4.

732 Antropopatía

50:20. “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo pensó (lit.) para bien”.

272

50.23

73 Elipsis

50:23. El hebreo dice literalmente: “... también los hijos de Maquir hijo de Manasés nacieron sobre las rodillas de José”.

Aquí hay una elipsis que ha de suplirse del modo siguiente: “... nacieron y fueron educados sobre las rodillas de José”. Esto arroja mucha luz sobre Gn 3:16  “... con dolor darás a luz y criarás los hijos”, y 1Ti 2:15: “Pero se salvará (esto es, se santificará) engendrando y criando hijos”. Los rabinos ven en la expresión “nacieron sobre las rodillas de José” el acto simbólico de adoptarlos como hijos propios, como lo había hecho Jacob con los hijos de José (v. 48:5, especialmente el v. 12 “Entonces José Los Sacó de entre las rodillas de él - de Jacob - , y se inclinó a tierra”).   

273

50.24

236 Poliptoton

50:24. El original dice textualmente: “... mas Dios visitando visitará a vosotros”. La repetición del verbo en diferente modo,  y el pronombre enfático “a vosotros”, tiene aquí por objeto subrayar la certeza de la fe de José en la promesa de Dios, como se nos declara en He 11:22: “Por la fe, José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio órdenes acerca de sus huesos.” Es decir: José recordó la promesa que Dios había hecho a sus mayores, y tuvo tal fe en ella que expresó su certeza, por medio de esta figura, en cuanto al cumplimiento de dicha promesa.