Figuras de Dicción en Hebreos


No

Referencia

Figura de Dicción

1

1:1

170 Aliteración

He 1:1. “Dios habiendo hablado en muchos fragmentos (lit.) y de muchas maneras en otros tiempo (lit. antiguamente).” Los cuatro últimos vocablos son en griego: “Polymerós kai polytrópos pálai.”

2

1:2

303 Correspondencia

Hebreos capítulos 1 y 2

A) 1:1-2- . Habla Dios.

      B) -2-14. El Hijo de Dios, “superior a los ángeles” (v. 4)

A) 2:1-4. Habla Dios.

      B). 5-18. El Hijo del Hombre: “un poco menor que los ángeles” (v.9).

   Aquí, los temas se alternan. Nótese que B está como en un paréntesis entre A y A; mientras que A está como un paréntesis entre B y B. En otras palabras, A y A se pueden leer sin solución de continuidad, sin referencia alguna al miembro B, mientras que B y B pueden leerse también sin solución de continuidad, sin referencia a A. De ahí que la conjunción consecutiva “por tanto”, de 2:1, no es una secuencia de 1:14, sino de 1:2 -. Y el “porque” de 2:5, no es una secuencia de 2:4, sino de 1:14. Para demostrarlo, basta con leerlo así:

“Dios, habiendo hablado en muchos fragmentos (lit.) y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado en el Hijo” (1:1-2) … Por tanto, debemos prestar mucha atención a las cosas que hemos oído…” (2:1).

  ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que van a heredar la salvación? (1:14)… Porque no sometió a los ángeles al mundo venidero, etc.” (2:5).   

3

1:14

351 Perífrasis o circunlocución

He 1:14. “… los que van a heredar la salvación” es una bella perífrasis para designar a los elegidos.

4

2:3

60 Elipsis

He2:3. La segunda parte de este versículo, con la elipsis suplida, dice literalmente: “la cual (salvación) habiendo comenzado a ser hablada por medio del Señor, fue confirmada por los que le oyeron, llegando hasta nosotros”.

5

2:8

760 Prolepsis o Anticipación

He 2:8. “Todo lo sometiste bajo sus pies.” Esto es una prolepsis, pues en el mismo versículo leemos: “pero ahora todavía no vemos que todas las cosas le estén sometidas”. De la misma manera hay que entender los Salmos que hablan prolépticamente del futuro; en especial, los que comienzan con la frase: “Yahweh reina”, como con el 93, el 97 y el 99. Es muy de notar que los tres terminan con una referencia a la santidad. Ellos se debe a que, cuando el Señor reine efectivamente, todas las cosas serán santas. Su nombre será santificado en la tierra como lo es en el cielo. “En aquel día estará grabado sobre las campanillas de los caballos: Santidad a Yahweh; y las ollas de la casa de Yahweh serán como los tazones del altar. Y toda olla en Jerusalén y Judá será consagrada a Yahweh Tsebaoth; y todos los que sacrifiquen vendrán y tomarán de ellas, y coceran en ellas”. Como está escrito ya en Is 23:18: “… sus negocios y ganancias serán consagrados a Yahweh”.

6

2:9

386 Paréntesis

He 2:9. “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles (a Jesús, coronado de gloria y de honra a causa del padecimiento de la muerta), para que la gracia de Dios experimentase la muerte en provecho de todos.” Así se muestra claramente que el Señor fue hecho un poco menor que los ángeles a fin de que pudiera morir; y, por otra parte, que fue coronado de gloria y de honra a causa de Sus padecimientos.

7

2:11

94 Elipsis

He 2:11. Aunque la elipsis, aquí evidentemente, se puede suplir de dos maneras, la más obvia es con base en la segunda parte del propio versículo, del modo siguiente: “Porque el que santifica y los que son santificados, son todos hijos de un solo Padre; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos.”

8

2:14

256 Antanaclasis

He 2:14. “… para, por medio de la muerte, destruir el poder al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”. En el primer caso, el vocablo “muerte” indica, por sinécdoque, la expiación llevada a cabo mediante la muerte redentora de Cristo; en el segundo, la muerte física o natural. 

9

3:6

746 Inclusión

He 3:6. “Pero Cristo como hijo sobre su casa, cuya casa somos nosotros.”

10

3:12

817 Genitivo de relación y objeto

He 3:12. “… un corazón malo de incredulidad”; esto es, malo por su incredulidad.

11

3:15

103 Elipsis

He 3:15. El comienzo de este versículo resulta difícil de traducir, si no se entiende a la elipsis, que ha de suplir con el verbo del v. 13, del modo siguiente: “como sois exhortados en lo que se dice (lit. en el decirse): Hoy etc.

12

4:10

103 Elipsis

He 4:10. “La elipsis de este versículo apenas merece mención: “Porque el que ha entrado en su reposo, también él mismo ha reposado de sus obras, como Dios esposó de las suyas.”

13

4:15

34 Elipsis

He 4:15. “Sino uno que ha sido tentado en todo según (la) semejanza, aparte del pecado”; se entiende: “a semejanza de nosotros”.

14

5:3

82 Elipsis

He 5:3. “y por causa de ella debe ofrecer sacrificios por los pecados”.

15

5:7

82 Elipsis

He 5:7. Teniendo en cuenta que la preposición no es día con acusativo, sino apó, cuyo sentido primordial es de apartamiento, este versículo, con la elipsis suplida, debería traducirse así: Y Cristo, habiendo ofrecido ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído y librado de su temor” (comparece con He 12:28, donde la misma palabra es traducida por “temor”). Puede verse también Sal 22:21, analizado seriamente (Esta aserción de Bullinger sería contundente si la preposición griega fuese “ek”, como en la frase anterior, pero “apó” puede significar también origen y causa.

16

5:13

818 Genitivo

He 5:13. “… inexperto de la palabra de justicia” (lit.); esto es. Inexperto en cuanto a la palabra.

17

 

 

 

18

6:1

755 Metábasis o Transición

He 6:1-3. En estos vv. Se mencionan los principios elementales de “la enseñanza primaria”; y, tras una sumaria indicación (v.3), se pasa al tema que el escritor lleva entre manos.

813 Genitivo de aposición

He 6:1. “… el fundamento del arrepentimiento”, esto es, el fundamento que es el arrepentimiento. 

19

6:16

601 Hipérbaton

He 6:16. “… y para ellos, punto final de toda disputa (es) para información el juramento.

20

 

 

 

21

7:4

94 Elipsis

He 7:4. “Considerad, pues, cuán grande era esté, a quien aún Abraham el patriarca dio diezmo de lo mejor del botín.” Nuestra Reina-Valera, en todas sus ediciones y versiones, no añade ningún nombre al pronombre “éste”, pero las versiones inglesas AV, ASV y RV añaden “man”, que no está en el original. Si algún nombre ha de suplirse (y no hay duda que alguno está implícito) debería ser “sacerdote”, de acuerdo con el v. anterior

601 Hipérbaton

He 7:4. “… a quien aún Abraham dio diezmo de lo mejor del botín, el patriarca”. Con este hipérbaton, se resalta la alta dignidad de aquel a quien dios los diezmos ¡el patriarca!

22

7:8

103 Elipsis

He 7:8. “Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive.”  El texto se refiere claramente a Melquisedec, pero no se da testimonio en la Biblia de que Melquisedec viva todavía; en cambio, de Cristo se dice en Sal 110:4 “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”. Lo que distinguió “el orden de Melquisedec” del “orden de Aarón” fue que el sacerdocio del orden a Aarón comenzaba a ejercerse a los 30 años y tenían que jubilarse a los 50, mientras que los días del sacerdocio de Melquisedec no tenían “principio ni fin”; es decir, toda su vida fue sacerdote (v.3). Eso mismo es lo que significa la frase griega eis to dienekés = a perpetuidad; es decir, sin solución de continuidad. Lo mismo significa en 10:1 (“continuamente”, hasta el fin de la dispensación mosaica); 10:12 (“… habiendo ofrecido a perpetuidad” o: “se sentó a perpetuidad”); 10:14 (“para siempre”, indicando que la acción perfecta del fruto de este sacrificio continúa durante toda la vida de los que van siendo santificados (lit.)

23

8:1

120 Elipsis

He 8:1. “Mas el resumen de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote cual nos convenía (de 7:26), el cual se sentó a la diestra del trono de la majestad en los cielos.”

24

9:1

26 Elipsis

He 9:1. “Ahora bien, el primer tenía también ordenanzas de culto.” En el texto original falta la palabra “pacto”, pero la elipsis se suple con toda seguridad con sólo atender al contexto anterior.

25

9:12-13

154 Litote

He 9:12-13. “sangre de machos cabríos… de becerros… de toros…”. Aquí la figura litote sirve para rebajar la importancia de los sacrificios de la Ley, a fin de que  resalte mejor el gran sacrifico del Calvario, al cual apuntaban aquéllos.

26

9:16

82 Elipsis

He 9:16-17. La inmensa mayoría de las versiones traducen así estos versículos: “Porque donde hay testamento, es necesario que ocurra la muerte del testador. Pues un testamento es firme en caso de muerte; pues no tiene vigencia en tanto que el testador vive.”

27

9:19

610 Histéresis

He 9:19. El rociamiento del libro es un detalle que no aparece en Ex. 24.

28

10:7

569 Sinécdoque de la parte

He 10:7. “… Como está escrito de mí en la cabecilla (lit.) del rollo” (o: librito, como dice el griego). La palabra griega “kephalídi” no significa “rollo”, sino la cama del eje o cilindro en torno al cual estaba enrollado el volumen, la cual se pone (por sinécdoque) en lugar del rollo mismo. Corresponde así al hebreo “bimegillath sépher” del Sal 40:7, que no es una paráfrasis, sino que da el sentido correcto. He 10:7 es, pues, una referencia a Sal 40:7, pero, ¿qué diremos del pasaje mismo del Salmo 40:7, donde está la referencia? ¿A qué libro se refiere allí? Seguramente que debe ser el libro del pacto eterno al que hace referencia del Salmo 139:16.  

29

10:22

83 Elipsis

He 10:22. “…teniendo los corazones rociados (lit.) y así libres de una mala conciencia”.

30

10:25

746 Inclusión

He 10:25. “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre”

31

10:30

601 Hipérbaton

He 10:30. “… A (pertenece) la venganza, yo retribuiré”.  Nótese  el énfasis de los pronombres, especialmente dentro del orden en que están colocados.

32

10:34

267 Derivación

He 10:34. “… y sufristeis con gozo el despojo de vuestros bienes (gr. Hyparchónton – Fil 2:6), sabiendo que tenéis para vosotros una mejor y perdurable posesión (gr. Hýparxin) en los cielos”.

33

 

34

10:37

187 Duplicación

He 10:37. “Porque aún un poquito…” El original dice: “Porque aún cuán, cuán poco”, expresando así la brevedad de la demora.

240 Poliptoton

He 10:37. “… y el que ha de venir vendrá”, es decir, con toda seguridad vendrá. Véase también la figura epizeuxis.

35

11:5

551 Sinécdoque de la especie

He 11:5. “Por la fe, Enoc fue trasladado para no ver muerte, y no fue hallado (dejó su presencia), porque lo trasladó Dios.”

36

11:7

494 Metonimia de Sujeto

He 11:7. “Por la fe, Noé… preparó un arca para salvación de su casa”; es decir, de su familia.

37

11:13

557 Sinécdoque del todo

He 11:13. “Conforme a la fe murieron todos éstos.” No se incluye aquí a Enoc (v.5), sino a todos los demás que murieron.

38

11:16

160 Tapéinosis

He 11:16. “Por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos.” Esto es, Dios se complace muchísimo en ser su Dios, y que ellos sean su pueblo

39

11:21

610 Histéresis

He 11:21. Aquí se nos dice que Jacob “al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón”. Aquí tenemos un detalle adicional, que explica y amplia Gn 48:12 y no está en discrepancia con Gn 47:31, como algunos suponen. La circunstancia a la que He 11:21 hace referencia explícita es la bendición de los hijos de José, comparable a la bendición que Isaac dio a sus dos hijos. Las dos bendiciones forman una magnífica lección, porque, si la bendición de Isaac fue contra “la voluntad de la carne” (la del propio Isaac), la de Jacob fue contra “la voluntad de varón” (la voluntad de José). Está, pues, claro que esta bendición nada tiene que ver con la de Gn 47:31, sino con la de Gn 48:12 y ss. , después que Jacob sacó a los hijos de José de entre sus rodillas, como símbolo de que los contaba como hijos suyos. Entonces fue, pues, cuando, al bendecirlos, se apoyó sobre el extremo de su bordón. Estos detalles se nos añaden en He 11:21, tanto para poner de relieve la fe de Jacob, como para dar a entender su extrema debilidad, ya que fue lo último que llevó a cabo antes de morir. La Vulgata Latina corrompió el texto al traducir: “et adoravit fastigium virgae eius” = “y adoró el extremo de su bordón”, ya que esto, sobre ser una superstición idolátrica, fomentó la adoración de imágenes en la Iglesia de Roma.       

40

11:26

818 Genitivo de Relación y Objeto

He 11:26. “… el vituperio de Cristo”; esto es, el vituperio que Cristo sufrió (comparece con 13:13. Para entender esta frase, es de notar la identificación del “Ungido” por excelencia con el pueblo escogido. V. Mt 2:15: “… De Egipto llamé a mi Hijo”, comparece con Os. 11:1, de está tomada y que se refiere al pueblo de Israel).

41




 

42

11:32

367 Enumeración o Sinatresmo

He 11:32. Donde se enumeran muchas personas, sin detenerse a dar más detalles de las mismas.  Cuando el sinatresmo o enumeración se usa con relación a hechos, más bien que a palabras, cosas, personas, etc., la figura se llama diéxodo o expansión. Esta figura se emplea cuando hay una exposición o afirmación de hechos, no tanto con el objeto de amplificar, ni de abreviar, sino en forma de digresión. En realidad, es la opuesta de sintomia, la cual es en sí una abreviación, mientras que el diéxodo es una digresión extensa. Como ejemplos, puede verse 2 P 2:13, 15, 17; Jud 12, 13, 16.

396 Paraleipsis

He 11:32. “¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría para contar de Gedeón, de Barac, de Salomón, etc.”, y continúa refiriéndose brevemente a todos ellos en los vv. 33-38.

43

11:39

383 Simperasma

He 11:39. Aquí, después de enumerar un cierto número de personas y de hechos concernientes a ellas, se incluye en una breve sentencia algo que es verdadero acerca de todos ellos: “Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibiendo lo prometido.”

44

12:2

131 Elipsis Falsa

He 12:2. Este v. está correctamente traducido en todas las ediciones de nuestra Reina-Valera, pero merece especial atención  a la vista de las versiones inglesas, tanto antiguas (AV y RV), como la moderna NIV, las cuales intercalan nuestra (ing. our) detrás de “fe”, cuando dicho adjetivo posesivo no está en el original. El v. nos presenta a Cristo como el “productor y distribuidor” (ambos conceptos están incluidos en el adjetivo griego arkhegós) y, además, “perfeccionador” (gr. teleiotén) de la fe, ya que, en el cap. 11, vemos que cada uno de los héroes antiguos de la fe exhibió una faceta peculiar de la fe: Abel, en su sacrificio a Dios; Enoc, en su perfecta comunión con Dios; Noé,  en su testimonio; etc. Cada uno, como en un relato, nos ofrece un detalle especial. El capítulo concluye con dos grupos de retratos:  el uno (v.v 32-35) nos presenta el poder de la fe para vencer; el otro (v.v 36-38), el poder de la fe para sufrir. “Por lo cual – dice el autor sagrado al comenzar el cap. 12 – teniendo en torno nuestro tan gran nube de testigos (no de espectadores, sino de ejemplos de fe)… corramos por medio de la paciencia la lucha (lit.) puesta delante de nosotros, volviendo la mirada (gr. aphoróntes) hacia el autor y consumador de la fe: Jesús” (lit.).  Como diciendo: “Después de esos cuadros con sus respectivas facetas de fe, volvamos ahora la mirada a Jesús, que tiene, con suma perfección, todas las facetas de la fe. Él es la suma y compendio de la fe, como lo mostró cuando “por el gozo puesto delante de él soportó la cruz…”. 

45

12:20

122 Elipsis

He 12:20. Aquí nuestras versiones (y la AV inglesa) suplen mal lo que falta en el original, tomándolo de la cita de Ex. 19:13. El texto de He 12:20 dice: “Porque no soportaban (lit.  Llevaban) lo ordenado: Y aun si una bestia toca el monte, será apedreada.”  La cita de Ex 19:13 nos facilita el trabajo de suplir aquí una doble elipsis del modo siguiente: “Y si un hombre o una bestia toca el monte, el hombre será apedreado, y la bestia será asaeteada.” El autor de Hebreos sabía que sus lectores conocían bien la cita de Ex 19:13, y quería poner el énfasis en el tremendo castigo que esperaba a quien se atreviese aún a tocar el monte.  

46

12:25

104 Elipsis

He 12:25. Suplidas las elipsis, este versículo dice así: “Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba  en la tierra, mucho menos escaparemos nosotros, si volvemos las espaldas (lit.) al que nos habla desde los cielos.”

47

13:8

207 Polisíndeton  

He 13:8. “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy y por los siglos.”

48

13:10

495 Metonimia del sujeto

He 13:10. “Tenemos un altar”; es decir, un sacrificio, haciendo referencia a la ofrenda de expiación por el pecado, la cual es quemada enteramente fuera del campamento, de forma que ni una sola persona tenía derecho a comer de ella. Así es cómo Cristo es nuestra ofrenda por el pecado, sacrificada “fuera de la puerta” (v. 12). Que aquí hay una metonimia, está claro por el contexto posterior, pues el versículo continúa diciendo: “del cual no tiene derecho a comer los que sirven al tabernáculo”. Pero la gente ¡no come altares! Así que el vocablo “altar” se pone ahí en lugar de los sacrificios que se llevan a cabo sobre el altar, y de los que se come después. De este sacrificio de Cristo no pueden comer los que continúan sirviendo al tabernáculo (comparece con Jn 6:51-58).      

49

13:17

155 Litote

He 13:17. Al final: “… porque esto no nos es provechoso”. No sólo “no es provechoso”, sino que es desastroso.

50

13:25

39 Elipsis

He 13:25. “La gracia de Dios sea con todos vosotros.” Lo subrayado no está en el texto, pero se suple fácilmente.