Figuras de Dicción en Mateo


No

Referencia

Figura de Dicción

1

1:1

544 Sinécdoque de la Especie

1:1. Cristo es llamado “el Hijo de David”, con amplia, aunque significativa, relación de parentesco. V. igualmente Mt.9:27; 12:23; 15:22; 20:30, 31; 21:9, 15; 22:42; Mr 12:35; Lc 18:38, 39 (comparece con Ro 1:3; 2Ti 2:8; Ap 22:16). De ahí que David es llamado su “padre” (Lc 1:32). Por el mismo motivo, es llamado Zaqueo “hijo de Abraham” (Lc 19:9, comp. con  13:16). En general todos los judíos llamaban a Abraham su “padre” (Lc 1:73; Jn 8:39, 56; Hch 7:22; Ro 4:1). Por su parte, los samaritanos llamaban “padre” suyo a Jacob (Jn 4:12).  

2

1:17

383 Simperasma

1:7.  Este versículo es como epítome de los precedentes 16 versículos.

3

1:20

448 Heterosis del género

1:20. “… porque lo engendrado en ella, etc.”. “Lo engendrado” es neutro, a pesar de que se refiere al Señor (masculino”. Igualmente, en Lc 1:35: “… lo santo” (lit.).

4

1:21

338 Pleonasmo

1:21. “… y llamarás su nombre Jesús”; es decir, le llamarás Jesús. Igualmente, en Lc 1:13; 2:21.

5

1:23

656 Gnome o Cita

1:23. “”He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel.” Esta profecía fue dicha de palabra por Isaías a Acaz, y puesta después por escrito (Is. 7:13-14). Tenía una primera referencia al rey Acaz y a las circunstancias a la sazón existentes, pero tuvo un ulterior cumplimiento con referencia a un hecho que el profeta no entendía, pero Dios lo había previsto y ordenado que se cumpliera plenamente en Jesús. El sentido pleno de la profecía, en la mente de Dios, era que una virgen futura (María, la madre del Señor) concebiría milagrosamente  y, por tanto, sería madre sin dejar de ser virgen; pero en los días de Isaías hubo una doncella que después concibió y dio a luz normalmente a un niño a quien pusieron el nombre de Emanuel (“Dios con nosotros”), en señal de que la liberación prometida al rey Acaz se llevaría a cabo “antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno”, es decir, dentro del término de unos siete años. Por consiguiente, el sentido original, intentado por el Espíritu Santo, no fue cambiado al cumplirse plenamente en Mt 1:23, sino que hubo un hecho anterior en el que se cumplió parcialmente.

6

2:4

434  Heterosis de los tiempos

2:4. “… les preguntaba dónde nace (es decir, había de nacer) el Cristo.

7

 

8

 

 

9

 

10

 

 

11

2:6

158 Tapéinosis

2:6. “Y tú, Belén, tierra de Judá, de ningún modo eres la menos.” En realidad, era la mayor, pues en ella nació del Mesías.

503 Metonimia de sujeto

2:6. “De ningún modo eres la menor entre los príncipes de Judá” El vocablo “príncipe” se toma aquí por “millares”, para designar a los millares o familias que ellos conducían (v. 1S 10:19, donde, igual que en Jue 6:15 y Miq 5:2 – hallamos el vocablo “millares”, sin dar lugar a la metonimia. No estará, de más hacer notar que aluf = mil, preceden de la misma raíz).

559 Sinécdoque del todo

2:6. “Y tú, Belén, tierra (esto es, ciudad) de Judá.”

657 Gnome o Cita  

2:6. Es una cita de Miq 5:2. Como en la profecía anterior, las palabras difieren del texto hebreo y del de los LXX, pero el sentido original es preservado.

 

664 Gnome o Cita

2:6. Aquí tenemos varios cambios por vía de inferencia y de explanación, ampliando el sentido de las palabras de Miqueas 5:2, que dice: “Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña para ser contada entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel.” En Mt. 2:6, tenemos “tierra de Judá”, en lugar de Efrata, que era su nombre original (Gn 35:16, 19; 48:7), como bien lo entendió Herodes. En vez de la afirmación “eres pequeña”, tenemos en Mateo “de ningún modo eres la menor” (en forma negativa), puesto que, aun cuando era pequeña en tiempo de Miqueas, ya no lo era ahora después del nacimiento del Mesías (Mt 1), pues este acontecimiento había conferido a la ciudad su verdadera grandeza. El vocablo que nuestra Reina-Valera vierte por “familias” en Miqueas, significa propiamente “jefes de las familias” (“príncipes”, en Mt 2:6), más bien que “millares”. Y, en lugar de “regirá”, hallamos en Mateo “apacentará”, verbo que, por cierto, hallamos en Miq. 5:4. Finalmente, la expresión “me será” de Miqueas falta en Mateo, porque el énfasis se carga ahora en el hecho más bien que en el objetivo que Dios tenía en mente (aunque ambos eran verdad); por eso, la razón es presentada por medio de la conjunción “porque”; y el hecho es añadido en la expresión “mi pueblo”.

12

2:8

680 Ironía simulada

2:8. Herodes les dice a los magos: “Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.” Esto era completamente falso, puesto que Herodes quería matarlo, no adorarlo.

13

2:10

111 Elipsis

2:10. Repitiendo las últimas palabras del v. anterior, se obtiene una mejor comprensión de este versículo: “Al ver la estrella parada encima de donde estaba el niño, se regocijaron con enorme gozo.

14

2:11

514 Metonimia del adjunto

2:11. “… luego abrieron sus tesoros”; es decir, los cofres en que llevaban los tesoros. Lo misma, en 12:35; 13:52; Sal 135:7; etc.

15

2:13

433 Heterosis

2:13. “Después que partieron ellos, he aquí que un ángel del Señor se aparece (es decir, se apareció) en sueños a José.”

16

 

17

2:15

658 Gnome o Cita

2:15. Está tomado del texto hebreo de Os. 11:1 (distinto del de los LXX), y en él se aplica a Cristo lo que Oseas dice de Israel.

660 Gnome o Cita

2:15, de Os. 11:1; Mt 2:6, de Miq. 5:2; Mt 12:18-21, de Is 42:1-4. Éstos y otros pasajes son del hebreo, no de los LXX.

18

2:17

659 Gnome o Cita

2:17-18. Está tomado de Jer. 31:15. Además de diferir del hebreo y de los LXX, el sentido es acomodado a las nuevas circunstancias. 

19

2:20

446 Heterosis del número (sustantivos)

2:20. “… porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño”. Se refiere únicamente a Herodes (Ex 4:19).

20

2:23

610 Histéresis

2:23. Respecto a este lugar, ya dijimos anteriormente que la solución a la aparente dificultad está, con la mayor probabilidad, en percatarnos de que no dice que fue “escrito”, sino “dicho” por medio de los profetas, con lo que tenemos una histéresis, al referírsenos algo que no constaba en las Escrituras.

21

 

 

 

22

3:2

501 Metonimia del sujeto

3:2. “El reino de los cielos”; es decir, de Dios: la esfera en que Dios reina y gobierna. La expresión ocurre sólo en Mateo,  donde la tenemos 35 veces. No sabemos de cierto si el Señor hablaba en hebreo o en arameo; pero una cosa es cierta: no hablaba en griego (la única razón válida del uso de dicho término en Mateo es que su evangelio iba dirigido primordialmente a judíos, los cuales no se atrevían a pronunciar el nombre de Dios; por eso, sustituye el nombre de Dios por el de los cielos. Toda otra teoría carece de base).

809 Genitivo

3:2. “… el reino de los cielos”; el reino que tiene su origen en los cielos. Puede tomarse también como genitivo de carácter: el reino celestial, pero siempre en el mismo sentido de antes, como se ve por las palabras de Jesús en Juan 18:36: “Mi reino no es de este mundo”; es decir, no tiene su origen en este mundo. El reino aquí depende de la persona del Rey, pues es el Rey el que hace el reino, no al revés. Por eso, cuando el Señor dijo a sus enemigos: “El reino de Dios está en medio de vosotros” (Lc. 17:21), quería decir la persona misma del Rey, no el contenido espiritual del reino en los corazones de quienes rechazaban al Rey y querían matarle. El vocablo “cielos” se toma, por metonimia, en lugar de “Dios”. Para más detalles, véase en metonimia. 

22

3:4

74 Elipsis

3:4. “”Y Juan mismo tenía el vestido hechos de pelos de camello, y llevaba un cinto de cuero alrededor de sus lomos.”

23

  

24

 

25

3:5

498 Metonimia del sujeto

3:5. “Y acudían a él Jerusalén, toda la Judea. Etc.”; es decir, los habitantes de Jerusalén y de toda Judea, etc.

536 Sinécdoque del género

3:5. “Entonces acudía a él Jerusalén y toda la Judea, etc.” (lit.); es decir, gente de todas las ciudades y alquerías de Judea, etc.

556 Sinécdoque del todo

3:5. Aunque los vocablos “Jerusalén”, “Judea” y “región” se toman por la gente que habitaba allí (sinécdoque del género), el vocablo “toda” se ha de tomar literalmente y, por ello, incluye a cada parte (sinécdoque del todo). Así que “toda Judea” ha de tomarse por cada una de las partes de Judea. Lo mismo, en Mr 1:5; Hch 1:8.

26

3:7

785 Erótesis o Interrogación

3:7. “…. ¿Quién os mostró (con el énfasis en “os”) cómo huir de la ira venidera?

27

3:8

815 Genitivo

3:8. “… frutos dignos de arrepentimiento”; es decir, que den muestras de un sincero arrepentimiento.

28

 

29

3:9

276 Paréquesis

3:9. “… porque yo os digo que Dios puede levantar hijos (hebr. Banim) a Abraham aun de estas piedras (hebr. Abanim)”.

802 Prolepsis de ocupación 

3:9. “Y no penséis que basta con decir en vuestro interior: Tenemos por padre a Abraham; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.”

30

 

 

 

  

 

31

  

32

3:10

311 Correspondencia

3:10-12:

A-“Y ya está puesta el hecha a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no produce buen fruto es cortado y arrojado al juego.

     B-Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento;

          C-Pero el que viene detrás de mí… es más poderoso que yo.

          C-cuyo calzado yo no soy digno de llevar;

     B-él os bautizara en Espíritu Santo y fuego.

A-Su bieldo está en su mano, y limpiará con esmero su era; recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja con fuego inextinguible.”

434 Heterosis de los tiempos

3:10. “… por tanto, todo árbol que no produce buen fruto es cortado (es decir, será cortado)”.

632 Hipocatástasis

3:10, 12. El “hacha” y el “bieldo” son metáforas implícitas que aluden al resultado del ministerio de Juan el Bautista.

33

 

  

 

34

3:11

576 Endíadis

3:11. “… él (Cristo) os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Obsérvese que no hay artículos. Significa: “Os bautizará con el Espíritu purificador”, que consume, como el fuego, la escoria (Is 4:3-4: “… con espíritu de juicio y con espíritu de quemar, - lit.-; Mal 3:1-4; 4:1). Vemos, pues, que el Espíritu Santo es el obrero que viene a purificar mediante fuego, quemando así la paja que hay entre el grano. Lo contrario de lo que hace Satanás, el cual se esfuerza por deshacerse del grano (Lc 22:31).

698 Idiotismo

3:11. “Yo a la verdad os bautizo con agua.”

35

3:17

433 Heterosis 

3:17. “…Éste es mi Hijo, el amado, en quien me complací” (es decir, me complazco). Igualmente, en Mr 1:11 y Lc 3:22.

36

4:3

403 Antimeria del verbo

4:3 y 1 Ts 3:5. “el que tienta”; es decir, el tentador.

37

4:5

78 Elipsis

4:5. El original dice: “Entonces el diablo lo toma consigo a la ciudad santa.” La idea incluida aquí en la preposición griega eis necesita ser suplida por otro verbo. De ahí, la necesidad de traducir como sigue: “Entonces el diablo lo toma consigo y lo conduce a la ciudad santa.” Lo mismo ha de hacerse en el v. 8 y en 27:27. A veces, el sentido es completado por medio de otro verbo, como en Mt 2:13, 20; Jn 19:16; Hch 23:18.

38

4:7

666 Gnome o Cita

4:7. “No tentarás al Señor tu Dios.” En Dt 6:16, dice: “No tentaréis a Yahweh vuestro Dios.” Siendo un mandamiento general, bien pudo el Señor aplicarlo en singular al Tentador.  

39

 

  

40

4:10

661 Gnoma o Cita

4:10; Lc 4:8. “Al Señor tu Dios adorarás” está tomado de Dt 6:13 y 10:20. Los LXX, lo mismo que el hebreo, tienen: “temerás” en lugar de “adorarás”, pero como el temor de Yahweh incluye la adoración de Dios, el Señor Jesús cambió el phobethése (“temerás”) de los LXX, por proskynéses (“adorarás”).

775 Epitímesis o Reprimenda

4:10; Lc 4:8. “Vete de mí, Satanás”

41

4:15

661 Gnome o Cita

4:15, 16, tomado de Is 9:1-2. Aquí, la cita difiere, tanto del hebreo como de los LXX, siendo así una acomodación, lo cual no es de extrañar, porque Isaías (según los LXX) es una profecía, mientras que en Mateo tenemos su cumplimiento.

42

4:16

576 Endíadis

4:16. “… Ya los asentados en región y sombra de muerte”. No son dos lugares, sino uno: la región tenebrosa de la muerte, como es claro por Is 9:1-2, (Job 10:21; Sal 23:4).

43

 

44

4:23

537 Sinécdoque del género

4:23. “… y sanando toda enfermedad y toda dolencia”; es decir, enfermedades y dolencias de todas las clases.

815 Genitivo de relación y objeto

4:23; 24:14. “… el evangelio del reino”; esto es, referente al reino.

45


46

5:3-11

190 Anáfora

5:3-11 Nueve veces se repite aquí el vocablo “Bienaventurado”.

599 Hipérbaton

5:3-11. En estos versículos el adjetivo “bienaventurado” adquiere una especial relevancia, al ser colocado a la cabeza de las frases.

47

 

 

48

 

  

49

5:13

499 Metonimia del sujeto

5:13. “Vosotros sois la sal de la tierra”; es decir, de los habitantes de la tierra. El vocablo “sal” es una metáfora expresiva de los efectos preservadores de la corrupción, similares a los de la sal.

629 Metáfora

5:13. “Vosotros sois la sal de la tierra”; es decir, representáis con relación a la tierra lo que la sal literal representa con relación a otras cosas, preservando de la corrupción y de la destrucción; exactamente como diez justos, si se hubiesen hallado en Sodoma y Gomorra, habrían preservado de la destrucción a dichas ciudades.

643 Proverbio

5:13. “… Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué será salada?”.

50

5:14

643  Proverbio

5:14. “Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder”.

51

 

 

  

 

52

5:19

257 Sineciosis o Cohabitación

5:19. Dice textualmente: “Cualquiera, pues, que suprima (lit. desate) uno de estos mandamientos, de los más pequeños, y enseñe así a los hombres, será llamado el más pequeño en el reino de los cielos” En el primer lugar, se alude a la distinción que los fariseos hacían entre los mandamientos (lo mismo que, en la Iglesia de Roma, entre “mortales” y “veniales”. Pero esa distinción no existe realmente y, por tanto, cuando en el segundo lugar dice Cristo “será llamado el más pequeño”, da a entender que ése no estará en el reino de los cielos, pues allí no existe tal distinción.

440 Heterosis

5:19. “Por tanto, cualquiera que suprima uno de estos mandamientos aun de los más insignificantes, y enseñe así a los hombres, será llamado el menor en el reino de los cielos; mas cualquiera que los cumpla y los enseñe, éste será llamado grande (es decir, el mayor) en el reino de los cielos”.

53

 

54

  

55

5:22

190 Anáfora

5:22. Tres veces se repite la expresión “cualquiera que”.

410 Antimeria del sustantivo

5:22. “… estará expuesto a la gehena del fuego” (lit.); es decir, al ardiente fuego del valle de Hinnón, que simboliza el infierno. 

554 Sinécdoque de la especie

5:22. El vocablo injurioso “racá”, se pone aquí en lugar de cualquier otro dicho injurioso.

56

5:23

78 Elipsis

5:23.  Aquí es necesario suplir con otra palabra el sentido propio del término “ofrenda”, y traducir así: “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en sacrificio sobre el altar, y allí te acuerdas de que su hermano tiene algo contra ti.” La ofrenda era el único don que podía traerse al altar. En Lv 2:1-2, los LXX traducen: “Y si un alma presenta una ofrenda en sacrificio al Señor…”; de esta forma suplieron la elipsis. Quienes aplican este versículo en el sentido de depositar la colecta en la Mesa del Señor cometen un grave abuso del lenguaje. 

57

 

  

58

 

  

59

5:29

357 Hipérbole o exageración

5:29. “Y si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti…” Lo mismo en el v. siguiente. Debe quedar claro que el Señor no manda que nos mutilemos, sino que son expresiones hiperbólicas para dar a entender con cuánta diligencia debemos evitar y apartar de nosotros todo cuanto nos sea ocasión de pecar.

423 Heterosis del verbo

5:29. “Y si tu ojo derecho te es ocasión de caer (lit. te escandaliza).” El verbo griego skandalízo significa: “es ocasión de caer”. Por tanto, se usa en vez de transitivo: “te hace caer”. Lo mismo ocurre en 18:6; 1Co 8:13.

632 Hipocatástasis

5:29, 30. Con esta figura se entienden estas expresiones mejor que si las tomamos como hipérbole.

60

5:31

661 Gnome o Cita

5:31. Tomado de Dt 24:1; pero esta cita no intenta ser precisa y exacta, ya que introduce las palabras con la sencilla fórmula: “fue dicho”, implicando que quienes lo dijeron falsificaron el sentido de la Ley al introducir su propio sentido.

61

5:34

538 Sinécdoque de género

5:34. “…No juréis en ninguna manera”; es decir, a la ligera; los casos particulares se describen en los versículos 35 y 36.

62

5:37

187 Duplicación

5:37. “Sea, pues vuestra palabra: Sí, sí; no, no; pues lo que se añade de más procede de maligno.” No se nos prohíbe aquí la repetición de los adverbios sí o no, sino el añadir vehementes aseveraciones o juramentos para dar firmeza a lo que decimos.

63

5:45

424 Heterosis

5:45. “… hacer salir su sol” (gr. anatéllo = subir), en vez de “hacer a su sol subir”.

64

5:46

434 Heterosis de los tiempos

5:46. “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis (es decir, tendréis)?”

65

5:47

528 Metonimia del adjunto

5:47. “Y si abrazáis (lit.) a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más?” comparece con He 11:13: “… y creyéndolo y abrazándolo” (lit.)

66

 

 

67

 

 

6:1

465 Metonimia de la causa

6:1. “Guardaos de hacer vuestra misericordia, etc.” Ésta es, de acuerdo con el Textus Receptus, la lectura más probable, traduciendo así el griego, eleemosyne, que significa primordialmente “misericordia” y, de ahí, “limosna”, que es una expresión de misericordia para con el menesteroso. V. también Lc 11:41; Hch 10:2, 4

554 Sinécdoque de la especie

6:1. Los mejores manuscritos leen aquí “limosna” en lugar de “justicia”, como ya se advirtió en otro lugar. “Limosna”, pues, están en lugar de cualquier otro acto de justicia.

68

6:2

288 Amebeon

6:2, 5, 16. Jesús repite 3 veces: “de cierto os digo que ya están recibiendo su recompensa”.

69

6:3

713 Prosopopeya

6:3. “… que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”. Versículo en proverbio

70

 

71

6:5

471 Metonimia de la causa

6:5. “… porque aman (lit.) orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas”; eso es lo que les gusta, porque los hombres los admiran.

554 Sinécdoque de la especie

6:5. La oración se destaca aquí como una de las muchas cosas que no deben hacerse como las hacen los hipócritas. Lo mismo, en v. 16, con relación al “ayuno”.

72

6:9

338 Pleonasmo

6:9; Lc 11:2. “Santificado sea tu nombre”; es decir, que sólo tu majestad sea adorada y glorificada.

73

  

74


75

6:13

491 Metonimia del sujeto

6:13. “Y no nos conduzcas a tentación” (lit.); es decir, no permitas que seamos metidos en tentación.

583 Endíatris

6:13. “…Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria”; esto es, el reino poderoso y glorioso.

687 Idiotismo

6:13; Lc 11:4. “…Y no nos metas en tentación”; es decir, no permitas que seamos llevados a tentación.

76

 

 

 

 

 

77

6:19-20

290 Epibolé

6:19-20. Para mejor apreciar la figura, veamos la estructura:

A- “No alleguéis

      B- tesoros en la tierra,

           C- donde la polilla y el orín corroen,

                D- y donde los ladrones horadan y hurtan;

A-    sino allegaos

      B- tesoros en el cielo,

            C- donde ni la polilla ni el orión corroen,

                D- y donde los ladrones no horadan ni  hurtan” (contrastes).

296 Paralelismo

6:19-20:

A-“no alleguéis tesoros en la tierra,

      B-donde la polilla y el orín corroen,

            C-y donde los ladrones horadan y hurtan

A-sino allegaos tesoros en el cielo,

      B-donde ni la polilla ni el orín corroen,

            C-y donde los ladrones no horadan ni hurtan” 

78

  

79

6:21

488 Metonimia del sujeto

6:21. “Porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón”; es decir, tus pensamientos y afecto.

643 Proverbio

6:21. “Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón.” El énfasis está en “corazón”.

80

6:23

681 Oximoron

6:23. “Así que, si la luz que hay en ti es tinieblas, ¿cuán grandes no serán las tinieblas mismas?”  ¿Cómo puede la luz ser tinieblas? El oxímoron surge aquí de la metonimia por la que “luz” se emplea para designar la sabiduría falsa del hombre natural, la cual es, en realidad, oscuridad (Ef. 4:18).

81

 

 

  

82

 

 

 

  

83

6:24

298 Paralelismo

6:24:

a-“Nadie puede servir a dos señores;

     b-porque o aborrecerá al uno

         c-y amará al otro

     b-y menospreciará al otro.

a-No podéis servir a Dios y a las riquezas (lit. Mamón).

333 Epexégesis 

6:24; Lc 16:13, donde la 2ª cláusula nos explica la 1ª:

A-Nadie puede servir a dos señores.

     B-a. porque o aborrecerá al uno

             b-y amará al otro,

     B-    b. o se adherirá al uno

         a. y menospreciará al otro.

A- No podéis servir a Dios y a Mamón.”

643 Proverbio

6:24. “Nadie puede servir a dos señores”. V. en hermeneia

84

6:25

65 Elipsis

6:25. “… ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Si, pues, Dios otorga lo mayor, ¿cómo no otorgará también lo menor?” (Ro 8:32).

85

6:26

815 Genitivo de relación y objeto

6:26. “… las aves del cielo”; esto es, las aves que vuelan oír el firmamento.

86

6:28

815 Genitivo de relación y objeto

6:28. “…los lirios del campo”; los que crecen en el campo.

87

6:34

643  Proverbio

6:34. “Le basta a cada día su propio mal”

88

6:40

699 Idiotismo

6:40. Aquí tenemos combinados los modismos hebreo y griego del modo siguiente, según versión literal: “Y se recostaron grupos grupos cada siento y cada cincuenta”; es decir, se recostaron por grupos de a ciento y de a cincuenta. (Lc 9:14; 2Co 4:16).

89

7:2

698 Idiotismo

7:2. “… con el juicio … con la medida”

90

7:3-5

632 Hipocatástasis

7:3-5, 6; Mr 1:17; Hch 20:29 nos ofrecen, entre otros lugares, ejemplos claros de hipocatástasis

91

7:6

698 Idiotismo

7:6. “… no sea que las pisoteen con sus pies” (lit.)

92

7:11

470 Metonimia de la causa

7:11. “Pues si vosotros, aun siendo malos, sabéis (a pesar de nuestra nativa ignorancia, entendéis suficientemente cómo) dar buenas dádivas a vuestros hijos, etc.”

93

7:16

643 Proverbio

7:16. “Por sus frutos los conoceréis”. Estas palabras fueron usadas primeramente por el Señor Jesús con referencia a los falsos maestros, pero han pasado a ser de uso corriente y no siempre se aplican correctamente.

94

 

95

 

 

96

7:21

331 Epexégesis

7:21-23. También esta porción tiene por objeto hacer más profunda la impresión de que para nada sirven los dones espirituales sin la obediencia cordial a la voluntad de Dios.

586 Catacresis

7:21, 22. “Porque de adentro, del corazón de los hombres salen… un ojo maligno.” Aquí, la catacresis es sólo aparente, pues se trata, en realidad, de una metonimia en la que el “ojo maligno” significa “envidia”. (Asíndeton) (Mt 20:15)

696 Idiotismo

7:21. “No todo el que me dice: Señor, Señor”; es decir, el más misericordioso Señor.

97

7:22

225 Anadiplosis

7:22. “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” La anadiplosis de paso aquí a la anáfora (V. también en erótesis).

98

7:24

623 Símil

7:24-27. Aquí tenemos un símil magnifico y extenso, que casi llega a ser clasificado como parábola. Es demasiado largo para recitarlo como un proverbio, y demasiado claro como para necesitar explicación. Nos da con claridad y fuerza una tremenda lección.

99

7:25

202 Polisíndeton

7:25-27. Un dato curioso de esta conocida porción es que, mientras la sabiduría del hombre que edificó sobre roca es puesta de relieve por medio de un polisíndeton quíntuple, siendo cinco el símbolo de gracia, la necedad del que edificó sobre arena es señalada mediante un polisíndeton séxtuple, siendo seis el número del hombre en el sentido peyorativo de autosuficiencia e imperfección.

100

  

101

8:3

451 Hipálage

8:3. “… Y al instante, su lepra fue limpia”; es decir, fue limpiado de su lepra. Aunque también puede entenderse como metonimia: la lepra, en lugar del hombre afectado por ella. (v. en metonimia

513 Metonimia del adjunto

8:3. “Y al instante fue limpia su lepra” (lit.); es decir, fue limpiado el leproso (v. los vv. 2 y 3, y comp. con Mr 1:42).  

102

8.6

587 Catacresis

8:6; Hch 4:27. En estos lugares, el griego pais = niño, se usa en lugar de “siervo”, con base en el hebreo na ar, que significa ambas cosas.

103

8:9

65 Elipsis

8:9. “Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi esclavo: Haz esto, y lo hace. ¡Cuándo más tú, que tienes poder divino, puedes mandar, y hacer con una sola palabra que sane mi criado!” Esta conclusión está ya implícita en el v. 8

104

8:10

766 Taumasmo

8:10. “Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que le seguían: De cierto os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.”

105

8:11

594 Eufemismo

8:11. “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.” Éste es un bello eufemismo, con el que se evita ofender (en sazón del ministerio de Cristo) a los judíos, quienes se sentían celosos de los beneficios extendidos a los gentiles.  

106

8:12

519 Metonimia del adjunto

8:12. “Pero los hijos del reino (los que, por herencia, habrían de tener ese privilegio) serán echados a las tinieblas de afuera”

107

8:17

659 Gnome o Cita

8:17. Tomado de Isaías 53:4, conforme al texto hebreo, distinto del de los LXX. El sentido es acomodado, pues mientras en Is. 53:4 el sentido pleno se refiere a nuestras enfermedades espirituales y pecados, como puede verse por 1P 2:24-25, el Espíritu Santo lo usa en otras circunstancias, acomodándolo a las enfermedades físicas que Cristo curaba (Mt 8:16).  

108

8:19

698 Idiotismo

8:19. “Y vino un escriba y le dijo”; esto es, uno de los escribas, o cierto escriba: V. también Mt 9:18; 16:14; 18:24, 28; 21:19; 26:69; Mr 10:17; 12:42; Lc 5:12; Jn 6:9; 7:21; 20:7; Ap 8:13; etc.

109

8:22

253 Antanaclasis

8:22. “… deja que los muertos entierren a sus muertos”. En el primer caso, Jesús se refiere a los que están muertos espiritualmente; en el segundo, a los que están muertos físicamente.

110

8:32

427 Heterosis

8:32. “Él les dijo: Id”; esto es, podéis ir.

111

8:34

536 Sinécdoque del género

8:34. “Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús”; es decir, la mayor parte de la ciudad. Lo mismo, en Mr 1:33.

112

9:6

387 Epitrecon

9:6. El paréntesis está explícito en nuestras versiones.

113

9:8

446 Heterosis del número (sustantivos)

9:8. “… que había dado tal potestad a los hombres”. La referencia apunta únicamente a Jesucristo.

114

9:12

643 Proverbio

9:12. “Los sanos no tienen necesidad de médico”

115

  

116

9:13

381 Proéctesis

9:13. “… Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.”

519 Metonimia del adjunto

9:13. “… Porque no he venido a llamar a justos”;  es decir, a los que se tienen a sí mismos por justos.

117


118

9:36

623 Símil

9:36. “… porque estaban extenuadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor”.

727 Antropopatía

9:36. “Y al ver las multitudes, se compadeció de ellas” (lit. “se le conmovieron las entrañas sobre ellas”). Lo mismo, en 14:14; 15:32; Mr 1:41; 6:34, etc. V. también Gn 43:30; 1R 3:26; Sal 51:1 – “conforme a la multitud de tus piedades”, hebr. Rajameikhá, que expresa este sentimiento “entrañable”. V. también en Is 63:7.

119

10:1

815 Genitivo de relación y objeto

10:1. “… autoridad de los espíritus inmundos” (lit.); autoridad sobre los espíritus inmundos.

120

10:3

596 Ampliación

10:3. Mateo es llamado “el publicano”, a pesar de que había dejado tal oficio para seguir a Cristo. V. también en epiteto.

121

10:9

475 Metonimia de la causa

10:9. “No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre (es decir, de monedas hechas de dichos metales) en vuestros cintos.”

122

10:10

643 Proverbio

10:10. “El obrero es digno de su sustento”. (v. también en Lc 10:7; 1Co 9:7, etc).

123

10:22

643 Proverbio

10:22. “El que persevere hasta el fin, éste será salvo.” Este proverbio es usado también en Dan 12:12; Mt 24:13; Mr 13:13.

124

10:23

50 Elipsis

10:23. “… porque de cierto os digo: No acabaréis de recorrer las ciudades de Israel…”

125

10:26

538 Sinécdoque del género

10:26. “… no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto”;  es decir, no hay ninguna doctrina celestial de salvación y de juicio que no haya de ser manifiesta, como se ve por el contexto posterior. 

126

10:29

698 Idiotismo

10:29. Dice literalmente: “… uno de ellos no caerá a tierra”. En el griego normal, habría dicho: “ninguno de ellos caerá e tierra”.

127

10:30

163 Indicación

10:30. “Y en cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados.” Por consiguiente ¡cuán sabio y poderoso ha de ser  mi Padre y cómo he de tenerle respeto y amarle de todo corazón!

128

10:34

463 Metonimia de la causa

10:34. “… no he venido para traer paz, sino espada (lucha y disensión)”. En otras palabras, el objetivo de Su venida era paz, pero el efecto resultante fue guerra.

129

  

130

10:40

225 Anadiplosis

10:40. “El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió” (Se observa mejor en el griego).

231 Mesarquía

10:40-41, Aquí el verbo “recibe” se repite varias veces al comienzo y al medio de cláusulas sucesivas.

131

10:42

819 Genitivo de relación y objeto

10:42. “… un vaso de agua fresca”; esto es, lleno de agua fresca.

132

11:3

403 Antimeria del verbo

11:3. “El que viene” (lit.); es decir, el prometido que había de venir.

133

11:5

596 Ampliación

11:5. El epíteto de “ciegos” y “cojos” se aplica aquí a personas que ya ven y andan. Lo mismo, en 26:6, de “Simón el leproso”, ya curado. También en Jn 9:17, se llama “ciego” al que ya veía (vv. 13 y 24).

134

11:6

425 Heterosis

11:6. Dice literalmente: “Y bienaventurado es todo el que no se escandalice en mí”, en lugar del indicativo (“no se escandaliza”).

135

 

 

11:7

783 Erótesis o Interrogación

11:7, 8, 9. “… ¿Qué salisteis a ver?...”. Esta pregunta se repite tres veces para demostrar al pueblo la grandeza de Juan el Bautista.

136

11:9

594 Eufemismo

11:9; Lc 7:35. “… Pero la sabiduría queda justificada (esto es, acreditada) por sus hijos”. En un eufemismo por el cual el Señor condena veladamente a los que no le recibieron. La verdadera sabiduría se muestra en someterse al Hijos de Dios (Sal 2:10); en espacial, atendiendo a su condición de Mesías prometido; los realmente “sabios” se sometieron a él, mientras que los que le rechazaron son así reprendidos.

137

11:10

657 Gnome o Cita

11:10; Mr 1:2, etc. Es cita del Mal 3:1; el mismo caso que las anteriores.

138

11:11

350 Perífrasis o circunlocución

11:11. “Entre los que nacen de mujer”; es decir, por un proceso natural (Job 14:1; 15:14; 25:4; Lc 2:23; 7:28).

139

11.14

700 Idiotismo

11:14. “Y respondiendo, le dijo: Que nadie vuelva a comer jamás fruto de ti”. Es obvio que no se puede entender literalmente, porque la higuera no había dicho nada. Así que debe traducirse: “Y le dirigió la palabra, diciendo.”

140

 

 

 

 


 

 

141

11:15

237 Poliptoton

11:15. “El que tiene oídos para oír, oiga.” Con estas palabras (o similares), usa el Señor 14 veces esta expresión en el N.T. Ningún mero hombre ha podido usar esta expresión,  ya que nadie que no sea el Señor puede demandar tan enfáticamente la atención de otros, pues carece de la autoridad  necesaria para imponerse de este modo. Estas catorce ocasiones no se dividen en dos series de siete, sino en una seria de seis y otra de ocho. Siendo seis el número del hombre, Jesús usó la expresión seis veces como “Hijo del Hombre” en la tierra; y siendo ocho el número escatológico (de la resurrección), la usó en 8 ocasiones, como Señor Resucitado, desde el Cielo. Y, aunque las ocasiones fueron 14, las expresiones inspiradas por el Espíritu Santo fueron 16 (4 x 4), ya que dos de ellas se hallan en pasajes paralelos de los Evangelios. La figura apunta hacia el importante detalle de que es menester que Dios abriera los oídos para poder entender el gran cambio dispensacional que estaba punto de llevarse a cabo. (Is 6:9).

380 Epifonema

11:15. “El que tiene oídos para oír, oiga.” Esta epifonema ocurre 16 veces.

142

 

  

143

11:17

276 Paréquesis

11:17. “Os tocamos flauta y no bailasteis (gr. orkhésasthe); os entonamos canción de duelo y no os lamentasteis (gr. ekópasasthe).” En estos dos verbos se da homeoteleuton , pero no paronomasia. No obstante, la paréquesis existe en arameo, que es el idioma que el Señor hablaba; así, los verbos correspondientes serían reqedton y arqedton   

173 Paromeosis

11:17. “Os tocamos la flauta, y no bailasteis; os entonamos canción de duelo, y no os lamentasteis.” En el original, los verbos griegos “bailasteis” y “lamentasteis” son, respectivamente; “orkhésasthe” y “ekópsasthe”. Aun cuando las terminaciones similares con causadas por la inflexión de los respectivos verbos, no es aquí el caso de la figura llamada homeoptoton, debido a que, en arameo, que es el lenguaje que hablaba Jesús,  los dos verbos se derivan de la misma raíz, lo que añade nueva fuerza y mayor énfasis al contraste. Los verbos respectivos, en arameo, son: raqad = saltar de miedo (véase Ec 3:4 para el primero; Sal 29:6; 114:4, 6, para el segundo). En la traducción hebrea del N.T., los verbos son “reqadtem”  y “sephadtem”, lo cual da lugar a la figura llamada homeoteleuton, pero no a la paromeosis  

144

11:18

31 Elipsis

11:18. “Porque vino Juan ni comiendo ni bebiendo…” Por fuerza ha de haber aquí una elipsis, puesto que Juan, siendo un ser humano, tenía que comer y beber. El sentido se aclara conociendo los hebraísmos, además de Lc 1:15, con lo que la frase completa es: “Porque vino Juan no comiendo con otros (o declinando invitaciones a comer) ni bebiendo licor fuerte.”

145

11:18-19

190 Anáfora

11:18-19. En el original, los dos versículos comienzan por la misma palabra: “Vino”, con lo que la anáfora enfatiza el contraste.

146

11:19

678 Ironía humana

11:19. “… amigo de publicanos y de pecadores”, Esto está dicho con ironía, pero expresa una bendita realidad para todos los pecadores convictos de pecado y aceptados por Dios.

147

11:21

500 Metonimia del sujeto

11:21, 23. “Corazín”, “Betsaida” y “Capernaum” aparecen en lugar de los habitantes de las respectivas ciudades. 

148

11:23

355 Hipérbole o exageración

11:23. “Y tú, Capernaúm, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida.” Sin embargo, la lectura más probable es: “Y tú Capernaúm, ¿acaso serás levantada hasta el cielo? (gr. me héos ouranoú hyposothései?). En todo caso, queda la hipérbole

149

 

 

150

 

 

 

 

 

151

 

  

152

  

153

11:25

373 Cronografía

11:25, 26. “En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.” ¿Por qué comienza esta porción con esa frase: “En aquel tiempo”? Porque era el tiempo en que Juan le envió la embajada para preguntarle

552 Sinécdoque de la especie

11:25. “En aquel tiempo, respondió Jesús y dijo” (Lit.); es decir, tomó Jesús la palabra y dijo. De esta forma solemne, se centra nuestra atención en lo que dijo: “Te alabo, Padre, etc.” Asimismo, se nos hace observar que Jesús “respondía” a las circunstancias de “aquel tiempo”. ¿Qué circunstancias eran estas? Juan el Bautista había enviado a sus discípulos para esclarecer sus dudas sobre si Cristo era el Mesías prometido o no (vv. 2-6); la gente se había burlado de Juan y de Jesús mismo (vv. 16-19); las obras maravillosas de Jesús parecían no producir fruto alguno (vv. 20-24). Pero, precisamente, “en aquel tiempo” cuando todo parecía terminar en fracaso, el Señor Jesús descansa en sumisión completa a la voluntad del Padre, y ofrece descanso a todos los que se hallen fatigados y cargados, etc.   

587 Catacresis

11:25; Lc 10:21; Ro 14:11; He 13:15. El verbo griego homologeín = confesar (lit. decir lo mismo), se usa en lugar de “alabar” o “celebrar”, como el hebreo hidah, que tiene ambos sentidos (v. Gn 49:8; 2S 22:50).

687  Idiotismo

11:25. “… Te alabo, Padre… porque ocultaste (es decir, no revelaste) estas cosas a los sabios y entendidos”.

700 Idiotismo

11:25. “En aquel tiempo, respondió Jesús y dijo”; esto es, “oro diciendo”.

154

11:29

276 Paréquesis

11:29. “… que soy manso (en la versión siríaca Peshito: nij)… y halaréis descanso (sir. Nyaja).

155

12:5

586 Catacresis

12:5. “… en los sábados, los sacerdotes en el templo profanan (lit.) el día de reposo y no son culpables”. Suena raro que “profanen” al sábado y no sean culpables, pero sirve para expresar el equivocado concepto que los fariseos tenían de las obras manuales llevadas a cabo en día de reposo.

156

12:7

439  Heterosis de grado

12:7. “Mejor es confiar en Yahweh que confiar en el hombre”; es decir, lo primero es bueno; lo segundo no lo es; más bien es digno de maldición (Jer 17:5, 7).

157

12:12

381 Proéctesis

12:12. “Pues, ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en sábado.”

158

12:17

657 Gnome o Cita

12:17, etc. Tomado de Isaías 42:1-4. Las palabras difieren de la versión de los LXX, pero se preserva el sentido original.

159

12:18

661 Gnome o Cita

12:18-21, tomado de Isaías 42:1-4. Aquí, el Evangelio difiere de los LXX casi en todas las palabras hasta que llegamos a la última frase. Difiere también del hebreo en esta última frase, ya que refiere el “cumplimiento”, no meramente las palabras de la profecía, con lo que las palabras toman la forma de un comentario o de una reafirmación por parte de Dios.

160

 

 

161

12:31

331 Epexégesis

12:31-32. Aquí, la verdad afirmada en el v. 31 es ampliada en el v. 32, para dejar bien claro lo tremendo del pecado contra el Espíritu Santo (v.24), al atribuir a contubernio con Satanás el poder ejercitado por el Señor en la expulsión de demonios (véase c. 28)

436  Heterosis de los tiempos

12:31. “… Todo pecado y blasfemia será perdonada (es decir, puede ser perdonado”) a los hombres”.

162

12:32

158 Tapéinosis

12:32. “… no le será perdonado”; esto es, le será dado el mayor castigo (Mr 3:29, y nótese el contraste con Ro 4:7).

163

12:34

644 Proverbio

12:34. “De lo que rebosa el corazón, habla la boca.”

164

 

165

12:40

341 Pleonasmo

12:40. “… en el corazón de la tierra”; es decir, en el sepulcro.

658 Gnome o Cita

12:40. Donde, en la referencia a Jon 1:17, las palabras se usan con una aplicación nueva, diferente.

166

12:43

634 Alegoría

12:43-45. “Más cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares áridos, etc.” Ha de interpretarse con relación a la nación judía contemporánea del Salvador, como explica la última parte del v. 45. Por aplicación, enseña también que el espíritu inmundo, en este caso, sale por su propia voluntad, sin ser arrojado (vv. 28-29). Cuando es arrojado, jamás vuelve; pero cuando se va por su propia voluntad, vuelve y halla solamente un “carácter reformado”, en lugar de la habitación Espíritu Santo en una persona que ha nacido de nuevo.  

167

13:5

419 Antiptosis

13:5. “… porque no tenía profundidad de tierra”; es decir, tierra profunda.

168

13.9

238 Poliptoton

13:9, 43. “El que tiene oídos para oír, oiga”

169

13:11

687 Idiotismo

13:11. “… Porque a vosotros ha sido dado (e.d., permitido) conoce los misterios del reino de los cielos”.

170

13:14

657 Gnome o Cita

13:14-15 (Mr 4:12; Lc 8:10; Jn 12:40; Hch 28:26, 27). Cita de Isaías 6:9-10, de acuerdo con los LXX.

171

13:22

515 Metonimia del adjunto

13:22. “… los cuidados de esta edad (o siglo)”; es decir, las preocupaciones por las cosas de esta vida. Lo mismo, en Mr 4:19

172

13:23

581 Endíadis

13:23. “… éste es el que oye y entiende la palabra”; es decir, la oye entendiéndola. Muchos oyen la palabra, pero éste no sólo oye, sino que la comprende y la vive.

173

13:32

111 Elipsis

Mt 13:32. Con base en el versículo 31 (32), ha de suplirse una elipsis, a fin de que la afirmación del v. 32 se ajuste mejor a la realidad, del modo siguiente: “el cual a la verdad es menos que todas las semillas que un hombre toma y siembra en su campo”. Es decir, la semilla de mostaza es la menos, no es general, sino entre las semillas que el hombre siembra.

440 Heterosis

Mt 13:32. “el cual a la verdad es menor que (esto es, la menor de) todas las semillas (de las que el hombre siembra en los campos)”.

174

13:35

659 Gnome o Cita

13:35. Citado de Salmo 78:12, pero el sentido en que Jesús dijo esas palabras es diferente del sentido del salmo, pues éste se refiere a la historia pasada de Israel, mientras que el Espíritu Santo las acomoda a las circunstancias del tiempo en que Jesús hablaba. Se habla ahí de que se “cumplía lo dicho por medio del profeta”, ya que, aunque éste no comprendía el uso que había de hacerse de sus palabras, el Espíritu Santo, que hablaba “por medio de él”, sí lo sabía de antemano. Las palabras difieren del hebreo y de los LXX, y son acomodadas por el Espíritu Santo para significar los “misterios” del reino al que Cristo se había referido en las parábolas del capítulo.  

175

13:49

341 Pleonasmo

13:49. “… y separarán a los malos de en medio de los justos” (lit.). También en Hch 17:33; 2Co 6:17. Otros ejemplos pueden verse en Mt 13:25: “en medio del trigo”; Lc 17:11: “por en medio de Samaria y Galilea”; He 2:12, que es una cita de Salmo 22:22.

176

13:53

51 Elipsis

13:53. “Y aconteció que cando terminó Jesús de decir estas parábolas…”

177

13:57

644 Proverbio

15:57. “NO hay profeta sin honre, sino en su propia tierra y en su casa.”

178

14:3

432 Heterosis

14:3. Dice textualmente: “Porque Herodes, habiendo prendido a Juan, le encadenó y metió en la cárcel”; es decir, le había encadenado y metido en la cárcel.

179

14:5

624 Símil

14:5. Dice literalmente: “… porque lo tenían (a Juan) como a profeta”: es decir, lo consideraban verdadero profeta.

180

14:9

520 Metonimia del adjunto

14:9. “Entonces el rey se entristeció”; o, al menos, pareció que se entristecía.

181

15:4

653 Gnome o Cita

15:4. Con referencia a Ex 20:12, nuestro Señor dice: Porque Dios mando diciendo, etc.”

182

 

183

15:8

51 Elipsis

15:8. “Subió la multitud y comenzó a pedirle que les hiciera lo que solía hacerles.” La elipsis queda aclarada al final de la frase.

659 Gnome o Cita

15:8-9. Cita de Isaías 29:13 según los LXX, pero acomodadas a circunstancias diferentes.

184

15:13

631 Hipocatástasis

15:13. “… Toda planta que no ha plantado mi Padre celestial, será desarraigada”. También esto es hipocatástasis, lindando con alegoría, pues se implican personas, aunque se nombren plantas. La solemne lección de la frase de Jesús es que, si Dios mismo no obra en el interior del corazón, toda otra labor será en vano. No servirán apelaciones ni invitaciones, pues ello equivaldría a hacer “religiosa” la carne, y “lo que es nacido de carne, carne es”. 

185

15:14

644 Proverbio

15:14. “si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en un hoyo”

186

15:18

332 Epexégesis

15:18-20. Después de afirmar que “lo que sale de la boca, sale del corazón; y eso es lo que contamina al hombre”, el Señor pasa a explicar que cosas son las que salen del corazón y, por tanto, son las que realmente contaminan al hombre; “pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre”.

187

15:22

791 Accismo

15:22-26. Cuando la mujer cananea clamaba: “¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí!”, el Señor no intentó darle una negativa definitiva; pero, comoquiera que, en su calidad de gentil, ella no tenía derecho a suplicar a Cristo como al “Hijo de David”, usa Jesús la figura accismo y parece rehusar hacerle el favor demandado, diciéndole: “No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” Ella siguió insistiendo: “¡Señor, socórreme!” Pero todavía no hallamos aquí una confesión como la del publicano: “Dios, sé propicio a mí, pecador.” Quizá esta mujer confiada aún en su propia justicia. Es entonces cuando Cristo usa de nuevo la figura accismo, pero combinándola con hipocatástasis, y dice: “No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.” ¡Ahora es cuando llega la confesión de ella! Se percató de su condición y respondió: “Sí, Señor (como diciendo: “tienes toda la razón”); pues también los perrillo comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.” Fue entonces cuando recibió la bendición que había sido destinada para ella.

188

15:24

679 Ironía peirástica

15:24. Jesús dice aquí a sus discípulos algo perfectamente verdadero, pero la ocasión en que lo dice sirve para poner a prueba la fe de la mujer cananea. Lo mismo, en el v. 26, donde le dice: “No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos” (con el énfasis en “hijos”, por antimeria). Con el vocablo “perrillos”, aludía delicadamente a ella misma, por hipocatástasis. V. también en miosis y sinécdoque.  

189

 


190

191

 

 

 

 

  

 

 

192

15:26

153 Litote

15:26. “No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.” No sólo no está bien, sino que es una crueldad, el privar del alimento a los propios hijos. Véase también bajo la figura llamada hipocatástasis.

410 Antimeria del sustantivo

15:26. “… el pan de loa hijos”. En énfasis está en que es el pan propio de los hijos.

631 Hipocatástasis

15:26. “… No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos”. Notemos con qué delicadeza evitó Jesús explicar la comparación. No le dijo: “Tú eres como un perrillo”, ni “tú eres un perrillo”, sino que dejó que la mujer descubriese por sí misma el sentido. Y, a diferencia  del pasaje anterior, en que los Apóstoles no acertaban a entender las palabras de Jesús, esta mujer las comprendió al instante: “Sí, Señor…” (v. 27). Como diciendo: “Es verdad; tú estás en lo cierto al decir eso. Te llamé “Hijo de David”, y no me hiciste caso; te pedí “socórreme”, y me lo negaste con un desaire; pero ahora que me reconozco indigna, como un perrillo, ya que soy gentil, de tu favor, es cuando apelo a ti: “también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Verdaderamente suponía una “gran fe” (v.28) entender lo que el Señor implicaba con el uso de esta figura, así como era señal de “poca fe” (16:8) no entender lo que el Señor quería decir con lo de la “levadura de los fariseos y de los saduceos”. V. también en sinécdoque y en miosis.  

794 Antístrofe

15:26, 27. Volviendo al caso de la mujer cananeo, vemos que ella usa, en realidad, esta figura al dirigirse a Cristo basándose en las propias palabras del Señor. Él dice: “no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.” Y ella responde: “Sí, Señor; pues también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.” De esta manera, vuelve contra Él la razón que Cristo acaba de presentar para negarle (aparentemente) su petición. 

193

15:28

771 Ecfónesis o Exclamación

15:28. “Entonces, respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres.”

194

16:6

631 Hipocatástasis

16:6. “… Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.” Con el empleo de esta figura, hizo Jesús que los Apóstoles meditasen sobre el significado de la frase y se les grabase mejor la lección (v. el contexto posterior).

195

16:7

64 Elipsis

16:7. “Ellos pensaban dentro de sí diciendo: Lo ha dicho porque no trajimos panes” (lit.). Lo subrayado no está en el texto, pero hay que suplirlo.

196

16:17

563 Sinécdoque de a parte

16:17. “… porque no te lo reveló carne ni sangre”; es decir, hombre mortal.

197

16:18

265 Derivación

16:18. “Tú eres Pedro (gr.pétros) y sobre esta roca (gr. pétra) edificaré mi Iglesia”. Aquí son de notar los siguientes detalles:

1.      Que Pedro no es meramente un nombre que Jesús le dio sin más, sino que se lo dio con un sentido específico: petrós es una piedra o trozo de roca que puede arrojarse con la mano, mientras que pétra es una roca fija, inmovible y segura. Ambas palabras proceden de la misma raíz, tienen la misma derivación y suenan casi iguales, pero no tienen el mismo significado.

2.      En el caso de pétros, tenemos también la figura silepsis, pues la palabra es usada en dos sentidos de una vez: a) como nombre propio de Pedro; b) como significando una piedra, donde vemos la metáfora llamada hipocatástasis.

3.      Mientras que el vocablo pétros es aplicado a Pedro, pétra es aplicado a Cristo, pues así lo entendió el propio Pedro (Hch 4:11-12: 1P 2:4-6) y Pablo, motivado por el Espíritu Santo, lo afirma en 1Co 10:4: “Y la roca era Cristo”, donde tenemos una simple metáfora. Así que pétros, como persona, es compatible con la inestabilidad común a toda persona meramente humana, mientras que pétra representa la firme estabilidad de Cristo como el fundamento que el propio Dios ha puesto (v. 1Co 3:11; Is 28:16). Por eso, Pedro es pétros firme cuando confiesa la mesianidad y la divinidad de Cristo, pero es Satanás cuando intenta desviar a Cristo del camino de la Cruz (Mt 16:23).     

198

 

 

199

16:22

25 Elipsis

16:22. “Señor, no lo permita Dios.” El texto griego dice literalmente: “¡Propicio para ti, Señor!”, lo cual no hace sentido, a menos que se supla en sujeto (Dios), con lo que la frase completa es: “Dios te sea propicio”, es decir, no lo consienta.

285 Negación repetida

16:22. Pedro le dice a Jesús: “En ninguna manera (gr. ou me) te suceda esto.” ¡Pero sucedió!

200

16:23

775 Epitímesis o Reprimenda

16:23. “Pero él (Cristo), volviéndose dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás”; me eres tropiezo, porque tus sentimientos no son los de Dios, sino los de los hombres.” Estas palabras de repulsa, tan cerca de las dirigidas al mismo Pedro en los vv. 17-18, deberían haber impedido, de una vez por todas, la pretensión de hacer de Pedro la Roca fundamental de la Iglesia.

201

16:25

681 Oximoron

16:25; Mr 8:35; Lc 9:24; Jn 12:25. Todos estos lugares dicen, más o menos: “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.”

202

17:5

380 Epifonema

17:5. Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.” La última frase es una epifonema exhortativa. 

203

 

204

17:11

434 Heterosis

17:11. “… A la verdad, Elías viene (es decir, vendrá) primero.”

684 Idiotismo

17:11. “… A la verdad, Elías viene primero y restaurará todas las cosas”; es decir, ejercerá el ministerio destinado a restaurarlas, puesto que el verdadero Restaurador será el propio Señor Jesucristo. Él contraste que aquí establece Jesús es entre Elías y Juan el Bautista, como se ve por las partículas griegas “men” = por un lado, y “de” = por todo lado.

205 

 

206

17:17

771 Ecfónesis o Exclamación

17:17. “Respondiendo, Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros?”

788 Erótesis o Interrogación

17:17. “… ¿Hasta cuándo estaré con vosotros?   ¿Hasta cuándo os he de soportar? V. ecfónesis.

207

 

 

 

208

18:1

257 Sineciosis o Cohabitación

18:1. “… ¿Quién es, entonces, mayor en el reino de los cielos?... cualquiera que se humille como este niño, ése es mayor en el reino de los cielos”. En el primer caso, los discípulos usan el vocablo en sentido de preeminencia. Jesús lo usa en el sentido de servicio y utilidad, que sólo el que se humilla puede prestar, puesto que ¿quién se ha humillado jamás tanto como el Hijo de Dios? A Él, por tanto, le compete ser el mayor en el reino de los cielos (v. también 17:24-27 en conexión con 18:1).

440 Heterosis de los tiempos

18:1. “… ¿Quién es entonces, mayor (es decir, el mayor) en el reino de los cielos?”.

209

18:8

439 Heterosis del grado.

18:8, 9 “Mejor es confiar en Yahweh que confiar en el hombre”; es decir, lo primero es bueno; lo segundo no lo es; más bien es digno de maldición (Jer 17:5, 7).

210

18:11

448 Heterosis del género

18:11. “Porque el Hijo del Hombre vino a salvar lo perdido” (en neutro). Aun cuando este v. falta en muchos MSS, se halla igualmente en Lc 19:10: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo perdido” (los seres humanos de ambos sexos).

211

18:14

153 Litote

18: 14. “Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.” ¡No, no es su voluntad! Más aún, ¡es contrario a su voluntad! La voluntad de Dios incluye mucho más: Predestinación (Ef 1:5); regeneración (Jn 1:13; Stg 1:18); liberación de la maldad del mundo (Gá 1:4); santificación (1Ts 4:3; He 10:10); preservación final, resurrección y vida eterna (Jn 6:39-40).

212


213

19:5

562 Sinécdoque de la parte

19:5. “… y los dos vendrán a ser una sola carne”; es decir, una sola persona.

662  Gnome o Cita

19:5. “Y los dos.” Estas palabras están en los LXX, pero faltan en el hebreo Gn 2:24, sin que por eso varía el sentido, puesto que las palabras que siguen se refieren únicamente a “los dos”.  

214

19:10

540 Sinécdoque del género 

19:10. “… Si así es la condición del hombre (es decir, del marido” con su mujer, etc.”

215

19:12

238 Poliptoton

19:12. “El que sea capaz de aceptar (lit. dar cabida a) esto que lo acepte (lit. dé cabida).”  El griego dice “khoreín khoreíto”.

216

19:13

34 Elipsis

19:13. “… para que pusiese las manos (es decir, sus manos) sobre ellos”.

217

19:16

799 Proterapia

19:16. “Entonces se le acercó uno y le dijo: Maestro bueno”, etc. V. en sinoceosis. Lo mismo, en Mr 10:17; Lc 18:18.

218

19:17

36 Elipsis

19:17. “… Guarda los mandamientos”; es decir, de Dios. La elipsis se suple fácilmente. Al joven no le cabe duda de que se trata de mandamientos de Dios. Su confusión se explica por la forma en que los escribas habían trastornado la prioridad del Decálogo, con lo que al joven le resultaba difícil adivinar qué mandamientos eran, entre los 613 existentes, los más importantes.

219

 

220

19:28

410 Antimeria del sustantivo

19:28. “En el trono de su gloria” = en su trono glorioso. El énfasis está en “glori”. Nótese que no hay artículo en el original.

557  Sinécdoque del todo

19:28. “… vosotros que me habéis seguido os sentaréis también sobre doce tronos”. En ese “vosotros” no se incluye a Judá Iscariote.

221

20:16

380 Epifonema

20:16. “Porque muchos son los llamados, mas pocos escogidos” (v. también 22:14).

222

21:5

667 Gnome o Cita

21:5. “Decid a la hija de Sión: He aquí que tu rey viene a ti.” Aquí tenemos una cita compuesta, ya que la primera frase está tomada de Is 62:11, pero la segunda está extractada de Zac 9:9.

223

21:7

34 Elipsis

21:7 “… y pusieron sobre ellos más manos, y se sentó encima de ellos” (lit.). Hay que suplir sus (de ellos, no de Jesús) donde el original dice: “los” (mantos).

224

21:13

667 Gnome o Cita

21:13. (Mr 11:17 y Lc 19:46). En este lugar, y en sus paralelos, el Señor exclama: “…Escrito está: Mi casa será llamada casa de oración; pero vosotros la estáis haciendo cueva de ladrones” (lit. según los mejores MSS). La primera parte del versículo es de Is 56:7; la segunda, literalmente alterada, de Jer 7:11. En ambas porciones (que armonizan con los LXX), el tema es el mismo; a saber, el templo y el modo correcto de usarlo.

225

21:16

505 Metonimia del sujeto

 21:16. Dice textualmente: “… Por boca de niñitos y de los que maman perfeccionaré alabanza”. Es una cita (según los LXX) del Sal 8:2, que dice textualmente: “Por boca de niños y de los que maman has ordenado fuerza”; es decir: has robustecido tu fortaleza, en el sentido de que la fuerza de Dios no se aumenta, sino la alabanza que se hace de su fuerza.

226

21.22

61 Elipsis

21:22. “Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.” Es necesario suplir “si es voluntad de Dios” (Mt 26:39-44; Stg 5:14-15; 1Jn 5:14-15). Esta es la condición indispensable de toda oración genuina, y se ha de suplir la elipsis dondequiera se halle.

227

21:23

793 Anteisagogé

21:23-25. Aquí tenemos un hermoso ejemplo de anteisagogé. Los principales sacerdotes y los ancianos le preguntan a Cristo con qué autoridad está actuando. Él, a su vez, les responde con otra pregunta: “yo también os haré otra pregunta, y si me la contestáis, también yo os diré con qué autoridad hago estas cosas” (v. 24). En el v. 25, les hace la pregunta. La respuesta de ellos la hemos estudiado en la figura aporía

228

21:24

694 Idiotismo

21:24. “… Yo también os preguntaré una palabra” (lit.); esto es, os haré una pregunta en cuanto a un solo tema.

229

  

230

21:25

501 Metonimia del sujeto

21:25. “El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿del cielo (es decir, de Dios), o de los hombres?”. Lo mismo, en Lc 20:4.

772 Aporía o Perplejidad

21:25, 26. “… Y ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis? Y si decimos, de los hombres, tenemos a la gente; porque todos tienen Juan por profeta”.

231

21:29

791 Accismo

21:29. “Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.” Este texto es tenido por algunos como ejemplo también de accismo; pero, en realidad, no lo es, porque aquí hubo verdadero rechazo, aunque después fue convertido en aceptación mediante el arrepentimiento. 

232

21:42

657 Gnome o Cita

21:42. (Mr 12:10; Hch 4:11; 1P2:7). Cita de Sal.118:22-23, de acuerdo con los LXX. Lo mismo, en la cita del Sal. 110:1, que hallamos en Mt 22:44; Mr 12:36; Lc 20:42-43; Hch 2:34-35; 1Co 15:25 y Heb 1:13.

233

22:16

680 Ironía simulada

22:16. Los discípulos de los fariseos y los herodianos dicen aquí hipócritamente a Jesús: “Maestro, sabemos que eres veraz, etc.”

234

22:24

662 Gnome o Cita

22:24. Está tomado de Dt 25:5, 6, pero los saduceos los que no citan bien, sino que se limitan a dar la sustancia del asunto bajo la fórmula vaga: “Moisés dijo”.

235

22:38

171 Homeoteleuton

22:38. “Éste es el primer y gran mandamiento”. En el original, el hombre con su pronombre respectivo t dos adjetivos terminan igual: “haúte estín he magále kai próte entolé

236


237

23:2

433 Heterosis de los tiempos

23:2. “En la cátedra de Moisés se sentaron (es decir, se sientan) los escribas y los fariseos.”

527 Metonimia del adjunto

23:2. “En la cátedra de Moisés sentados los escribas y los fariseos”. El vocablo “cátedra” es aquí signo del enseñar en público (26:55; Lc 4:20; Jn 8:2; Hch 22:3); es, en otros lugares, signo de juzgar (Ex 18:13; Jue 5:10; Mt 27:19; Sal 29:10; 110:1). El vocablo “Moisés” es aquí usado en lugar de la Ley y los preceptos promulgados  por medio de Moisés. Y la frase “están sentados” (lit. se han sentado) es signo de autoridad. 

238

23:3

153 Litote

23:3. El original dice textualmente: “y no querían venir”. Con esto se nos da a entender, no sólo que rehusaron venir, sino que lo hacían en virtud de un propósito determinado y constante de su corazón.

239

23:7

696 Idiotismo

23:7. “… Rabí, Rabí”; esto es, el más docto y excelente Rabí.

240

23:29

120 Elipsis

23:29. “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los mausoleos de los justos.” Aquí el verbo “edificáis” se refiere también a los mausoleos, y el verbo “adornáis” se refiere también a los sepulcros. Como si dijese: “No sólo edificáis los sepulcros de los profetas, sino que los adornáis también; y no sólo adornáis los mausoleos de los justos, sino que también los habéis edificado.”  

241

23:32

798 Epítrope

23:32. “¡Vosotros también colmad la medida de vuestros padres!” Cristo no está aquí incitando al asesinato, sino que, por epítrope, da por supuesta la posición de ellos y, por ironía, les indica a seguir adelante con sus malos propósitos.

242

  

243

23:37

187 Duplicación

23:37. La duplicación “Jerusalén, Jerusalén” añade aquí patetismo a la expresión de tremenda culpabilidad de la ciudad. 

500 Metonimia del sujeto

23:37. “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas---¡”; es decir, los habitantes de Jerusalén.

244

24:20

163 Tapéinosis

24:20. “Orad para que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo” LA conclusión implicada aquí es: “porque entonces vuestras angustias y ansiedades se multiplicarán e intensificarán  en un grado que la lengua no es capaz de expresar”.

245

  

246

24:28

380 Epifonema

24:28. “Dondequiera que esté el cadáver, allí se juntarán las águilas.” Véase también en peremia.

644 Proverbio

24:28. “Dondequiera que esté el cadáver, allí se juntarán las águilas.” El proverbio viene ya de Job 39:30, y no cabe duda de que se refiere, no precisamente a las águilas, sino al llamado buitre negro o buitre monje, puesto que las águilas no de alimentan de carroña.

247

24:29

587 Catacresis

24:29. “… y los poderes (lit.) de los cielos serán sacudidos”. El vocablo “poderes” significa aquí “ejércitos”, del hebreo jayil = fuerza, que tiene ambos sentidos también. Igualmente decimos, en castellano, las “fuerzas armadas” .

248

24:29-31

203 Polisíndeton

24:29-31. Para poner de relieve los asombrosos eventos del Día de Yahweh, y el orden en que han de ocurrir, se usa aquí 8 veces (8 es el número escatológico) la figura.

249

24:30

576 Endíadis 

24:30. “… y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”; esto es, con poder muy glorioso.

250

  

251

24:31

514 Metonimia del adjunto

24:31. “… y reunirán a sus escogidos desde los cuatro vientos”; es decir, de los cuatro lados.

577 Endíadis

24:31. “Y enviará sus ángeles con trompeta y con voz”, según dicen algunos MSS; es decir, con gran sonido de trompeta.  

252

24:45

488 Metonimia del sujeto

24:45. “¿Quién es (es decir, cuán grande, bendecido y dichoso), pues, el sirvo fiel y prudente…?

253

25:9

62 Elipsis

25:9. “Mas las prudentes respondieron diciendo: No sea que en modo alguno haya suficiente para nosotras y para vosotras. Id, más bien, a los que venden…” Aquí tenemos una frase elíptica. Puede rellenarse de la siguiente manera: “Mas las prudentes respondieron diciendo: No podemos daros, no sea que…”

254

25:10

514 Metonimia del adjunto

25:10. “… y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas”; es decir, al lugar donde se había de celebrar el banquete de bodas.

255

25:21

514 Metonimia del adjunto

25:21, 23. “Entra en el gozo de tu señor”; es decir, en el lugar donde tu Señor ha manifestado su gozo.

256

26:5

44 Elipsis

26:5. “Pero decían: No en la fiesta, para que no se haga un alboroto en el pueblo.” Debe suplirse “lo hagamos”, con lo que la fresa completa es: “No lo hagamos durante la fiesta…” (lo mismo hay que decir de Mr 14:2, donde acurre la misma elipsis).

257

26:7

819 Genitivo de relación y objeto.

26:7. “… con un frasco de alabastro de perfume muy caro”; esto es, un frasco hecho de alabastro (genitivo de material), lleno de perfume (genitivo de contenido).

258

26:24

434 Heterosis de los tiempos

26:24. “El Hijo del Hombre se va, es cierto (es decir, se irá pronto), según está escrito de él.” Lo mismo en el v. 45; Mr 14:41; Lc 22:22, 37, 37; Jn 13:3; 14:3, 18, 19; 17:11; etc.

259

26:26

629 Metáfora

26:26. “Esto es mi cuerpo” (o: “éste es mi cuerpo”). Pocos pasajes de la Biblia han sido distorsionados y mal entendidos como éste, por no atender al sentido figurativo del verbo “es”. Lo mismo digamos de la frase del v. 28: “Esto es mi sangre” (o: “ésta es mi sangre”). (Nota del traductor: La alternativa es difícil es discernir, ya que tanto “sóma” = cuerpo,  como “haíma” = sangre, son neutros lo mismo que “toúto” = esto.) En 1Co 11:25, hallamos: “Esta copa es el nuevo pacto.” Los defensores de la transustanciación tendrían que explicarnos cómo se cambia literalmente la “copa” en el “pacto”. Algo semejante hallamos en 1Co 12:27: “vosotros sois el cuerpo de Cristo”. Aquí tenemos una metáfora por la que el vocablo “cuerpo” se extiendo, por analogía con el cuerpo humano, al organismo espiritual de la Iglesia, cuya “cabeza” (también es metáfora) es Cristo. V. también 1Co 10:16-17.

260


261

26:29

350 Perífrasis o circunlocución

26:29. “… de este fruto de la vid”; es decir, del vino.

434 Héterosis de los tiempos

26:29. “… hasta aquel día en que lo beba (es decir, beberé)”.

262

26:31

657 Gnome o Cita

26:31. Cita de Zac 13:7. Aunque las palabras difieren, tanto del texto hebreo como del de los LXX, el sentido original es preservado.

263

26:35

285 Negación repetida

26:35. También es aquí Pedro el que dice a Jesús: “Aunque tenga que morir contigo, no (ou me) te negaré.” ¡Pero le negó!

264

26:40

382 Epiterapia

26:40-41. “… ¿así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; El espíritu, a la verdad, está animoso, pero la carne es débil”.

265

26:50

776 Epitímesis o Reprimenda

26:50. “Compañero (lit.- no “amigo”, sino “compañero”- griego: hetaíre), ¿a qué vienes?”

266

26:65

444 Heterosis del número (sustantivos).

26:65. “Entonces el sumo sacerdote se rasgó las vestiduras (es decir, el rozagante manto propio de su oficio.” 

267

268

27:9

610 Histéresis

27:9. Véase en Gnome.

659 Gnome o Cita

27:9-10. Aunque nuestras versiones citan, en la columna de las referencias, Zac. 11:13, el texto varía del hebreo y de los LXX, sino del sentido que la profecía de Zacarías tiene. Sobre la dificultad que esta cita ofrece, se han propuesto numerosas soluciones más satisfactoria se halle en que el texto sagrado no dice que “se cumplió lo escrito”, sino “lo dicho”, y precisamente “por medio del profeta Jeremías”, no de “Zacarías”. Cierto que Zacarías bien pudo haber recogido palabras de Jeremías.  

269

27:19

165 Entimema (Omisión de premisas)

27:19. “No tengas nada que ver con ese justo.” En estas breves palabras, se muestra la fuerza, la urgencia y la angustia de la mujer de Pilato; mucho mejor que si hubiese formulado un silogismo completo. Hallamos aquí la conclusión e, implícita,  la premisa menor. La premisa mayor es fácil de completar. El silogismo entero habría sido:

Es perverso castigar a un inocente (premisa mayor)

Este hombre es inocente (premisa menor)

Luego no tengas nada que ver con su castigo (conclusión)

 

  Vemos, pues, que fueron cuatro los testimonios de gentiles a favor de la inocencia del Señor Jesús en el tiempo de su condenación a muerte:

1.      El de la mujer de Pilato (Mt 27:19).

2.      El del propio Pilato (Mt 27:24).

3.      El del ladrón arrepentido en la cruz (Lc 23:41).

4.      El del centurión (Lc 23:47)

270

27:29

680 Ironía Simulada

27:29. “¡Salve, rey de los Judíos!” Lo mismo en vv. 40, 42, 43 y Mr 15:29, etc.

271

27:35

657 Gnome o Cita

27:35. (Jn 19:24). Cita de Salmo 22:18, según los LXX.

272

27:45

556 Sinécdoque del todo.

27:45. “Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra (gr. epí pásan ten gen); es decir, sobre toda la Palestina, como lo expresa Mr 15:33 (eph hólen ten gen = sobre la tierra entera).

273

27:52

608 Histerología

27:52. Un estudio atento de estos vv. Nos hace ver que es algo sucedido como resultado de la resurrección del Señor, pero al colocarlo aquí, se pone de relieve la exclamación del centurión y de los que estaban con él (v. 54).

274

27:62

350 Perífrasis o circunlocución

27:62. “Al día siguiente, el cual es después de la Preparación” (lit.); es decir, el sábado. Éste es uno de los más sorprendentes ejemplos del Nuevo Testamento, especialmente si lo comparamos con Lc. 23:56 (“y descansaron el sábado, conforme al mandamiento”). Se trata en ambos textos del mismo día, pero nótese la diferencia. Para las santas y piadosas mujeres, era todavía el “sábado”, mientras que para los que habían rechazado al “Señor del sábado”, ya no era el mismo día. Bien se ha dicho que, cuando el Señor estaba para salir por última vez del templo, después de haber dicho aquella misma semana: “la casa de mi Padre”, lo llamó: “vuestra casa”. Lo mismo ocurre aquí: A los que habían rechazado al Señor del sábado, les es quietado el nombre mismo de ese día, y el Espíritu Santo usa una larga circunlocución para designar el sábado, diciendo: “Al día siguiente, el cual es después de la Preparación.”

275

28:1

572 Sinécdoque de la parte

28:1. “Después de los sábados” (lit.); es decir, al final de la semana.

276

28:21

587 Catacresis

28:21. Aquí tenemos el numeral cardinal griego mía = uno, en lugar del ordinal “primero”, como el hebreo ejad, que tiene ambos sentidos (Gn 1:5, Mr 16:9).