Figuras de Dicción en Números



No

Referencias

Figuras de Dicción

1

3:32

248 Poliptoton

3:32. Dice textualmente: “Y jefe de jefes de los levitas…” es decir, el supremo jefe (el “sumo sacerdote).

2

5:18

269 Paronomasia

5:18. “... y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas (hebr. mey hammarim) que traen maldición (hebr. hamarrim)”,

3

6:7

507 Metonimia del sujeto

6:7. “porque la consagración (lit. separación) de Dios tiene sobre su cabeza”; es decir, el pelo, que era la señal y símbolo de su separación para Dios.

4

6:26

547 Sinécdoque de la especie

6:26. “Yahweh… ponga en ti paz”.

5



6

9:18


290 Epibole

9:18. “Al mandato de Yahweh los hijos de Israel partían, y al mandato de Yahweh acampaban.”

584 Catacresis

9:18. “Al mandato (lit. a la boca) de Yahweh, los hijos de Israel partían.” La figura hace que nuestra atención se fije en la fuente divina del mandato , en contraposición a cualquier mandato humano. V. en epístrofe.

7

9:20

231 Mesarquía

9:20. “.. al mandato de Yahweh acampaban, ya al mandato de Yahweh partían”.

8

10:35

735 Antropopatía

10:35. Levantarse

9

11:1

624 Símil

11:1. Dice el original: “Y aconteció que el pueblo estaba como murmuradores, (era) cosa mala a los oídos de Yahweh”. Aquí el símil es idéntico a la realidad: eran realmente murmuradores.  

10

11:7

521 Metonimia del adjunto

11:7. “... y su ojo (es decir, su color) como ojo (es decir, como el color) de bedelio”. En estos casos, se pone “ojo” en vez de “color”, porque es el ojo el que percibe y distingue los colores.  

11





12

11:14

68 Elipsis relativas

11:14. “No puedo yo solo soportar el peso de todo este pueblo, porque es demasiado pesado para mí.” No es el pueblo, sino el peso lo que resulta demasiado difícil de soportar, como se puede ver por el v. 17, donde la frase es expresada con todo detalle.  

244 Poliptoton

11:14. “No puede yo solo soportar (el peso de) todo este pueblo, que me es pesado en demasía.” El v. 17 muestra claramente lo suprimido en la elipsis: “... y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo”.

13

11:15

826 Enmiendas de los Soferim

11:15. “Si vas a tratarme así, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal (lit.).” El texto primitivo decía: “... tu mal”, por metonimia (v. en su lugar); dando a entender al castigo o “mal” (comp. con Ex 32:12, 14) que Dios iba a enviar a Su pueblo.

14

11:17

457 Metonimia de la causa

11:17. “... y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos”; es decir, no la persona del Espíritu Santo, sino la operación del Espíritu, que capacita a Moisés y, después, a los setenta ancianos, para gobernar al pueblo. La narración nos dice después que Josué quiso que a dos de ellos se les impidiera ejercitar sus dones. ¡Un ejemplo de lo que ha ocurrido en todas las épocas! (comp. con Mr 9:38; Lc 9:49). El afán de prohibir el uso de los dones y poderes espirituales a los que no siguen el camino ordinario, ha tenido - y sigue teniendo - un mal precedente en el caso de Eldad y Medad.   

15

11:23

724 Antropopatía

11:23. Poder y acción asombrosos

16

12:8

723 Antropopatía

12:8. Boca, labios y lengua

17

12:12

826 Enmiendas de los Soferim

12:12. Aquí, el texto  primitivo decía: “nuestra madre” y “nuestra carne”, pero fue cambiado en “su madre” y “su carne”, para no defender la gran dignidad del caudillo y mediador de la ley divina, Moisés.

18

13:33

152 Litote

13:33. “y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos”. Ésta es una litote de incredulidad. Para ganar crédito ante el pueblo, exageran la talla de los anakim o gigantes de Canaán; y para ellos, tratan de empequeñecer su propia estatura. El lenguaje de la fe usa una figura muy diferente (comp. con 14:9, ya estudiado en elipsis).  

19

14:9

52 Elipsis

14:9. “Solamente, no os rebeléis contra Yahweh y vosotros no temáis al pueblo de la tierra, porque son como nuestro pan ellos; la sombra de ellos (lit.; es decir, su defensa) se ha apartado de ellos, y Yahweh está con nosotros ¡no temáis!” +Esta es la traducción más probable de este versículo, entendiendo “nuestro pan” como el maná que se derrite tan pronto como sale el sol y desaparece la sombra. Nótese que el maná era un alimento tan duro que había que molerlo o machacarlo (Nm 11:8), pero su consistencia era tan peculiar que se derretía tan pronto como le daba el sol (Ex 16:21).

20

14:13

340 Pleonasmo

14:13. “Lo oirán luego los egipcios, porque de en medio de ellos sacastes a este pueblo con tu poder”; es decir, sacastes a tu pueblo de la terrible esclavitud a la que los egipcios lo sometieron.

21

15:35-36

296 Paralelismo

15:35-36:

a. “Ya Yahweh dijo a Moisés:

    b. Irremisiblemente muera aquel hombre;

        c. apedréelo con piedras (lit.)

             d. toda la congregación fuera del campamento.

             d. Entonces lo sacó la congregación fuera del campamento,

                    c. y lo apedrearon con piedras,

                b. y murió,

            a. como Yahweh mandó a Moisés.”

22

16:1

123 Elipsis falsa

16:1. La última palabra de este versículo (“gente”) se hace necesaria por una falsa colocación del verbo “tomaron”. No hay elipsis y debe leerse: “Coré… y Datán y Abiram… y On hijo de Pelet, tomaron a los hijos de Rubén.” Esta versión es más probable que la favorecida por la de los LXX: “Y tomó Coré… a Datán y Abiram.” La razón por la que el verbo está en singular es que, como ocurre en hebreo, griego y latín, cuando el verbo está al comienzo de la frase, concierta en singular con el sujeto singular más próximo.

23

16:3

556 Sinécdoque del todo

16:3. “... Porque toda la congregación (es decir, cada uno de los hijos de Israel), todos ellos son santos” (esto es, separados para Dios de entre todas las naciones).

24

16:28

40 Elipsis

16:28. El hebreo dice literalmente: “Y dijo Moisés: En esto conoceréis que Yahweh me envió para hacer todas estas obras, en que no de mi corazón”; es decir, no las hice yo de mi propia voluntad” (o iniciativa. Véase el v. 24).

25

17:12

183 Duplicación

17:12, 13. Cuando el pueblo vio que la vara de Aarón había reverdecido, etc. (v.8), clamó diciendo: “pereceremos, todos pereceremos. Cualquiera que se acerque, que se acerque al tabernáculo, etc” (lit.). La repetición muestra el pánico de la gente.

26

18:2

269 Paronomasia

18:2. “Y a tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, haz que se acerquen a ti y se junten (hebr. veyillavu) contigo.”

27

18:7

435 Heterosis de los tiempos

18:7. “Os daré (es decir, os doy) en don el servicio de vuestro sacerdocio”. El don era futuro en el tiempo en que Dios hablaba, pero el ministerio era un don siempre continuo.

28

18:8

526 Metonimia del adjunto

18:8. “... te las he dado por razón de la unción”; es decir, del sacerdocio, del que la unción es signo.

29

19:2

344 Pleonasmo

19:2. “Ésta es la ordenanza de la ley que Yahweh ha prescrito.” La repetición tiene por objeto aquí hacer que el pueblo se percate bien de la importancia que tiene todas las ceremonias relacionadas con la “vaca roja”.

30

21:23

157 Tapeinosis

21:23. “Mas Sehón no dio permiso (lit.) a Israel para pasar por su territorio.” No sólo no le dio permiso, sino que se opuso a su paso, y le presentó batalla.

31

21:27

637 Proverbio

21:27. “Por tanto, dice los proverbistas: Venid a Hesbón, edifíquese y repárese la ciudad de Sehón”; etc. Aquí tenemos tres estrofas, tomadas de un poema popular, y las tres comienzan por la expresión “por lo cual”. La primera estrofa (vv. 27b-28) es una llamada irónica a los amorreos a que reedifiquen su ciudad de Hesbón, que había sido destruida por los israelitas (vv. 25-26). La segunda (v.29) es una profecía de la ruina de Moab. Y la tercera (v.30) es la justificación del “¡ay!” proferido en el v. 29. El v.30 es oscuro a causa de la letra “r” al final del vocablo asher.  Según la Mosareah, éste es uno de los 15  casos en que las palabras aparecen bajo unos puntos que indican “texto dudoso”. De ahí que, como lectura alternativa de la que aparece en nuestras versiones, dicho versículo puede leerse de esta otra manera: “Les hemos disparado; Hesbón fue destruida hasta Dibón; las mujeres, hasta Nofa; y los hombres, hasta Médebe.”  

32

22:4

492 Metonimia del sujeto

22.4. “... Ahora lamerá esta gente todos nuestros contornos”; es decir, se aprovechará de todo lo que hay en nuestro territorio.

33

22:6

437 Heterosis de los tiempos

22:6. “Dice textualmente: “... quizá yo pueda herirlo y lo echaremos (es decir, y echarlo) de la tierra”.

34

22:7

466 Metonimia de la causa

22:7. “Fueron los ancianos de Moab y los ancianos de Madián con adivinaciones en sus manos” (lit.; es decir, con la recompensa por las adivinaciones).

35

22:9

730 Antropopatía

22:9.”...¿Qué varones estos que están contigo?”.

36

23:4

735 Antropopatía

23:4, 16.  Salir al encuentro

37

23:8

785 Erótesis o Interrogación

23:8. “¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que Yahweh no ha execrado?”. Como diciendo: “Ni me atrevo a hacerlo no puedo hacerlo”.

38



39

23:10

561 Sinécdoque de la parte

23:10. “... Muera mi alma (es decir, yo) la muerte de los rectos”.  


700 Idiotismo

23:10. Hebraísmo. también en: Jue 16:30; Sal 59:3; 35:13; 103:1; 121:7; Jer 18:20.

40

24:4

808 Genitivo de origen y causa eficiente

24:4, 16. “Los dichos de Dios” (hebr. El) y “la visión de El-Sahdday” ( del Todo-suficiente), son genitivos de origen: Los dichos y la visión que proceden de Dios.   

41

24:5

766 Taumasmo

24:4. “¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob…!”

42

24:19

59 Elipsis

24:19. “Y de Jacob saldrá uno teniendo dominio.” O: “Y uno nacido de Jacob dominará”.

43

24:20

368 Epíteto

24:20.  Aquí, la frase “cabeza de naciones” es un epíteto para designar a la primera nación que peleó Israel en el desierto (v. Ex 17:8); también “aparecerá para siempre” resulta otro epíteto, a la vista de Ex 7:14, 16. Compárese con Am 6:1.

44



45

24:21

269 Paronomasia

24:21. “Y viendo al ceneo (hebr. haqeyni - con el artículo ha )... pon en la peña tu nido (hebr. qinnekká).”

427 Heterosis

24:21. “... Pon en la peña tu nido”. Como muestra el contexto posterior, el sentido es:”aunque pongas en la peña tu nido” (subjuntivo).

46

25:1

76 Elipsis

25:1. “Moraba Israel en Sitim; y el pueblo comenzó a fornicar con las hijas de Moab.” Pero la preposición no es con (hebr. im), sino el = a. Por consiguiente, parece haber aquí una elipsis que ha de suplirse del modo siguiente: “... y el pueblo comenzó a fornicar y a unirse a las hijas de Moab”.   

47

25:11

729 Antropopatía

25:11. “... por lo cual yo no he consumido en mi celo a los hijos de Israel”.

48

26:3-4

108 Elipsis

26:3-4. “Y Moisés… hablaron con ellos… diciendo: Tomad el censo de toda la congregación de los hijos de Israel (del v. 2), de veinte años para arriba.”

49

26:56

336 Pleonasmo

26:56. “Conforme a la boca (lit.) de la suerte”; es decir, de acuerdo con lo que la suerte determine.

50

27:16

550 Sinécdoque de la especie

27:16, 17. “Ponga… un varón sobre la congregación, que salga delante de ellos y que entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Yahweh no sea como ovejas, sin pastor.” Lo mismo, en v.21 y en 2Cr 1:10; Sal 121:8; Is 37:28; Jn 10:9; Hch 1:21.

51

28:43

183 Duplicación

28:43. El texto dice literalmente: “El extranjero que (esté) en medio de ti, se levantará sobre ti muy alto, muy alto (hebr. ma alah), y tú caerás muy bajo, muy bajo )hebr. mattah, mattah).” Mediante esta figura se enfatiza la profundidad de la miseria en la que caerá Israel si no atiende a la voz de Yahweh (v.15).

52

32:25

438 Heterosis de personas y número (verbos)

32:25. “Y habló (es decir, hablaron) los hijos de Gad, etc. “Es como si la tribu (singular) hablase como un solo hombre. Similar es el caso de 1S 16:4: “...los ancianos de la ciudad salieron a recibirle con miedo, y dijo” (lit.); es decir, uno de los ancianos habló por los demás también. V. también Est 9:23; JOb 12:7; Sal 73:7; Pr 14:1, 9.

51

33:3-4

223 Anadiplosis

33:3-4. Dice literalmente esta porción: “... salieron los hijos de Israel con mano poderosa, a la vista de todos los egipcios, y los egipcios enterrando a los que Yahweh había herido de muerte…”.