Comentario de Gálatas

Por Gracia no por Ley
La Finalidad del Evangelio

    

    Los Gálatas eran una rama de los galos, originalmente del norte del Mar Negro. Se apartaron de la migración principalmente hacia Francia, y se establecieron en la parte central de Asia Menor en el tercer siglo a.C. Eran emotivos, impulsivos y volubles, tal como lo evidencia su adoración de Pablo a quien luego apedrearon (Hech 14:13, 19).  

    Motivo de la Epístola.  La obra de Pablo en Galacia había tenido gran éxito. Grandes multitudes, principalmente de gentiles, habían recibido a Cristo con entusiasmo. Algún tiempo después de haberse ido Pablo, llegaron ciertos maestros judíos que insistían en que los gálatas no podían ser cristianos sin que guardaran la ley de Moisés. Los gálatas acogieron esta enseñanza de manera tan entusiasta como habían recibido al comienzo el mensaje de Pablo. Hubo entre estos cristianos gentiles una "epidemia" general de circuncisión. Pablo supo de ello, y escribió esta carta para hacerles ver lo completamente necios que eran; que aun cuando la circuncisión había sido parte necesaria de la vida nacional judía, no era parte del Evangelio ni tenía nada absolutamente que ver con la salvación. 

    Fecha. Pablo había fundado estas iglesias alrededor del 45-48 d.C. Les había visitado nuevamente al iniciar su segundo viaje, cerca del 50 d.C., y otra vez al comenzar su tercer viaje cerca del 54 d.C. La fecha tradicional comúnmente aceptada de esta epístola es alrededor del 57 d.C., hacia fines de su tercer viaje, mientras estaba en Efeso, Macedonia o Corinto, poco antes de escribir él la Epístola a los Romanos. Esto sería diez años después de haber fundado aquellas iglesias,  a las que había visitado otra dos veces después.  Algunos creen que más probablemente se haya escrito alrededor del 49 d.C., desde Antioquía, poco después del primer regreso de Pablo desde Galacia y antes del concilio de Jerusalén en el 50 d.C., cuya carta declarando que no era necesario la circuncisión fue llevada sin demora a las iglesias de Galacia (Hech  15:1-16:4); porque si fuese escrita después de esto, probablemente Pablo hubiera citado la carta de Jerusalén. Pero la "primera vez" (4:13) implica otras visitas posteriores, de manera que la conjetura es insegura.  

    La Circuncisión. Así se llama el rito inicial del judaísmo. Si uno que no era judío por nacimiento quería ser heredero de los privilegios y las bendiciones que Dios había prometido a la nación judía, podía hacerse judío por adopción, circuncidándose y guardando las leyes ceremoniales de los judíos. Era análogo, en algunos aspectos, a la naturalización en los países modernos. Si un extranjero desea hacerse ciudadano de otro país, puedo serlo proveyéndose de los documentos de naturalización, con lo cual viene a ser tan ciudadano como los nacidos allí. De la misma manera, un gentil podía hacerse judío, o más bien prosélito judío.    

    Los Judaizantes. Eran una secta de cristianos judíos, los cuales, no dispuestos a aceptar la enseñanza de los apóstoles en este asunto (Hechos 15), seguían insistiendo en que los cristianos se acercaran a Dios a través del judaísmo; que el gentil, para poder ser cristiano, debía hacerse judío y guardar la ley judaica. Se dedicaban a visitar iglesias judías, a intranquilizarlas y a turbarlas. Sencillamente, estaban decididos a imponerle a Cristo la marca de fábrica del judaísmo. Pablo se oponía inexorablemente a esto. "Si a los cristianos gentiles se les hubiese impuesto la observancia de la ley, la obra de toda la vida entera de Pablo hubiera naufragado." "La expansión del cristianismo, de una secta judía a una religión mundial, era el anhelo que inspiraba a Pablo, en la prosecución del cual rompió todo lazo que lo impidiera, y a lo cual consagró todas sus facultades mentales y físicas durante más de 30 años."  

    El Intento de Judaizar a las iglesias gentiles lo terminó la caída de Jerusalén, en el año 70 d.C., la cual "cortó toda relación entre el judaísmo y el cristianismo. Hasta entonces, el cristianismo era visto como una secta o rama del judaísmo. De aquí en adelante, los judíos y los cristianos se separaron. Una reducida secta de cristianos judíos , los ebionitas; persistieron, en número decreciente, durante dos siglos, apenas reconocidos por la iglesia en general, y vistos por su propia raza como apóstatas.  



Capítulo 1. El evangelio de Pablo venía directamente de Dios


    Parece que para desacreditar a Pablo ante los gálatas, los maestros judaizantes decían que él no era de los apóstoles originales, y que derivaba sus enseñanzas de los Doce. Esto quizás provea el fondo para su vindicación apasionada de sí mismo como apóstol independiente. Recibió su Evangelio mediante revelación directa de Dios, y no hay otro Evangelio alguno.   

    "Arabia" (17). No hay mención de esto en los Hechos. Los tres años (18) incluyen el tiempo que estuvo en Damasco y en Arabia (Hechos 9:23). De acuerdo con la costumbre judía de contar como años las fracciones de año año al comienzo y el final de un período, los "tres años" quizás sean solamente un año entero y parte de otros dos. Arabia es la región desierta al este de Palestina, que se extiende desde Damasco hacia el sureste. Dejó a Pablo tan atónito el golpe desde el cielo y la realización instantánea de que había errado en toda su vida entera, que sentía la necesidad de pensarlo bien, y busco la soledad a fin de orientarse de nuevo. Fue en Arabia donde recibió algunas de sus revelaciones (16).  


Capítulo 2. Relación de Pablo con los demás Apóstoles


    Su Visita a Jerusalén (1-10). Pablo esperó tres años después de su conversión antes de volver a Jerusalén en donde había asolado a la Iglesia. Estuvo allí solamente 15 días, en conversaciones con Pedro (18). Compárese el relato en Hechos 9:26-30. Luego, pasado 14 años,  fue nuevamente a Jerusalén. Esta debe de haber sido la visita de Hechos 11:27-30, pues el contexto , juntamente con las implicaciones de la "otra vez" en v. 1, parece significar su segunda visita a Jerusalén después de su conversión; aún cuando el tema de este capítulo,parece concordar mejor con su tercera visita según se relata en Hechos 15:2. Llevó consigo a Tito, uno de sus convertidos gentiles, como caso concreto tenemos el punto discutido de la circuncisión de los gentiles. Se mantuvo firme, y conquistó la aprobación completa de los demás apóstoles (9).

    La Disimulación de Pedro en Antioquía (11-21). No se dice cuándo tuvo lugar esta visita. Probablemente haya sido poco después de haber vuelto Pablo de Antioquía, después de su visita a Jerusalén (v.1), y antes de salir Pablo en su primer viaje misionero. Para comprender la pertinencia y el significado del incidente, nuestra cronología tentativa sería más o menos como sigue: Pedro recibe a Cornelío, el primer convertido gentil, sin circuncidarlo (Hech 10) probablemente alrededor del 40 d.C., acto que luego aprobaron los demás apóstoles (Hech 11). Luego alrededor del 42 d.C., se creó la iglesia gentil de Antioquía, con la aprobación de Bernabé como enviado de Jerusalén (Hech 11:22-24). En el año 44 d.C. se efectuó esta visita de Pablo a Jerusalén, con Tito, en cuya visita Pedro estuvo acorde en confirmar lo hecho por Pablo, de recibir a los gentiles sin exigirles la circuncisión. Entonces , poco después, alrededor del 44 o 45 d.C., vino esta visita de Pedro a Antioquía, en la cual él se separó de los incircuncisos y atrajo sobre sí la severa reprensión de Pablo (11). Pero cinco o seis años después, en el Concilio de Jerusalén (50 d.C.), Pedro fue el primero en hablar a favor de la obra de Pablo (Hechos 15:7-11)     
  
    ¿Qué significa esta vacilación de parte de Pedro, y este desacuerdo de los dos apóstoles más prominentes acerca de una enseñanza tan fundamental? ¿Qué atingencia tiene con la inspiración de ambos como escritores del N.T.? En este incidente, Pedro o Pablo erraron. ¿Cómo podemos saber cuál fue? Si alguno de los dos se equivocó en algún detalle, ¿cómo podemos saber que no erraron en otras materias? A la luz de este incidente, ¿no naufraga, la doctrina de que los apóstoles fueron inspirados por Dios? De ninguna manera; por el sencillo hecho de que Dios no reveló a los apóstoles toda la verdad entera acerca de SU reino de una sola vez, como por un rayo desde los cielos, ni aun en el día de Pentecostés. En Su última noche con ellos, Jesús les había dicho que todavía tenía muchas cosas que enseñarles, las cuales ellos todavía no podían soportar (Juan 16:12). Jesús era muy paciente y muy tierno hacia la debilidad y los prejuicios humanos, y les permitió retener sus antiguos conceptos del reino mesiánico hasta que, conforme se presentaba la necesidad, les guiaba paso a paso hacia los nuevos aspectos del Reino. No les perturbó con el problema de los gentiles antes que el problema se presente. Entonces, cuando el Evangelio ya había sido proclamado plenamente entre los judíos en toda su propia patria de Palestina, mediante revelación especial y directa Dios comenzó a enseñarles a Pedro referente a los gentiles (Hech 10), probablemente unos diez años después del nacimiento pentecostal de la iglesia. En este asunto, Dios tuvo que vencer prejuicios judíos hondamente arraigados. Fueron necesarios unos cuatros años para que los apóstoles se acomodaran a la nueva enseñanza. Pablo salió del concepto antiguo más fácilmente que Pedro. El incidente aquí referido sucedió cuando Pablo ya lo había abandonado por completo, pero Pedro aún estaba en aquel proceso. Sin embargo, Pedro vio la verdad completa antes de escribirse libro alguno del N:T., y no hay ni ápice de diferencia entre las enseñanzas suyas y las de Pablo en el N.T.     



Capítulos 3,4. Esclavitud bajo la Ley


    Estos gálatas gentiles se habían tragado la enseñanza de los judaizantes de manera tan completa, que habían instituido días de fiesta y ceremonias judaicas (4:8-11), y evidentemente trataban de combinar el Evangelio con la ley mosaica. Pablo les dice que los dos sistemas no se combinan. ¿Obraban milagros entre ellos los judaizantes, como él había dicho? ¿Nada significaba esto para ellos? (3:5). Abraham tomó lugar prominente es estos dos capítulos, por cuanto el mensaje judaico que ellos habían recibido se basaba tan grandemente en la promesa hecha a Abraham. Ellos malinterpretaban la promesa, tal como lo demostraba claramente el relato abrahámicomismo (4:21-31). Su primer amor hacia Pablo contrastaba tristemente con su actual frialdad (4:12-20). referente a su "enfermedad." véase 2 Cor 12.

    

Capítulos 5, 6 La libertad de Cristo


    Que algún ser humano deliberadamente escogiese arriesgar su salvación basándose en sus propias obras antes que en la misericordia y la gracia de Cristo, Pablo no lo podía comprender. Cristo nos salva. No nos salvamos a nosotros mismo. ES la diferencia entre la libertad y la esclavitud. Pero la libertad en Cristo no significa la licencia para seguir en el pecado. Pablo jamás olvida poner especial énfasis en esto. Los que siguen los deseos de la carne, no podrán salvarse (5:19-21). Una de las "leyes espirituales del mundo espiritual" es, que el hombre "siega lo que siembra" (6:7); lay que funciona de manera inevitable ya sea la semilla de trigo o la cizaña. Las "grandes letras" (6:11) evidenciaban que verdaderamente eran de su propia mano; "aguijón de la carne" 2 Cor 12. "Las marcas del Señor Jesús" (6:17); sus enemigos alegaban que Pablo no era un verdadero apóstol de Cristo. Como el fierro del amo, que señalaba al esclavo, su cuerpo deshecho, magullado y lleno de cicatrices daba testimonio. (2 Cor 4, 6, 11)  




(Compendio Manual de la Biblia por Halley p.544, 555)