Estudio Inductivo de la Biblia

Buscar en este sitio

    Actividad reciente del sitio



    Isaías
    ישעיהז
    "Dios manifiesta su gran salvación"

    Isaías en varias versiones:  
    1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  
    24  25  26 27  28  29  30   31 32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  
    44  45   46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57 58  59 
     60  61  62  63  64  65  66


    Tiempo de Lectura= 3:10 / Contiene 66 capítulos, 1.292 versículos.


    1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Isaías

    2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 750 a 680 a.C.

    3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Israel

    4) ¿DE DONDE FUE ESCRITO? Judá

    MÉTODO  HISTÓRICO

    1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO? Este libro fue escrito en una época agitada. El pueblo se había alejado de la religión y se había corrompido. El profeta Isaías predijo la cautividad babilónica tanto para Israel como para Judá. Pero también profetizó el regreso de los exiliados y la venida del Mesías. En los capítulos 9, 11, y 53 se encuentra las dramáticas descripciones de Cristo y de su reino, escritos más de 500 años antes del tiempo de Cristo. El libro de Isaías es una de las grandes obras maestras del mundo. Escrito por una persona educada, en un buen hebreo, contiene un estilo elevado, una expresión vehemente, un sentimiento ferviente y una vívida imaginación. Esta citado en el Nuevo Testamento en más ocasiones que cualquier otro libro.

    BEI. Los mensajes de los profetas del Antiguo Testamento tuvieron como destinatarios a los pueblos de Israel y de Judá, que vivieron entre los años 840 y 420 a.C. Isaías, cuyo nombre hebreo Yeshayahu significa “Jehová salva” o “Salvación de Jehová”, es el primero de los profetas mayores. Ningún otro profeta da mas profecías acerca de la venida del Mesías. Corresponde a Isaías revelarnos al Mesías (o Cristo) como el Siervo sufriente y Rey vencedor. Por inspiración divina Isaías da a conocer sucesos por venir y acontecimientos que tendrán lugar en el futuro, para que el pueblo de Dios sepa que, aparte del Señor, no hay otro Dios. De la lectura de Isaías 37:37-38 se desprende que este profeta vivió por lo menos hasta el año 681 a.C., que fue cuando, al morir Senaquerib su padre, Esar-hadon llego a ser rey de Asiría. Según la tradición, Isaías sufrió el martirio de ser aserrado a manos de Manases, rey de Judá, que reinó después de Ezequías (2R 21:16). De ser verídica la tradición, Isaías pudiera ser uno de los héroes de la fe mencionados en Hebreos 11:37.

    2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?

    3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA? 

    4) ¿CUALES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? Fuerza: Dios estaba hablando por Isaías. Debilidad: El pueblo de Israel era la causa de los exilios e invasiones (Desobediencia)

    MÉTODO LITERARIO
    1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Cronológico / Poético / Profético / Histórico.

    MÉTODO PANORÁMICO
    1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? Juicios y salvación de Israel por mano de Dios, usando a otras naciones.

    2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Exhorta al Rey Ezequías, profetiza juicio a la desobediencia, anunciar al Mesías y mostrar la salvación para el nuevo Israel (La Iglesia)

    PALABRAS CLAVE DE ISAÍAS (RV1960): remanente, Israel, Judá, Samaria, Asiria, !ay de ...!, el Santo de Israel, Jehová de los ejércitos, postreros tiempos, (en) aquel día.

    TEMAS: El Santo de Israel, juicio, consolación, el Siervo de Jehová.

    ÉNFASIS: La santidad, majestad y justicia de Jehová; la compasión y misericordia salvadora de Jehová; el papel central de Israel en los planes de Jehová para las naciones y el mundo; el papel central de Sion en estos planes; el papel redentor del siervo sufriente de Dios; el futuro final glorioso que Dios tiene reservado para los que son suyos. 

      


     

     

    Estructura de Isaías


    Título“El profeta Mesiánico”

    12:1,2   “En aquel día dirás: Cantaré a ti, Oh Jehová; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado. He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es Jah Jehová, quien a sido salvación para mí”

    1:1  Nación pecadora y redención


    HISTÓRICO

    ETERNIDAD












    ANUNCIANDO

    JUICIO

    2:1  Reinado y Juicios a Jerusalén
    5:1  La viña y malvados
    6:1  Visión y llamamiento de Isaías
    7:1  Isaías, Acaz Jehová vuestro temor
    9:1  Mesías, Asiria instrumento
    11:1  Reinado del Mesías
    13:1  Profecías sobre Babilonia

    PROFECÍA

    SOBRE

    NACIONES

    15:1  Moad y Damasco
    18:1  Etiopía, Egipto, Conquista
    21:1  Profecía Duma, Arabia, Elaquin, Tiro
    24:1  Juicio y AlabanzaESPERANZA SOBRE
    NACIONES
    26:1  Protección de Jehová
    28:1  Efrain redención de Israel

    JUICIOS

    ESPECÍFICOS

    30:1  Gracia Israel, Juicio Siria
    32:1  El Rey justo
    34:1  Jehová contra naciones

    ESPERANZA

    35:1  Futuro glorioso de Sión
    36:1  Invasión de Senaquerib

    HISTÓRICO

    REALIDAD

    37:1  Judá librado de Senaquerib
    38:1  Ezequías
    40:1  Jehová consuela a Sión

    PROFECÍAS

    A

    NACIONES

    Y ISRAEL







    ANUNCIANDO

    SALVACIÓN

    41:1  Seguridad para Israel
    42:1  Siervo de Jehová
    43:1  Jehová el redentor
    45:1  Jehová y juicios a Babilonia
    48:1  Infidelidad de Israel
    49:1  Israel  siervo de Jehová


    PROFECÍAS

    A

    ISRAEL

    50:1  Jehová consuela
    52:1  Dios liberta sufrimiento del siervo
    54:1  Amor de Jehová a Israel
    57:1  Fin idolatría Israel
    58:1  Ayuno y confesión de Israel


    CONCLUSIÓN

    FINAL

    60:1  Futura gloria de Sión
    63:1  Venganza y misericordia de Jehová
    65:1  Nueva tierra y Juicio de Jehová

     

     

    Autor y fecha

        Isaías, el hijo de Amoz, ministró en Jerusalén y sus alrededores como un profeta de Judá durante los reinados de cuatro reyes de Judá: Uzías (llamado "Azarías" en 2 Reyes), Jotam, Acaz y Ezequías (1:1), desde 739-686 a.C. Evidentemente venía de una familia de cierto rango, porque tuvo acceso fácil al rey (7:3) y cercanía a un sacerdote (8:2). Él era casado y tenía dos hijos que llevaban nombres simbólicos "Sear-jasub" (" un remanente regresará", 7:3) y "Maher-salal-hasbaz" (apurándose al botín, corriendo a la presa", 8:3).Cuando fue llamado por Dios a profetizar en el año de la muerte del rey Uzías (793 a.C.), él respondió con prontitud gustosa, aunque sabía desde el principio que su ministerio sería de advertencia y exhortación sin fruto (6:9-13). Habiendo sido criado en Jerusalén, él era una alternativa apropiada como consejero político y religioso para la nación. 

        Isaías fue contemporáneo de Oseas y Miqueas. Su estilo de escritura no tiene rival en su versatilidad de expresión, brillantez de simbolismos y riqueza de vocabulario. El padre de la iglesia primitiva Jerónimo lo comparó a Demóstenes, el legendario orador griego. Su escritura en hebreo se caracteriza por un rango de 2.186 palabras diferentes, comparados a 1.535 en Ezequiel, 1.653 en Jeremías, y 2.170 en los Salmos. Segunda de Crónicas 32:32 registra que también escribió una biografía del rey Ezequías. El profeta vivió por lo menos hasta el 681 a.C. cuando escribió el relato de la muerte de Senaquerib (37:38). La tradición cuenta que encontró su muerte bajo el rey Manasés (695-642 a.C.) al ser cortado en dos con una sierra de madera (He 11:37).         


    Contexto Histórico de Isaías

        Durante el reinado próspero de Uzías de cincuenta y dos años (790-739 a.C.), Judá se desarrolló y llegó a ser un fuerte estado comercial y militar con un puerto para el comercio en el Mar Rojo y la construcción de muros, torres y fortalezas (2 Cr 26:3-5, 8-10, 13-15). Sin embargo, el período fue testigo de un declive en el nivel espiritual de Judá. La caída de Uzías fue el resultado de su intento por asumir los privilegios de un sacerdote y quemar incienso sobre el altar (2 R 15:5; 2 Cr 26:20, 21).

        Su hijo Jotam (750-731 a.C.) tuvo que encargarse de los deberes del rey antes de la muerte de su padre. Asiria comenzó a emerger como una nueva potencia internacional bajo Tiglat-pileser (745-727 a.C.) mientras que Jotam era rey (2 R 15:19). Judá también comenzó a recibir oposición por parte de Israel y Siria al norte durante su reinado (2 R 15:37). Jotam fue un constructor y guerrero como su padre, pero la corrupción espiritual aún en la tierra (2 R 15:34, 35; 2 Cr 27:1, 2). 

        Acaz tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar en Judá y reinó hasta los cuarenta y uno (2 Cr 28:1, 8; 735-715 a.C.) Israel y Siria formaron una alianza para combatir la amenaza Asiria que se incrementaba del E, pero Acaz rehusó incluir a Judá en la alianza (2 R 16:5; Is 7:6). Por esto, los vecinos del norte amenazaron derrocarlo y la guerra comenzó (734 a.C.). Con pánico, Acaz busco al rey de Asiria para encontrar ayuda (2 R 16:7) y el rey asirio con gusto respondió saqueando a Gaza, llevando a toda Galilea y Galaad en cautiverio, finalmente capturando Damasco (732 a.C). La alianza de Acaz con Asiria llevó a que él metiera un altar pagano en el templo de Salomón (2 R 16:10-16; 2 Cr 28:3). Durante su reinado (722 a.C.), Asiria capturó a Samaria, capital del reino del norte, y llevó a muchas de las personas más capaces de Israel a la cautividad (2 R 17:6, 24).

        Ezequías comenzó su reinado sobre Judá en el 715 a.C. y continuó por veintinueve años hasta 686 a.C. (2 R 18:1, 2). La reforma era una prioridad cuando se volvió rey (2 R 18:4, 22; 2 Cr 30:1). La amenaza de una invasión Asiria forzó a que le prometiera un pesado tributo a ese poder oriental. En el 701 a.C., Ezequías se enfermó seriamente con una enfermedad que amenazó su vida, pero él oró y Dios en su gracia extendió su vida por quince años (2 R 20; Is 38) hasta el 686 a.C. El gobernante de Babilonia uso la oportunidad de su enfermedad y recuperación para enviarle felicitaciones, probablemente buscando formar una alianza con Judá en contra de Asiria al mismo tiempo (2 R 20:12; Is 39). Cuando Asiria se volvió débil por la contienda interna, Ezequías rehusó pagar más tributo a ese poder (2 R 18:7). Entonces en el 701 a.C. Senaquerib, el rey de Asirio, invadió las áreas de la costa de Israel, marchando hacia Egipto por el flanco sur de Israel. En el proceso él aplastó a varios pueblos de Judea, robando y llevando a muchas personas a Asiria. Mientras que estaba sitiando a Laquis, él envió un contingente de fuerza para sitiar a Jerusalén (2 R 18:17-19:8; Is 36:2-37:8). No obstante, la expedición fracasó, pero en un segundo intento él envió mensajeros a Jerusalén demandando que se rindieran de manera inmediata (2 R 19:9; Is 37:9). Con el aliento de Isaías, Ezequías negó a rendirse, y critica cuando el ejército de Senaquerib cayó presa de un desastre repentino, él regresó a Nínive y nuca más volvió a amenazar a Judá.    

     

    Situación Moral de Judá en tiempos de Isaías

     

            Rebeldía    1:2,5           

            No conocían a Dios  1:2

            Estaban cargados de maldad  1:4

            Depravados 1:4

            Dejaron a Dios  1:4

            Había muchas heridas  1:5-6

            Religiosidad  1:11-15

            Injusticia  1:17,23

            Agravio  1:17

            Homicidios  1:21

            Soborno de líderes  1:23

            Costumbres orientales  2:6

            Agoreros  2:6

            Pactaron con extranjeros  2:6

            Se llenaron de armas para la guerra  2:7

            Idolatría  2:8

            Altivez, orgullo, soberbia  2:11-15,21

            Humanismo  2:22

            Violencia  3:5

            Descarados en pecar  3:9

            Opresión  3:12

            Mujeres no piadosas  3:12

            Vileza  3:12

            Esforzados y valientes para pecar  5:18

            Sabios en su propia opinión  5:21

            Estos son algunos de los ejemplos en Isaías que muestran que el pueblo olvidó a Dios y su ley; por esto el juicio era inevitable para ellos. Este juicio no era porque Dios fuera duro pero por su carácter debería disciplinar a sus hijos. Por eso también en este libro vemos el amor de Dios para con sus hijos de enviar restauración.

            La meta de Dios era: 

                         Traer justicia, purificar su pueblo, producir cambio de corazón, quitar la idolatría, establecer un nuevo reino.

     

     


    Datos Interesantes de Isaías 

    1. No está escrito cronológicamente.

    2. 151 citas de capítulos 1 al 29, son citadas en el N.T.

    3. 218 citas de capítulos 40 - 66, son citadas en el N.T.

    4. En un mismo párrafo vemos que hace mención de su tiempo y a la vez acerca de la venida del Mesías.

    5. Capítulos escritos en:

                             a. Uzías    1-5.

                             b. Jotam    6.

                             c. Acaz     7-12.

                             d. Ezequías 14:28-66.

    6. Contraste:

          1 - 39                                                             40 - 66

    a. Jesús como Rey                                      Jesús como Siervo

    b. Jesús sentado                                          Jesús en la cruz

    c. Jesús como Juez                                     Jesús como Salvador

    d. Santo, Santo, Santo                                Contado con los transgresores

    e. Sentado en lo alto sublime                      Quebrantado humillado

    f. Venganza, juicio                                        Redimiendo.

     

    7. Muchos llaman el libro de Isaías como el quinto evangelio.

     

    8. Presenta:

                 * Nacimiento virginal

                 * Carácter

                 * Vida

                 * Muerte

                 * Resurrección

                 * 2. Venida.

     

    9. Describe a Jesús:

                        * Nacimiento               7:14, 9:6

                        * Familia                    11:1

                        * Ungimiento             11:2

                        * Carácter                  11:3-4

                        * Mansedumbre        42:1-4

                        * Muerte                     53

                        * Resurrección          25:8

                        * Reinado Glorioso  11:3-16; 32

     

    10. Profecías de Isaías que ya se cumplieron:

        732   Sirios caen            (Tiglad-pileser)

        725   Israel sitiada         (Tiglad-pileser)

        722   Cae Israel             (Sardón II)

        701   Jerusalén salvada      (Dios le libra)

        701   Judá cae               (Senaquerib, Asirios) 

        701   Ataque a Egipto 1      (Senaquerib)

        681   Senaquerib moriría     (Por Hijos a espada)

        670   Ataque a Egipto 2      (Esarhadon)

        622   Egipto es dominado     (Asurbanipal, Asirios)

        609   Asirios caen           (Nabucodonosor)

        605   1 Exilio de Judá       (Nabucodonosor)

        597   2 Exilio de Judá       (Nabucodonosor)

        586   3 Exilio               (Nabucodonosor, Babilonios)

        586-573 Tiro asediada        (Nabucodonosor)

        562   Nabucodonosor muere

        538   Orden de reconstruir   (Ciro)

        538   Belsasar destruido     (Ciro)

        538   Cae Babilonia          (Ciro)

        537   Tesoros devueltos      (Ciro)

        536   1 Retorno              (Ciro, Medo-Persa)

        536   Profecía de Ciro       (210 años antes)

        458   2 retorno culto a Dios (Ciro).

     

    11. Enemigos principales 

                              1 - 32   Asiría

                              40 - 66  Babilonia.

    12. 5 primeros capítulos tienen estructura quías tica

        A  1:1 - 31   Oráculo litúrgico

        B  2:1 - 5    Oráculo Salvación

        C  2:6 - 4:1  Oráculos de juicio y lamentaciones

        B  4:2 - 6    Oráculo Salvación

        A  5:1 - 30   Oráculo Litúrgico.

     

      



    Detalles de Isaías


                Llamado el profeta Mesiánico por cuanto estaba profundamente compenetrado de la idea de que su pueblo había de ser una nación mesiánica ante el mundo; es decir, una nación por cuyo medio había de venir de Dios una grande y admirable bendición a todos los pueblos. Siempre soñaba con el tiempo en que se haría esa grande y maravillosa obra entre las naciones.

                Dice el N.T. que Isaías “vio la gloria del Cristo, y hablo de El” (Juan 12:41)

    El Hombre Isaías

                Era profeta del reino del sur, Judá, en la época en que el reino del norte, Israel, fue destruido por los asirios.

                Isaías vivió durante los reinados de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías. Su llamamiento fue en el año de la muerte de Uzías; pero puede haber recibido algunas de sus visiones antes (véase bajo 6:1). Según la tradición judía, fue muerto por Manasés. Provisionalmente, podemos estimar su ministerio activo en los años 745-695 a.C., abarcando así un periodo de 50 años o más.

                Según la tradición rabínica, Amoz el padre de Isaías (no Amós el profeta) era hermano del rey Amasías. Según esto, Isaías sería primo del rey Uzías, y nieto del rey Joás, siendo, pues, de sangre real y hombre del palacio.

             Su obra literaria. Escribió otros libros, que no se han conservado hasta nuestros días; una biografía de Uzías (2 Cr. 26:22), y un libro de los reyes de Israel y Judá (2 Cr. 32:32). Se le cita más en el N.T. que cualquier otro profeta. ¡Qué mente la suya! En algunas de sus rapsodias alcanza cumbres no igualadas ni aun por Shakespeare, Milton u Homero.

                Su martirio. Una tradición talmúdica, aceptada como verídica por muchos de los primeros padres de la Iglesia, dice que Isaías se opuso a los decretos idólatras de Manasés, y que fue apresado, sujetado entre dos tablones, y aserrado en dos partes, padeciendo así una muerte dolorosa y horrenda. Se cree que a este alude Heb. 11:37.

    Ambiente Asirio del Ministerio de Isaías.

                Desde 150 años antes de los días de Isaías, el imperio asirio había estado extendiéndose y absorbiendo naciones vecinas. Aun en el 840 a.C., bajo Jehú, Israel había comenzado a pagar tributo a Asiria. Siendo Isaías todavía joven, en 743 a.C., Asiria llevó cautiva la parte norte de Israel. 13 años después cayo Samaria, y fue llevado cautivo el resto de Israel. Pocos años después, los asirios penetraron en Judá, destruyendo 46 ciudades amuralladas, y se llevaron 200.000 cautivos. Por fin en el 701 a.C., siendo Isaías ya anciano, los asirios fueron detenidos ante los muros de Jerusalén, cuando su ejército fue derrotado por un ángel de Dios. Así pues, la vida entera de Isaías transcurrió bajo la sombra amenazante del periodo asirio, y él mismo presencio la ruina a manos de ellos de su nación entera, excepto de Jerusalén.              

    (“Compendio Manual de la Biblia” por Henry H Halley. p 254)

     

     

     

    Gobernantes y Profetas de la Época de Isaías


    840830820810800790780770760750740730720710700690680

    Reyes

    de Asiria

           

    Tiglat-pileserIII

    745-727

    Sargón II

    722-705

    Senaquerib

    705-681

           
           
            

    SalmanasarV

    727-722

        
                
                     

    Reyes de Israel

    (Reino del Norte)

          

    Manahem

    752-742

    Peka

    Osea

    732-722

    Diez tribus del Norte llevados

    cautivas por el rey Salmanasar V

    de Asiria en 722 a.C

          
          

    752   Peka  732

          Salum un mes
                     

    Profetas de Israel

    (Reino del Norte)

          

    755                 Oseas                  714

       
             
             
                  
                     

    Reyes de Judá

    (Reino del Sur)

      

     790    Uzías o Azarías    739

    735 Acaz 715

     697 Manasés
       
          

    750 Jotan 731

    728           Ezequías         686

     
           
                     

    Isaías y los profetas

    de su época

    (Reino del Sur)

           

    ISAÍAS

    739                                                               681

     
            
            
            

    733   Miqueas    701

       
    840830820810800790780770760750740730720710700690680

    (Biblia de Estudio Inductivo. Vida. p792)


     


    Retos de Interpretación

    • Los retos de interpretación en un libro largo y significativo como Isaías son numerosos. El más crítico de ellos se enfoca en el hecho de que si las profecías de Isaías recibirán cumplimiento literal o no, y si el Señor, en su programa, ha abandonado a Israel como nación y ha reemplazado permanentemente a la nación con la iglesia, de tal manera que no hay futuro para Israel como nación.

     

    • En el último asunto, numerosos pasajes de Isaías apoyan la posición de que Dios no ha reemplazado al Israel étnico con una supuesta “nueva Israel”. Isaías tiene demasiado que decir de la fidelidad de Dios para con Israel, que Él no rechazaría al pueblo a quien Él ha creado y escogido (43:1). La nación está en las palmas de sus manos, y los muros de Jerusalén siempre están delante de sus ojos (49:16). Él está ligado por su propia Palabra a cumplir las promesas que Él ha hecho para traerlos de regreso a sí mismo y bendecirlos en ese día futuro (55:10-12).

     

    • En el primer asunto, el cumplimiento literal de muchas de las profecías de Isaías ya ha ocurrido. Contender que aquellas que aún no han sido cumplidas verán un cumplimiento no literal no tiene fundamento bíblico. Este hecho descalifica la propuesta de que la iglesia recibe algunas de las promesas hechas originalmente a Israel. El reino prometido a David le pertenece a Israel, no a la iglesia. La exaltación futura de Jerusalén será sobre la tierra, no en el cielo. Cristo reinará personalmente sobre esta tierra como la conocemos, como también en los cielos nuevos y tierra nueva. (Ap. 22:1, 3)   

     

     

     

    Temas histórico y teológicos

     

    •  Isaías profetizó durante el período del reino dividido, dirigiendo el mayor enfoque de su mensaje al reino sureño de Judá. Él condenó el ritualismo vacío de su día (1:10-15) y la idolatría en la que tantos del pueblo habían caído (40:18-20). Él miró hacia adelante y vio la cautividad babilónica venidera de Judá a causa de esta partida del Señor (39:6,7).

     

    •  El cumplimiento de algunas de sus profecías durante su vida proveyó sus credenciales para la posición profética. El esfuerzo de Senaquerib por tomar Jerusalén fracasó, tal como Isaías había dicho que sucedería (37:6, 7, 36-38). El Señor sanó la enfermedad mortal de Ezequías, tal como Isaías lo había predicho (38:5; 2 R 20:7). Mucho antes de que Ciro, rey de Persia, apareciera en la escena, Isaías lo nombró el libertador de Judá de la cautividad babilónica (44:28; 45:1). El cumplimiento de sus profecías de la primera venida de Cristo le han dado a Isaías aun mayor defensa (7:14). El patrón de cumplimiento literal de sus profecías que ya se han cumplido da certidumbre de que las profecías de la segunda venida de Cristo también verán un cumplimiento literal

     

    •  Más que cualquier otro profeta, Isaías provee información acerca del día futuro del Señor y el tiempo que seguirá. Él detalla numerosos aspectos del reino futuro de Israel sobre la tierra que no se encuentran en ningún otro lugar en el AT o en el NT, que incluyen cambios en la naturaleza, e mundo animal, el estatus de Jerusalén entre las naciones, el liderazgo del Siervo Sufriente, y otros.

     

    •  A través de un método literario llamado "acortamiento profético adelantado", Isaías predice acontecimientos futuros son delinear secuencias exactas de los sucesos o intervalos de tiempo separándolos. Por ejemplo, nada en Isaías revela el período extendido separando las dos venidas del Mesías. También él no provee una distinción tan clara entre el reino futuro temporal y el reino eterno como Juan lo hace en Apocalipsis 20:1-10; 21:1-22:5. En el programa de Dios de la revelación progresiva, detalles de estas relaciones esperaban un vocero profético de un tiempo que vendría más adelante. 

     

    •  También conocido como el "Profeta evangélico", Isaías habló mucho de la gracias de Dios para con Israel, particularmente en sus últimos capítulos. La pieza central es el capítulo 53 de Isaías. Un retrato sin paralelo de Cristo como el Cordero inmolado de Dios.

     

     


     

    Vista Panorámica de Isaías


    Con toda razón Isaías es llamado el “príncipe de los profetas.” La visión que tuvo del Señor como alto y sublime (6:1) y la consecuente opinión de sí mismo como un hombre de labios inmundos (6:5), y su percepción del lugar que la nación tenía en los asuntos del mundo, prepararon a Isaías para el papel al que Dios lo había llamado. No sólo era un gran profeta; también era un importante consejero político entre los hombres de estado y había hecho llamados a reformas sociales y avivamiento espiritual. El libro de Isaías puede dividirse en tres secciones. Los capítulos 1 al 35 contienen anuncios del juicio de Dios sobre el pueblo. Los capítulos 36 al 39 contienen un intervalo histórico, con frecuencia llamado “El libro de Ezequías.” Los capítulos 40 al 66 ofrecen un mensaje de consuelo para el pueblo de Dios.

    Las profecías de Isaías presentan el cuadro de mayor diversidad del Mesías de todo el Antiguo Testamento. Contienen mucha información acerca de su primera y segunda venida. De importancia especial es la presentación que Isaías hace del Siervo Sufriente, que alcanza su punto culminante en Isaías 52:13 a 53:12 y es el relato más detallado de los sufrimientos de Cristo encontrado en el Antiguo Testamento. Este es citado o aludido 85 veces en el Nuevo Testamento.

    Isaías, cuyo nombre significa “salvación del Señor,” nació cerca del año 760 a.C. dentro de una familia aristocrática del reino de Judá. En ese año, Amós ya estaba predicando contra el pecado de Israel; Oseas predicó durante la niñez de Isaías. El ministerio de Isaías probablemente comenzó durante los últimos días del rey Uzías. Tanto Uzías en Judá como Jeroboam II en Israel, gobernaron sin mayores dificultades sobre sus propios países, debido en parte a que ningún país poderoso los molestó.

    En el 740 a.C., el año en que Uzías murió, Isaías recibió una dramática visión donde Dios le revelaba lo glorioso de su santidad y él veía su propia falta de la misma, y la de su nación (6:1–7). Sólo unos cuantos años después de este período de prosperidad, Asiria comenzó a inquietarse por falta de actividad militar, e insistió en cobrar tributos de todas las naciones pequeñas en el área, especialmente Siria e Israel. El rey de Siria, Rezín y el rey de Israel, Peka, decidieron resistirse y trataron de forzar al rey de Judá, Acaz, a unirse a su rebelión. Acaz rehusó sus propuestas y apeló a Asiria por ayuda a pesar de que Isaías le había dicho que confiara en Dios para protección, y no en Asiria.

    El rey de Asiria, Senaquerib, invadió a Judá y conquistó todas las ciudades menos Jerusalén, pero la sitió. Isaías se encontró con Ezequías en el acueducto y lo desafió a que tuviera fe en el Señor. Como resultado de esa fe, Jerusalén fue salvada. Isaías ministró a un pueblo muy enviciado y socialmente corrupto. El vivió en un tiempo cuando falsos profetas le ofrecían al pueblo falsa seguridad. Isaías continuó profetizando por más de 40 años; parte de su ministerio se intercaló con el de Miqueas.

    El tema del libro de Isaías es la salvación (la palabra aparece 26 veces). La maravillosa promesa de la venida del Redentor se repite en 7:14 y 9:6, 7. El propósito del libro es el de llevar a la gente pecadora al Mesías, cuya muerte compró la salvación para todo el que venga a El (53:4–6; 55:1–2).





    Referencias Proféticas


        Como antes mencionamos, el capítulo 53 de Isaías describe la venida del Mesías y el sufrimiento que Él soportaría con el fin de pagar por nuestros pecados. En Su soberanía, Dios orquestó cada detalle de la crucifixión para cumplir cada profecía de este capítulo, así como otras profecías mesiánicas del Antiguo Testamento. La imagen del capítulo 53 es conmovedora y profética y contiene un cuadro completo del Evangelio. Jesús fue despreciado y rechazado (v.3; Lucas 13:34; Juan 1:10-11), azotado por Dios (v.4; Mateo 27:46), y herido por nuestras rebeliones (v.5; Juan 19:34; 1 Pedro 2:24). Por medio de Su sufrimiento, Él pagó el castigo que nosotros merecíamos y se convirtió por nosotros en el último y perfecto sacrificio (v.5; Hebreos 10:10). Aunque Él fue sin pecado, Dios puso en Él nuestro pecado, y nosotros fuimos hechos justicia de Dios en Él (2 Corintios 5:21).




    Importancia en la Biblia



        De Isaías 1–39 (especialmente 1–12 y 28–33 )


        Muchos de los temas predilectos de Isaías se encuentran ya en su visión inaugural ( 6.1–13 ), sobre todo en su énfasis en Jehová como «Santo de Israel», título que aparece unas veinticinco veces en todo el libro, pero solo cinco veces en los demás libros del

    Antiguo Testamento.La preocupación por la realidad de un Dios santo condujo a una conciencia del

    pecado, tanto en el culto ( 1.10–17 ) como en la vida social y política de la nación ( 3 ; 5 ;

    7 ).El profeta desarrolló las tradiciones de la elección de Jerusalén ( 10.27–34 ; 14.28–32 ; 17.12–14 ; 29.1–8 ; 30.27–33 ; 31.1–8 ) y de David ( 9.1–7 ; 11.1–8 ; 32.2 ; 33.17 ).


        Profetizó el nacimiento milagroso del Mesías ( 7.14 ), quien sería verdaderamente humano ( 9.6 ; 11.1 ), y a la vez «Dios fuerte» ( 9.6 ), cuyo reinado universal de perfecta justicia y paz ( 9.7 ; 11.2–9 ) se cumpliría solamente en Cristo.Isaías insistió repetidamente en la necesidad absoluta de una fe en Dios, tanto en la vida personal como en la vida pública y política de la nación ( 7.9 ; 28.16 ; 30.15 ). Por eso se le llama «el evangelista del Antiguo Testamento».



        De Isaías 40–55


        Esta sección se caracteriza por una viva esperanza de la salvación inminente, un nuevo éxodo, esta vez del cautiverio babilónico ( 40.3ss ; 43.16–21 ; 48.20s ; 51.10 ;52.12 , etc.). Domina también en estos capítulos la esperanza de un nuevo → MOISÉS , el

    verdadero siervo de Jehová ( 42.1–4 ; 49.1–6 ; 50.4–11a ; 52.13–53.12 ), cuyo sufrimiento propiciatorio, resurrección y exaltación harían posible la justificación de muchos ( 52.13–53.12 ) y solo en Cristo se cumplirían plenamente ( Jn 12.41 ).


        Sin embargo, la salvación inminente no es un fin en sí; en estos capítulos se renueva y profundiza, como en ninguna otra parte del Antiguo Testamento, el llamado de Israel para cumplir la misión de Dios en el mundo. Una teología de misión domina Isaías 40–55 como fin supremo de la salvación ( 40.9 ; 41.8 , 9 , 27 ; 42.1–4 , 6 , 7 , 10 , 11 ; 43.10–12 , 21 ; 44.8 ; 45.5 , 6 , 14 , 22 , 23 ; 48.6 , 20 ; 49.6–8 , 22 , 23 ; 51.2 , 5 ; 52.10 , 15 ; 55.1–13 ). Solamente en el contexto de esta teología de misión podemos entender otros temas predilectos de Is 40.55 .


        Por ejemplo, encontramos en Isaías 40–55 un desarrollo asombroso de la doctrina de la creación como base de su teología de misión ( 40.12–26 ; 42.5ss ; 45.11 , 12 , 18 ; 48.12 , 13 ), un marcado monoteísmo evangelístico ( 45.14 , 20–22 , etc.) y una filosofía

    de la historia jamás superada en el pensamiento humano ( 41.1–4 , 25 , 26 ; 43.14 ; 44.24–28 ; 45.1–7 , 8–13 ; 46.8–11 ; 48.14 , 15 ; 53.10 ; 54.15–17 ). El profeta proclama que la historia del mundo tiene significado solamente a la luz de la misión del pueblo y del siervo de Jehová.



        De Isaías 56–66


        En esta sección muchos de los poemas se dirigen al pueblo que está otra vez en la Tierra Santa ( 56.8 ); el templo se ha reedificado y se ofrecen sacrificios ( 56.5–7 ); los días de ayuno son comunes. Sin embargo, los pecados anteriores han empezado a manifestarse otra vez; el sincretismo y la superficialidad en el culto ( 58.1–12 ), la injusticia social ( 59 ) y un liderazgo impío ( 56.9–12 ). Isaías 56–66 se caracteriza por el conflicto entre el Israel genuino (los pobres; 57.15 ; 61.1–3 ; 66.2 ) y el Israel falso (los ricos y poderosos; 56.9–12 ; 57.1–4 ; 59.14 , 15 ; 65.13–16 ).


        Se insiste en la observancia del sábado ( 58.13–14 ), la humildad ( 57.15 ; 61.2ss , etc.) y la misericordia hacia los pobres ( 58.6 , 7 , 9 , 10 ). Dios se presenta como santo y justo tanto en la restauración de su pueblo como en el castigo eterno de los impíos ( 57.15 ; 60.9 , 14 ; 66.24 ).


        La vívida esperanza de una intervención inminente de Dios, para la redención de su pueblo, no domina en estos oráculos, como en 40–55 . Se procura explicar el atraso del cumplimiento de las profecías ( 59.1s ), pero persiste una firme confianza en el triunfo

    final del Santo de Israel y la glorificación de Sion ( 57.15ss ; 60.10 , etc.). En los caps. 65 y 66 , una sección de carácter apocalíptico, encontramos la esperanza de un nuevo cielo y una nueva tierra. Después de la salvación y el juicio, Dios promete renovar el universo que el pecado ha corrompido.








    Extras de Isaías


     El libro de Isaías se levanta en la mitad del Antiguo Testamento como un recordatorio de que Jehová es el Dios viviente que juzgará al mundo con justicia, pero que a la vez salvará con misericordia a su pueblo y a las naciones por medio del Mesías, el "Siervo sufriente". De esta manera, resume la historia del Antiguo Testamento y prepara el camino para el Nuevo Testamento.