Lectura de 1 Juan
Datos de Orientación de 1 Juan
  • Contenido: un tratado que ofrece seguridad para algunos creyentes específicos, alentando su lealtad a la fe práctica cristianas como respuesta a algunos falsos profetas que ya han dejado la comunidad.  
  • Autor: el mismo autor que escribió 2 y 3 Juan, que se llama a sí mismo "el anciano". Una sólida tradición histórica lo identifica con el apóstol Juan. 
  • Fecha: desconocida, probablemente hacia el fin del primer siglo cristiano (a finales de los años 80 y a principios de los 90).
  • Recipientes: una comunidad cristiana (o comunidades) bien conocida para el autor (a los cuales llama "hijos" y "amados", los falsos profetas "salieron de entre nosotros" 2:19). Tradicionalmente se ha pensado que estaban en Éfeso o en sus alrededores.   
  • Ocasión: la deserción de los falsos profetas y de sus seguidores, que han cuestionado la ortodoxia - la enseñanza y también la práctica ' de los que han permanecido fieles a lo que es "desde el principio".
  • Énfasis: que Jesús quien vino en la carne es el Hijo de Dios; que Jesús mostró el amor de Dios por nosotros mediante su encarnación y se crucifixión; que los verdaderos creyentes se aman unos a otros como él los amó Cristo; que los hijos de Dios no pecan habitualmente, pero cuando pecamos, recibimos perdón; que los creyentes pueden tener plena confianza en Dios que los ama; que por confiar en Cristo ahora tenemos vida eterna. 


Panorama de la Primera Epístola de Juan

    El lector puede experimentar alguna verdadera ambivalencia al leer esta carta, ya que por una parte, el estilo literario de Juan es muy sencillo, con el uso de un vocabulario muy limitado y básico (tanto que este es usualmente el primer libro que los estudiantes principiantes de griego aprenden a leer). También tiene un gran número de momentos memorables y profundos. Por otra parte, se puede experimentar verdadera dificultad al tratar de seguir la línea de pensamiento de Juan. No  solamente es difícil en ocasiones ver cómo algunas ideas se conectan entre sí, sino que ciertos temas, obviamente importantes, se repiten varias veces a lo largo de la carta. 
    
    Aunque, como la mayoría de las cartas de Pablo, el propósito de la Primera Epístola de Juan es persuadir, no obstante no viene en forma de carta (observe que no hay saludos ni despedida). Muy probablemente, esto es porque Juan está escribiendo a comunidades a las que les presta una atención directa. Lo que él escribe incluye enseñanzas "que habéis oído desde el principio" (2:24) acerca del "Verbo de vida" que "era desde el principio" (1:1; 2:13).

    Los asuntos principales son tres: la encarnación, el amor por los hermanos y las hermanas, especialmente los que están en necesidad, y la relación entre el pecado y el ser hijos de Dios. Los dos primeros son los más urgentes y son expresados juntos en 3:23: "Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros...".     

    La encarnación es tocada en 1:1-4 y 2:20-25 y luego tomada específicamente en 4:1-6 y 5:1-12. El significado salvador   de la muerte de Cristo - la expresión máxima del amor de Dios por nosotros - está unido directamente a la creencia de que él "ha venido en carne".

    El asunto de los creyentes amándose unos a otros se habla de manera preliminar en 2:7-11, y luego específicamente en 3:11-24 y 4:7-21. El lazo obvio entre estos dos temas es que el amor de Dios por nosotros, el mismo que a su vez debemos tener los unos por los otros, está revelado completamente en la encarnación, cuando el Hijo de Dios murió por todos nosotros (2:5, 6; 3:16; 4:8-12).

    El asunto del pecado está relacionado con el tema: "¿quiénes son los verdaderos hijos de Dios?". Este asunto es primero presentado en 1:5-2:2, retomado de nuevo en 2:28 - 3:10 y forma el asunto final en 5:13-21. Los verdaderos hijos de Dios no continúan viviendo en pecado, pero tampoco son impecablemente perfectos, lo que importa es si su obediencia se expresa en amor por los demás. Los verdaderos hijos de Dios ya han recibido vida eterna (han entrado en la vida de Dios y por tanto están probando la vida de la era venidera). 


Recomendaciones Específicas para la Lectura de la Primera Epístola de Juan

    Conforme avanza en la lectura, está alerta a lo que Juan dice acerca de los falsos profetas, dado que son la clave para el resto. Observe que ellos han dejado recientemente la comunidad (2:19), pero solamente después de tratar de desviar a la iglesia (2:26; 3:7; 4:1). Estos profetas aparentemente consideraban que su enseñanza venía del Espíritu (4:1), que es la razón por la que Juan trata  de convencer a los creyentes de que su propia unción del Espíritu es suficiente para ellos (2:20, 27; 3:24). En efecto, en un maravilloso juego de palabras sobre el lenguaje de "unción" (chrisma), él llama a los falsos profetas "anticristos" (antichrsitos = contra el Ungido). Ha habido mucha especulación acerca de quiénes son estos falsos profetas, o cuál herejía representaban, pero finalmente estos asuntos no pueden ser conocidos con certeza, excepto que ellos niegan la encarnación, fracasan al mostrara amor a los necesitados y (tal vez) argumentan que son impecables. 

    Lo asombroso de este pequeño tratado es cuánto puede decir Juan, y decirlo tan profundamente, usando un vocabulario notablemente limitado, pero es la misma repetición de palabras, más el uso de agudos contrastes, lo que hace eficaz. Su vocabulario especial cuenta toda la historia: permanecer/continuar/morar (24 veces) en la verdad (9 veces)significa creer en (9 veces) o confesar (5 veces) al Hijo (22 veces), del que el Padre (14 veces) y el Espíritu (8 veces) dan testimonio (12 veces); todo esto significa ser nacido de Dios (10 veces), así como andar (5 veces) en la luz (6 veces), escuchar (14 veces) y conocer (40 veces) a Dios, guardar (7 veces) el mandamiento (14 veces) de amar (46 veces) a los hermanos y hermanas (15 veces), y así tener vida (13 veces) que es desde el principio (8 veces), y finalmente vencer (6 veces) al mundo. Todo esto está en contraste con la mentira (7 veces), engaño (4 veces), negar a Cristo (3 veces), tener un falso espíritu (4 veces), siendo así anticristo (4 veces), andar en tinieblas (6 veces), odiar (5 veces) a los hermanos o las hermanas pero amar al mundo (23 veces), estando así en pecado (27 veces), que lleva a la muerte (6 veces). 

    El poner todo esto junto para la lectura de esta Epístola, puede ayudar al lector a pensar en términos de una composición musical en vez de un argumento paulino. Un preludio anticipa al primer tema, luego los dos siguientes temas son tocados, o al menos insinuados, seguidos por un interludio y luego otra preludio, esta vez con el tema principal de los falsos profetas y su negación de la encarnación. Con todos estos temas importante en su lugar, Juan los trabaja dos veces más cada uno, añadiendo y aclarando conforme edifica un poderosos crescendo hacia el final.        


Recorrido por la Primera Epístola de Juan  

 
1:1- 4
Preludio: el primer tema tocado
    La vida es nuestra mediante la Palabra de vida, a la que el autor (ya enfatizando la realidad de la encarnación) y otros "hemos visto con nuestro ojos ...y palparon nuestras manos".


 1:5-2:2
Segundo tema: sobre el pecado y el perdón
    Observe los dos temas enfatizados aquí: que andar en la luz (y por tanto en la verdad) significa estar en comunión cristiana mediante la continua purificación de Cristo del pecado y el que aquellos que niegan haber pecado no andan en la luz.


 2:3-11
Tercer tema: sobre el amor y el odio 
    Ahora encontrará enfatizados tres temas: 1) andar en la verdad (luz) significa ser obedientes a los mandamientos de Cristo, 2) su mandamiento es el antiguo: que nos amemos unos a otros, y 3) no amar es odiar, por consiguiente andar en tinieblas (por implicación, vivir en pecado, a pesar de negar que se peca)


 2:12-14
Interludio: algunas razones para escribir
    Observe que todas las razones dadas para escribir tienen el propósito de volver a asegurar a sus lectores que son verdaderos hijos de Dios, sus pecados son perdonados, ellos conocen a Cristo y al Padre, son fuertes y han vencido al maligno. 


 2:15-17
Preludio a la advertencia: no amen al mundo
    El amor tiene que ver con los hermanos y hermanas, no con las cosas del mundo. Observe que este segundo preludio prepara el escenario no solamente para la advertencia que sigue, sino que anticipa 4:1-6, donde los "falsos profetas" son colocados justamente en el mundo. 



 2:18-27
La advertencia: acerca de negar al Hijo (primer tema nuevamente)
    Aquí se encuentra la principal razón de Juan para escribir. Al irse los engañadores obviamente han sacudido a los que permanecen leales. Junto con el énfasis sobre la encarnación, todo lo que el lector encuentra aquí fue escrito para volver a asegurar a los primeros lectores que ellos tienen la verdadera unción del Espíritu !pero Juan no quiere decir que las personas que tienen el Espíritu no necesitan enseñanzas!  



 2:28-3:10
Segundo tema repetido: acerca del pecado y ser hijos de Dios
    Conforme este tema es elaborado, se puede tener mejor sentido del pasaje 1:5-2:2. El asunto es la relación entre el pecado y el ser hijos de Dios. Antes de tratar con el asunto del pecado, Juan empieza asegurándoles que ellos son hijos de Dios. Puesto que esto sigue inmediatamente después de la deserción de los falsos profetas, parece muy probable que ellos hayan estado enseñando que los verdaderos hijos de Dios con impecables.    


 3:11-24
Tercer tema repetido: acerca de amor y del odio
    Nuevamente, no es accidental el que la discusión sobre la impecabilidad sea seguida por la verdadera evidencia de ser hijos de Dios, es decir, amarse unos a otros como Cristo nos amó. Aunque los "impecable" de hecho viven en la peor clase de pecado: no amar a los hermanos  y hermanas esto es igual que odiarlo. Observe especialmente la manera en que los versículos 16-18 reflejan el corazón del evangelio aunque también evocan el corazón de la ley (Éxo 22:21-27)  

 4:1- 6
Primer tema repetido: acerca de negar la encarnación
    Ahora se está de regreso al primer tema. Aquí en particular se expone la principal enseñanza de los falsos profetas. La evidencia clara de que no hablan por el Espíritu es su negación de la encarnación de Cristo, este es el "espíritu" del anticristo. 


 4:7-21
Tercer tema completado y relacionado al primero
    Al regresar al tema de amarse unos a otros, Juan ahora lo relaciona directamente con el amor de Dios por nosotros como se manifestó en la encarnación de Cristo; su muerte efectuó la expiación de Dios por nosotros. Combinados con 5:6-8, este pasaje sugiere fuertemente que al negar la encarnación, los falsos profetas también están negando el significado salvador de la cruz.  



 5:1-12
Primer tema completado y relacionado en el tercer y segundo
    Los verdaderos hijos de Dios con los que creen que Jesús es el Mesías (incluyendo su encarnación y la expiación) Estos son los que aman a los otros "hijos de Dios". Los versículos 6-8 nos dan los mejores indicios acerca de la herejía misma: los falsos maestros aparentemente creían que algo significativo le había sucedido a Cristo en su bautismo ( así él vino "por agua"), pero que su muerte no era algo en lo que Dios estuviera comprometido (por esto Juan insiste en que vino por agua y sangre). El verdadero Espíritu da testimonio de la encarnación de Cristo y también de su expiación. Los que creen esto tienen vida eterna.    
 

5:13-21
 El final: segundo tema relacionado con el primero
    Después de algunas palabras de confianza basadas en su creencia de lo que ha sido dicho hasta ahora. Juan regresa al tema con el cual empezó: el asunto del pecado y quienes son verdaderos hijos de Dios, y que por consiguiente tienen vida eterna. Ellos necesitan huir de la idolatría, un golpe final contra los falsos profetas. 

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart