Lectura de 1 Pedro


Datos de Orientación de 1 Pedro
  • Contenido: carta de aliento para cristianos  que están experimentando sufrimiento, instruyéndolos sobre cómo deben responder en forma cristiana a sus perseguidores, y los alienta a vivir vidas dignas del llamamiento que han recibido.  
  • Autor: Pedro, escrita por Silas (5:12), acompañante por un tiempo de Pablo.
  • Fecha: aproximadamente el año 64-65 d.C., desde Roma (5:13, Babilonia era usada tanto por judíos como por cristianos para referirse a Roma como un lugar de exilio). 
  • Recipientes: mayormente creyentes gentiles (1:14, 18; 2:9, 10; 4:3, 4) en las cinco provincias del cuadrante noroeste de Asia Menor (la moderna Turquía), llamados expatriados (extranjeros) - con un juego de palabras sobre la diáspora judía (exiliados) - en el mundo. 
  • Ocasión: probable preocupación por un ataque de persecución local que algunos creyentes nuevos (2:2, 3) estaban experimentando, como el resultado de su fe en Cristo. 
  • Énfasis: el sufrimiento por causa de la justicia no debe sorprendernos; los creyentes deben someterse al sufrimiento injusto de la manera que Cristo lo hizo; Cristo sufrió por nosotros para librarnos del pecado; el pueblo de Dios debe vivir rectamente todo el tiempo, pero especialmente frente a la hostilidad; nuestra esperanza para el futuro está basada en la certeza de la resurrección de Cristo. 


Panorama de la Primera Epístola de Pedro

    La preocupación principal de Pedro es acerca de los verdaderos cristianos que están viviendo en el contexto de hostilidad y sufrimiento. La carta avanza en una manera elíptica, cubriendo primero una y luego otra de estas preocupaciones, volviendo a ellas una y otra vez a los largo de la carta. Al mismo tiempo, estas preocupaciones están ubicadas dentro del contexto del sufrimiento y resurrección de Cristo. Su sufrimiento se ofrece como un patrón para los creyentes y también como base para la salvación, y su resurrección da esperanza en medio del sufrimiento presente. 

    La acción de gracias inicial (1:3-12) establece los temas: salvación, esperanza para el futuro, sufrimiento, fe genuina (vivir fielmente). El resto de la carta se divide en tres partes (1:13-2:10 / 2:11-4:11 / 4:12-5:11), señaladas por el tratamiento de "amados" en 2:11 y 4:12 (y la doxología en 4:11). La primera parte es un llamamiento a vivir santamente, con énfasis en su vida juntos como pueblo de Dios. Usando toda clase de imágenes del Antiguo Testamento, Pedro les vuelve a asegurar que ellos son el pueblo de Dios por elección, cuyas vidas deben dar evidencia de que son hijos, y por eso ofrecen alabanzas.   

    La segunda parte se enfoca principalmente en que son el pueblo de Dios para bien del mundo pagano (2:12) que son los responsables de su sufrimiento. Pedro empieza (2:11-3:7) alentándoles a su sumisión, en semejanza a la de Cristo, en ambientes institucionales (gobierno pagano, 2:13-17; amos paganos, 2:18-25; esposos paganos, 3:16) en los que los creyentes puedan esperar el sufrimiento. Entonces generaliza esta apelación para todos los creyentes (3:8-4:6), específicamente cuando enfrentan el sufrimiento por hacer el bien. De nuevo, la muerte y resurrección de Cristo sirve como base para la santidad y la esperanza. Concluye hablando una vez más a su vida como pueblo de Dios (4:7-11).

    En la tercera parte pone a su sufrimiento en un contexto teológico, mientras alienta a los ancianos a dirigir a los otros en respuestas cristiana apropiadas ante el sufrimiento no merecido, así como también en sus relaciones unos con otros.    


Recomendaciones Específicas para la Lectura de la Primera Epístola de Pedro 

    El vocabulario especial de esta Epístola dice mucho de la historia y debe ser observado con atención conforme se avanza en la lectura. Estas palabras son especialmente importantes: sufrimiento (11 veces), anastrofe ("manera de vida , conducta", 6 veces: 11:15, 18; 2:12; 3:1, 2, 16), Dios (39 veces), Cristo (22 veces), Espíritu/espiritual (8 veces), voluntad de Dios (4 veces), elección/llamamiento (10 veces), salvar/salvación (6 veces) y esperanza (5 veces), junto con un número de otras palabras que apuntan al futuro (herencia, gloria, etc), más un gran vocabulario que les recuerda que ellos son el pueblo de Dios que viven como "expatriados", "extranjeros" o los que están en el exilio en el mundo presente. 

    Lo que impulsa la carta de principio a fin es el sufrimiento de ellos. La preocupación de Pedro es que entiendan su sufrimiento en el contexto general de los propósitos salvadores de Dios. De aquí, el fuerte énfasis en la obra del Dios trino. Dios, el autor de la salvación los ha escogido y llamado para que sean su pueblo en el mundo. El sufrimiento puede ser entendido por tanto como algo acorde con loas más altos propósitos de Dios (su voluntad), sin embargo, la muerte y la resurrección de Cristo han hecho que la salvación final de ellos sea absolutamente segura para que así vivan en esperanza. Observe que Pedro, significativamente, siempre se refiere a la obra redentora de Cristo en términos de su sufrimiento (preferentemente a "morir") por nosotros, lo que al mismo tiempo sirve como ejemplo que debe ser seguido (2:21-24; 3:15-18), todo lo cual es hecho posible por el Espíritu (1:2; 2:5; 4:14). Todo esto es dicho una y otra vez, con el interés obvio de alentarlos y animarlos. 

    Al mismo tiempo, Pedro está grandemente preocupado por la manera en que ellos viven, tanto por su conducta juntos como pueblo, como por la manera en que responden al sufrimiento  Primero, les recuerda repetidamente que ellos son un pueblo peregrino - extranjeros y expatriados aquí, cuya herencia está en el cuelo - y que deben vivir la vida del cielo durante su morada temporal en la tierra. Segundo, al vivir de esta manera ellos servirán como pueblo sacerdotal en favor de los paganos que son hostiles a ellos de modo que sean "ganados" (3:1). De esta manera, sus lectores deben cumplir su llamamiento donde Israel fracasó: ser una bendición para las naciones. Al final, no hay ninguna cosa en esta carta que no tenga estos finales en mente. Esté alerta a estos asuntos conforme avanza en la lectura.

    El lector también necesita tener en mente lo que era un amo en el primer siglo para poder apreciar lo que se exhorta en 2:18-3:7. En maneras que son difícilmente comprensibles a las culturas occidentales, en la familia grecorromana del primer siglo, el hombre cabeza de la casa era el absoluto "amo y señor". En la mayoría de tales familias, si a él le interesaban las cosas religiosas de alguna manera (y la religión era parte de su estilo de vida, fuera que la tomaran en serio o no), entonces era costumbre que toda la casa (la esposa, los hijos, los siervos) adoptara la religión del jefe de familia. Pedro está hablando en este contexto, donde algunos siervos y esposas se habían salido de la costumbre en este asunto volviéndose seguidores de Cristo; por lo que, cuando él habla del esposo en una manera secundaria en 3:7 asume que el esposo y la familia han seguido a Cristo.     


Un Recorrido por la Primera Epístola de Pedro


 1:1, 2
Saludos 
    Este saludo es teológicamente compacto. Esté alerta a los énfasis de Pedro: su elección, el ser "expatriados" y la obra salvadora de Dios trino.
 



1:3-12
Una berakah (bendición de Dios) 
    De acuerdo con la imaginación judía y el énfasis a todo lo largo, Pedro empieza con una berekah ("bendición de Dios"; Ef 1:3), primero con un énfasis en su futuro seguro (3-5) antes de volverse al sufrimiento de ellos (6), que tiene un valor refinador (7), señalando de nuevo al futuro, esta vez con el enfoque en Cristo (8, 9 ). Esta salvación del fin del tiempo traída mediante Cristo fue profetizada por los profetas, pero no estaba disponible para ellos, ni para los ángeles (10-12). Después de leer esta sección completa e identificar estas características , el lector tal vez querrá regresar y leer de nuevo para captar su esplendor.    




 1:13-2:10
El llamamiento a una vida santa como pueblo de Dios 
    Con énfasis en el llamado de Dios, en el carácter (1:15-17) y en la obra redentora de Cristo (18-21), Pedro empieza por recordarles que el llamado de Dios era un estilo de vida santo, especialmente en sus relaciones comunitarias (1:22-2:3). El objetivo de Dios es un "casa espiritual" (templo), donde un pueblo santo ofrece "sacrificios espirituales" (2:4-8). Observe cómo concluye (9,10): mediante el uso de lenguaje de Éxodo 19:5, 6 y Oseas 1:9 y 2:23, vuelve a asegurar a estos creyentes gentiles que ellos son la continuación del nuevo pacto del pueblo de Dios. 





 2:11-3:7
El llamado particularizado en varios ambientes no cristianos
    Después de una exhortación inicial a "tener una conducta ejemplar entre los gentiles" (2:1, 12), él los exhorta a someterse "por causa del Señor": primero a las autoridades gobernantes (13-17), y segundo, los siervos cristianos (la palabra griega es muy específica) a sus amos paganos (2:18-25), especialmente cuando son tratados injustamente. Aquí él apela al sufrimiento y a la obra redentora de Cristo con toda clase de evocaciones de Isaías 53:3-6 (tal vez el lector querrá una pausa y leer el pasaje de Isaías, y luego buscar los ecos en 1 Pedro).
    Finalmente, apela a las esposas cristianas de esposos paganos (3:1-6) - estas esposas tienen muy poco que decir en un familia tal, pero su modo de vida debe reflejar a Cristo - , y concluye (7) con una breve palabra a los esposos cristianos acerca de su relación con sus esposas.  
 



3:8-4:11
El llamado generalizado frente a la hospitalidad
    Inmediatamente Pedro generaliza, empezando de nuevo con relaciones comunitarias (3:8-12), antes de enfocarse en la manera de responder ante el sufrimiento no merecido (13-17), apelando al sufrimiento de Cristo, su proclamación (de triunfo) a "los espíritus encarcelados" (probablemente ángeles caídos) y su resurrección (18-22)
    Observe que, no como en 2:18-25, el sufrimiento de Cristo de nuevo sirve como patrón, esta vez para dejar atrás el pecado (4:1-6). La exhortación final (7-11) una vez más tiene que ver con la vida como pueblo de Dios, puesto esto en el contexto de "el fin", con la alabanza de Dios mediante Jesucristo como objetivo.  




4:12-5:1 
Conclusión: sufrimiento, esperanza y conducta cristiana. 
    Hablando del asunto del sufrimiento por última vez, ahora Pedro (4:12-19) lo pone en perspectiva teológica (la soberanía de Dios y su regocijo por el privilegio de ser participantes en los sufrimientos de Cristo y por consiguiente llevando su nombre). Con una variedad de ecos de 2:24, 25 (respecto a Cristo) y apelando a su propio papel, en 5:1-4 Pedro insta a los ancianos a dirigir al pueblo por su ejemplo en esos asuntos (un muy importante ""por tanto" que no se tradujo en 5:1 en RVA) antes de apelar por última vez a su vida comunitaria (5) y a su sufrimiento mientras esperan la "eterna gloria de Cristo Jesús" (6-11)   

 5:12-14
Saludos finales 
    La carta concluye con una nota muy breve acerca de su propósito, palabras concisas de saludos y un deseo final de paz. 

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart