Lectura de Efesios

Datos de Orientación para Efesios
  • Contenido: una carta de aliento y exhortación, colocada contra el trasfondo de los "principados y potestades" (6:12), y que presenta la unión que Cristo hace de los judíos y gentiles en un solo pueblo como su máximo triunfo y gloria.
  • Autor: Pablo 
  • Fecha: año 61-62 d.C. (ver Datos de Orientación de Colosenses), probablemente desde Roma.
  • Recipientes: dato incierto, tal vez una carta circular a muchas iglesias en la provincia de Asia, de la cual Éfeso era la capital (no se menciona ninguna ciudad en los manuscritos más antiguos. Pablo da por sentado que los lectores no lo conocen personalmente, 1:15; 3:2).
  • Ocasión: Tíquico, quien es portador de esta carta (6:21, 22), también es portador de dos cartas a Colosas (Colosenses y Filemón, Col 4:7-9), tal vez después de reflexionar más en la situación de los colosenses y en la gloria de Cristo y conociendo el temor de los de Asia de "los gobernantes de las tinieblas", Pablo escribe una carta pastoral general para las iglesias de esa área.
  • Énfasis: el ámbito cósmico de la obra de Cristo; la reconciliación de los judíos y los gentiles obrada por Cristo por medio de la cruz;la supremacía de Cristo sobre los "poderes" por el bien de la iglesia; el compartimiento cristiano que refleja la unidad del Espíritu. 


Panorama de la Epístola de Pablo a los Efesios 

    El escritor y poeta Eugene Peterson relata de una ocasión cuando su nieto de cuatro años se subió a sus rodillas para que le narrara un cuento acerca de duendes. "Cuéntame un cuento, abuelito", le suplicó el niño, " y ponme dentro del él". Eso es lo que Pablo está haciendo en Efesios: relata la historia suprema - la historia de Dios - y poniendo a algunos creyentes gentiles  - y a nosotros - dentro de ella (1:13, 14; 2:13).

    Las iglesias de Asia Menor están pasando por un tiempo difícil. Algunas influencias externas están presionando a los creyentes gentiles a conformarse a los reglamentos distintivos de identidad judía (la circuncisión, las leyes sobre los alimentos, el calendario religioso; ver "Recomendaciones específicas para la lectura de la Epístola a los Colosenses"). Otros se sienten desalentados, desconcertados por la magia y los poderes demoníacos ("espíritus de maldad en los lugares celestiales", los llama Pablo, Ef 6:12), que lo habían mantenido oprimidos por tanto años. Al estar Pablo en la prisión pensando sobre estas cosas y reflexionando en la grandeza de Cristo como lo expresa en su carta a los colosenses, su corazón se eleva, y lo que ve lo escribe con un mensaje de ánimo para estas iglesias. 

    Es imposible pasar por alto la nota de afirmación y aliento en esta carta. Comienza con una alabanza a Dios (en la forma de un berakah judío: "Bendito sea Dios") por las abundantes bendiciones que nos ha dado en Cristo (1:3-14), continúa con una acción de gracias y una oración (15:23), sigue con la narración sobre la reconciliación de judíos y gentiles (2:1-22) - además incluye el papel de Pablo (3:1-13) - , y concluye con otra oración y doxología (3:14-21). El resto de la carta los exhorta a mantener la unidad que Dios ha provisto por medios de la muerte y resurrección de Cristo y el poder recibido por el Espíritu (4:1-5:20), especialmente en las familias cristianas (5:21-6:9). Concluye (6:10-20) exhortándoles a permanecer firmes en Cristo y el Espíritu, y así hacer frente a los poderes que todavía los acosan (y a nosotros también), mientras aún están (y nosotros también) en el mundo presente. 


Recomendaciones Específicas para la Lectura de la Epístola de Pablo a los Efesios  

    Mientras avanza en la lectura, manténgase constantemente alerta a los tres asuntos principales que dominan esta carta. El primero es la pasión de la vida de Pablo: la misión a los gentiles, pero no solamente la salvación de los gentiles en lo individual. Más bien, él declara que al reconciliar tanto a los judíos como a los gentiles, Dios creó de ambos un solo hombre nuevo, la máxima expresión de su obra redentora en Cristo (2:14-16). Este tema primeramente emerge al final de la bendición inicial (1:11-14), es desarrollado en una manera minuciosa en 2:11-22 y retomado nuevamente en 3:1-13. Es también esta "unidad del Espíritu" (entre judíos y gentiles) de lo que tratan los capítulos 4-6 en forma de exhortación. De esta manera, la epístola completa es mantenida unida por este tema.     

    El segundo tema es la victoria de Cristo sobre "los poderes" por el bien de la iglesia, en el que el Espíritu desempeña el papel principal en nuestra participación de esta victoria. Se verá cómo Pablo aborda juntas estas dos primeras inquietudes muy  al principio de su carta:
  1. En la "bendición" en 1:3-14, donde la obra redentora y reconciliadora de Cristo abarca todas las cosas, tanto las que están en el cielo ("los lugares celestiales" ahora son de él) como las que están en la tierra (judíos y gentiles como el único pueblo de Dios)
  2. Al decirles acerca de su propio papel en el evangelio (3:1-13), donde la realidad de que juntos judíos y gentiles como pueblo de Dios se exhiben ante los poderes para que estén conscientes de su presente - y final - derrota en Cristo (10-12).
    EL primer tema, a su vez, está detrás de la tercera inquietud, que constituye la segunda mayor parte de la carta (caps. 4-6), la de que ellos deben "andar" (4:1, 17; 5:2, 8, 15) de tal manera que mantengan la "unidad del Espíritu" (4:1-16). Esto incluye vivir la vida de Cristo en sus relaciones (4:17-5:17), en su adoración (5:18-20) y en sus hogares cristianos ( 5:21-6:9), lugares donde se llevaría a cabo la adoración.

    Las tres inquietudes son llevadas a un enfoque final en 6:10-20 donde, por medio de las armas y la armadura provista por Cristo y el Espíritu, los lectores de Pablo son exhortados a hacer frente, como uno solo, a los continuos conflictos de los poderes.

    Al avanzar en la lectura se dará cuenta de cómo, detrás de todo, se encuentra la experiencia trinitaria de Pablo con Dios. Esto surge en la estructura de la alabanza introductoria a Dios: el Padre (1:3-6), el Hijo (1:7-12) y el Espíritu Santo (1:13, 14). Note que cada una de estas concluye con "para la alabanza de su gloria". Esta frase: "Para alabanza de su gloria" , es retomada nuevamente en la acción de gracias y oración que siguen (1:17), así como en la narración de la reconciliación en 2:11-22, y sirve además como base para mantener la unidad en los capítulos 4-6 (ver 4:6-8: un Espíritu, un Señor, un Dios y Padre).


Un Recorrido por la Epístola de Pablo a los Efesios        






 1:3-14
Alabanza al Dios Trino
    Donde usualmente comienza con acción de gracias y oración para los recipientes, Pablo comienza con una "bendición" introductoria del Dios que los ha bendecido por medio de Cristo y  el Espíritu. Además de notar la estructura (como se mencionó antes), observe cómo Pablo introduce dos de los temas principales:
  1. Las bendiciones espirituales provistas por medio de Cristo son de ellos en los lugares celestiales, el lugar donde habitan los poderes de los que antes eran cautivos (3), y (2) estas bendiciones, especialmente la redención en Cristo (4-10) han venido igualmente a judíos y gentiles para que ambos hereden la gloria final de Dios (11-14) 


1:15-23 
Acción de gracias  y oración
    Aquí encontramos la acción de gracias (15, 16)  y oración (17-19) típicas de Pablo. La oración (pidiendo la iluminación del Espíritu) funciona principalmente para preparar el escenario para la afirmación de la presente posición de sus lectores en Cristo, quien ahora está sentado a la diestra de Dios y es cabeza de todo principado y autoridad para el bien de la iglesia (20-23), fíjese especialmente cómo esto evoca el Salmo mesiánico 110:1.  



2:1-10 
Reconciliación con Dios por medio de Cristo
    Fluyendo directamente de 1:20-23, Pablo recuerda a sus lectores primeramente acerca de la esclavitud que antes sufrían bajo los principados y potestades (2:1-3), y después de su presente condición con Cristo en los lugares celestiales, donde está sentado, entronizado sobre las potestades (4-7). Pablo concluye con una declaración tipo credo: la vida presente está fundada en la iglesia - no por "obras", sino por "las buenas obras" (8-10) - presentando así el escenario para los versículos 11 - 22. Tal vez el lector querrá leer toda esta sección hasta el final para luego volver a ver qué tanto puede identificarse con los lectores originales.   



2:11-22 
Reconciliación de judíos y gentiles por medio de Cristo y el Espíritu
    Esta sección evita que leamos los 1-10 en una manera meramente individual. Para Pablo, están en juego los gentiles y judíos (y cualquier otra expresión de odio étnico) siendo unidos como un solo pueblo de Dios. Esto es hecho, principalmente, por medio de Cristo, cuya muerte en la cruz derribó las barreras que dividen a las personas y, en segundo lugar, por medio del Espíritu, quien nos hace ser una familia así como también el templo de Dios, el lugar de su morada en la tierra.  



 3:1-13
El papel de Pablo en la obra reconciliadora de Cristo
    Pablo comienza una oración - retomada nuevamente en el versículo 14 - pero se interrumpe a sí mismo para enfatizar tanto su papel de proclamar el "misterio" como la naturaleza del misterio mismo; es decir, que los gentiles son herederos con los judíos y por lo tanto juntos forman el pueblo de Dios, ahora especialmente como una realidad exhibida ante las potestades, !como evidencia de la derrota de éstos! 


 3:14-21
Oración y doxología
    Pablo ahora ruega que ellos - y nosotros también - experimentemos lo que acaba de relatar, en términos del conocimiento del amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento y así ser llenos, por medio del poder del Espíritu, con toda la plenitud de Dios mismo. Esta oración y su cumplimiento potencial por medio del Espíritu provocan una vez más una alabanza a Dios (20, 21). 
 

4:1-16
Exhortación a mantener la unidad (entre los judíos y gentiles)
    Esta narrativa y la oración son seguidos por un imperativo (palabras de exhortación) , así es como Pablo trata su tercera preocupación importante: que los efesios creyentes mantengan la "unidad del Espíritu" señalada en 2:11-22. Después de presentar las bases trinitarias para ello (4-6), reflexiona en los dones que Cristo ha dado a la iglesia para crecer en esta unidad.     







4:17-6:9 
La obra práctica de la unidad
    En esta importante sección, el lector encontrará a Pablo aplicando lo que ha estado exhortando en los versículos 1-16 (la existencia colectiva y familiar de sus lectores como pueblo de Dios en el mundo). Deben renunciar a su antigua manera de vivir como personas que vivían opuestos a Dios (4:17-24). Note que la mayoría de los pecados mencionados enseguida (25-31) son aquellos que destruye la armonía en las relaciones humanas, continuar en tales pecados es dar lugar al diablo (27)  y con ellos entristecer al Espíritu Santo (4:30); por el contrario, deben andar como Cristo (5:1, 2).   
    Después de una serie de exhortaciones a abandonar sus antiguas maneras de vivir y convertirse en la luz de Dios en las tinieblas (5:3-17), Pablo se enfoca en la adoración colectiva (que se llevaba a cabo en el contexto familiar). Por tanto, la exhortación a ser "llenos del Espíritu (5:18) en la adoración también sirve como una "bisagra" entre las relaciones en general, como dentro de las familias en particular, donde se llevaría a cabo esta adoración. Después de todo, la familia cristiana es la expresión básica de la comunidad cristiana.
    En las reglas para la familia (5:21-6:9), se dirige a cada miembro de la familia (esposo, padre, amo) en cada caso en relación con las otras personas en la familia (esposa, hijos, siervos). El elemento clave para lograr que la familia cristiana funcione es que la cabeza "ame (a su esposa), así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella" (5:25). 


6:10-20 
Advertencias: hacer frente a los principados y potestades
    Pablo concluye exhortando a sus lectores, a la luz de todo lo que ha sido dicho hasta este punto, a luchar en contra de las potestades por medio de la armadura provista por medio de la redención en Cristo (13-17a) y las armaduras del Espíritu (17b-20): la palabra de Dios y la oración.  

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart