Lectura de Esdras y Nehemías

Datos de Orientación de Esdras-Nehemías
  • Contenido: reconstrucción y reforma en Judá después del exilio, en la última mitad del siglo V a.C.
  • Cobertura histórica: desde el primer regreso (año 539-538 a.C.) hasta el fin del siglo V, pero especialmente desde el año 458 hasta el año 430, durante el reinado de Artajerjes de Persia. 
  • Énfasis: conclusión exitosa del segundo templo a pesar de la oposición; reconstrucción exitosa de las murallas de Jerusalén a pesar de la oposición; crisis de matrimonio "mixtos" y de la identidad nacional; interés por la renovación y reforma del pacto, basado en la ley, entre los desterrados que habían regresado a Jerusalén. 

Panorama de los Libros de Esdras y Nehemías 

    Tal como con los libros de Samuel, Reyes y Crónicas, los libros de Esdras y Nehemías, que aparecen en nuestras biblias como libros separados, originalmente formaban un solo libro en la Biblia hebrea. No fueron separados hasta bien entrada la era cristiana. Se hará bien en leerlos juntos, puesto que de hecho cuentan una sola historia y no dos. 

    Usando las memorias (¿diarios?) de Esdras-Nehemías (notables por el uso del "Yo"), además de cartas de archivo y listas de varias clases, el autor compilador de este libro (supuestamente Nehemías mismo) registra la historia de la reforma judía entre los años 458 y 430 A.C. La reforma incluye: la construcción de las murallas en torno a Jerusalén (dando definición nuevamente "al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre", Neh 1:9; Deut 12:5, 11). El arrepentimiento por los matrimonios "mixtos", y una ceremonia de renovación del pacto con la lectura del libro de la ley como su punto central. Al hacerlo así el autor provee la más importante fuente de la historia de Judá en el período postexílico.   

    Al observar el cambio entre la primera persona y la tercera persona en la narración, se puede rastrear fácilmente el flujo de la narración. Empieza (Esdras 1-6) con un resumen histórico de eventos algunos setenta años antes: la construcción del segundo templo (538-537 a 516 a.C). Basado en diversos registros de archivo, este resumen enfatiza el papel de los reyes persas al ver que el templo fuera completado. Al mismo tiempo, el autor inserta, a manera de digresión (4:6-23) una oposición mucho más tardía para reconstruir las murallas, que es el problema inmediato de Esdras-Nehemías. Con este trazo literario él junta los dos eventos como teniendo la misma clase de dificultades de fuentes similares. 

    Las memorias de Esdras (Esdras 7-10) primero lo ubican en el linaje Aarón, y por tanto, de ascendencia sacerdotal, y luego informan de su retorno junto con los otros (en al año 458 A.C.) bajo los auspicios de Artajerjes. Aquí el mayor enfoque está en la reconstrucción de la comunidad religiosa y en torno a Jerusalén en medio de los conflictos que rodean los matrimonios "mixtos", que son reconocidos como una fuente principal de desviación en pos de otros dioses. 

    La primera de las memorias de Nehemías (Neh 1-7) cuenta la historia de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén a pesar de la intensa oposición de varios grupos, incluyendo a judíos que se habían vuelto a establecer en la tierra o habían permanecido en ella (y que eran muy sincretistas). Concluye (7:6-73) con la repetición de la lista de los que regresaron y que también se encuentran al principio del libro (Esd 2).

    Ésta es seguida por el clímax de la narración (Neh 8-10), una ceremonia de renovación del pacto que empieza con una restitución de la fiesta de los Tabernáculos y continúa por veinticuatro días (cap. 8), culminando en una gran confesión nacional (cap. 9) y un documento de la comunidad firmado por los líderes, que se comprometen a la obediencia en aspectos específicos de "la Ley de Dios dada por Moisés" (cap. 10).     

    Después de dos listas más (de la repoblación de Jerusalén y sus alrededores, y de los sacerdotes y levitas, 11:1-12:26) el libro concluye con la segunda parte de las memorias de Nehemías (12:27-13:31). Estas describen la consagración de la muralla (12:27-47) y algunas reformas finales (cap. 13). 


Recomendaciones Específicas para la Lectura de los Libros de Esdras-Nehemías

    Antes de leer Esdras-Nehemías será bueno revisar lo que se ha escrito de este periodo histórico en "Recomendaciones específicas de la lectura de los libros 1 y 2 Crónicas", pues la misma historia básica y el mismo trasfondo religioso están detrás de este libro. El lector deberá estar buscando diversos énfasis en la narración que ofrece ciertos puntos clave para darle sentido a las cosas conforme avanza en la lectura.

    Más importante, y en conformidad con lo que ha precedido hasta ahora, nuestro autor (reflejando sus fuentes principales, Esdras-Nehemías) está interesado intensamente en la pureza de la fe de Jehová el Dios de Israel. Esta pureza debe encontrarse al guardar los mandamientos del "libro de la Ley de Dios". Todas las reformas mencionadas en el libro están basadas en la Ley, y el arrepentimiento en Esdras 10 y Nehemías 9-10 está dado en ambos casos a la luz de lo que se dijo en la Ley. Esto también explica el énfasis en los sacerdotes y levitas (como en los libros de Crónicas), por causa de su papel en la enseñanza  de la Ley y así mismo en el mantenimiento de la pureza de la adoración. 

    La crisis por la identidad nacional es crucial a esta reforma: ¿Quién constituye el verdadero remanente del pueblo de Dios y por consiguiente está en genuina continuidad con el pasado? Es en este contexto que uno puede entender mejor la urgente preocupación por los matrimonios "mixtos" (Esdras 9-10; Neh 9:2; 10:28-30; 13:23-28). De esta manera, la sugerencia de que Esdras-Nehemías trata principalmente sobre la edificación de la comunidad no está muy errada. Ciertamente, trata acerca de la reconstrucción de la comunidad de Dios, basada en las realidades religiosas del pasado. 

    Esta crisis por la identidad nacional es también el contexto en el cual se entiende la pasión por edificar los muros de Jerusalén. Los muros no mantienen simplemente fuera a los indeseables. En tiempos antiguos, se ponían linderos y estos daban identidad a una ciudad y a su gente. Nehemías vivió en un tiempo en el que Jerusalén, la ciudad de David y el lugar donde Dios había escogido que debía morar su nombre, había llegado a ser el símbolo final de la identidad nacional y religiosa de Israel (un tema que se extiende por el libro de Salmos y que es crucial en el Apocalipsis de Juan).

    Finalmente, esta preocupación por un pueblo  de Dios puro adorando en un templo purificado y en un ciudad recién consagrada (la palabra que se traduce "dedicada" en Neh 3:1, se usa más a menudo para "consagrar" las cosas santas) es también el contexto en el cual se debe entender la actitud (de alguna manera ambivalente) hacia los reyes persas. Por otra parte, el pueblo, inclusive los que han regresado, son regularmente nombrados como "los exiliados" (ver especialmente Esd 10), y ellos sienten resentimiento desde su falta general de estatus independiente como pueblo ("siervos", Esd 9:9; Neh 9:36). Por otra parte, ellos  saben que tanto el templo como el muro alrededor de Jerusalén son posibles únicamente por el decreto y protección de los señores persas, que les dan a ellos un margen de seguridad de la oposición local. Esta es una razón principal para volver a relatar sobre la edificación del templo de Esdras 1-6, puesto que su construcción bajo el decreto de Ciro sirve como una introducción al principal proyecto de Esdras-Nehemías: la construcción de los muros, esta vez sobre la base de cartas oficiales a Artajerjes (Neh 2:7-9).     


Un Recorrido por los Libros de Esdras-Nehemías 

 Esdras 1- 6 Un repaso de la reconstrucción del templo (538-516 A.C)
    Observe el arte narrativo del autor compilador conforme lee la introducción a este libro. Excepto por 4:6-23, básicamente se revisan los eventos que rodean la construcción del templo, empezando bajo Ciro en el año 538-537 y completada  bajo Darío en el 516. A su vez, se describe el decreto de Ciro (2 Crón 36:22, 23) y su respaldo hacia el proyecto (Esd 1). La lista de los exiliados que regresan en ese tiempo (cap 2), concentrándose especialmente en los sacerdotes y levitas (!el interés está en el templo después de todo!). Los exitosos principios del proyecto, empezando con al altar y luego los fundamentos del templo mismo (cap. 3; no pase por alto la repetición en el v. 11 del tema del libro de Crónicas). La oposición al proyecto que detuvo la reconstrucción (4:1-5, 24) hasta el tiempo de Hageo y Zacarías (quizás querrá leer cuando menos el libro de Hageo en conexión con esta parte de Esdras). La oposición renovada en el año 520 que produjo el intercambio de cartas oficiales (Esd 5:1-6:12) y allanó el camino para su terminación (6:13-18), seguida  por una celebración de la Pascua (6:19-22). Lo que no cuadra en este repaso, cronológicamente, por supuesto, es la inserción de la última oposición a un intento aparentemente abortivo para reconstruir los muros (4:6-23, aprox. 448), que se incluye aquí con propósitos literarios, anticipando la última oposición soportada por Nehemías. 
 Esdras 7- 8El regreso a Jerusalén de Esdras y otros (485 A.C.) 
    Note la manera en que el autor empieza esta sección con un introducción a Esdras y su regreso, destacando que era un sacerdote y maestros de la Ley de Moisés dada por Jehová (7:1-10). Esto es seguido por las propias memorias de Esdras (7:11-8:36, fíjese en el cambio al pronombre en primera persona en 7:27, 28) que cuentan las circunstancias de su salida de Babilonia (7:11-28, note el papel del rey persa), de los que lo acompañaban (8:1-14) y de las circunstancias del regreso mismo (8:15-36).   
 Esdras 9 - 10La crisis de los matrimonios "mixtos" 
    Con esta sección se llega a la primera intimidación importante para el autor: que los que regresaron, inclusive muchos sacerdotes y levitas (10:18-24), "han mezclado la simiente santa con la de los pueblos de la tierra" (9:2) al casarse y mezclarse con ellos. La oración de Esdras (9:6-15) avanza sobre los asuntos principales (e incluye la tensión entre su "servidumbre" actual y la bondad de los reyes de Persia). El capítulo 10 describe la reforma misma. También esto viene de las memorias de Esdras. 
 Nehemías 1- 7Reconstrucción de los muros bajo el gobierno de Nehemías (444 A.C.) 
    Usando las memorias de Nehemías, el narrador describe con algún detalle las circunstancias que rodearon la reconstrucción del muro. Él empieza con la manera en que Nehemías, una figura prominente de la corte, consiguió el permiso y recibió la autoridad del rey para regresar a Jerusalén (como gobernador, según se conoce en 5:14) para reconstruir los muros (caps. 1, 2). El capítulo 3 describe en detalle el quién y el dónde de los participantes en el proyecto, mientras que el capítulo 4 describe la oposición (recordando de esta manera Esd 4:6-23) y su rechazo. Surge aquí el tema de la guerra santa (Neh 4:20). El interludio del capítulo 5 relata el manejo que hizo Nehemías de un conflicto relacionado con los pobres de Jerusalén, al instituir de nuevo la cláusula de la "no usura" de la ley mosaica (Éxo 22:25; Deut 23:19, 20). La oposición posterior y la terminación del proyecto son narrados de nuevo en Nehemías 6:1-7:3. Pero note la habilidad del narrador, en lugar de seguir con la dedicación, que aparece en 12:27-43, trae esta primera sección larga (Esd 1-Neh 7) a su fin, al repetir casi verbalmente la lista de los que regresaron en Esdras 2. Esta inclusión, que también mantiene en suspenso la narración, es su manera de llamar la atención a los dos eventos que siguen.     
 Nehemías 8 - 10La renovación del pacto 
    Con este relato llega el primer de los dos momentos culminantes en la narración. Antes de la repoblación de Jerusalén y de la dedicación de sus muros (caps. 11-12) viene la ceremonia de mayor significado para él: un tiempo de renovación nacional del pacto. Empieza con una larga lectura de la celebración de la Ley (7:73b-8:12), e incluye la gran fiesta de celebración de los Tabernáculos (8:13-18). Ésta es seguida por un tiempo de confesión de la comunidad (cap. 9) en la que se relata la larga historia de desobediencia (Sal 106), y que termina con la firma colectiva del acuerdo de renovación (Neh 10). 
 Nehemías 11 - 12La repoblación y la dedicación del muro  
    Note la percepción narrativa que pone este evento después de la ceremonia de renovación del pacto. Una vez que la lealtad al pacto por parte de la comunidad renovada está en su lugar, entonces a su vez es listada la nueva población (cap. 11) y la comunidad sacerdotal (12:1-26). Con eso son dedicados los muros que les dan definición y protección (12:27-43), en un gran espectáculo ceremonial con mucha música y alabanza (!la razón de ser de los levitas!).   
 Nehemías 13La conclusión, la pureza de la comunidad reafirmada 
    La preocupación final en el libro es la misma que ha encontrado a todo lo largo: que la comunidad de fe renovada sea pura con respecto a la fe. Son escogidas las exclusión de los amonitas de los lugares sagrados (1-14), la pureza del sábado (15-22) y (no es de sorprender) el matrimonio "mixto" (23-29).   


Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart