Lectura de Filipenses


Datos de Orientación de Filipenses
  • Contenido: acción de gracias, palabras de aliento y exhortación de Pablo a la sufriente comunidad de creyentes en Filipos, quienes también están experimentando algunas luchas internas.
  • Autor: Pablo, juntamente con su compañero más joven, Timoteo. 
  • Fecha: probablemente el año 62 d.C., casi seguramente desde Roma.
  • Recipientes: La iglesia en Filipos (en su mayoría gentiles), fundada alrededor del año 48-49 a.C. por Pablo, Silas y Timoteo; Filipos se localizaba en el extremo oriental de la extensa planicie de Macedonia en la importante Vía Ignacia, que conectaba a Roma con Bizancio (más tarde Constantinopla y Estambul).
  • Ocasión: Epafrodito, quien había traído información acerca de la iglesia a Pablo en prisión y había entregado la ofrenda de ellos (2:30; 4:18), está a punto de regresar a Filipos, habiéndose recuperado de una enfermedad casi fatal (2:26, 27).   
  • Énfasis: la sociedad de Pablo y los filipenses en el evangelio; Cristo como la clave para todo en la vida, desde el principio hasta el fin; el conocimiento de Cristo por medio de llegar a ser como él en su muerte (el sacrificio de sí mismo por otros); regocijarse en Cristo aun en el sufrimiento; la unidad por medio de la humildad y el amor; la certeza y la búsqueda del premio final.   


Panorama de la Epístola de Pablo a los Filipenses

    Ésta es la epístola favorita de muchos cristianos, llena de maravillosos y memorables pasajes. Más que en ninguna otra parte de sus cartas, Pablo desnuda aquí su alma antes sus amigos de muchos años (1:12-26; 3:4-14). Aquí podemos observar claramente los que motiva a Pablo: Cristo crucificado y resucitado de los muertos, cuya historia es relatada nuevamente en 2:5-11. Pablo ha renunciado a todas sus "ganancias" religiosas pasadas y las cuenta como "perdida", como "basura", en comparación con conocer a Cristo, quien es también el premio final que tan ávidamente desea alcanzar (3:4-14). 

    Pero la comunidad en Filipos está experimentando algunas tensiones internas, al mismo tiempo que está pasando por sufrimientos por causa de la oposición pagana hacia su evangelio, así que Pablo trata este asuntos de frente (1:27-2:18). También advierte contra adoptar requisitos judíos de identidad, especialmente la circuncisión (3:1-4) que en realidad los convertiría en enemigos de Cristo (3:18, 19).

    De manera que aunque las "circunstancias" de Pablo y de ellos componen el corazón de esta carta, finalmente todo se enfoca en Cristo. En efecto, Pablo exhorta a los filipenses a seguir su ejemplo, así como él sigue el de  Cristo (3:15, 17; 4:9; 2:5). Ya que la carta será leída en voz alta en la iglesia y puesto que ellos son sus amigos incondicionales, Pablo reserva su acción de gracias para el final (4:10-20), reconociendo su donativo con rebosante gratitud y recordándoles que Dios mismo lo ha aceptado como sacrificio de olor fragante (4:18), lo que lo lleva a una doxología (20).  



Recomendaciones Específicas para la Lectura de la Epístola de Pablo a los Filipenses

    Aunque Filipenses es una carta muy amada, la mayoría de los lectores tienen dificultades para seguir su hijo de pensamiento, puesto que no es fácil ver cómo encaja todo. El saber tres cosas ayuda a ver la manera en que funciona la carta y ojalá que esto haga más fácil de comprender  !y obedecer!

    Primeramente, la amistad era un asunto mucho más significativo en el mundo occidental. Tanto así que el nivel más elevado de amistad - entre iguales y basada en buena voluntad y confianza - fue el tema de varios tratados entres los filósofos, empezando con Aristóteles. Se entraba en ese tipo de amistad conscientemente, casi en una forma de contrato. Siempre iba acompañado de reciprocidad social (es decir, que los amigos esperaban "beneficiarse" uno del otro por medio de su mutua buena voluntad y confianza), lo que mayormente era expresado con frecuencia por medio de metáforas de comercio, especialmente el dar y recibir mutuos. Una característica sorprendente de tal amistad era la presuposición de que los amigos tenían enemigos mutuos, de manera que aquellos que se oponían a un de las partes de la amistad automáticamente se convertían en enemigos del otro (ver Juan 19:12).  

     Un tipo de carta antigua, la carta de amistad, surgía de esta amistad. En éstas el escritor compartía su propia manera de pensar (con frecuencia incluyendo reflexiones sobre las propias circunstancias) y se informaba acerca de las circunstancias del otro. La reciprocidad y la buena voluntad siempre encuentran expresión en tales cartas, así como las obligaciones y los beneficios recibidos y dados.           

    El hecho de que Pablo entró en un arreglo como éste con los filipenses (caso único entre todas sus iglesias) es declarado explícitamente en 4:14-16. Por consiguiente, todo tipo de otras características de la amistad aparecen en Filipenses: su mutua saciedad en el evangelio desde el principio (1:3-5; 4:15), el efecto especial de Pablo hacia ellos  (1:8; 4:1), los enemigos de Pablo deben serlo también de ellos (3:1-4, 17-19). La carta entera fluctúa entre las circunstancias de él y las de ellos (las palabras que se refieren a las circunstancias de uno y de los otros,  distintivo de tales cartas aparecen en 1:12, 27; 2:19, 23).
    
    En segundo lugar, otro tipo de carta era la carta de exhortación moral, usualmente escrita por el amigo o superior moral del recipiente. Tales cartas tenían el propósito de persuadir o disuadir a favor de, o en contra de ciertas actitudes o comportamiento. En esas cartas el autor usualmente apelaba a ejemplos, incluyendo algunas veces al propio ejemplo. 

    Aquí es donde encaja en nuestra carta la historia de Cristo en 2:5-11, así como la propia historia de Pablo en 3:4-14, cuyo punto esencial es que conocer a Cristo significa "ser como él en su muerte". Aquellos que no siguen el ejemplo de Pablo (3:17) son llamados "enemigos de la cruz" (3:18). Estas apelaciones tienen el propósito de refrenar las disputas que están ocurriendo en la comunidad (2:1-4, 14; 4:2, 3). 

    En tercer lugar, la oposición contra la iglesia de Filipos está seguramente relacionada con el hecho de que Filipos era una colonia militar romana. La ciudad había sido reconstituida por el primer emperador romanos, augusto (Octavio), y dado a las tropas derrotadas y desbandadas por él (batalla de Filipos) durante la guerra civil romana. Ya que habían sido favorecidos así por Octavio, los ciudadanos de Filipos desarrollaron una vehemente lealtad al emperador. No es de sorprender, por lo tanto el culto al emperador, con su devoción a él como "señor y salvador" floreció en Filipos. Esta lealtad puso a los ciudadanos en un conflicto directo con los cristianos y su devoción a Jesucristo como su único Señor y Salvador (3:20). Puesto que Pablo también prisionero de Roma por causa del evangelio (1:13), esto significaba que él y los creyentes filipenses estaban pasando en ese momento por "el mismo conflicto" (1:30).

    Este trasfondo facilita el pensar que parte de la razón para la narración de 1:12-26 es también para ofrecer a los filipenses un ejemplo de cómo responder a tales intentos de reprimir el evangelio, es decir, regocijarse en el Señor y determinar, cualesquiera que fueran las consecuencias, que "el vivir es Cristo, y el morir es ganancia" (1:21).

    Al avanzar en la lectura, vea cuán frecuente estas cosas ayudan a ver cómo Pablo está procurando dar aliento a los filipenses y también exhortándoles a ser como Cristo, y como él, Pablo, su ciervo.           


Un Recorrido por la Epístola de Pablo a los Filipenses





 1:1-11
 Saludos, acción de gracias y oración
    Por su amistad con aquellos a quien escribe, en el saludo (en todos los demás aspectos característicos, 1,2) Pablo se designa a sí mismo (y a Timoteo) como siervo de Cristo Jesús, en vez de declarar su apostolado. Además, sólo en esta carta menciona a los "obispos y diáconos" (v. 1, ¿quizás porque dos mujeres líderes, 4:2, 3, estaban teniendo conflictos entre sí?).
    Como era usual, la oración de acción de gracias (1:3-8) y de petición (9-11) anticipa muchas de las inquietudes de la carta. Posiblemente el lector querrá ver cuántas de éstas puede detectar mientras lee el resto de la carta.   



 1:12-26
Las circunstancias de Pablo: reflexiones sobre su encarcelamiento
    Pablo comienza relatando cómo van las cosas con él (1:12-26): su propio sufrimiento en las manos de Roma ha hecho que el evangelio avance por medio de sus amigos y sus enemigos, lo cual es una causa para regocijarse en el Señor. La base para tal regocijo es que la vida de Pablo no está determinada por las circunstancias ("vida" o "muerte" en v. 20 significa el ser librado o ejecutado), sino por su relación con Cristo. Por lo tanto, "vivir" o "morir" significan Cristo.






 1:27-2:18
 Las circunstancias de los filipenses: exhortación a permanecer firmes y a la unidad
    La exhortación introductoria (1:27-30) presenta las dos inquietudes principales:
  1. Unidad entre los creyentes.
  2. Un marco de oposición y sufrimiento.
Las siguientes apelaciones a la unidad y al amor (2:1-4) exponen tanto las actitudes que destruyen la unidad (la ambición egoísta y la vanagloria)como las que la promueven (la humildad, dar el primer lugar a otros), que es ejemplificada por Cristo.
    En contraste con las actitudes y comportamiento de ellos, él muestra el autodespojo de Cristo y su humildad (al morir en la cruz, 2:5-8). Ante el "supremo ser humilde", ahora exaltado hasta lo sumo, todos los seres humanos (incluyendo al "señor", osea Nerón), ángeles y demonios doblarán su rodilla y confesarán que Jesucristo es el Señor (9-11). Esto seguido por más exhortaciones sobre "ocuparse" en su salvación sin murmurar, sino reteniendo la palabra de vida en Filipos (22-16). La sección concluye con una nota similar a la que comenzó: el presente sufrimiento de Pablo por el bien de ellos, con la invitación a regocijarse (17, 18)   


2:19-30 
¿Qué sucederá después? Respecto a las circunstancias de Pablo y las de ellos
    Pablo expresa su anhelo de regresar para ver a sus amigos, pero aún se encuentra en la cárcel, así que enviará a Timoteo en cuanto tenga noticias (19-24) y está enviando a Epafrodito ahora (25-30), quien por la misericordia de Dios se ha recuperado de su enfermedad y es el portador de esta carta.




3:1-4:3 
Nuevamente las circunstancias de los filipenses: advertencia y apelación
    Puesto que la amistad implica tener enemigos en común, Pablo advierte a sus amigos, una vez más, contra los de "la circuncisión" que tratan de imponer requisitos de identidad judía a los gentiles para "asegurarlos"  ante Dios (3:1-3). Esto es sencillamente "confiar en la carne", dice Pablo, y sirve como un punto para presentar su propia historia (4-14). "Yo mismo he pasado por esto", parece decir con relación a tal jactancia religiosa. Para él el corazón y la meta de todo es conocer a Cristo ahora - por medio de compartir sus sufrimientos - y tratar vehementemente de alcanzar el premio final de conocerlo total y completamente. 
    Todo los que verdaderamente siguen a Cristo, Pablo concluye, lo verán de esta manera, y como ciudadanos del cielo finalmente serán también conformados a la existencia celestial de Cristo (3:15-21). De esta manera, vuelve por última vez (4:1-3) a la anterior apelación para la unidad.   


 4:4-9
Exhortaciones finales   
    Aunque que estas son comunes en la mayoría de las cartas de Pablo, note cómo las representes exhortaciones son también influidas por la situación en Filipos (regocijarse en el Señor, ser agradecidos, conocer la paz de Dios, tanto en sus corazones como en la comunidad)  




4:10-20 
Agradecimiento por su ofrenda: la amistad y el evangelio
    Al agradecer su ofrenda, Pablo también vuelve al tema de aprender a vivir en el presente con contentamiento porque, dice: "todo lo puedo (vivir en abundancia y en la necesidad) en Cristo que me fortalece" (11-13)
    Sin embargo, Pablo concluye llevando todos los asuntos de la amistad a un gloriosa conclusión. Con su generosa provisión para sus necesidades, la reciprocidad social cae ahora de su lado. Pero él está en prisión y en el momento presente no puede beneficiarlos, así que vuelve el asunto a "mi Dios" quien "suplirá toda necesidad vuestra, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (14-19), lo que hace que Pablo prorrumpa entonces en una doxología (20).  


4:21-23 
 Salutaciones finales
    Éstas son especialmente breves en esta carta, probablemente por que Pablo desea que las palabras de los versículos 18-20 sean las últimas que queden sonando en los oídos de los filipenses al ser leída la carta en la iglesia. Pero sí agrega unas palabras finales de aliento al hacer notar que entre los que envían sus saludos como seguidores del Señor !hay miembros de la propia casa del "señor" César!  

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart