Lectura de Filemón


Datos de Orientación de Filemón
  • Contenido: el único propósito de esta carta es el de obtener el perdón para un esclavo (probablemente fugitivo), llamado Onésimo.   
  • Autor: Pablo, acompañado por su compañero más joven, Timoteo.
  • Fecha: probablemente el año 60-61 d.C. (ver Datos de Orientación de Colosenses)
  • Recipiente (s): Filemón, un creyente gentil en Colosas (Col 4:9), en cuya casa se reúne una iglesia; los saludos al principio y al final indican que Pablo esperaba que Filemón compartiera la carta con la iglesia.
  • Ocasión: Onésimo se ha convertido recientemente y ha estado sirviendo a Pablo, quien se encuentra en prisión; ahora Onésimo está siendo enviado de regreso a Filemón, acompañado por Tíquico, quien también es portador de cartas a las iglesias en Colosas (Colosenses) y Asia (Efesios).  
  • Énfasis: el evangelio reconcilia a las personas entre sí, no sólo al judío (Pablo) y al gentil (Filemón), sino también al esclavo (fugitivo) y a su amo, ¡y los convierte en hermanos!

Panorama de la Epístola de Pablo a Filemón

    Ésta, la más corta de las cartas de Pablo, fue una carta extremadamente delicada de escribir. Pablo explícitamente pide el perdón por un crimen que merece castigo (el crimen de Onésimo), e implícitamente por otro crimen que podría haber sido llevado ante las autoridades (Pablo protegió a un esclavo fugitivo).

    De manera cuidadosa Pablo pone todo esto bajo la perspectiva del evangelio, comenzando con la oración y acción de gracias (4-7), donde alaba a Dios por la manera en que el evangelio ha estado obrando en la vida de Filemón. Nótese especialmente que Pablo se rehúsa a apoyarse en su autoridad apostólica (1, 8-10, 17, 21), en vez de eso, apela a las bases del evangelio de amor (8-11). También le recuerda a Filemón que él también es uno de los convertidos de Pablo (19), a quién considera ahora como "compañero" en el evangelio (17).

    Los versículos 12-16 son el golpe maestro. Onésimo realmente ha estado al servicio de Filemón sin que éste lo haya sabido, y el haberse fugado quizá sirva para el interés de todos, especialmente del evangelio. Aun cuando Onésimo está regresando como un esclavo arrepentido, la primera relación entre esclavo y amo, Pablo le recuerda a Filemón, es la de hermano en Cristo.    


Recomendaciones Específicas  para la Lectura de la Epístola de Pablo a Filemón

    La esclavitud en el mundo grecorromano del primer siglo no estaba basada en la captura y en la raza, como en la historia del continente americano y europeo, sino, en el tiempo de Pablo, en la economía y en al nacimiento. Para aun los esclavos de las familias, como lo era probablemente Onésimo, se encontraban en el parte inferior de la escala social, y no tenían derechos en absoluto bajo la ley romana. Por lo tanto, podían ser tratados como sus amos quisieran, y los fugitivos con frecuencia eran crucificados como escarmiento para otros esclavos. 

    Imagínese en lugar de Onésimo. Parece ser que había robado a Filemón (18, 19) y había huido tan lejos como había podido (Roma). Pero se arrepintió y vino a dar a l lado de Pablo, quien se encontraba prisionero en Roma; y ahora, de regreso en su hogar, se encuentra en medio de la comunidad cristiana, en el momento en que Colosenses y esta carta (Filemón) son leídas a la congregación. ¿Cómo cree que se sentiría?

    Podemos conjeturar que la carta ya ha sido leída por Filemón, de manera que su lectura a la iglesia fue una expresión pública de la aceptación de Filemón, tanto de la carta de Pablo como de los deseos expresados. Quizás el lector querrá volver y dar una lectura rápida a Colosenses, manteniendo en mente que los creyentes colosenses están escuchando su lectura con Onésimo presente, y que ellos también deben aceptar a Onésimo como su "hermano amado" en Cristo.   

    ¿Tuvo resultados la carta? Por supuesto que sí. !Es difícil imaginar que ninguna de estas cartas hubiera sido preservada si no hubiera sido así! El que Onésimo sea el que más tarde llegó a ser administrador de la iglesia de Efeso, no podemos saberlo con seguridad, pero la tradición cristiana así lo creyó. Sabemos de él por Ignacio, quien, en su camino a Roma hacia el martirio, escribió a la iglesia de Efeso:"En el nombre de Dios, por tanto, recibí a toda la congregación en la persona de Onésimo, vuestro obispo en este mundo, un hombre cuyo amor es infalible. Mi oración es que vosotros lo améis en el Espíritu de Jesucristo y que todos seáis como él. Bendito ser él que les permite tener tal obispo. Vosotros lo merecéis". !El evangelio logra cosas como esta!


Un Recorrido por la Epístola de Pablo a Filemón




 1-3
Saludos
    Afortunadamente, el saludo en sí nos da mucha información útil ya señalada en "Datos de orientación para la Epístola de Pablo a Filemón". (Apia es probablemente la esposa de Filemón, a la luz de Col 4:17. Arquipo es probablemente un maestro de la iglesia). En cualquier caso, seguramente el regreso de Onésimo afectará a toda la familia, así como a la iglesia.  


 4-7
Acción de gracias y oración
    Igual que en las otras acciones de gracias e informes de oración de Pablo, él da gracias a Dios y ora mayormente por los efectos del evangelio en la vida de Filemón. Note el énfasis en el amor y la fe (5), que luego son elaborados en orden inverso en los versículos 6 y 7; así mismo note que el final del versículo 7 anticipa lo que se avecina.
 



8-21
La petición
    Observe el juego de palabras con el nombre de Onésimo en los versículos 10, 11. Se insta a que antes-inútil-ahora útil no sólo sea bienvenido (17), sino también aceptado como "hermano en el Señor". No es claro cómo Pablo podría pagar la deuda de Onésimo (18, 19), después de todo, Pablo se encuentra en prisión !y él mismo es totalmente dependiente de ayuda externa! Sin duda, él espera que Filemón borre por completo la deuda de Onésimo, pero por si acaso, él ejemplifica el evangelio tomando sobre sí la deuda.  
 

22-25
 Una palabra personal y saludos
    El versículo 22 indica que Pablo espera ser liberado de este encarcelamiento (Fil 1:24; 2:23, 24), una preocupación que en este caso toma el lugar de "saludad a todos los santos", que generalmente ocurre. Tal vez el lector deseará comparar los saludos de Filemón 23, 24 con los de Colosenses 4:10-15. 

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart