Lectura de Joel 

Datos de Orientación de Joel
  • Contenido: una devastadora plaga de langostas pone el escenario para un doble llamado al arrepentimiento; Dios responde con una promesa de misericordia, con derramamiento de su Espíritu y con su día de juicio sobre las naciones.
  • Profeta: Joel, quien es, de otra manera, desconocido; su preocupación por Judá y Jerusalén (2:23, 32; 3:1) sugiere que él era del reino del sur. 
  • Fecha de la actividad profética: incierta, tal vez aproximadamente en el año 590 a.C., pero posiblemente después del 500 a.C.
  • Énfasis: el inminente día de Jehová, un día de juicio y salvación; Jehová castiga a los que ama, y su castigo llama na su pueblo al arrepentimiento; el Dios de Israel guarda el pacto al mostrar misericordia a su pueblo; Jehová es soberano sobre todas las naciones y juzgará a los que no han mostrado misericordia a su pueblo. 


Panorama del Libro de Joel

    Joel centra mucho de su mensaje en el concepto de "el día de Jehová". Cuatro escenas describen este día decisivo y cada una tiene dos partes. El capítulos 1 describe el desastre inmediato - una devastadora plaga de langostas (1:2-12) - que lleva a un llamado al arrepentimiento nacional y a la oración por causa de la severidad de la plaga (13-20).

    En la segunda escena (2:1-17) se repite todo esto, pero ahora la plaga es comparada a - o tal vez identificada implícitamente como - un ejército con Jehová a la cabeza, acompañada por señales cósmicas (10, 11), y el llamamiento al arrepentimiento que está basado en el carácter de Jehová (12-17). Esta metáfora ampliada toma el cuadro en la escena 1 en un dimensión más detallada y probablemente se refiere a los inminentes juicios futuros de Dios sobre Israel y las naciones. Puede ser en efecto que "langostas" sirve como una especie de palabra clave para los ejércitos babilónicos que invadieron a Judá en el año 598 a.C.

    La tercera escena (2:18-32) ofrece la respuesta de Dios, primero al asunto inmediato de la plaga de langostas, al restituir "los años que comieron la oruga, el pulgón, el saltón y la langosta" (25) mediante el regreso de la abundancia agrícola (18-27), y segundo, con una promesa especial de la nueva era del Espíritu, señalando así un glorioso futuro para el pueblo de Dios (28-32). 

    La escena final (cap.3) describe la segunda respuesta de Dios al traer juicio contras las naciones (1-16) en la forma de una gran batalla (en el valle de Josafat, cuyo nombre significa "Jehová juzga/ha juzgado"). Esta escena termina con un cuadro de las extraordinarias bendiciones de Dios sobre su pueblo perdonado y purificado (17-21).


Recomendaciones Específicas para la Lectura del Libro de Joel 

    Joel no nos ofrece fecha ni marcas históricas específicas e identificables. Esto hace la lectura del libro un poco más difícil que en otros casos, puesto que el entendimiento de los tiempos de un profeta es útil para comprender su mensaje. El "ejercito del Norte" (2:20, lit. "lo que viene del norte"), probablemente se refiere a las langostas en primera instancia, pero luego metafóricamente al bien conocido temor de los ejércitos invasores del norte (Jer 4:6, refiriéndose a Babilonia; Eze 38:15; 39:2). pero no se dice nada más de ello. todavía más sorprendente es el hecho de que, en un libro donde los llamados al arrepentimiento tienen un lugar central (Joel 1:13, 14; 2:13-17), casi no se hace mención de los pecados que son responsables de los desastres inmediatos o futuros. Sin duda, las naciones serán juzgadas por repartirse la tierra de Jehová y por negociar traicioneramente con su pueblo (3:2, 3, 6) pero los pecados de Judá y Jerusalén parecen ser pecados de complacencia y los requerimientos toman la forma de un llamado a despertar a los "que beben vino" (1:2, 5). El profeta parece asumir que el pueblo sabe bien dónde han quebrantado el pacto con su Dios, pero los lectores posteriores solamente podemos hacer conjeturas.

    En el corazón del mensaje de Joel está "el día de Jehová", un concepto que ya era usado por los profetas antes de que Joel entrara en escena (Amós 5:18-20; Isa 2:12-18; 3:7, 18; 11:10, 11; Jer 30:7, 8; Sof 1:7-2:2). La primera mención en Amós indica que Israel tenía un criterio optimista de este día. Que era un día en su futuro cuando Dios vendría en su ayuda porque ellos eran suyos. Pero Amós le dio la vuelta a ese entendimiento, porque la deslealtad de Israel al pacto los había colocado en enemistad con Jehová: Amós es seguido en esto por los otros profetas, incluyendo especialmente a Sofonías. Isaías y Jeremías lo explican con más detalle cómo cortar en ambos sentidos, un día de juicio sobre aquellos cuyos pecados lo merecen, pero seguidos por un día de salvación para el remanente de Dios. Al leer Joel, el lector verá que él se ajusta a este molde de descripción. Para él, la plaga de langostas ha puesto en movimiento el día de Jehová como juicio sobre Judá y Jerusalén, pero su consumación está claramente centrada en un gran evento escatológico de juicio sobre las naciones y finalmente la restauración del pueblo de Dios.

    Al avanzar en la lectura, el lector también se dará cuenta de que, aunque Joel no lo menciona así, él presupone la relación de pacto de Jehová con su pueblo a cada momento. Langostas y sequía son parte de las maldiciones por la desobediencia al pacto (Deut 28:22, 38-42), así como que Israel sería disperso entre las naciones (Joel 3:2; Deut 28:64). El llamado de arrepentimiento como el sendero a la restauración futura es parte esencial del pacto, como lo es la idea de Dios disciplinando al pueblo que ama (Deut 30:1-10; el "desgarrad vuestro corazón y no vuestros vestidos" de Joel 2:13 con Deut 30:2, 6). Observe también que la apelación al carácter de Dios en Joel 2:13 es una repetición del lenguaje de Éxodo 34:6, un momento de renovación del pacto. La pelea de Dios en la guerra santa (Joel 2:10, 11; 3:9-11) es también parte de este motivo. 


Un Recorrido por el Libro de Joel  

 1:1Encabezado
    En contraste con Oseas, el encabezado de Joel es sucinto, pues nos provee datos acerca de quién es o cuándo vivió. 
 1:2-12Escena 1A. La plaga de langostas
    Observe la manera en que las palabras de Joel "escuchad esto" (2) son el principio de su llamamiento a despertar (5) para lamento y arrepentimiento a una nación que, como lo haría un borracho, ya no presta atención a su comportamiento (5). A menudo se señala que la descripción de la plaga en los versículos 6-12 es dolorosamente precisa. Observe la manera en que las bendiciones prometidas en 2:18-27 responden directamente a esta escena.   
 1:13-20Escena 1B. Un llamado al arrepentimiento
    Una plaga semejante no solamente arrasaría económicamente a un pueblo por años, sino que hasta el sistema sacrificial se detendría súbitamente por años cuando no quedara nada para sacrificar, por consiguiente, el enfoque en el primer llamado al arrepentimiento es sobre los sacerdotes (13, 14). El resto de los llamamientos repite la causa para el lamento (15-18), seguido por la propia oración de Joel en al mismo estilo (19, 20).    
 2:1-11Escena 2A.El ejército invasor de Dios 
    Observe la manera en que esta segunda descripción de la plaga representa a las langostas como algo ahora en el futuro; vendrá contra el pueblo de Dios como un vasto ejército dirigido por Dios mismo (!la guerra santa se vuelve contra Israel!). Tal vez aquí hay un poquito de ironía, ya que Israel espera que Dios venga en su defensa acompañado de querubines alados (Sal 18:10; Eze 10:1-20), pero en lugar de eso, él viene con criaturas aladas de destrucción. 
 2:12-17Escena 2B. El llamado al arrepentimiento 
    El segundo llamado al arrepentimiento es uno de los momentos más memorables en el Antiguo Testamento. Observe especialmente los ecos de Deuteronomio 30:1-6 de que el ayuno, el saco y la ceniza no significan nada si no hay un corazón quebrantado. Aquí también (Joel 2:13) se encuentra la base en el pacto para tal arrepentimiento. Dios está lleno de gracia y compasión.   
 2:18-27Escena 3A. La respuesta de Dios, la promesa de plenitud 
    Observe cuánto de esta escena corresponde a la plaga como es descrita en 1:2-12 y responde al arrendamiento asumido en 2:12-17. El ejército de "langostas" es empujado a los dos mares (20) y la abundancia es restaurada. Pero la meta final es la alabanza a Jehová y la eliminación de la vergüenza del pueblo (26, 27).
 2:28-32Escena 3B. Las respuesta de Dios, la promesa del Espíritu 
    Una parte de la restauración futura será el cumplimiento del anhelo de Moisés de que todos los del pueblo de Dios sean profetas (Núm 11:29). Observe la manera en que la lista de los que profetizan cubre toda la escala del orden social, incluyendo a las hijas y lo más bajo en la escala social: las siervas. Observe también que esto pertenece al futuro escatológico, acompañado por señales cósmicas antes de la expresión final del "día" de Jehová, cuando la salvación sea para todos los que invocan el nombre de Jehová. 
 3:1-16aEscena 4A. La respuesta de Dios, el juicio final de las naciones
    Como la escena 3A corresponde a la 1A, así esta escena (4A) corresponde a 2A. Aquí se encuentra un "oráculo de ay" típico en el cual se expresan tanto la naturaleza de juicio de Dios como las razones para él. Note especialmente la manera en que esto cumple la promesa de la guerra santa que Dios lanzará contra todos sus enemigos.   
 3:16b-21Escena 4B. La respuesta de Dios, bendiciones futuras del pueblo de Dios
    Como con 2:28-32, este cuadro final está revestido con imágenes de abundancia escatológica: la renovación pródiga de la tierra (18a), una fuente que sale de Jerusalén (18b; Eze 47:1-12; Apoc 22:1-5), los enemigos tradicionales de Israel acabados para siempre (19), una habitación eterna de Judá en Jerusalén (20) y la eliminación total del pecado (21). La base final para esto es el regreso de la presencia de Dios a Sion (17, 21).  

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart