Lectura de Jonás


Datos de Orientación de Jonás 
  • Contenido: Dios muestra compasión por uno de los enemigos más odiados de Israel mediante un profeta muy renuente.  
  • Profeta: Jonás, hijo de Amitai, quien profetizó durante el reinado de Jeroboam II (ver 2 Rey 14:25).  
  • Énfasis: Jehová como creador, Sustentador y Redentor de todos; el interés compasivo de Jehová por los gentiles (representados por Nínive); la renuencia de Israel (representada por Jonás) para reconocer la compasión de Jehová por las naciones. 

Panorama del Libro de Jonás

    El libro de Jonás es único entre los Profetas Posteriores. Más bien que una colección de oráculos proféticos, es una narración acerca de la compasión de Dios por algunos gentiles odiados, mediante un profeta hebreo que no quería tener nada que ver con ello. 

    La historia está narrada en cuatro partes fácilmente discernibles, que corresponde a nuestras presentes divisiones de capítulos: 
  1. Jonás es llamado a predicar juicio contra Nínive (!en Nínive!), a lo cual él responde huyendo tan lejos como pueda en dirección contraria. Jehová manda una tormenta y Jonás es arrojado por la borda y es rescatado por milagrosa provisión de Dios de un gran pez.
  2. Jonás responde en oración, un salmo de acción de gracias por su liberación. 
  3. Jonás acepta su misión a Nínive con estos resultados: Nínive se arrepiente y Dios se aplaca (de conformidad con Jer 18:7, 8).
  4. Jonás estalla en ira, ante lo cual Dios responde con una lección objetiva y una pregunta final a Jonás (Jon 4:9, 10), el punto central de todo.

Recomendaciones Específicas para la Lectura del Libro de Jonás 

    Para comprender el libro de Jonás, se necesita observar dos cosas: la habilidad del narrador para relatar su historia y los intereses teológicos que trae con ella. 

    Primeramente, para apreciar el poder de esta narración, el lector podría tratar de ponerse en los zapatos de los israelitas a quienes esta dirigido este relato. La historia funciona mucho de manera similar a las parábolas de Jesús, porque el narrador introduce a sus oyentes/lectores en la historia y luego los toma por sorpresa con la pregunta final. 

     Las habilidades literarias del narrador se reflejan de varias maneras. Por ejemplo, la historia básica se halla enmarcada por la huida de Jonás de Dios (1:3) y su razón para ella (4:2). Observe también cómo la respuesta de los marineros anticipa la compasión de Dios en Nínive. La ironía se usa a lo largo de la historia para afirmar los puntos teológicos: los marineros paganos terminan ofreciendo sacrificios a Jehová después de que el desafiante profeta de Dios es arrojado al mar. Al final de su salmo Jonás exclama (su propia liberación): "!La salvación pertenece a Jehová!" (2:9), que después es actuada por el arrepentimiento de Nínive y por la retención del juicio por parte de Dios. Jonás enojado con Dios, no obstante dice la verdad acerca del carácter de Dios (4:2), que resulta ser la misma razón de su enojo. Jonás, rescatado de la muerte por Jehová, al fin desea morir en vez de vivir, porque los ninivitas lograron vivir en vez de morir.  

    En segundo lugar, esta historia es principalmente acerca de Jehová, y solamente en segundo lugar acerca de Jonás. Jehová es el protagonista a lo largo de toda la historia: él llama a Jonás, envía una tormenta cuando Jonás desobedece y la intensifica para impedir que los marineros lo rescaten; provee un gran pez para rescatar a Jonás; es el objeto de alabanza y gratitud en el salmo de Jonás; envía a Jonás una segunda vez y luego detiene su mano cuando la predicación de Jonás tiene éxito; y al final, provee tanto la plante de ricino como el gusano y el viento oriental para instruir a Jonás en los caminos de Dios. Jonás, por su parte, sirve como fondo de modo que la historia de Jehová pueda ser relatada con poder e impacto.  

    El punto en cuestión en todo es el pacto abrahámico (Gén 12:3), que Jehová está lleno de compasión y misericordia por todo lo que él ha hecho (Sal 145:8, 9, 13, 17) y que todo el tiempo ha tenido el propósito de bendecir a las naciones mediante su elección de Israel. Pero la elección de Dios, siempre un acto de misericordia, algunas veces se convierte en la base del orgullo y el prejuicio. Es este caso, recuerde que Asiria fue el imperio más cruel en la historia antigua (ver el libro de Nahum), no obstante lo cual Dios estaba dando a este pueblo una oportunidad de arrepentirse, no  una conversión a Jehová, pero una respuesta suficiente para que Jehová detuviera sus castigos. Es esta "injusticia" de la misericordia de Dios la que fue tan ofensiva para Jonás.   


Un Recorrido por el Libro de Jonás

 1:1-17Jonás huye del Señor 
    Esta narración inicial encamina al lector al resto de la historia. Además de la historia básica acerca de Jonás, no pase por alto los dos elementos principales: 1) Jehová está en control de todo (observe especialmente su papel como Señor de la tierra y del mar, que los marineros llegaron a reconocer y que Jonás no entendió); y 2) los contrastes deliberados entre el profeta de Jehová de mente cerrada y los marineros de mente cada vez mas abierta. 
 2:1-10Oración de gratitud de Jonás 
    Observe que esta "oración" toma la forma de un salmo individual de gratitud y está expresada en términos de la liberación de Jehová aunque él todavía está en el mar. El salmo está expresado en tres partes (2-4, 5-7, y 8, 9), de las cuales las dos primeras son paralelas, ya que entretejen sufrimiento, rescate y testimonio, y concluyen con una nota similar, la de mirar hacia el templo. La estrofa final, de testimonio (8, 9), anticipa el resto de la narración expresando la confianza de Jonás en Jehová, del que viene la salvación, pero lo hace en contraste con "los que veneran las vanidades ilusorias" (p. ej., los ninivitas).  
 3:1-10Predicación de Jonás y arrepentimiento de Nínive
    Jonás recibió una segunda oportunidad, a la cual él respondió con obediencia (1-3). Observe que el arrepentimiento de la ciudad se concentra en el rey, quien pone el ejemplo (6), y también emite un decreto que convoca no solamente a ayunar y a cubrirse de cilicio - "hasta a los animales" - sino también a volverse de sus malos caminos y de la violencia (7, 8), esperando que tal demostración de arrepentimiento pudiera hacer que Dios se ablandara (9), lo que en efecto hizo (10). 
4:1-11 Ira de Jonás y compasión de Jehová 
    Aquí el lector llega al motivo de todo. Jonás no quiere que Dios se aplaque y está enojado con Jehová por ser fiel a sí mismo (Éxo 34:4-6). El resto es dominado por la pregunta de Jehová hecha dos veces: "¿Haces bien en enojarte tanto?/¿Te parece bien enojarte?", y la convicción de Jonás de que sí (4, 9). Usando lenguaje de 1:17, el narrador señala tres veces que Jehová "dispuso", primero una planta de ricino para que le diera sombra, luego el gusano y finalmente el sofocante viento oriental. Luego lo que colma el plato, le egoísta "compasión" de Jonás por la planta de ricino, en lugar de justificar la compasión de Dios por la gente y los animales de Nínive. Los lectores somos invitados implícitamente a contestar la pregunta de Jehová, con respecto a nuestros enemigos.   

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart