Lectura de Marcos


Datos de Orientación para el Evangelio Según Marcos

  • Contenido: la historia de Jesús desde su nacimiento hasta su resurrección; aproximadamente dos terceras partes cuentan de su ministerio en Galilea, mientras que la última parte narra su semana final en Jerusalén.
  • Autor: anónimo; atribuido (por Papías, aprox 125 d.C.) a Juan Marcos, por un tiempo compañero de Pablo (Col 4:10) y más tarde de Pedro (1 Ped 5:13).
  • Fecha: aproximadamente año 65 d.C. (según Papías, inmediatamente después de las muertes de Pablo y Pedro en Roma). 
  • Recipientes: la iglesia de Roma (según Papías), lo que explica su preservación junto con los Evangelios según Mateo y según Lucas, que son más grandes. 
  • Énfasis: el tiempo del gobierno de Dios (el reino de Dios) ha llegado con Jesús; Jesús ha venido a efectuar el nuevo éxodo prometido en Isaías; el Mesías real vino en debilidad, con su identidad como un secreto, excepto para aquellos a los que les es revelado; el camino del nuevo éxodo lleva a la muerte de Jesús en Jerusalén; el camino del discipulado es tomar la cruz y seguir a Jesús.  


Panorama del Evangelio según Marcos

    Aunque Marcos es el más temprano de los cuatro Evangelios por ser el más corto y tener mucho menos enseñanzas que los otros, a menudo ha tendido a sufrir descuido. En un nivel su historia es cándida. Después de un prólogo, que nos introduce a las buenas nuevas acerca de Jesucristo (1:1-15), la historia se desenvuelve en cuatro parte: 
  1. En la primera parte (1:16-3:6), Jesús se hace público con el anuncio del reino. Con rápida acción llama discípulos, echa fuera demonios, sana enfermos y anuncia que todo esto tiene que ver con la venida del gobierno de Dios. En el proceso, despierta asombro de multitudes y oposición del establecimiento religioso y político, que muy pronto trama su muerte.
  2. En la segunda parte (3:7-8:21) desarrolla el papel de los tres grupos importantes. Los milagros y las enseñanzas de Jesús son fuentes de constante asombro para las multitudes. Los discípulos reciben instrucción privada (4:13. 34) y se unen en la proclamación (6:7-13), pero son lentos para entender (8:14-21; 6:52). La oposición continúa aumentando (7:1-23; 8:11-13).
  3. En la tercera parte (8:22-10:45), Jesús dirige su atención primordialmente a los discípulos. Tres veces explica  la naturaleza de su reino y por consiguiente del discipulado (8:34-38), como andar el camino de la cruz (como el siervo sufriente de Isaías; Mar 10:45), y tres veces los discípulos no lo comprenden.    
  4. En la cuarta parte (10:46-15:47) el evangelista lleva la historia a su clímax. El rey entra a Jerusalén y las multitudes se vuelven locas de emoción; pero al final, la oposición vence. Jesús es sometido a juicio, encontrado culpable y entregado a los romanos para ser ejecutado en la cruz, como "rey de los judíos" (15:2).
    Un breve epílogo (16:1-8) recuerda a los lectores del Evangelio según Marcos que "!Jesús ha resucitado!" 



Recomendaciones Específicas para la Lectura del Evangelio Según Marcos

    Era un tiempo de asesinatos en Roma. La iglesia estaba experimentando el holocausto de Nerón, en el cual  muchos creyentes  habían sido quemados vivos en las fiestas de los jardines de Nerón y dos de las figuras más importantes de la iglesia (Pedro y Pablo) habían sido ejecutados. Poco después, apareció entre ellos un pequeño libro (el Evangelio de Marcos), escrito para recordarles sobre la naturaleza del propio mesiazgo de Jesús (como el siervo sufriente de Dios) y para alentar el discipulado de llevar la cruz.

    Marcos ha sido descrito como uno que no puede relatar mal una historia. En parte debido a su estilo vívido, que es lo también da a su Evangelio la sensación de ser muy rápido. Casi cada oración empieza con "y" (RVA), cuarenta y una veces empieza con "en seguida" (lo que no siempre se refiere al tiempo, sino a la urgencia de la expresión), y veinticinco veces con "otra vez". Pero también incluye detalles pequeños, entre ellos palabras arameas de Jesús en seis ocasiones. Todo esto refleja tanto una forma escrita del recuento oral como la memoria de un testigo presencial.

    El lugar prominente de Pedro en el Evangelio, así como el hecho de que desde el comienzo y en varias oportunidades suceden eventos en la casa del Apóstol (en Capernaúm) y en torno a ella, sugiere que la tradición tiene razón: que el Evangelio en parte refleja el propio relato de Pedro sobre la historia. Pero el papel de Pedro en el Evangelio no es el de un héroe. El que alienta a otros "revestíos todos de humildad" (1 Pedro 5:5) no olvida su propia debilidad mientras sigue a Jesús. Tal vez el lector querrá observar esas características conforme avanza en la lectura. Pero al final, después de que él negó vehementemente conocer a su Señor (Mar 14:66-72), también recuerda que el ángel le dijo a las mujeres en la tumba: "Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro ..." (16:7).

    Aunque breve y asombroso como lo es el Evangelio de Marcos, no es simple de ninguna manera. Efectivamente, Marcos cuenta la historia con profunda perspicacia teológica. Absolutamente crucial para su lectura con entendimiento es el darse cuenta de la manera en que presenta a Jesús como el Mesías. Hay tres cosas que surgen desde el principio y que van hasta el fin:
  1. Jesús es el Mesías real.
  2. Jesús es el siervo sufriente de Dios.
  3. Jesús guarda su identidad en secreto.  
    El relato que Marcos hace de la historia enfatiza por tanto el "secreto mesiánico", el "misterio del reino de Dios", es decir que el futuro Rey esperado sabía que estaba destinado a sufrir por el bien de la gente. Los demonios, que lo reconocen, son silenciados (1:15, 34; 3:11, 12). A las multitudes a las que él viene con compasión se les dice que no cuenten a nadie acerca de sus milagros (1:44; 5:43; 7:36; 8:26). Cuando finalmente es confesado como Mesías por sus discípulos, él les dice que no se lo digan a nadie (8:30). !Lo que nadie espera es que el Rey de Dios sea clavado en una cruz! Pero Jesús lo sabe, y él silencia todo fervor mesiánico para que no se frustre el plan divino que lo lleva a la cruz. Cuando los discípulos son avisados del "misterio", hasta ellos fracasan en entenderlo (8:27-33), son como el ciego que tiene que ser tocado dos veces (8:22-26; en su caso, por la resurrección de Jesús).

    Pero el recordar a sus lectores de la naturaleza del mesiazgo de Jesús, el Evangelio según Marcos nos recuerda que este es también el camino del discipulado. De hecho, la primera instrucción sobre el discipulado (8:34), que llama a llevar la cruz, aparece solamente después de la primera revelación a los discípulos sobre la muerte inminente de Jesús (v.31).

    Marcos también usa el tema del Mesías real y sufriente de Dios para mostrar la conexión de Jesús con la historia de Israel, especialmente del nuevo éxodo de Isaías (ahora muy aplazado). Los momentos clave en el primer éxodo son la liberación, el viaje por el desierto y la llagada al lugar donde mora el Señor. Los capítulos 35 y 40-55 del libro de Isaías no anuncian el regreso del exilio babilónico como un nuevo éxodo. Observe la manera en que Marcos nos pone en contacto con este tema en su primera oración: "El principio del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios. Como está escrito en el profeta Isaías". Jesús entonces entra en el papel del Israel (mediante el agua y la prueba en el desierto). El tema corre a todo lo largo de la historia. Marcos cita a Isaías en puntos clave (la dureza de corazón de la oposición, "los que están fuera", Marcos 4:10-12; 7:6; 9:48; la inclusión de los gentiles, 11:17). Él evoca a Isaías de varias maneras: el ministerio de Jesús es expresado en el lenguaje de Isaías 53 (Mar 10:45), la parábola de los arrendatarios (12:1-12) le da nueva forma a la "canción de la viña" de Isaías (Isaías 5:1-7), el tema de los que ven pero no perciben y oídos que escuchan pero no entienden (Isa 6:9, 10). El Libertador tanto tiempo esperado ahora ha venido,  pero contrariamente a las expectativas comunes, él ha venido a sufrir por el pueblo para dirigirlos del exilio a la tierra prometida final (Mar 13). 

    Una parte importante del nuevo éxodo incluía la reunión de las naciones gentiles. Puesto que el Evangelio de Marcos está dirigido a gente que ya es parte de esta misión, su manera de colocarla en la historia de Jesús es relatando una serie de narraciones no galileas (gentiles) en 6:53-9:29. En este contexto, él coloca el asunto del lavamiento ceremonial, por ejemplo, y comenta que Jesús en efecto abolió las leyes alimenticias (7:19b). Más aún, la misión gentil retrasa la caída del telón final en la historia (13:10), y al recuperar el templo como "rey" de Israel (11:7), Jesús cita Isaías 56:7 ("... mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos..."=gentiles).
    Al mirar estas diversas características mientras avanza en la lectura, el lector puede encontrarse entre los que reconocen el Evangelio de Marcos como uno de los ricos tesoros de la Biblia.   

Un Recorrido por el Evangelio según Marcos

 




El Prólogo
Introducción a Jesús y al reino (1:1-15)
    Al leer la muy breve introducción del Evangelio según Marcos, observe cómo todos estos principales asuntos aparecen aquí. Las "buenas nuevas acerca de Jesús" empiezan con el anuncio de que el nuevo éxodo de Isaías ha empezado: "Preparad el camino del Señor" (1:3), proclama Juan el Bautista - el nuevo Elías (Mal 4:5, 6) - quien así presenta a Jesús a Israel. Jesús entonces asume el papel de Israel en el nuevo éxodo. En su bautismo la voz del cielo define el destino mesiánico de Jesús en palabras del Salmo 2:7 (el rey davídico). Génesis 22:2 (el Hijo amado de Dios), e Isaías 42:1 (el siervo sufriente de Dios). Después de su tentación en el desierto, viene a Galilea anunciando "el evangelio de Dios":"el tiempo se ha cumplido" para que el reino de Dios aparezca, lo que llama a la fe y al arrepentimiento.    
  Parte 1. El reino se hace público: discípulos, multitudes, oposición (1:16 - 3:6)




 1:16 - 45
 Los discípulos y las multitudes
    Marcos empieza la historia con el llamado de "venid en por de mí" (1:16-20), una clave a gran parte del Evangelio. Aún así, los discípulos están en el fondo en gran parte de esta sección, ya que Marcos se concentra primero en las multitudes (21-45). Ellos son "los asombrados" de los que Jesús tiene compasión y con los que tiene inmensa popularidad (22, 27, 28, 32, 33, 37, 38, 45), de tal manera que al fin de la corta narración "Jesús y ya no podía entrar abiertamente en ninguna ciudad". Observe que Marcos completa todo esto !en solamente tres narraciones cortas! 
 


2:1 - 3:6
 La oposición
    La oposición (2:1-3:6) viene presentada en una serie de cinco narraciones. La pregunta "¿por qué?" se encuentra en cada una de las primeras cuatro narraciones, en las que Marcos muestra las razones de la oposición: 2:7 (blasfemia = hacerse él mismo igual a  Dios); 2:16 (comer con pecadores); 2:18 (fracasó en guardar las reglas); 2:24 (quebrantar el Sábado). Observe al final (3:6) cómo la oposición - tanto religiosa como política - se solidifica con el primer indicio de la futura muerte de Jesús.   
  Parte 2.El ministerio del reino: fe, malos entendidos, corazones endurecidos (3:7 - 8:21)
 




3:7 - 4:34
 Presentación del ministerio del reino
    La trama se complica, observe la manera en que los tres grupos son de inmediato vueltos a la escena (multitudes, 3:7-12; discípulos, 13-19; oposición, 20-30; hasta su familia está confundida, 31-34). Los apóstoles ahora son "designados" como los Doce (representando al remanente de Israel), y su papel es elevado considerablemente.
    En el pasaje de 4:1-34 Marcos usa las enseñanzas de Jesús en parábolas para introducir el misterio del reino, que será revelado a ellos (los que están dentro). La oposición (los "de afuera"), en su fracaso de escuchar con sus oídos (4:9), cumple la profecía de Isaías (Isa 6:9, 10 su severa reprensión de la gente que se vuelve como los ídolos que no pueden oír, Isa 42:18, 20), pero conforme la historia continúa, la condición de los discípulos mejora.  

 


4:35 - 6:6a
 El reino presente en poder, la ceguera del mundo
    Enseguida se encuentra una serie de hechos poderosos (4:35-5:43). A su vez, Jesús muestra su poder sobre el mar, sobres los demonios, sobre la muerte y sobre la impureza (una "intocable", Lev 15:25-27, toca a Jesús y es sanada y por tanto restituida a la comunidad). Observe el énfasis en la fe: a aquellos a los cuales es revelado el misterio las fata fe (Mar 4:40), la gente del otro lado del lago quiere que Jesús se vaya (5:17), la fe de la mujer la hace sana (5:34), el líder de la sinagoga es alentado a tener fe (5:36), al pueblo de Jesús la falta fe (6:6a). El asombro y el temor viene fácilmente, la verdadera fe, no. 
 








6:6b - 8:21
 El reino se extiende a los gentiles, la ceguera de los discípulos
    Observe con cuidado dos cosas en esta sección:
  1. El papel de los discípulos 
  2. El ministerio de Jesús entre los gentiles.
Empieza con los doce que se unen a Jesús en el ministerio, con tal éxito que Herodes se da cuenta de ello (6:6b-30). Pero observe la manera en que las dos historias de la alimentación de las multitudes (6:31-44; 8:1-10) son seguidas por el tema de la "dureza de corazón" (6:45-52; 8:11-21).
    Entre las dos historias (6:53-7:37), Jesús ministra entre los gentiles, que muestran fe (7:24-30) y también asombro (31-37). Significativamente, Marcos trae a los fariseos a la escena también, cuando Jesús elimina las leyes alimentarias pronunciando que todas las cosas son limpias (7:1-23) .
    La narración de "la dureza de corazón" al final (8:11-21) es especialmente importante para la narrativa de Marcos. Los fariseos "prueban" a Jesús acerca de "una señal del cielo", ellos están esperando un Mesías de poder terrenal. Cuando sus discípulos no pueden comprender su advertencia acerca de los fariseos, observe cómo las preguntas de él reflejan el libro de Isaías 6:9, 10 (Mar 4:9-12): "Teniendo ojos, ¿no veis? Teniendo oídos ¿no oís?" (8:18) 
  Parte 3. El ministerio revelado: la cruz y el camino del discipulado  (8:22-10:45)
    Difícilmente puede perderse el rasgo central de esta sección, que enmarca el todo: las tres predicaciones de la pasión y la dureza de corazón de los discípulos. Así las multitudes y la oposición retroceden al fondo, mientras Jesús, en camino a Jerusalén, se dedica principalmente a instruir a los discípulos. 
 





8:22 - 9:29
 La primera predicación de la pasión y sus consecuencias
    Observe la manera en que la narración del ciego tocado dos veces (8:22-26) sirve para relacionar la "ceguera" de los discípulos (17-21) con su "primer toque" en Cesarea de Filipo (27-30). Sin embargo, ellos claramente necesitan un segundo toque. Pedro da la respuesta correcta: Jesús es el Mesías; pero cuando Jesús le dice que el Mesías debe morir, él contagiado con "la levadura de los fariseos" y rechaza vehementemente esta idea tan insensata (31-33).
    Observe dos cosas en la enseñanza crucial que sigue sobre el discipulado (8:34-9:1): 1) esta es la primera instrucción sobre el discipulado en el Evangelio (que solamente viene después de que es revelada la naturaleza del mesiazgo de Jesús), y 2) aquí las multitudes son incluidas (significativamente).
    La transfiguración (9:2-13), con su afirmación de que el Hijo es el que debe ser oído, es la respuesta divina al sufrimiento de Jesús antes de que suceda. Mire cómo la Ley (Moisés) y los Profetas (Elías) son testigos. Pero también es puesto en contraste con la continua dureza de corazón por parte de los discípulos (Pedro en la montaña, y los demás con el muchacho poseído por un demonio, 9:14-29). 
 



9:30 - 10:31
 La segunda predicción de la pasión y sus consecuencias 
    Mire con cuidado cómo la segunda predicción de la muerte de Jesús es seguida ahora por una discusión entre los discípulos sobre quién es el más grande (9:33, 34). Jesús responde señalando la naturaleza del discipulado: servicio e imitación de la actitud de un niño (35-37). Observe la manera en que este tema es retomado inmediatamente en las instrucciones que siguen: en la buena acogida que Jesús da a los pequeños y en evitarles tropezar (38-50). Cuando Marcos vuelve a ello en 10:13-16, él lo pone en contraste con los ricos (10:17-31) a los que les es difícil "entrar en el reino de Dios", y obviamente sacude a los discípulos que suponen que los ricos tienen las bendiciones de Dios. 
 

10:32 - 45
 La tercera predicción de la pasión y sus consecuencias
    Una vez más, pero brevemente en este caso, Marcos señala   la dureza de corazón de los discípulos. Observe que esta vez está puesta en el contexto de "el camino siguiendo a Jerusalén". Así pues, mientras que Jesús se dirige hacia su muerte como el siervo sufriente de Dios (45), !los discípulos codician posiciones de autoridad! 
  Parte 4. El Rey viene a Jerusalén a morir (10:46-15:47)
    En esta sección veremos que la oposición religiosa para a primer término, mientras que las multitudes solamente desempeñan papeles secundarios
 






10:46-13:27
 El Rey viene a Jerusalén, la casa está dividida
    Observe la manera en que la historia de Bartimeo (10:46-52) sirve como puente para esta sección: un hombre ciego que "ve" a Jesús como "el Hijo de David", recibe la vista, mientras que los que ven y que no reconocen al hijo de David (12:35-40), siguen ciegos. El lector tal vez querrá examinar la manera en que esta narración y las dos siguientes (la entrada triunfal y la purificación/juicio del templo) reflejan la futura venida de Dios a Israel en Isaías 35.   
    Así, con tres acciones proféticas simbólicas - la entrada triunfal, la maldición de la higuera, y la purificación del templo - Jesús se presenta a Israel como su Rey por tanto tiempo esperado. El Señor al que ellos buscan viene repentinamente a su templo, pero en juicio (ver Mal 3:1). Esto es seguido por una serie de historias de conflicto entre Jesús y las autoridades reales (Mar 11:27-12:40), a las que la viuda con sus dos moneditas les hace frente en alto relieve (2:41-44).
    Los discípulos reaparecen en el capítulo 13 para escuchar el anuncio del juicio final de Dios sobre Jerusalén (14-23) en el contexto del juicio final y de la salvación (24-27), con énfasis en que los discípulos estén vigilantes.   

 




14:1-15:47
 El Rey es crucificado
    Finalmente, la historia alcanza su clímax espantoso/maravilloso. El Rey es ungido para la sepultura (14:1-11) y tiene un comida final con sus discípulos, a los que les asegura que comerán y beberán de nuevo con él en el reino venidero (12-26), y esto en el contexto de su presente repudio de él (27-31, 66-72). Él entonces es llevado para ser humillado por la oposición religiosa, mientras escupen el Masías (32-65) antes de entregarlo a Roma para ser ejecutado por crucifixión (15:1-41), como el "rey de los judíos". Lo que Pilatos intentaba fuera una advertencia - esto es lo les pasa a los que tienen pretensiones mesiánicas -  Marcos lo ve como la verdad final acerca de Jesús como el Mesías real. Jesús es sepultado entonces bajo la mirada vigilante de algunas mujeres que serán las primeras en escuchar las buenas nuevas de su resurrección. 
 

Epílogo
 El epílogo sigue siendo un misterio. Jesús ha resucitado (pero no hay apariciones registradas). La historia obviamente sigue, pero la palabra final es miedo. ¿Escribió Marcos algo más que se perdió? ¿O pretendía él que sus lectores cambiarán "miedo" por "asombro" y que siguieran a Jesús por el camino que lleva a la cruz y a la resurrección? No podemos saberlo, pero lo último es ciertamente lo que él tenía como el propósito de que su Evangelio como un todo lo hiciera.   

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart