Lectura de Números


Datos de Orientación de Números

  • Contenido: la larga estancia de los israelitas en el desierto mientras viajaban del monte Sinaí a las planicies de Moab, con leyes adicionales del pacto. 
  • Cobertura: cuarenta años, un periodo dentro del que murió la generación que salió de Egipto.
  • Énfasis: preparación para la conquista militar de la tierra prometida; el pacto de lealtad de Dios hacia su pueblo Israel con respecto a la tierra; el repetido fracaso de Israel para guardar el pacto con Dios; el liderazgo de Dios para con su pueblo y la afirmación del liderazgo de Moisés; preparación para entrar y adorar en la tierra prometida; conquista y asentamiento de la tierra al oriente del río Jordán. 

Panorama del Libro de Números

    Si el libro de Levíticos tiende a ser un libro sin atractivo para el lector contemporáneo, entonces el libro de Números puede ser unos de los más difíciles en términos de entender lo que está pasando. El problema para el lector contemporáneo es que el libro se presenta una mezcla de cosas tales como:narración, leyes adicionales, lista de censos, oráculos de un profeta pagano, la bien conocida bendición sacerdotal pronunciada por Aarón, todo lo que nos hace difícil ver la manera en que estos asuntos encajan juntos. 

    El libro de Números registra principalmente el peregrinaje del pueblo de Israel por el desierto desde el monte Sinaí hasta su establecimiento en las planicies de Moab (en la ribera oriental del río Jordán), listo para la conquista. Pero es la segunda generación la que termina en la ribera oriental, porque la generación que se ve en el éxodo se rehusó a entrar por la ruta más directa, la del sur (en Cades), por lo que fueron juzgados por Dios como indignos de entrar. Las narraciones del viaje se encuentran en 9:15-14:45 (de Sinaí a Cades, incluyendo la negativa para entrar y la declaración del juicio de Dios) y 20:1-22:1 (desde Cades a las planicies de Moab a lo largo del Jordán).      

    Hay otras cuatro secciones de narración que tiene funciones ligeramente diferentes:
  1. 7:1-9:14 registra los preparativos para el viaje.
  2. Los capítulos 16, 17 hablan del asunto del liderazgo dado por Dios (y reconocido) de Moisés y Aarón.
  3. El ciclo de Balaam (22:2-24:25) y la seducción en Sitim con Baal de Peor (cap. 25) anticipan tanto el cumplimiento de Dios dándoles la tierra, como su propia capacidad, no obstante que serían seducidos por la idolatría cananita.
  4. Los capítulos 31-36 narran los eventos en la ribera oriental mientras se preparan para la conquista.
    Esparcidas entre las narraciones, pero al mismo tiempo añadiéndoles significado, están: dos listas de censos (caps 1, 2; 26, 27), más una genealogía / relato de la familia de Aarón y de los levitas (caps 3, 4), así como también varias colecciones de leyes (caps 5, 6; 15; 18, 19; 28-30), la mayoría de ellas retomando artículos del Código levítico (Lev 1-16; 21, 22).

    Esto es de lo que trata el libro de Números: el viaje hasta el límite de la tierra prometida y las leyes relativas a la adoración apropiada. La pregunta es: ¿puede encontrarse sentido al arreglo del libro como una narración?   


Recomendaciones Específicas para la Lectura del Libro de Números

    Para apreciar la manera en que funciona la narración del libro de Números (el viaje así como los diversos asuntos que lo rodean) se necesita recordar varios asuntos de los libros de Génesis y Éxodo. .

    Primero, la fuerza conductora detrás de todo es la promesa / pacto de Dios a Abraham de que su simiente heredaría la tierra de Canaán. Esto es lo que mantiene la narración en acción en todas sus partes. Dios traerá el cumplimiento de esta promesa, aun ante la renuencia y desobediencia de Israel. 

    Segundo, la conquista de la tierra incluye la segunda etapa de la guerra santa. La primera etapa (contra faraón en el libro de Éxodo) aunque dirigida por Moisés, fue llevada a cabo por Dios el Guerrero Divino mediante una intervención milagrosa. En esta segunda etapa Dios tiene la intención de que su propio pueblo participe. Él los rescató de la esclavitud para hacer de ellos su pueblo y colocarlos en la tierra prometida, pero ellos deben hacerse cargo de la conquista de la tierra. Esto explica las dos listas de censos, que cuentan a los hombres que pueden pelear y que ponen a las tribus en formación de batalla en torno al tabernáculo. La lista al principio (de la que Números deriva su nombre) prepara a la primera generación para la conquista a través de Cades. La otra lista prepara a la segunda generación para la conquista a través de Transjordania. Este tema también explica las diversas narraciones al final, incluyendo la sucesión de Josué (27:12-23) y los varios asuntos de los capítulos 31-36 que anticipan la conquista. 

    Tercero, recuerde que en Génesis 12:7, inmediatamente después de la promesa de la tierra, Abraham construyó un altar al Señor. Al leer las diversas porciones de la ley esparcidas dentro de esta narración, se encontrará que se enfocan principalmente en la relación de los israelitas con su Dios. Por lo tanto, el papel central del tabernáculo y de los asuntos sacerdotales en el libro de Números continúan concentrándose en dos asuntos previos en el Pentateuco hasta este punto: la presencia de Dios en medio de su pueblo (estar con ellos y dirigir su viaje) y la adoración apropiada hacia Dios una vez que se establecieran en la tierra.     

    Finalmente, el mismo pueblo de Dios no resulta bien librado en el libro de Números. Difícilmente se puede pasar por alto la naturaleza incesante de sus quejas y de su desobediencia. De hecho, aparte de las futuras bendiciones de Dios pronunciadas mediante un profeta pagano, apenas hay una palabra acerca de ellos en toda la narración. Las mismas quejas contra Dios y Moisés, su líder escogido, que empezaron en Éxodo 15:22-17:7 (y luego algunas más) se repiten aquí (Núm 11, 12; 14; 16, 17; 20:1-13; 21:4-9). Sencillamente, no resulta divertido leer esto. En el Nuevo Testamento la desobediencia de los israelitas sirve como advertencia para nosotros (1 Cor 10:1-13; Heb 3:7-13). En el Antiguo Testamento, aunque sus pecados son recordados expresamente, también lo es la "gran compasión" de Dios sobre ellos (Neh 9:16-21; Sal 78:14-39; 106:24-33. 44-46. Ver también la invitación y advertencia en el Salmo 95).    

    Por tanto, aunque la narración tiene algunos movimientos abruptos de enfoque, el libro de Números prosigue con la carga del Pentateuco con gran estilo. Al lector no se le permite olvidar que, a pesar de toda la palabrería de Israel, esta es sobre todo la historia de Dios y que él cumplirá su parte del pacto con Abraham respecto a que su simiente heredará la tierra. Lo que está en discusión es si Israel guardará su parte del pacto y el libro de Números nos lo recuerda una y otra vez, así como el que la provisión divina que los capacitará para que ellos cumplan siempre está a la mano. 


Un Recorrido por el Libro de Números   

1:1-2:34El censo en Sinaí
    Esta introducción al libro de Números se presenta en dos partes: 1) el censo y 2) el arreglo de las tribus en torno al tabernáculo de reunión (el lugar de la presencia de Dios). Note que el censo es para que aquellos "de 20 años para arriba, puedan ir a la guerra" (13), y el arreglo de las tribus concluye en cada caso con la frase: "los contados en la tribu de...". Estos son los preparativos para su participación en la guerra santa. Los que eran esclavos ahora están transformados en un ejército. 
 3:1-4:49El relato de los levitas
    Observe la manera en que esta sección comienza con la fórmula del tema de narraciones del Libro de Génesis ("Esta es la historia de..."). Al leerla, recuerde dos cosas que ya se han mencionado anteriormente: 1) el papel central del tabernáculo de reunión con su arca del pacto, el lugar del a presencia de Dios,para el viaje a Canaán (y más allá), y 2) al hacer el pacto con Israel en Sinaí (donde todavía están), Jehová los adoptó como un "reino de sacerdotes y una nación santa" (Éxo 19:6). Esta es entonces la razón de ser de este material: eso es parte de lo que los hace un "reino de sacerdotes", una nación apartada para Dios.  
5:1-6:27Limpieza del campamento
    Note cómo esta sección está estructurada en torno a la rúbrica de Levítico: "Jehová habló a Moisés diciendo" (Núm 5:1. 5. 11; 6:1, 22) que a la vez instruye al pueblo. Recuerde también su llamamiento a ser una "nación santa". Por consiguiente, la narración  en cuanto a purificar el campamento (5:1-4) es seguida por tres grupos de leyes: 1) la restitución por las injusticias (5:5-10, debían estar de acuerdo el uno con el otro). 2) Pureza / fidelidad en el matrimonio (5:11-31, para mantener pura la "simiente"). 3) Los nazarenos, gente no religiosa que se consagra al servicio de Dios, como ilustración especial del llamamiento santo de Israel (6:1-21). La sección concluye con la bendición pronunciada por el sacerdote Aarón (6:22-27) que es una reafirmación de la promesa del pacto de Dios mientras los israelitas miran hacia la tierra prometida.   
 7:1-9:14Preparativos finales para la salida
    Fíjese en la manera en que 7:1 retoma el relato del libro de Éxodo 40:2, de modo que cada parte de esta sección trata de los preparativos finales para el viaje. Todo ahora se centra en el tabernáculo, el lugar del sacrificio (adoración) y de la presencia de Dios. Por consiguiente, la narración procede de la dedicación de doce días del altar (Núm 7:1-89), pasando por el encendido de las lámparas (8:1-4) y la purificación de los levitas (8:5-26) a la celebración de la Pascua al salir (9:1-14; Éxo 12).  
9:15-14:45 Del  Sinaí a Cades
    Ahora Israel está listo para marchar, así que observe la manera en que empieza la narración: con el recordatorio de Éxodo 40:34-38 sobre la presencia de Dios, simbolizada especialmente por la nube que los dirigía (Núm 9:15-23) y con el sonido de las trompetas (10:1-10). Así ellos marcha en formación de batalla  (10:11-28). Fíjese también en que cada día termina con un llamado para que Dios, el Guerrero divino, los dirija en la batalla y regrese a Israel (10:35, 36). 
    Difícilmente se puede pasar por alto el énfasis en el resto de la narración (11:1-14:45): Israel se queja ante Dios y rechaza el liderazgo de Moisés. Note cuánto este relato concuerda a Éxodo 15:22-18:27 y 32:1-34:35, donde Israel se queja en lugar de dar alabanza  y gratitud a Dios, y en donde Dios les da lo que necesitan, pero también los juzga; .a intercesión de Moisés por el pueblo (Núm 14:18, recordando las mismas palabras de Éxo 34:6, 7); los setenta ancianos, que ahora también anticipan la profecía en Israel llena del poder del Espíritu; la reafirmación por parte de Dios del liderazgo de Moisés. Fíjese también en los papeles decisivos de Josué y Caleb (de Efraín, el reino del norte, y de Judá, el reino del sur). Sus historias continuarán (Núm 27:12-23; Josué; Jue 1:1-26) como continuarán los papeles de las dos tribus que ellos representan (1 y 2 Reyes).     
 15:1-41 Leyes adicionales
    Puesto que la siguiente generación entrará en la tierra prometida, esta sección registra cuando Dios da leyes a su pueblo en anticipación de ese tiempo. Fíjese que éstas incluyen provisiones hasta para pecados no intencionales, sin importar cómo estos ocurren. Fíjese también cómo la muerte de un violador del sábado (15:32-36) adelanta el tema de la obediencia del pacto, desde el principio de toda la historia (Gén 2:1-3), y también desde el principio del pacto (Éxo 20:8-11).
 16:1-19:22La crisis por el liderazgo y el sacerdocio  
    La parte narrativa de esta sección (caps 16, 17) tiene que ver con Moisés como el líder escogido por Dios y Aarón como sumo sacerdote escogido. El segundo asunto explica la colocación de la ley en este lugar (caps 18,19).
 20:1-25:17De Cades a las planicies de Moab
    Al leer esta parte de la narración del viaje, el lector debe buscar varias pistas narrativas: 1) las muertes de María y de Aarón (20:1, 22-29) que nos indican que los cuarenta años están llegando a su fin y está empezando la transición a la siguiente generación. 2) La negativa de Edom (descendientes de Esaú, hermano de Jacob o Israel) para permitir a Israel pasar por sus tierras marca el principio de una larga historia de enemistad (ver libro de Abdías). 3) Las derrotas del rey cananita de Arad (21:1-3) marcan el principio de las victorias de Israel en la guerra santa y anticipan la historia del libro de Josué. Es d cierta importancia el que la primera victoria (Arad, 21:1-3) elimina a un enemigo que los había derrotado una generación antes ( Núm 14:45; Josué 12:14). 4) El ciclo de Balaam (caps 22-24) y su secuela (la inmoralidad cúltica con el Baal de Peor, Núm 25) recapitulan la historia hasta este punto y anticipan el resto de la historia del Antiguo Testamento. Note especialmente la manera en que el ciclo de Balaam es narrado con burla, un toque de humor (un asno habla y Balaam piensa que es razonable contestarle) e ironía, cuando Dios usa a un profeta pagano para anunciar el cumplimiento certero de su pacto, aunque muchos dentro del pueblo de Israel caigan presos de la prostitución cúltica y por consiguiente de la idolatría.        
26:1-36:13En Moab: preparativos para entrar en la tierra
    Nuevamente fíjese en las pistas narrativas que dan significado a esta sección y anticipa la verdadera posesión de la tierra: 1) El segundo censo (cap.26) reafirma la promesa por parte de Dios de que la nueva generación ciertamente entrará en la tierra prometida, como también lo hace la repetición de las etapas del viaje en 33:1-49. 2) Varios asuntos de sucesión y herencia (cap 27; 32; 34-36) reafirman la promesa de Dios de una larga estancia en la tierra, así como lo hacen  3) la repetición (e incremento) del ciclo anual de los festivales de adoración (cap. 28, 29). 4) La venganza de los madianitas (cap. 31) anticipa la larga historia de éxitos y fracasos mencionados en el libro de los Jueces (Núm 33:50-56). 5) La santidad del pueblo y de la tierra debe ser conservada (cap. 35), porque es "la tierra...la cual yo habito; porque yo, Jehová, habito en medio de los hijos de Israel" (34).

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart