Lectura de Zacarías

Datos de Orientación de Zacarías
  • Contenido: visiones dirigidas a alentar a la comunidad postexílica, especialmente al liderazgo, para reconstruir el templo, además de oráculos acerca del futuro Rey que sería asesinado y que finalmente triunfaría. 
  • Profeta: Zacarías de Jerusalén, un contemporáneo de Hageo, pero con un ministerio conocido por más tiempo (Zac 1:1 y 7:1 con Hag 1:1; ver también Esd 5:1; 6:14).
  • Fecha de la actividad profética: el año 520 a.C. hasta algún tiempo a principios de los años 400.  
  • Énfasis: Dios está con la comunidad remanente del pueblo que ha regresado del exilio; Dios prosperará a sus líderes; el futuro de Jerusalén y de Judá es brillante, lleno de paz y gloria; el Rey de Israel regresará a Jerusalén en triunfo; sin embargo, será asesinado por los pecados del pueblo; Dios castigará a los enemigos de su pueblo, pero muchas de las naciones llegarán a conocer al Señor.   


Panorama del Libro de Zacarías 

    El décimo primer libro del "Libro de los Doce" tiene dos partes muy distintas (caps. 1-8; 9-14), tanto que muchos eruditos creen que los capítulos 9-14 deben ser de algún otro libro. Sin embargo, la Biblia presenta las dos partes juntas, con la segunda que debe ser entendida a la luz de la primera. Aquí hay un caso en donde el futuro cercano y el gran futuro de Dios existen en tensión a través de la estructura del libro.

    Ambas secciones tienen partes reconocibles. Después de un llamado introductorio al arrepentimiento (1:2-6), se encuentra una serie de ocho visiones nocturnas (1:7-6:15), que son interpretadas por un "ángel que hablaba con [Zacarías]" (1:9).  Éstas se centran en las visiones 4 y 5, que se enfocan en el liderazgo de Josué y Zorobabel y en la edificación del templo. El resto (caps 7-8) usa una pregunta acerca de ciertos ayunos para predicar de la verdadera naturaleza del ayuno y para anunciar la futura bendición de Jerusalén por parte de Dios.

    Los capítulos 9-14 contienen dos "oráculos" (caps 9-11 y 12-14) que tienen que ver con el gloriosos futuro de Dios para con su pueblo y el juicio sobre sus enemigos. El primero contiene un juicio contra las naciones (9:1-8) colocado dentro del contexto del futuro y el subsiguiente rechazo del Mesías real de Dios (9:9-17; 11:4-17) y la gran reunión de su pueblo esparcido (10:1-11:3).  El segundo oráculo retoma todos estos temas pero los coloca en un contexto aún más obviamente escatológico, cuando se enfocan en "aquel día", que culmina en el capítulo 14 con la derrota final de los enemigos de Dios y con el establecimiento de su reino universal, cuando todas las naciones vengan a adorarlo.


Recomendaciones Específicas para la Lectura del Libro de Zacarías      

    La mayoría de los lectores encuentran al libro de Zacarías especialmente difícil de comprender, aún para un libro profético. Esto es indudablemente debido a la naturaleza altamente simbólica de las visiones nocturnas más el carácter normalmente complejo de los oráculos proféticos escatológicos y de estos está formada la mayor parte del libro. Pero con un poco de ayuda el lector debiera poder abrirse camino por el libro y apreciar algo de su grandeza.

    Para la historia del período y los intereses básicos del profeta, vea "Recomendaciones para el libro de Hageo". Lo que es importante observar aquí es que los intereses principales de la tradición profética de Israel ocurren en el libro de Zacarías - los juicios del pueblo de Dios por sus propios pecados, los juicios contra las naciones vecina por sus pecados contra el pueblo de Dios y porque Jehová es soberano sobre todas las naciones; un futuro glorioso para el pueblo redimido y purificado de Dios - todo esto es puesto en tensión entre realidades temporales que pronto ocurrirán y el futuro glorioso de Dios. Lo que es también un rasgo pronunciado en el libro de Zacarías es su expectativa del futuro rey mesiánico de Dios, que es la razón por la que es citado tan frecuentemente por los escritores del Nuevo Testamento (especialmente con respecto a Cristo y a la expresión final del reino de Dios). 

    Un par de observaciones pueden ayudar al lector con la compresión de las visiones nocturnas. Primera, que están arregladas en un diseño concéntrico (quiástico). Observe que las visiones 1 y 8 (1:7-17; 6:1-8) preveen cuatro grupos de caballos de color, cuyo propósito es ir por toda la tierra, así como el trasfondo para la construcción del templo. Las visiones 2 y 3 (1:18-21; 2:1-13) y 6 y 7 (5:1-4; 5:5-11) tienen que ver con obstáculos que enfrenta la comunidad de la restauración y su construcción del templo (en 2 y 3 los obstáculos vienen de fuera y en 6 y 7 de dentro). Las visiones 4 y 5 (3:1-10; 4:1-14) son el punto central, pues tratan especialmente con el liderazgo de Josué y de Zorobabel, en ambos casos acerca de la construcción del templo y del liderazgo de la comunidad.        

    Segunda, el lector observará un diseño similar para gran parte de estas visiones: Zacarías describe lo que él ve, pregunta acerca de su significado y un ángel intérprete le da la explicación. Cuatro de las visiones: 1) 1:14-17; 3) 2:6-13; 5) 4:6-10a; 8) 6:9-15,  también contienen unos o más oráculos, los que hacen específico el mensaje de las visiones. El corazón de todo esto es una palabra de aliento que declara al pueblo que el tiempo es cumplido - las condiciones para que ellos reconstruyan están ahora en su lugar - aunque al mismo tiempo es, como con el libro de Hageo, una palabra de aliento para los líderes. 

    Los dos oráculos en los capítulos 9-14 son especialmente difíciles de seguir, pero en lo esencial siguen también un diseño. Los dos tienen que ver con la intervención triunfal del Señor en los asuntos de Judá y de las naciones. El primero mira hacia el futuro inmediato, el segundo hacia la llegada final del gobierno universal de Dios. Lo común a los dos es el lugar central del Mesías real de Dios, y el hecho de que él es rechazado por el pueblo. 

    Una nota final. Los profetas posteriores algunas veces hacen uso del lenguaje y las figuras de los anteriores. Esto es especialmente cierto en el libro de Zacarías, que no solamente menciona a los "profetas anteriores" (1:4, 6; 7:7, 12), sino que deliberadamente evoca su lenguaje en varios lugares (p. ej. 1:4; Jer 35:15). Esto puede ser la mejor explicación para el intrigante y penetrante sufrimiento del Mesías real de Dios en Zacarías 11-13, que suena como una reflexión detallada sobre el siervo sufriente  de Isaías (Isa 52:13-53:12). Esto también ayuda a explicar la razón por la que los escritores del Nuevo Testamento se refieren a estos dos pasajes tan a menudo a modo de explicación por la crucifixión del Mesías.  


Un Recorrido por el Libro de Zacarías 

 1:1-6Introducción 
    Tanto el encabezado, que fija la fecha como dos meses después de la palabra inicial de Hageo, como las palabras que siguen, sirven de validación del profeta: esto es lo que Dios le ha dicho a Zacarías que diga al pueblo, que afirma que el pacto todavía está en efecto y los llama a su obediencia (en contraste con la manera en que se comportaron sus antepasados).
 1:7-17Visión 1. Los jinetes, el regreso de Dios a Jerusalén
    Observe las partes conforme avanza en la lectura: 1) la visión misma (8), 2) la pregunta de Zacarías acerca del significado (9, 10), 3) la respuesta del ángel intérprete, ellos son la patrulla que ha pasado por toda la tierra y la encuentra en reposo, 4) el oráculo o los oráculos,  Jehová regresa a Jerusalén, de modo que el pueblo no debe descansar, sino reconstruir el templo.    
 1:18-21Visión 2. Cuatro cuernos destruidos 
    Esta visión tiene dos partes con explicaciones: Los días de las naciones responsables por el exilio (de Judá y de Israel) se han terminado.
 2:1-13Visión 3. Jerusalén no puede ser medida, el regreso de la
prosperidad

    La explicación (4-13) toma la forma de una serie de oráculos: la futura grandeza de Jerusalén con Jehová como su protector (4, 5), un llamado a regresar a los exiliados en Babilonia (6-9; retomando así de la visión 2), Jehová morando en Sion como soberano universal (10-13; cumpliendo así la visión presente). Mire también cómo el versículo 13 evoca a Habacuc 2:20. 
 3:1-10Visión 4. La reinstalación del sumo sacerdote  
    Recuerde que esta es la primera de dos visiones centrales. Puesto que está en juego la reconstrucción del templo, el lugar de la presencia de Dios, esta visión tiene que ver con las limpieza del sumo sacerdote que debe funcionar en el templo una vez que esté reconstruido. Note la progresión de las vestiduras limpias y el turbante (3-5) a la reasignación (6, 7)  al Retoño prometido (8, que se refiere finalmente al futuro rey davídico; Isa 11:1; 53:2; Jer 23:5). La visión concluye con la anticipación del oráculo en Zacarías 8:1-8. 
 4:1-14Visión 5. El candelabro y los olivos, la renovación del Espíritu de Dios/Presencia
     Observe la estructura ligeramente diferente: la visión (1-3), ahora con dos juegos de preguntas (4, 5, 11.13) y las explicaciones (6-10, 14), para alentar a Zorobabel al saber que el Espíritu de Dios hará que suceda lo que el poder humano no puede, más una afirmación de su liderazgo y del de Josué.
 5:1-4Visión 6. El rollo que vuela, el destierro del mal de Judá 
    Ahora el lector está de regreso a una breve visión y su explicación, el mal que persiste en Judá será echado de la tierra.  
5:5-11 Visión 7. La mujer en una efa, maldad exiliada a Babilonia 
    Observe con cuidado la ironía en esta visión también su relación con las visiones anteriores: el pueblo regresará del exilio (visión 3), Babilonia ha sido derrotada (visión 2), el templo será reconstruido (visiones 4, 5), así que ¿qué le sucede a la perversidad? ¡Será exiliada a Babilonia!   
 6:1-15Visión 8. Los cuatro carros, Dios en reposo y una corona para Josué
    Observe la manera en que esta visión envuelve la serie. Esta nueva patrulla de cuatro hombres a caballo nuevamente va por la tierra y la encuentra en reposo (especialmente Babilonia. la "tierra del norte" 6), todo esto para decir que ahora es el tiempo para reconstruir.
    La "palabra" que vino a Zacarías y que concluye las visiones (9-15) añade y también refuerza los intereses que han precedido (Josué el Retoño, la reconstrucción del templo).  
 7:1-8:23Respuesta a una pregunta acerca de ayuno
    Una pregunta relacionada con ayunos especiales en conexión con la caída de Jerusalén llega a ser el catalizador para una serie de oráculos que toman un diseño concéntrico (quiástico) similar a las visiones.

    7:1-3 La pregunta, ¿Debemos continuar haciendo duelo y ayunando por la caída de Jerusalén?
             7:4-14 Un juicio contra el ayuno sin obediencia al pacto.
                        8:1-8 Un cuadro de Jerusalén restaurada, que sirve para         
                                  inspirar.
                        8:9-13 Un aliento para reconstruir el templo.
             8:14-17 El verdadero ayuno se expresa al mostrar misericordia
                           y justicia (Isa 58) 
    8:18, 19 La pregunta contestada, que los ayunos se vuelvan celebración gozosas.

    Observe la manera en que los dos oráculos añadidos (8:20-23) anticipan el cumplimiento del pacto abrahámico que incluye a los gentiles (Gén 12:3). Finalmente observe cómo las dos secciones del libro terminan en esta misma nota (Zac 8:20-23; 14:16-19).
 9:1-11:17El rey de Sion y la gloria futura para el pueblo de Dios
    El primer oráculo recurre al diseño poético de los profetas anteriores. Mire las siguientes progresiones: lo que empieza con un juicio sobre las naciones vecina (9:1-8) se convierte en la restauración prometida del rey davídico (9-17) y de un Israel unido (10:1,  3b-12). Observe que él último es encerrado por una denuncia de los falsos pastores (10:2, 3a; 11:1-6, 14-17). y que el último de estos incluye una descripción del verdadero pastor de Dios que será rechazado por el pueblo (11:7-13), que a su vez anticipa la sección central del oráculo siguiente (12:10.13:9).   
 12:1-14:21La aflicción y el triunfo final del Rey de Dios  
    Este segundo oráculo recoge temas del primero, especialmente el rechazo del verdadero pastor, mientras pone el todo en un engaste totalmente escatológico respecto al día de Jehová ("aquel día"). Este a su vez es colocado en el marco de la expresión escatológica final de la guerra santa, donde el enemigo rodea y saquea a Jerusalén (12:1-3a; 14:1, 2), y el Rey es asesinado (12:10-13:7), pero finalmente surge el glorioso reinado final de Dios (12:3b-9; 14:3-21). 

Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart